Aumentaron los casos de pubertad temprana en niñas durante la pandemia

Especialistas coinciden en el incremento de casos de pubertad temprana en niñas desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, no se conocen las causas específicas que han influido en este fenómeno
Aumentaron los casos de pubertad temprana en niñas durante la pandemia
[favorite_button]
Comentar

Diferentes estudios clínicos realizados alrededor del mundo alertan sobre el incremento de casos de pubertad temprana, en especial en niñas durante la pandemia. Esta anomalía no es común; de hecho, las estadísticas actuales indican que afecta a 1 entre 5.000 o 10.000 niños, siendo diez veces más común entre la población femenina.

Esta condición, denominada también como pubertad precoz, se define como los cambios relacionados con la pubertad antes de lo normal o de lo esperado, que comienza alrededor de los 8 años en las niñas y de los 9 en los niños. Dentro de las posibles causas identificadas están los síndromes genéticos, alteraciones en el sistema nervioso central, lesiones o tumores en los ovarios, las glándulas suprarrenales, la hipófisis o el cerebro o anomalías relacionados con la producción de hormonas que intervienen en este proceso.

Pero, cuando se habla de la pubertad temprana en niñas, el signo más evidente es el comienzo de la menstruación antes de los 8 años o el crecimiento de los senos antes de los 5 años.

También le puede interesar: Embarazo adolescente: 4.268 niñas entre 10 y 14 años fueron madres en 2020

Según Medscape, pediatras de varios países -entre los que se encuentran Estados Unidos, Italia, Turquía e India han reportado sobre el aumento de este fenómeno; sin encontrar una causa común y definitiva. A continuación presentamos los datos más relevantes:

– Una investigación reciente publicada en Endocrine Connections encontró que más de 300 niñas fueron derivadas a cinco centros de endocrinología pediátrica en Italia entre marzo y septiembre de 2020, frente a las 140 derivaciones durante el mismo periodo de tiempo en 2019. Los especialistas señalaron que el aumento de casos se presentó sobre todo en el segundo semestre del año y que las niñas afectadas compartían estilos de vida sedentarios, en los que predominaba el uso prolongado de dispositivos electrónicos.

Dentro de las hipótesis aportadas para explicar la situación, una de ellas indica que sería una proobable consecuencia de los altos niveles de estrés y de los cambios de comportamiento que motivó la pandemia. “Podríamos suponer que una desregulación de los neurotransmisores cerebrales inducida por el estrés subyace al aumento de nuevos casos de pubertad precoz en las niñas, relacionados con la pandemia de COVID-19. El estrés podría actuar como un desencadenante más potente sobre las neuronas secretoras de GnRH en las niñas con factores de riesgo adicionales”, se lee en la publicación.

No olvide leer: Más de 2 millones de niños siguen sin vacunarse contra el sarampión

– En otro estudio llevado a cabo en Turquía, una clínica de endocrinología pediátrica informó de 58 casos de pubertad temprana durante el primer año de la pandemia, en comparación con los 66 casos totales de los 3 años anteriores. La información se publicó en el Journal of Pediatric Endocrinology and Metabolism.

Según los datos presentados, 124 pacientes niñas vs. 0 niños fueron diagnosticadas con pubertad prematura; de ellas, 66 recibieron su valoración tres años antes de la pandemia COVID-19 (abril de 2017-marzo de 2020) y 58 pacientes (46,8%) durante un año, periodo coincidente con la pandemia. (abril de 2020-marzo de 2021). Al respecto, el estudio señala que los meses de la crisis sanitaria aumentó la incidencia de los factores negativos en la pubertad temprana: confinamientos, reducción de la actividad física, tanto en interiores como en exteriores y aumentó la frecuencia del consumo de comida rápida.

En este análisis, si bien se mencionan otros factores como la posibilidad de que los padres enfermaran de gravedad, los cambios repentinos en los hábitos cotidianos y el cierre de las escuelas; no se evaluaron con profundidad como desencadenantes de la pubertad temprana en las niñas.

Le puede interesar: 300.000 niños y niñas se infectaron con VIH en 2020: UNICEF

¿Acaso están cambiando los tiempos para la pubertad en las niñas?

Algunos especialistas, incluso desde antes de la llegada del covid-19, han detectado que la edad promedio de inicio se ha reducido en la última década. Por ejemplo, el Dr. Alok Sardesai, endocrinólogo pediátrico y de adolescentes en India -y quien participa en la recopilación de estudios hecha por Medscape- asegura que aunque los factores genéticos desempeñan un papel importante, también hay consenso en que las variables ambientales -como el peso, la nutrición fetal, los hábitos alimentarios en la infancia, la actividad física y los factores psicológicos- influyen en estos cambios.

El especialista también recalca que hay dos factores específicos que pudieron provocar el aumento en los casos: la obesidad resultante de la disminución de la actividad física y la exposición a sustancias químicas disruptoras del sistema endocrino (EDC) en el hogar. De hecho, ha declarado a medios de comunicación de su país que también ha evidenciado este incremento desde marzo de 2020.

Le puede interesar: Combinación de fármacos frena el avance de un tipo de cáncer de mama en el 75,8% de pacientes

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Días
Horas
Min.
Seg.
Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.