Una tarea incompleta pero esperanzadora – La Herencia del ministro Gaviria - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Actualidad

Una tarea incompleta pero esperanzadora – La Herencia del ministro Gaviria

Publicado

el

ministro 0 0

Se está cumpliendo el plazo para que Alejandro Gaviria, el Ministro de la Salud y la Protección Social en Colombia entregue el cargo, y al mismo tiempo, para que los balances sobre su gestión, pero especialmente los resultados y pendientes de esta, queden como herencia y ruta de trabajo.

La polarización del país, de alguna manera también socava al sector, y algunos actores flotan en la popularidad superflua de ácidas críticas, en tanto que otros defienden desde diferentes orillas la necesidad de un gran cambio.

Una nueva manera de actuar en el sistema de salud

Otros muchos, se han venido adhiriendo a una corriente del pensamiento y del actuar, que, sin desconocer los profundos retos que se han incubado en los territorios, la institucionalidad, la sociedad y el innovador mundo sanitario, comienzan a tejer unas nuevas relaciones sectoriales, al amparo de la experiencia y la práctica, de las necesidades fulgurantes de los ciudadanos/pacientes, de los recursos disponibles, y de los derechos fundamentales que le entregan quizás, el único destello de lucidez a un legislador cautivo en su propia corrupción e inoperancia.

Muchos retos aún pendientes

Es innegable que la asistencia tiene brechas de inoportunidad inaceptables, que se siguen prestando servicios no financiados completamente (por ejemplo, las tecnologías NO PBS en el RS), que el dinero disponible no alcanza a garantizar la canasta de servicios, que el apalancamiento económico de las EPS no llega para paliar la iliquidez, y que triste y fundamentalmente, hay muchas muertes, dolor y sufrimiento evitables que necesitamos sin dilación frenar para siempre.

Los mejores caminos para enfrentarlos y resolverlos

Seguramente resultará menos complejo y más rápido, si como un todo menos heterogéneo, más coherente y definitivamente más propositivo, ponemos manos a la obra.

Construyamos una agenda pública de largo plazo, para ir alcanzando logros y tachando pendientes, y para blindar el progreso de la amenazante regresión politiquera: el quehacer de la salud no puede estar al garete de impulsos electorales; en cambio, debe convertirse en una ruta sólida, bien estructurada, equitativa, cumplible, sostenible y evaluable, en donde todos los colombianos nos sintamos invitados a participar de su construcción, bien representados y protegidos.

Es inherente a la finitud de los recursos, a la extra-longevidad de los habitantes, a la presión tecnológica producto de la maravillosa innovación y creatividad humana, la necesidad de responder con prioridades, elevación de la gobernanza, protección y mejoramiento de la institucionalidad, educación reorientada a la salud y la productividad, y un gran acuerdo social, que requerirá sin duda alguna, el abrazo intersectorial.

El ministro Alejandro Gaviria

Dícese de un hombre inteligente, respetuoso, coherente, honesto, tecnócrata, valiente y comprometido con una de las carteras ministeriales más sensibles y difíciles de gobernar.

Nos deja enseñanzas inolvidables, hechos concretos, y, especialmente, una forma de trabajo consistente, que a manera de fórmula evolutiva (no necesariamente infalible), deja encender los anhelos por un mejor futuro para la nación.

Gracias Alejandro Gaviria, por haber sido un colombiano y un ministro ejemplar.

 

El Mensaje del ministro Alejandro Gaviria

Los dejamos con su último discurso, frente a un auditorio mixto nacional de más de 300 asistentes, que lo invitó en bogotá, para hacerle un homenaje de reconocimiento a su incansable labor:

 

Quisiera comenzar con una palabra que, como dijo alguna vez Octavio Paz, “todos los hombres, desde que el hombre es hombre, han proferido: gracias”.

No quiero pecar de falsa modestia. Confieso que recibo este reconocimiento con agradecimiento, pero también con un poco de temor. O de inquietud.

Inquietud porque siempre he creído que uno se defiende más fácil de las críticas que de los elogios.

Inquietud porque el halago puede ser intimidatorio y el aplauso es corruptor. Los sobornos de la simpatía, bien lo sabemos, son peligrosos.

Inquietud porque las labores de los funcionarios son siempre incompletas, parciales, inacabadas. Siempre defraudaremos a alguien. Siempre, esa es la naturaleza de la democracia, habrá expectativas frustradas. Promesas incumplidas. Asuntos sin resolver.

Inquietud porque, en la civilización del espectáculo, en nuestras democracias mediatizadas, los actos de agradecimiento son vistos con suspicacia. Vivimos en un mundo extraño, un mundo en el cual los que trabajan son vilipendiados y los que critican, exaltados. El dedo acusador tiene más prestigio que la mano laboriosa. Así es la vida.

Inquietud finalmente porque los problemas del sistema de salud son muchos. Portentosos. Algunos en vía de solución. Otros crónicos, manejables, pero no curables plenamente.

Déjenme pasar a algunos asuntos más mundanos. El cambio social siempre es un esfuerzo colectivo. Un individuo puede subirse a un ático, encerrarse dos años y bajar después de su encierro obsesivo con el manuscrito de Cien años de soledad en la mano.  El arte está lleno de proezas individuales. Pero la transformación de la sociedad necesita esfuerzos mancomunados, unión de voluntades, “cooperación”, en una sola palabra.

Hay un aspecto que quisiera resaltar, una transformación reciente de nuestro sector que vale la pena traer a cuento. Históricamente hemos sido adversos a la cooperación, dados al conflicto, a una pugnacidad instintiva, convertida casi en norma de comportamiento. Aprendimos, con los años, con una destreza perversa, digámoslo así, a disfrazar el interés individual de bienestar general. Por mucho tiempo vimos a los otros agentes como adversarios. El sector solo se une, solía decir en mis tardes de desespero (y desamparo), para pedirle plata al gobierno.

Pero todo esto está cambiando. El sector parece estar aprendiendo a cooperar. Ya no todo se concibe como un conflicto. Percibo, por todos lados, alianzas incipientes, sociedades en ciernes, vestigios de cooperación. Hay un nuevo afán de juntarse para mejorar.

Habría sido más fácil buscar culpables. Habría sido mucho más fácil decirse víctimas del sistema, del gobierno o del ministro. Pero ustedes decidieron hacer lo difícil. Ponerse a trabajar, aplicarse a mejorar las cosas. Las dificultades del sistema no fueron una excusa. Todo lo contrario. Fueron un acicate.

Guardo, en un cuaderno de apuntes que me sirve de guía personal, una reflexión imprescindible del poeta ruso Joseph Brodsky: “nunca deberíamos –dice Brodsky– asumir el papel de víctimas. De todas las partes de nuestro cuerpo, hay una que debemos vigilar con especial celo: el dedo índice, pues siempre está buscando culpables. No importa qué tan difícil sea nuestra condición no conviene culpar a algo o alguien. Considerarnos víctimas ensancha el vacío de irresponsabilidad que tanto les gusta llenar a los demagogos”.

La cultura de la victimización ha caracterizado a nuestro sistema de salud. Incluso a nuestra sociedad. Esta cultura ofrece un refugio interesante.  Seguro. Una especie de oasis moral. Inmune a la decepción. Pero ustedes decidieron, insisto, hacer lo difícil. Ponerse a trabajar.

Quiero ahora hacer algunas reflexiones generales sobre el sistema de salud.  O mejor, sobre las posibilidades de reforma. Voy a hacerlo de manera conceptual. Enunciando algunos principios generales, una doctrina que me gusta llamar “reformismo democrático”.

Primer principio: una reforma legal no nos va a resolver los problemas del sistema de una buena vez. El cambio social no consiste en una disyuntiva binaria entre un sistema perverso, incorregible, y otro armonioso, inmejorable.

Segundo: el reformismo permanente, basado en el conocimiento práctico, es siempre más eficaz que el reformismo ocasional, basado en la exaltación ideológica.

Tercero: el cambio más duradero es el que se produce de abajo hacia arriba. (Un día de esta semana, al final de la tarde, me distraje escuchando las presentaciones sobre los modelos de gestión de riesgo de algunas EPS. Ahí está la reforma a la salud, pensé. Como está también en las innovaciones de calidad de los prestadores. O en el fortalecimiento de las capacidades de las entidades territoriales).

Y cuarto: debemos resistir la tentación a destruir sin haber construido. La carga de la prueba siempre estará en quien propone transformaciones absolutas.

Estos principios implican, entre otras cosas, que la tarea nunca va a estar concluida, que van a existir batallas ganadas y batallas perdidas, que los atajos son una trampa y que la transformación social requiere persistencia.

Yo ya estoy a punto de dejar la política. La política tiene mucho de farsa, bien lo sabemos. Pero sería injusto subestimar su papel transformador. Como dijo recientemente Michael Ignatieff, uno nunca abandona la política completamente. Es imposible. En los próximos años seré un espectador, prudente, pero no indiferente. Allí estaré aplaudiendo, silbando y dejando escapar –en ocasiones contadas, los epítetos suenan mejor en porciones mínimas– alguno que otro hijueputazo.

Recibo esta distinción con modestia. Como una muestra de afecto. Y tal vez como el reconocimiento a una tarea incompleta, pero esperanzadora. Siento orgullo de haber podido contribuir, en conjunto con ustedes, a la creación de una sociedad un poco más decente, más justa y más digna.

Quiero, ya para terminar, compartir una coincidencia, una de esas conexiones interesantes que tiene la vida. El primero de junio del año pasado, hace un año, exactamente un año, me levanté con una sensación de llenura, abotagado, inapetente. Doce horas después estaba recibiendo una noticia inesperada que cambió mi vida: “usted tiene cáncer”. Ha sido un año duro. Lleno de vaivenes emocionales. De vueltas y revueltas. De angustias y reflexiones. De bienvenidas y despedidas.

La vida me puso al frente una coincidencia irónica: ser paciente de cáncer y ministro de salud. Yo no creo en el destino. La vida es azarosa y nuestra responsabilidad consiste en aguantar con estoicismo y locuacidad, en cerrar los ojos y contar el cuento.

Más allá de toda esta carreta de autoayuda, quiero decirles que aquí sigo en pie: “sigo en pie, como dice el poeta, por latido, por costumbre, por no abrir (no quiero abrirla todavía) la ventana decisiva y mirar de una vez a la insolente muerte, esa mansa dueña de la espera”.

Aquí sigo en pie gracias en buena medida a su afecto, a sus palabras de aliento y bendiciones. Aquí sigo en pie, porfiadamente, balbuceando mi afecto, diciéndoles gracias, muchas gracias. Gracias de todo corazón.

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Actualidad

68.000 millones giró la ADRES para pruebas Covid-19 en los últimos seis meses

La ADRES informó que ha girado más de $68.168 millones a centros médicos y laboratorios del país que realizan pruebas Covid de PCR y antígeno.

Publicado

el

68.000 millones giró la ADRES para pruebas Covid-19 en los últimos seis meses

La ADRES informó que ha girado más de $68.168 millones a centros médicos y laboratorios del país que realizan pruebas PCR y de antígeno a los afiliados de ambos regímenes desde el 26 de agosto de 2021cuando el Gobierno determinó financiar el pago de las pruebas diagnosticas de Covid-19 a través de la ADRES.

En total se pagaron 499.810 pruebas, que ayudado a detectar casos y cadenas de contagio en la población colombiana. Con el giro de estos recursos la ADRES está al día con el reconocimiento del pago de pruebas Covid-19; el giro más reciente se efectuó el 18 de enero de este año por un valor de $16.012 millones de pesos que beneficiaron a 83 IPS y centros de diagnóstico.

También puede leer: ¿Por qué el Covid-19 afecta más a los hombres que a las mujeres?

Es preciso mencionar que estos recursos se entregan a través del mecanismo de giro directo. La ADRES además informó cuales son los prestadores y los laboratorios que más recursos han recibido por pruebas Covid-19:

IPSValor cifras en millones de $
Diagnóstico y asistencia médica $56.588
Clínica Sebastián Cali $2.214
Laboratorio clínico Citisalud $992
Instituto de diagnóstico médico $818
Salud familiar IPS$786
Laboratorio clínico Biolab $786
Laboratorio Bonnadona$675
Salud social por acciones simplificada $582
Laboratorio clínico Kheneyzir Fayad $475
Laboratorio Clínico Yamina Cumplido Romero $459

Toda la información del mecanismo de reconocimiento de pruebas COVID-19 está publicada en la página web de la ADRES en Reconocimiento COVID y en Lupa al Giro en la sección “Pago pruebas COVID-19”, en donde las IPS y demás centros de diagnóstico pueden consultar los giros que se les han realizado a lo largo de todo el país.

Continuar leyendo

Actualidad

¿Por qué el Covid-19 afecta más a los hombres que a las mujeres?

El Covid-19 afecta más a hombres que a mujeres… La razón podría estar en la genética de ambos sexos.

Publicado

el

¿Por qué el Covid-19 afecta más a los hombres que a las mujeres

La tasa de mortalidad del Covid-19 es mucho más alta en hombres que en mujeres, sin embargo, científicos del mundo aún no tienen claro a que se debe este fenómeno. Gracias a las investigaciones recientes se sabe que uno de los principales factores de riesgo es la edad avanzada, sin embargo los hombres mayores que fallecen a causa del coronavirus dobla la cifra de mujeres de la misma edad que mueren por el mismo.

Esto se ha evidenciado también con otras enfermedades y se debe generalmente a factores externos de comportamiento y estilo de vida, pero recientes investigaciones demuestran que el sexo biológico también influye en la tasa tan alta de mortalidad en hombres.

Es preciso aclarar, que el sexó biológico no se limita a los órganos sexuales, sino que este determina el funcionamiento del sistema inmune con claras diferencias tanto en animales como en humanos. Generalmente, las hembras de diferentes especies tienen sistemas inmunológicos más efectivos que los machos. Por ejemplo, investigadores de la universidad de Yale en Estados Unidos demostraron que las mujeres generan más inmunidad que los hombres tras ser vacunadas contra la gripe. De otro lado, los hombres infectados con VIH tienen tendencia hacia una carga viral más alta que las mujeres infectadas con el virus.

Este comportamiento inmunológico es visible desde los primeros meses de vida, ya que las niñas de corta edad resisten más a las enfermedades infecciosas. Es importante recordar estos puntos ya que el fallecimiento a causa del Covid-19 no obedece a la potencia del virus sino a la reacción disfuncional del sistema inmune del paciente.

Días después de la infección, hay personas que comienzan a producir gran cantidad de proteínas inflamatorias que, en teoría, deberían alertar a los anticuerpos del sistema inmune. Pero esa sobrecarga inflamatoria acaba colapsando las defensas y afectando el funcionamiento de los pulmones. Esto se conoce como tormenta de citoquinas, así se denominan las moléculas inflamatorias que agravan la enfermedad hasta producir la muerte.

Lo que el equipo científico observó es que la producción de estas moléculas es más común en hombres que en mujeres, especialmente en edades avanzadas. También se evidenció que los hombres producen menos células T que son las que se encargan de atacar las células infectadas con el virus.

Adicionalmente, estudios previos han demostrado que algunos pacientes con Covid-19 generan anticuerpos dañados que pueden empeorar el estado de la enfermedad, el 95% de los casos que se conocieron con este defecto eran hombres.

También puede leer: Medicamento para el cáncer beneficia a pacientes con patologías neurodegenerativas

Explicación genética del problema

Los hombres tienen un cromosoma X heredado de la madre y un cromosoma Y heredado del padre mientas que las mujeres tienen dos copias del cromosoma X de cada progenitor. Los seres humanos tiene 23 pares de cromosomas en los que se divide el conjunto de todo el genoma (secuencia única con más de 3.000 millones de letras genéticas que contienen toda la información que configura a una persona). El cromosoma X tiene varios genes que coordinan el correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

Un estudio realizado en Holanda analizó hombres de 20 años que presentaron síntomas de covid grave, evidenciando un defecto en el gen TLR7, este gen se sitúa en el cromosoma X y estos hombres tenían solo una copia del gen y era defectuosa. El gen TLR7 crea proteínas muy importantes que detectan la entrada de un virus al cuerpo por lo que estaban en desventaja frente a las mujeres de la misma edad.

Generalmente, solo una de las copias del cromosoma X está activa, pero no es siempre la misma. “Este fenómeno supone que más o menos un 50% de las células de una mujer usarán la copia del cromosoma X que le pasó su padre y el otro 50% usará el de la madre”, explica José Luis Labandeira, catedrático de Anatomía Humana de la Universidad de Santiago de Compostela. “Si una mujer tiene un defecto en uno de los genes del sistema inmune del cromosoma X, se podría corregir porque no todas sus células usarán la copia dañada”, añade el especialista.

Además, el cromosoma X contiene otros genes que ayudan a tener una respuesta inmune más potente en mujeres que en hombres especialmente en edades avanzadas. El organismo envejece y a su vez lo hace el sistema inmunológico, los hombres presentan un debilitamiento de las defensas hacía los 63 años, para esta etapa de la vida masculina la función inflamatoria del sistema inmune se fortalece mientras que la inmunidad adaptativa pierde fuerza, lo que deriva en la incapacidad de fabricar suficientes anticuerpos especializados para nuevos virus además de afectar la capacidad de las células de memoria que funcionan recordando y atacando los virus recurrentes. Esta afectación también la presentan las mujeres pero hacía los 70 años.

En contraste, el estrógeno regula el funcionamiento de muchos tipos de células del sistema inmune. Una de las formas de esta hormona contribuye a bajar los niveles de proteínas inflamatorias, algo que puede ser clave cuando se va a experimentar la denominada tormenta de citoquinas. El estrógeno también aumenta la producción de ACE2, la proteína de la superficie celular que el coronavirus usa como puerta de entrada a nuestras células.

También puede leer: Usarán Tecnología mARN para desarrollar vacunas contra virus complejos como el VIH

Continuar leyendo

Actualidad

Usarán Tecnología mARN para desarrollar vacunas contra virus complejos como el VIH

La biotecnológica Moderna informó que usará la tecnología de ARN mensajero -mRNA- en el desarrollo de vacunas para el VIH, la gripe y el virus Nipah.

Publicado

el

Usarán Tecnología mARN para desarrollar vacunas contra virus complejos como el VIH

La compañía biotecnológica Moderna informó que usará la tecnología de ARN mensajero -mRNA- en el desarrollo de vacunas para el VIH, la gripe y el virus Nipah, debido al éxito que tuvo esta tecnología en la creación de vacunas efectivas para el Covid-19.

A través de un comunicado Moderna señaló que iniciará ensayos clínicos de inmunizaciones contra el VIH y la gripe a lo largo de este año. El CEO de Moderna, Stéphane Bancel explicó que después de lograr un medicamento seguro basado en mARN para prevenir el Covid-19, la compañía se siente en condiciones de perseguir programas de desarrollo más ambiciosos.

En este sentido, la biotecnológica tratará de crear fármacos contra virus complejos que han evadido los esfuerzos realizados con tecnologías tradicionales, pero que probablemente puedan combatirse con esta nueva tecnología.

En la actualidad, la empresa trabaja en dos posibles inmunizaciones contra el VIH en articulación con la Iniciativa Internacional para la Vacuna contra el Sida -IAVI- y la fundación Bill y Melinda Gates.

De otro lado, Moderna explicó que para el desarrollo de medicamentos contra la gripe se prevé explorar posibles combinaciones de vacunas ya creadas como la del SARS-CoV-2 y otras enfermedades virales respiratorias comunes.

También puede leer: Órganos de control inician seguimiento permanente al Plan Nacional de Vacunación

Vacuna contra el virus Nipah

El tercer desarrollo en el que Moderna incursionará es una vacuna para prevenir el virus Nipah relacionado con el virus Hendra que es una zoonosis que se descubrió en Malasia en 1998 cuyo transmisor principal es el murciélago de fruta, según los datos de la Organización Mundial de Salud.

Los principales síntomas de esta enfermedad son fiebre alta, dolor de cabeza y alteración del comportamiento. Si el virus avanza dentro del organismo la enfermedad suele causar encefalitis. Es altamente contagioso ya que puede transmitirse por fluidos como la saliva y la sangre.

Hasta el momento no existe una vacuna preventiva por lo que los médicos solo pueden tratar al paciente sintomático, mientras que la tasa de mortalidad es sumamente alta, mayor al 70%.

Finalmente, la compañía informa en su comunicado que está trabajando en 24 programas de tecnología mRNA, 13 de ellos están en una etapa más avanzada, aunque la vacuna contra el Covid-19 es la primera que se aprueba de esta empresa desarrollada con esta tecnología.

Continuar leyendo

RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras