Fracasan las metas de la OMS en atención a la salud mental

El Atlas de Salud Mental 2020 reveló que la inversión de los Estados Miembros en salud mental apenas ronda el 2%.
1200x90_PM-y-UPC-OPT
750x250_Integración de PM y UPC -opt

La Organización Mundial de la Salud – OMS presentó un nuevo Atlas de Salud Mental con resultados decepcionantes sobre su abordaje a nivel global. A pesar de que se habían establecido metas para este 2020, el cierre de la década no mostró avances relevantes en materia de cobertura, ampliación de servicios e inversión para prevención y tratamiento de estos trastornos.

En el atlas que contiene información de 171 países también se presentan datos sobre políticas, legislación, la financiación, los recursos humanos, la disponibilidad y la utilización de los servicios y los sistemas de recopilación de datos en materia de salud mental. Los documentos también sirven para el monitoreo del cumplimiento de los objetivos establecidos por la organización internacional y que se han extendido hasta 2030, dando la oportunidad a los Estados para fortalecer las estrategias en salud mental.

También le puede interesar: La Clínica Nuestra Señora de la Paz se transforma para dar respuesta a las necesidades en materia de salud mental

“Es sumamente preocupante que, a pesar de la evidente y creciente necesidad de servicios de salud mental, la cual se ha agudizado aún más durante la pandemia del COVID-19, las buenas intenciones no se vean acompañadas de inversiones”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. Y es que según lo presentado en este documento, ninguna de las metas propuestas en prestación de servicios de salud mental en entornos comunitarios, promoción y prevención de la salud mental, fortalecimiento de los sistemas de información y liderazgo y gobernanza se logró o estuvo cerca de alcanzarse.

Para 2020, solo el 52% de los países cumplió con la meta para la creación y desarrollo de programas de prevención y promoción de la salud mental. La cifra, si bien equivale a la mitad de naciones está lejos de llegar al 80% que había planteado la organización sanitaria. Y, solo el 51% de los 194 Estados Miembros de la OMS notificaron que su política o plan de salud mental estaba basada en los avances e instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos. Y si se habla de la integración de la descentralización de los servicios de salud mental, solo el 25% de países cumple con todos los criterios para la integración de estos servicios en atención primaria.

1167x600_Campaña-Empleo-content

El porcentaje de países que declaran no haber recopilado datos sobre salud mental en los dos últimos años ha disminuido del 19% de los países que respondieron en 2014 al 15% de los países que respondieron en 2020. Esto significa que en algunas naciones se desconoce el estado real de la población en salud mental y sus dificultades.

También le puede interesar: Nuevo proyecto habilitará servicios del HUC al 90%

La inversión de los países miembro de la OMS se mantiene en el 2%

Acerca de las inversiones que se hacen desde los países para el cuidado de la salud mental, la OMS manifestó su preocupación ante el nulo avance en materia de inversión, pues ésta sigue rondando el 2%. “Debemos atender esta llamada de atención y actuar al respecto acelerando drásticamente el aumento de la inversión en salud mental, porque no hay salud sin salud mental”, declaró el director de la OMS.

Según los datos contenidos en el Atlas de Salud Mental, únicamente el 39% de países que aumentaron la inversión asignó los recursos humanos necesarios y el 34% que se habían proporcionado los recursos financieros necesarios para dar mayor relevancia a la salud mental en sus territorios. Además, con la información presentada por los Estados Miembros, la organización reitera que es urgente la desinstitucionalización, en especial para atender las necesidades en salud mental que se registran alrededor del mundo.

Más del 70% del gasto público total en salud mental se asignó a hospitales de salud mental en los países de ingresos medios, en comparación con el 35% en los países de ingresos altos. 

Atlas de Salud Mental. Fuente: Organización Mundial de la Salud 2021.

También le puede interesar: El 47% de la población mundial no tiene acceso a diagnósticos

En relación con las estimaciones globales sobre el número de personas que reciben tratamiento por condiciones específicas de salud mental, la OMS indicó que se mantiene por debajo del 50%. El promedio mundial es del 40% para personas con depresión y del 29% para los individuos que padecen algún tipo de psicosis. A pesar de ello, varios países informaron que el tratamiento en salud mental está integrado dentro del seguro de salud o en los planes de reembolso. Las estadísticas muestran un ligero aumento, pasando del 73% en 2017 al 80% (esto es, el 55% de los Estados Miembros) en 2020.

Si bien las preocupaciones persisten, en parte porque el 31% de programas de salud mental presentados ante la OMS no contaban con recursos financieros y específicos para estos tópicos (27% no tenían un plan definido y el 39% no tenían pruebas documentadas de los avances y/o el impacto), en los últimos años se registró un pequeño aumento en cuanto al talento humano en salud capacitado en salud mental. El documento señala que se pasó de 9 trabajadores por cada 100.000 habitantes en 2014 a 13 trabajadores para el mismo número de habitantes en 2020.

El número de trabajadores de salud mental en los países de ingresos altos es más de 40 veces superior al de los países de ingresos bajos.

Atlas de Salud Mental. Fuente: Organización Mundial de la Salud 2021.

En la actualización de los objetivos en salud mental propuestos por la OMS, se incentiva a los países miembro a desarrollar estrategias integrales en los siguientes campos:

  • Ayudar a la formación del personal sanitario en habilidades para identificar los trastornos mentales y proporcionar intervenciones basadas en la evidencia y culturalmente apropiadas para promover la recuperación de las personas con trastornos mentales.
  • Integrar las intervenciones de salud mental en las políticas, estrategias e intervenciones de salud, reducción de la pobreza y desarrollo.
  • Incluir a las personas con trastornos mentales como un grupo vulnerable y marginado que requiere atención prioritaria y compromiso dentro de las estrategias de desarrollo y reducción de la pobreza, por ejemplo, en los programas de educación, empleo y medios de vida y medios de vida, así como en la agenda de los DD.HH.

También le puede interesar:

  • Desarrollar los conocimientos y las aptitudes del personal sanitario general y especializado para prestar servicios de salud mental y atención social para niños y jóvenes desde el ámbito educativo.
  • Recopilar y difundir las pruebas y las mejores prácticas para la integración y coordinación multisectorial de la atención holística, haciendo hincapié en las necesidades de recuperación y apoyo de las personas con trastornos mentales,
  • incluyendo alternativas a las prácticas coercitivas y estrategias para involucrar a los usuarios de los servicios, las familias y los cuidadores en la planificación de los servicios y tratamiento.

“Los nuevos datos del Atlas de Salud Mental nos muestran que todavía tenemos un camino muy largo por recorrer para conseguir que todo el mundo, en todas partes, tenga acceso a una atención de salud mental de calidad” mencionó Dévora Kestel, Directora del Departamento de Salud Mental y Consumo de Sustancias de la OMS.

Nuestro recomendado: Acciones estratégicas para las empresas de salud en los 82 días que restan del 2021

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Prepárese para las nuevas relaciones prestadores pagadores que inician el 1 de enero de 2022. Preinscríbase ahora y reciba toda la información de este evento

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN