América Latina envejece más rápido que otras regiones: hora de tomar medidas

América Latina envejece más rápido que otras regiones
[favorite_button]
Comentar

Una de las realidades a las que se debería prestar mayor atención es el envejecimiento poblacional en América Latina. Este fenómeno sociodemográfico trae consigo varias implicaciones y retos en materia gubernamental, pues serán necesarias estrategias dirigidas a la protección de los derechos humanos de las personas mayores de 60 años; según el último informe publicado por la CEPAL, en la región ya eran 88,6 millones de individuos. 

En comparación con otras regiones, en América Latina se ha evidenciado un proceso de envejecimiento más acelerado; un proceso definido por la transición demográfica. Las estimaciones actuales indican que en 2060 la población de 60 años y más será de 220 millones de personas en la región y se aproximará a los 248 millones en Europa; para 2100, América Latina será una región más envejecida que Europa. 

Sin ir tan lejos en el tiempo, se espera que en la próxima década, este grupo poblacional aumente a 114,9 millones de habitantes, que representarán el 16,5% de la población total. Además, cabe mencionar que la región pasó de considerarse como una sociedad joven a una sociedad adulta, transición que sucederá hasta 2025. 

También le puede interesar: Base de datos de mortalidad de la OMS

Principales componentes demográficos de América Latina:

En el informe sobre el envejecimiento en la región, la CEPAL presenta algunos de los cambios demográficos más relevantes, entre los que se encuentran: 

  • Aumento de la base de la pirámide poblacional, derivado del aumento de la supervivencia en menores de 1 año. 
  • Disminución de la fecundidad en la región -suceso documentado desde la década de los 60-. Desde la década de 2000 se observa que los grupos más jóvenes pierden peso relativo con respecto a la población total.
  • Se prevé que en 2060 la parte superior de la pirámide —que en 1960 era angosta, con menos del 6% de personas de 60 años y más— representará casi la tercera parte de la población (29,4%). También se observa un grupo poblacional con una mayor proporción de mujeres, resultado del crecimiento en la esperanza de vida de la población femenina.
  • En relación con la sobrevivencia después de los 60 años y más de edad, en América Latina y el Caribe, a una persona de 60 años le quedan por vivir, en promedio, 18,5 años en 2022.

Pese a que estos son aspectos generales, lo cierto es que el proceso de envejecimiento no es homogéneo entre los países de la región. En ese sentido, también existen diferencias entre zonas urbanas y rurales, entre ciudades y entre grupos con diversas características sociales, económicas y culturales. Otro factor a considerar es la velocidad de las transiciones demográficas, puesto que dependen de la velocidad con que disminuyen la mortalidad y la fecundidad y la magnitud del efecto de la migración.

envejecimiento-america-latina

Le puede interesar: Manual Tarifario de Salud 2023 en UVT – Decreto 2644 de 2022

A modo de categorización, se han establecido diversos grupos para medir el nivel de envejecimiento en los países que conforman la región. En la actualidad, 16 naciones hacen parte del grupo que se encuenta en la etapa de envejecimiento moderadamente avanzado, entre los que se encuentran Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Otros 16 países ya están clasificados en la etapa de envejecimiento avanzado, entre ellos: Antigua y Barbuda, Argentina, Chile, Costa Rica, Guadalupe, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago y Uruguay.

En el informe de la CEPAL se hace mención a las desigualdades territoriales que afectan indirectamente a la medición del envejecimiento poblacional. No obstante, las zonas urbanas son aquellas en las que este fenómeno es más latente. Por ejemplo, en México, Guatemala y Colombia, los hombres residentes en zonas rurales constituyen un grupo más envejecido que el de las mujeres rurales, debido a la mayor migración de las mujeres más jóvenes hacia las zonas urbanas.

Desde otra perspectiva, el proceso de envejecimiento en las zonas rurales supone condiciones desventajosas de tipo social y económico, así como respecto del acceso a servicios básicos y servicios de salud más complejos. No es desconocido que el residir en áreas rurales o rurales dispersas supone marcadas brechas para la población, especialmente en lo que respecta a los servicios de salud.

No olvide leer: Precios de Medicamentos regulados o referenciados – Superbase

Incremento de la longevidad como desafío para las sociedades latinoamericanas

De acuerdo con el documento, el aumento en la longevidad se considera como un factor de éxito dentro de todas las sociedades. Al mismo tiempo, este fenómeno es un aspecto que amerita nuevas consideraciones para garantizar que las personas mayores disfruten de manera plena y efectiva de sus derechos humanos, sin desconocer los aportes que pueden ofrecer a la comunidad.

Frente a lo anterior, en Latinoamérica se presentan grandes diferencias en los niveles de protección social que cada país brinda. Las disimilitudes radican en los contextos demográficos particulares, los indicadores macroeconómicos, la capacidad de recaudación tributaria, el gasto público, las características de los mercados de trabajo y la capacidad institucional para diseñar, financiar, implementar, regular y evaluar los sistemas de protección social.

Como estrategia fundamental en la región, desde una perspectiva de derechos y bienestar, es necesario
implementar políticas redistributivas y solidarias que permitan avanzar hacia la universalización de la protección social, incluida la ampliación sostenible de la cobertura y la calidad de las prestaciones, así como el reconocimiento del cuidado como pilar de la protección social.

No olvide leer: Salud 2023 – Posibilidades y amenazas

Las pensiones no proporcionan cobertura suficiente

Uno de los retos es la insuficiencia en la cobertura de las pensiones. Según datos de encuestas realizadas por la CEPAL, el 73,9% de la población latinoamericana de 65 años y más recibía algún tipo de pensión en 2020 (54,2% contributivas y 24,9% no contributivas). Entre 2019 y 2020, la cobertura total de pensiones se redujo 0,7 puntos porcentuales y, en el quintil de menores ingresos, esta caída alcanzó 10,3 puntos porcentuales.

En línea con lo anterior, el informe señala que, alrededor de 2020, la proporción de personas de 65 años y más en América Latina que recibían pensiones con montos insuficientes —que incluye a quienes no reciben pensiones o, de recibirlas, tienen montos menores al valor de una línea de pobreza— era del 40,1%. Adicionalmente, en 8 de 14 países estudiados, más de la mitad de las personas mayores recibe pensiones insuficientes, una situación que afecta mayoritariamente a las mujeres.

Le puede interesar: La adaptación de instituciones de salud a la innovación tecnológica como una herramienta de cuidado eficaz

Situación en salud de las personas mayores de 60 años

Aunque antes de la pandemia se estaba reduciendo la prevalencia de enfermedades transmisibles, la urbanización, las medidas de higiene y saneamiento, y la modificación de ciertos factores que hacen al estilo de vida (como la alimentación y el ejercicio físico), aunadas a otros determinantes sociales, han provocado el aumento de la prevalencia de dichas patologías y de la mortalidad prematura.

Las enfermedades no transmisibles son la primera causa de muerte entre la población mayor de 55 años en América Latina y el Caribe, con una proporción del 87,6% en 2019. Según datos del Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria (IHME, 2022) muestran que entre 2015 y 2019 las defunciones por enfermedades no transmisibles se incrementaron en todos los subgrupos etarios de las personas de 60 años y más, con exclusión del grupo de 95 años y más.

En 2020, se estima que en 21 países de América Latina y el Caribe hay 85 millones de personas con alguna discapacidad, lo que exige pensar en el impacto de la discapacidad en el curso de vida y en las políticas dirigidas al envejecimiento saludable.

No olvide leer: En diciembre, ADRES destinó $5.50 billones para financiar servicios de salud

También es importante mencionar que las enfermedades no transmisibles dominan las cinco principales causas de años vividos en condiciones de discapacidad para ambos sexos y la diabetes mellitus (excluida la enfermedad renal crónica debida a la diabetes) es la principal causa de discapacidad, la segunda causa es la enfermedad de Alzheimer y otras demencias; le siguenlas afecciones bucales, la artrosis y los errores de refracción no corregidos. Y en lo que respecta a los trastornos depresivos, éstos ocupan el cuarto lugar entre las causas de discapacidad en la población de 60 a 64 años.

Por último, el documento resalta la importancia de contar con formación del talento humano en salud para la atención primaria de la salud de las personas mayores. En la actualidad, en las Américas, menos del 15% de los programas de grado en ciencias de la salud y menos del 10% de los programas de posgrado en especialidades médicas clave para la atención de las personas mayores incluyen el abordaje del envejecimiento y de la salud en la vejez.

Lea el informe completo haciendo clic aquí.


Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas

Suscríbete gratis a Consultorsalud y obtén estos y muchos más beneficios:

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí: