Recomendaciones ACHO para el manejo de estado de Pandemia SARS - COV 19
Conéctate con nosotros

ACHO

Recomendaciones ACHO para el manejo de estado de Pandemia SARS – COVID 19

Ante la pandemia de SARS – COV 19, desde la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) consideramos importante seguir emitiendo recomendaciones generales para los profesionales de la salud, implicados en el tratamiento de pacientes oncológicos y enfermedades hematológicas.

Publicado

el

Recomendaciones ACHO para el manejo de estado de Pandemia SARS - COV 19

Todas son recomendaciones y en ningún momento pretendemos imponer una conducta única pues entendemos que cada caso es particular y debe actuarse en concordancia a cada situación específica. Están basadas en documentos emitidos por las sociedades científicas de países altamente afectados por la  infección como España y de sociedades académicas  reconocidas como la American Association of Clinical Oncology (ASCO), grupo GELTAMO, European Bone Marrow Transplantation (EBMT) y la American Society for Transplantation and cellular therapy ( ASTCT)

Recomendaciones para los Servicios de salud que atienden pacientes  hematológicos y/o con Cáncer

Se recomienda que los Servicios de Oncología y Hematología realicen  la implementación de medidas que reduzcan las visitas innecesarias de los pacientes con cáncer a los hospitales, y que establezcan medidas  que minimicen la exposición durante este período de contención de expansión del SARSCoV-2.

Se considera pertinente, implementar la realización de  teleconsulta, en los casos en los que no se genere riesgo para la salud , según criterio del médico tratante y previo consentimiento del  paciente, siempre garantizando  el registro de la consulta en la historia clínica y por parte del centro hemato/oncológico la implementación de las medidas administrativas  necesarias  para facilitar la programación de pruebas diagnósticas y la prescripción sin que el paciente tenga que  acudir a la institución hospitalaria.

La utilización de teleconsulta se encuentra avalada  por el numeral 6  de la resolución 3100 de habilitación, que establece que, en situación de emergencia sanitaria como la actual (resolución 385 de marzo de 2020) las IPSs pueden sin necesidad de radicar novedad o esperar visita de habilitación, aplicar medidas que permitan manejar y proteger la población que tratan.

Se reitera, que es  de vital importancia que los aseguradores entendiendo la situación actual, autoricen el pago sin glosa de estas teleconsultas, implementen métodos de autorización de estudios y procedimientos, y despacho de medicamentos, sin que los pacientes tengan que asistir a las instalaciones físicas de la entidad, y minimicen los trámites relacionados con la atención a pacientes oncológicos. Es imperativo que las IPS y EPS implementen mecanismos de autorización interna, que eviten al paciente el  trámite presencial, en lo especial en lo relacionado con ajustes necesarios en la plataforma Mipres.

Además, se debe limitar el número de acompañantes en salas de espera para consultas (uno por paciente) y evitar que acudan al hospital aquellos acompañantes que presenten fiebre, tos u otros síntomas de sospecha. En la sala de quimioterapia también limitar la presencia de acompañantes, con las excepciones que se consideren oportunas, a criterio de médicos y enfermeras.

Igualmente es pertinente considerar modificar la programación de infusión diaria en las salas de quimioterapia, generar jornadas adicionales para disminuir número de pacientes y  garantizar que la ocupación permita distancia mínima de 2 metros entre cada paciente. En cuanto a la  consulta externa, aumentar los tiempos de periodicidad de la consulta de controles de pacientes tratados. Incluyendo pacientes que se encuentren en remisión de la enfermedad o en respuesta completa post – tratamiento y con bajo riesgo de recaída temprana.

Recomendaciones para los especialistas en el manejo de los pacientes con Cáncer y enfermedades Hematológicas

Siempre tener en cuenta que:

En  las circunstancias actuales, es fundamental, antes de decidir si se debe administrar o no un tratamiento oncológico  sistémico, se considere el beneficio frente al riesgo asociado a la posibilidad de contagio por el SARS-CoV-2 y sus potenciales consecuencias, especialmente la necesidad de requerir ingreso hospitalario por complicaciones graves.

Para Priorizar el tratamiento  de los pacientes,  se recomienda  clasificarlos  en  dos grupos:

  1. Pacientes sin tratamiento oncológico activo: Aquellos que completaron un tratamiento y/o cuya enfermedad se encuentra controlada, o quienes están en terapia de observación (“watch and wait”).
  1. Pacientes candidatos a tratamiento oncológico activo: (neoadyuvante o   curativo adyuvante o tratamiento para enfermedad metastásica, inducciones y consolidaciones para leucemias, linfomas, mielomas).  Estos pacientes con enfermedad activa son elegibles para cirugía, quimioterapia y / o radioterapia, terapia biológica, terapia endocrina e inmunoterapia.

También puede leer: lineamientos para la detección y el manejo de casos COVID 19 por IPS

Para los pacientes candidatos a tratamiento activo, se recomienda considerar los siguientes puntos:

  • En los pacientes con respuesta tumoral parcial o completa, clínicamente estables, que reciben terapia de mantenimiento, considerar suspender la quimioterapia.
  • Algunos pacientes pueden cambiar la quimioterapia de IV a terapias orales, lo que disminuiría la frecuencia de las visitas a la clínica, pero requeriría una mayor vigilancia por parte del equipo de atención médica para asegurarse de que los pacientes estén tomando sus medicamentos correctamente.
  • Las decisiones sobre la modificación o la suspensión de la quimioterapia deben incluir la consideración de la indicación para la quimioterapia, tipo de neoplasia y los objetivos de la terapia, así como la ubicación del paciente en el curso del tratamiento y la toxicidad asociada.
  • En algunos escenarios, los retrasos o las modificaciones del tratamiento adyuvante, o de consolidación o mantenimiento, pueden presentar un mayor riesgo de control de la enfermedad  y de la supervivencia a largo plazo que en otros. Se debe individualizar cada caso.
  • En los casos en que el beneficio absoluto de la quimioterapia adyuvante, de consolidación o mantenimiento, sea marginal y donde hay opciones no inmunosupresoras disponibles (por ejemplo, terapia hormonal en cáncer de mama RH positivo en estadio temprano), el riesgo de infección con COVID-19 puede considerarse como un factor adicional  de riesgo, por lo cual es pertinente  sopesar las diferentes opciones disponibles para el paciente.
  • En los pacientes que reciben terapias de soporte para enfermedad metástasica ósea, o mieloma múltiple, flebotomías, u otras terapias de soporte que requieren una visita hospitalaria, considerar diferir la administración del tratamiento.
tab.1
tab.2
tab.3 1
tab.4
tab.5 1

A todos los pacientes se les debe brindar educación para mantener su salud cumpliendo las siguientes recomendaciones:

  1. Evitar lugares concurridos.
  2. Usar tapabocas  al asistir al hospital y o al centro oncológico  para visitas y tratamientos.
  3. Lavarse frecuentemente las manos de acuerdo con las indicaciones de la OMS.
  4. No tener  contacto con amigos y familiares con síntomas de COVID-19 o con aquellos con riesgo de contacto.
  5. Practicar  el distanciamiento social con todas las personas para protegerse y proteger a los demás.

También puede leer: Exención de IVA a importación y venta de 23 equipos médicos

Ante la información disponible se debe considerar:

  1. Generar líneas de atención prioritarias para inicio de intervenciones de los pacientes clasificados como elegibles para tratamiento oncológico.
  2. Las visitas ambulatorias para pacientes con cáncer deben reducirse al nivel más seguro y factible sin poner en peligro la atención.  Para los pacientes que reciben tratamiento oral, proporcionar  el suministro de medicamentos para al menos tres ciclos  para reducir las visitas al hospital.  El monitoreo de sangre para esos pacientes se puede realizar en laboratorios locales cerca de casa.
  3. Implementar los  servicios de telemedicina.
  4. Retrasar   las visitas de seguimiento de supervivientes de rutina. 
  5. Utilizar una vigilancia más intensiva durante el tratamiento para pacientes con cáncer de pulmón o que recibieron cirugía pulmonar previa y para pacientes mayores o aquellos con otras comorbilidades. 
  6. Tomar medidas intensivas para evitar la diseminación nosocomial.
  7. Debe haber procedimientos claros para detectar  cualquier síntoma de COVID-19 y la urgencia y necesidad de hospitalización. No existe una guía específica con respecto a la prueba COVID-19 en pacientes con cáncer.  Se deben seguir las directivas y orientaciones de salud pública nacional.
  8. No iniciar tratamientos de quimioterapia potencialmente inmunosupresora en pacientes con sospecha de infección por COVID 19 o historia de contacto de riesgo.
  9. No iniciar tratamientos de quimioterapia potencialmente inmunosupresora en pacientes en los que la demora de 2-3 semanas no suponga un riesgo en la vida. Realizar nuevo control en 2-3 semanas para reevaluar cada caso ante la evolución de la pandemia.
  10. En pacientes en tratamiento dentro de ensayos clínicos, se deben seguir estrictamente las recomendaciones del protocolo, utilizando las posibilidades de retrasar o ajustar las dosis que ofrece el mismo para adaptarlas a la situación asistencial y epidemiológica.  El investigador siempre debe tomar  las decisiones más adecuadas para la salud y seguridad del paciente.
  11. Suspender temporalmente o minimizar dosis de tratamientos claramente inmunosupresores (ejemplo. dosis altas de corticoides.), siempre que la situación del paciente lo permita.
  12. En todo caso de administrar quimioterapia mielotóxica,  considerar  el soporte con factores estimulantes de colonias.
  13. En todo paciente que reciba tratamiento oncológico sistémico durante la  pandemia  de la infección por el SARS-CoV-2 se debe incluir en el consentimiento informado la posibilidad de aumento del riesgo de contagio, y de efectos secundarios y complicaciones relacionados con la infección.
  14. En caso de necesidad de cirugía oncológica con intención curativa, se debe evaluar cada caso y hacer determinaciones individuales basadas en los daños potenciales de retrasar la cirugía relacionada con el cáncer a tratar.
  15. El personal del hospital que haya tenido contacto con un caso confirmado y no tenga síntomas, debe realiza  auto vigilancia de aparición de síntomas respiratorios. En el caso de profesionales asintomáticos y que hayan tenido contacto con casos confirmados, auto vigilancia y mascarilla quirúrgica ante cualquier acto asistencial, incluida la consulta externa, extremando si cabe aún más la higiene de manos antes y después de cada acto asistencial .
  16. Cualquier médico o paramédico  que presente síntomas respiratorios significativos debe comunicárselo de forma urgente telefónicamente a su supervisor. Abstenerse de acudir al puesto de trabaja con fiebre o clínica respiratoria aguda.
  17. El equipo  médico y paramédico así como  los pacientes  mientras se encuentren  en el centro hemato/oncológico  deben tener máscaras de protección (tapabocas) y el personal médico y para médico  utilizar  traje quirúrgico anti fluidos en lugar de ropa habitual. No se debe usar  bata sino está elaborada en tela anti fluidos.
  18. Al llegar a casa evitar el contacto inmediato con familiares, retirar las prendas y llevar a lavado inmediato. Lavado de manos exhaustivo.

ACHO

La reapertura es INDISPENSABLE: el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer

Conozca los resultados de la encuesta realizada recientemente por la ACHO sobre el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer.

Publicado

el

cáncer en colombia

Hace dos semanas, llegó Mauricio* a la clínica donde trabajo, consultando por una enfermedad que inició hace más de 5 meses, se sentía muy decaído y sabía que algo malo le estaba pasando. Sin embargo, a pesar de tener medicina prepagada y ningún problema para acceder a un especialista o clínica de su elección, le daba pavor consultar a un médico, todo el mundo le había dicho que las clínicas y hospitales son los sitios más peligrosos para contagiarse con coronavirus. Asustado, decidió consultar un médico bioenergético, que lo atendió por teleconsulta, le formuló algunas gotas naturales y le sugirió hacerse unos laboratorios. Él junto a su familia decidieron que era demasiado riesgo que fueran a tomarle los exámenes en la casa y, por lo tanto, que era mejor esperar unos días más.

También puede leer: FDA publicó nueva guía para la vacuna contra covid-19

Cuando finalmente se desmayó en su baño, fue llevado en una ambulancia a la clínica. Allí descubrimos que Mauricio tiene mieloma múltiple, complicado con una falla renal severa que lo llevó a necesitar hemodiálisis y transfusiones; lo cual empeora su posibilidad de tener una recuperación rápida y aumenta el riesgo de complicaciones. Desafortunadamente, una enfermedad que hubiera podido tratarse incluso en forma ambulatoria, ahora lo tiene hospitalizado desde hace más de un mes. Historias como estas las estamos oyendo los médicos hematólogos y oncólogos todos los días en Colombia.

En una encuesta realizada recientemente por la ACHO (Asociación Colombiana de Hematología y Oncología) entre sus asociados, y contestada voluntariamente por 128 especialistas (48 hematólogos, 29 hematooncólogos y 41 oncólogos), en diferentes ciudades del país, 51.56% (n=66) considera que se han presentado casos de diagnóstico reciente en estadios más avanzados por temor a consultar o por falta de acceso a diagnóstico durante el segundo trimestre del año. 73.44% (n=94) refiere que en la consulta externa ha disminuido entre el 20-40% y 64.06% (n=72) reporta la disminución en la misma proporción de los diagnósticos nuevos de cáncer.

Desde hace meses, los expertos vienen advirtiendo del impacto que podría tener la pandemia en la mortalidad por cáncer. Una nota de mayo del prestigioso medio inglés The Guardian refiere que, a pesar del llamado del Servicio Nacional de Salud a continuar la atención del cáncer sin interrupciones, las remisiones urgentes por médicos generales para estudios diagnósticos de cáncer se habían reducido en un 76% y las citas para quimioterapia en un 60% desde el inicio de la pandemia en febrero de 2020. Los autores estimaron que para el próximo año habrá un aumento del 20% en la mortalidad por cáncer, debido a las demoras en realizar estudios diagnósticos, cirugías oncológicas, consultas de primera vez y retraso en búsqueda de atención por parte de los pacientes.

También puede leer: definidas condiciones de operación del sistema general de pensiones en el SAT

Más recientemente, Kaufman y cols. en Estados Unidos, reportaron que, durante la pandemia, el número semanal de casos nuevos de cáncer cayó en 46% (de 4310 a 2310) para los 6 tipo de cáncer evaluados (seno, colon, pulmón, páncreas, gástrico y esófago), que varía desde 24.7% para cáncer de páncreas (de 271 a 204) a un alarmante 51.8% para cáncer de seno (de 2208 a 1064). Mencionan los autores que se ha estimado que podría haber 33890 muertes adicionales por cáncer en Estados Unidos como consecuencia de la emergencia sanitaria el próximo año.

Los efectos de las demoras en la atención podrían verse reflejados en la supervivencia al cáncer en los próximos 10 años, ya que muchos pacientes con una enfermedad potencialmente curable, podrían diagnosticarse en estadios avanzados incurables como consecuencia de una detección tardía. Mediante unos cálculos estadísticos muy elegantes, Sud y cols.  estiman que una demora promedio de 3 meses en el diagnóstico de 9 tipos de cáncer (colorrectal, esófago, pulmón, hígado, vejiga, páncreas, estómago, laringe y orofaríngeo) podría resultar en una disminución del 10% de la supervivencia a 10 años en todos los grupos de edad. Igualmente, una demora de 6 meses tendría posiblemente una reducción de la supervivencia hasta del 30%.

La situación en Colombia parece similar o peor al resto del mundo. Haciendo una búsqueda en SISPRO, encontramos que la realización de los principales estudios diagnósticos para detección de cáncer (mamografías, citologías, colonoscopias y estudios de médula ósea) se redujo en promedio un 39% en el primer semestre del 2020 en comparación con el mismo periodo del 2019. Cuando comparamos únicamente el segundo trimestre de los dos años, el resultado es aterrador. Las citologías se redujeron en un 90%, las mamografías un 84%, las colonoscopias, 83% y los estudios de médula ósea en un 59% (Ver tabla 1). Estos son solo algunos de los estudios vitales para el diagnóstico de cuatro (cáncer de cuello uterino, cáncer de seno, cáncer de colon, leucemias) de los diez principales tipos de cáncer en el país. No hay razón para pensar que la situación sea distinta para las demás patologías oncológicas.

Las atenciones registradas por enfermedad en SISPRO también se han reducido en forma alarmante en pacientes con cáncer. En promedio se han atendido 44% menos casos de cáncer en el segundo trimestre del 2020, en comparación con el 2019, siendo la más importante la reducción en atenciones por cáncer de cérvix (59%) (Ver tabla 2).

Según Globocan, para el año 2018 se reportaron 101.893 nuevos casos de cáncer en Colombia. De esos, una cuarta parte corresponden a estos 4 tipos (26.020). Para ese mismo año, según la misma fuente, se reportaron 46.057 muertes por cáncer; de ellas, 11.058 fueron causadas por estos 4 tipos de cáncer. Usando las estimaciones hechas en otros países, podríamos estar hablando de más de 9.000 muertes adicionales por cáncer en los próximos años.

Después de haber hecho un llamado desde los gremios médicos a quedarse en casa al principio de la pandemia, debemos hacer un enérgico llamado a los pacientes a volver a sus médicos: ni la pandemia ha pasado, ni los diagnósticos nuevos de cáncer dejarán de aparecer. Es el momento de tomar todas las medidas de distanciamiento social, lavado de manos y uso de tapabocas en todo momento, sin descuidar la salud. El retraso masivo en la consulta al médico podría causar una segunda epidemia de muertes potencialmente prevenibles. Un artículo reciente sobre el tema, llama la atención sobre el aumento de la mortalidad en el Reino Unido por causas no relacionadas a COVID-19; sugiriendo que en este tiempo más de 3.000 muertes adicionales pueden haberse producido por la reticencia del público a buscar asistencia médica.

Por otra parte, la tasa de infección nosocomial por COVID-19 se estima en 12% (solo 12 de 100 pacientes con COVID-19 lo adquieren en el hospital) y la mortalidad por la enfermedad no es mayor que si la infección se contagia fuera del hospital. Por años, las clínicas y hospitales se han preparado juiciosamente para evitar contagio de infecciones dentro de los mismos y esta no es la excepción. En un centro grande de Estados Unidos se estimó una tasa de infección intrahospitalaria por COVID-19 de 1.7% (12 casos confirmados de 9.149 admisiones en 12 semanas). Desafortunadamente, en esta era de las noticias falsas repetidas infinitas veces en redes, es más fácil para el público creer un titular escandaloso, como el del lamentable “Cartel del COVID”, que informarse sobre los riesgos reales de contagiarse en un hospital y tomar decisiones basadas en datos verídicos. Los gremios médicos y los entes gubernamentales tenemos la obligación moral de revertir esta la ola de desinformación que ha puesto a miles de pacientes en riesgo de tener mayores complicaciones y muerte por diagnósticos tardíos de cáncer.

Por otra parte, los especialistas debemos unirnos en un llamado al gobierno a tomar medidas urgentes, para evitar una epidemia pospandemia de muertes por cáncer. Se debe asegurar que los servicios diagnósticos tengan todas las condiciones para volver a hacer la misma cantidad de estudios en la nueva realidad, bajo las normas de bioseguridad. Esto probablemente significa ajustar la capacidad física, de personal y garantizar los elementos de protección personal a las necesidades que ha creado la pandemia. Además, los servicios de hematología y oncología, las EPS y las IPS deben trabajar juntos para recuperar el tiempo perdido, eliminando barreras de acceso a diagnóstico y tratamientos; aplicando todo los aprendido en estos meses en términos de agendamiento, acceso a servicios, autorizaciones y entregas de medicamento usando medios digitales. Por su parte, los pacientes deben empoderarse y tomar decisiones bien informadas para no poner en riesgo su propia vida.

Tabla 1. Estudios diagnósticos para cáncer en Colombia 2019-2020

Estudio diagnósticoEnero-junio 2019Abril-Junio 2019Enero-junio 2020Abril-Junio 2019
Citologías1.225.915634.254555.56265.067
Mamografías335226175029219.51127.338
Colonoscopias797954242152.1427.217
Estudios de médula ósea6579337345001384

Tabla 2. Pacientes atendidos con diagnóstico de cáncer en Colombia 2019-2020

Abril-Junio 2019Abril-Junio 2020
Ca mama5736834302
Cáncer del sistema digestivo4015623934
Linfomas116026721
Leucemias109856994
Ca cervix93933831

Figura 1. Estudios diagnósticos por mes año 2020

estadio
Continuar leyendo

ACHO

Cambian las tasas de muertes prematuras a nivel mundial

Una nueva investigación reveló que los tipos de cáncer asociados a muertes prematuras han cambiado durante estos años

Publicado

el

cambian tasas muerte prematura nivel mundial

El informe NCD Countdown 2030, presentado en The Lancet reveló que las tasas de muertes prematuras por enfermedades no transmisibles han cambiado. La conclusión se obtuvo tras analizar información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre una estimación hecha por la organización sobre la mortalidad por edad, sexo y causa específica para 176 países y territorios con al menos 200.000 habitantes. 

El estudio gira en torno a la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que consiste en reducir en un tercio las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles entre 2015 y 2030. Dentro de las causas de fallecimiento se incluye al cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. Para obtener datos más precisos, el grupo de expertos que estuvo a cargo consideró diferentes escenarios -cada uno de los cuales representa una combinación de disminuciones rápidas (tasa anual alcanzada por el décimo percentil de mejor desempeño de todos los países) y medias (mediana de todos los países) del riesgo de muerte prematura por ENT-. 

Como factores de muerte, el estudio señala los siguientes: intervenciones eficaces del sistema de salud (incluyendo el tratamiento de la hipertensión y la diabetes), la prevención de las enfermedades cardiovasculares primarias y secundarias en población de alto riesgo, la detección oportuna y tratamiento eficaz del cáncer, el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares agudas, las exacerbaciones del asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el tratamiento de las, las complicaciones de la diabetes, las bajas dosis de corticoesteroides y broncodilatadores inhalados para el asma y el control del tabaco y el alcohol. 

Inicialmente, la evidencia señala que todos los países integrados en la investigación cuentan con la capacidad de alcanzar la meta 3.4. Sin embargo, para lograrlo es necesario que se mejoren las tasas de disminución tanto en la población femenina como en la masculina. Para el caso de las mujeres, se requiere una reducción en mínimo 5 de las causas contempladas. En los hombres, por su parte, es necesario trabajar en 7 causas para alcanzar una baja significativa. 

También le puede interesar: Países de América y la OPS consolidan acuerdos regionales

Bajan las tasas de cáncer de estómago 

De acuerdo con la información, el cáncer de estómago, el accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico, la cardiopatía isquémica y las enfermedades respiratorias crónicas tuvieron las tasas de disminución más rápidas entre los riesgos de muerte prematura. De los mencionados, el cáncer de estómago es el que presentó una mayor disminución: las tasas se redujeron en 45 países, (25,6%) entre los hombres y en 40 países (22,7%) entre las mujeres. Respecto a otras enfermedades no transmisibles, el riesgo de muerte prematura por cáncer colorrectal, de hígado, de mama, de próstata y otros cánceres disminuyó más lentamente comparado con otras patologías evaluadas. 

La situación es diferente para riesgo de muerte por cáncer colorrectal, de hígado y de próstata, en los hombres y el cáncer de pulmón en las mujeres, ya que se reflejó un aumento en más del 50% de los países estudiados.

“La tasa media anual de cambio en la probabilidad de morir prematuramente por diversas causas osciló entre el +0,2% anual para el cáncer de pulmón y el -2,5% anual para el accidente cerebrovascular hemorrágico en las mujeres, y entre el +0,5% anual para el cáncer colorrectal y el -1,8% anual para el accidente cerebrovascular hemorrágico en los hombres”, resumieron los investigadores.

En el mismo informe, los expertos afirman que el riesgo de muerte prematura no disminuyó con la suficiente rapidez como para que la mayoría de los países logren una tercera reducción para el 2030. Incluso, para el cáncer de hígado, el cáncer colorrectal y el grupo residual de otros cánceres en mujeres y hombres, menos del 10% de todos los países estaban en camino de lograr una tercera reducción en las tasas de muerte. Para los investigadores, estos datos sugieren repensar las estrategias adoptadas por los sistemas de salud y especialistas; en particular en los programas de prevención, tiempo estimado para obtener un diagnóstico y las técnicas utilizadas para garantizar la adherencia al tratamiento de los individuos. 

También le puede interesar: ADRES deberá adelantar la compra de medicamentos para la hepatitis C

Los países mantienen sus diferencias respecto a las causas de muerte prioritarias

Para alcanzar la meta planteada en el objetivo 3.4, si se habla de población femenina y masculina en conjunto, muchos países occidentales de altos ingresos aún deben bajar las tasas de muerte prematura por cáncer de pulmón. Esta misma patología oncológica debe reducirse en países de Europa central y oriental, regiones de Asia oriental y sudoriental pero únicamente entre hombres entre los 30 – 70 años, edades en las que se basó el análisis internacional. 

Por otra parte, el cáncer de hígado y el accidente cerebrovascular hemorrágico es la causa que más afecta a la población masculina de Asia oriental y sudoriental. Pero, si se considera únicamente a la población femenina, el cáncer de seno requiere una ágil reducción en sus tasas en Japón y países occidentales de altos ingresos. Además de lo anterior, es necesario reducir rápidamente la mortalidad del grupo heterogéneo de otros tipos de cáncer para alcanzar la meta 3.4  en muchos países occidentales, de Asia y el Pacífico de altos ingresos, y para las mujeres de Europa central y oriental.

En los países del Caribe, América Latina y África Subsahariana, el principal causante de muertes prematuras es la diabetes. 

El análisis también muestra las causas de muerte que deben disminuir, teniendo como referente el último percentil. En el caso de las mujeres, se trata de un grupo diverso,con un número ligeramente mayor de países que requieren una rápida disminución de las muertes por cáncer de pulmón, cardiopatías isquémicas y el grupo agregado de otros cánceres que por otras causas. En el caso de los hombres, la cardiopatía isquémica, que siempre planteó un mayor riesgo de muerte que otros de los factores presentados, debe disminuir rápidamente en 124 países (70-5%) para alcanzar la meta propuesta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

A esto, le sigue de un número mucho menor de países para la diabetes (que tiene causas compartidas e intervenciones con enfermedades cardíacas isquémicas y otras enfermedades cardiovasculares), el cáncer de pulmón y el grupo de otros cánceres.

Cambian las tasas de muertes prematuras - The Lancet
Número de países en los que la causa de muerte debe estar disminuyendo con una tendencia rápida para alcanzar la meta 3.4. Fuente: Informe NCD Countdown 2030. The Lancet.

El análisis, de acuerdo con los expertos que lo llevaron a cabo, muestra que la experiencia en la reducción de la mortalidad por ENT en los países con buen desempeño, podría facilitar el cumplimento de la meta en todas las naciones estudiadas para el 2030. No obstante, para muchos países hacerlo es una tarea ambiciosa y requiere abordar varias patologías con igual prioridad para alcanzar un rendimiento similar. 

“Para avanzar, debemos aprender de los países que van bien y replicar sus estrategias para la prevención de las ENT y la atención sanitaria”, dijo el Dr. Majid Ezzati, autor del estudio en una declaración. “Nuestro análisis muestra que cada país todavía tiene opciones para alcanzar la meta 3.4 del SDG, pero necesitan abordar múltiples enfermedades y tener sistemas de salud fuertes”. Al mismo tiempo, los autores reconocen que los países que deben lidiar con crisis internas de salud (brotes de COVID-19, ébola y otros) pueden tener más dificultades a la hora de implementar nuevas medidas. 

Finalmente, los expertos enfatizan en la importancia que tiene, para los sistemas de salud y la población, la reducción en las muertes por cáncer. Para cumplir con el objetivo, dentro de las estrategias propuestas se enlista al control del tabaco y el alcohol, la vacunación contra la Hepatitis B y el virus del papiloma humano (VPH) para prevenir el cáncer de hígado y de cuello uterino -patologías a las que se atribuyen un importante número de fallecimientos en países de medianos y bajos ingresos, y el cierre de la brecha entre el diagnóstico de cáncer y la tasa de supervivencia en todos los países. Sin embargo, esto se expondrá más detalladamente en una próxima entrega del estudio NCD Countdown 2030. 

También le puede interesar: EL FUTURO DEL SISTEMA DE SALUD:ENTREVISTA CON CARLOS FELIPE MUÑOZ, GERENTE GENERAL DE CONSULTORSALUD

Continuar leyendo

ACHO

¿Qué es un mielograma?

Publicado

el

mielograma

mielograma ¿Qué es una biopsia de médula ósea?

La médula ósea es la parte esponjosa que está dentro de todos los huesos del cuerpo (el tuétano), y es el sitio donde se hospedan las células progenitoras (semillas de la sangre). Es importante aclarar que no tiene nada que ver con la médula espinal, que es el tejido nervioso que corre por la columna vertebral.

También puede leer: eutanasia: se vuelve abrir el debate en el congreso

Las células progenitoras hematopoyéticas ayudan a producir:

  • Glóbulos rojos (Eritrocitos)
  • Glóbulos blancos (Leucocitos)
  • Plaquetas

La biopsia de médula ósea consiste en obtener un fragmento de hueso que incluya la parte esponjosa, de la parte trasera del hueso de la cadera; con el fin de detectar cualquier anormalidad en la producción de células de la sangre.

biopsia de medula osea

También puede leer: criterios de priorización para la selección de tecnologías no financiadas con UPC

 ¿Por qué podría necesitar una biopsia de médula ósea?

Su médico puede ordenar un estudio de médula ósea si se encuentra en su hemograma (cuadro hemático) niveles altos o bajos de células blancas, rojas o plaquetas. El estudio puede determinar la causa de:

  • Niveles bajos o altos de glóbulos rojos (Anemia o Policitemia)
  • Enfermedades de la médula ósea como mielofibrosis o síndrome mielodisplásico
  • Disminución de los leucocitos (leucopenia)
  • Disminución de las plaquetas (trombocitopenia)
  • Cáncer de la sangre como Leucemias o Linfoma
  • Infecciones (fiebre de causa desconocida)
biopsia

¿Cuáles son los riesgos de una biopsia de médula ósea?

Las complicaciones de la biopsia de médula ósea son excesivamente raras, sin embargo, no hay ningún procedimiento exento de riesgos. En menos del 1% de los casos se pueden presentar complicaciones:

  • Reacciones alérgicas
  • Infecciones
  • Dolor persistente
  • Hemorragia
  • Infección
riesgos

También puede leer: ajustados los valores máximos de pruebas covid-19

¿Como prepararse para una biopsia de médula ósea?

El primer paso para prepararse es hablar con su médico para entender como se hará el procedimiento. Entender bien lo que se va a hacer lo hará sentir más tranquilo.

Infórmele a su médico sobre:

  • Las medicaciones que está tomando
  • Su historia de enfermedades, en especial si tiene historia de sangrado
  • Alergias a la anestesia u otras sustancias
  • Si piensa que puede estar embarazada
  • Si siente que está muy ansioso y cree que no puede tolerarlo.

Es preferible que vaya acompañado al procedimiento, en especial si el procedimiento se va a hacer con sedación o va a recibir algún calmante. Si es así, no debe manejar.

Siga todas las instrucciones de su médico, en especial podría decirle que suspenda algunos medicamentos como los anticoagulantes.

Dormir bien la noche anterior y llegar con tiempo suficiente al procedimiento disminuirá la ansiedad del procedimiento.

Estar menos ansioso hará que el procedimiento sea menos incómodo.

medula osea

¿Como se hace el procedimiento?

  • Le pedirán que se acueste de medio lado en posición fetal
  • Realizarán una limpieza exhaustiva de su piel
  • Si el procedimiento se realiza bajo sedación, el anestesiólogo le inyectará una sustancia para dormirlo durante el procedimiento.
  • Se le aplicará anestesia local en la piel y después directamente sobre el hueso. Debe recordar que la anestesia quitará el dolor, pero no la sensibilidad, por lo tanto, sentirá lo que le están haciendo, pero sin dolor. Por lo tanto, es importante que se mantenga calmado y trate de relajarse. Es recomendable que trate de fijar su atención en algo distinto al procedimiento (un recuerdo agradable, tararear una canción, respirar profundo, etc.).
  • Al entrar la anestesia sentirá por un momento una sensación de ardor.
  • El médico hará una punción sobre la cadera con una aguja delgada, para extraer material líquido del hueso. Al hacerlo sentirá una sensación de vacío. Manténgase tranquilo y respire profundo.
  • Por una nueva punción el médico obtendrá un fragmento de hueso. Esto puede ser algo más molesto al sentir que las agujas entran y salen del hueso. Pero no debe ser doloroso. Manténgase tranquilo.
  • Al final el médico pondrá un vendaje sobre la zona que se puede retirar al día siguiente.
pasos medula osea

¿Qué pasa después de la biopsia de médula ósea?

La mayoría de pacientes no tendrán mayores molestias, algunos pueden tener dolor por un par de días, puede preguntar a su médico si puede tomar acetaminofén por un par de días.

Debe mantener seco el vendaje que dejó el doctor sobre la zona por 24 horas, al día siguiente durante el baño puede retirarlo.

Se recomienda evitar actividades físicas extremas las siguientes 24-48 horas después del procedimiento.

Debe contactar a su médico si:

  • Tiene sangrado excesivo que no mejora al hacer presión con una gasa.
  • Aumento del dolor que no se mejore con acetaminofén.
  • Edema del sitio de la herida (hinchazón)
  • Secreción purulenta
  • Fiebre.

En cada institución los resultados de patología tienen un proceso distinto, por favor antes de salir de la cita asegúrese de tener claro que estudios le fueron tomados y como debe reclamarse.

Que pasa despues de la biopsia

¿Qué significan los resultados de su biopsia?

El objetivo de su biopsia es saber su médula ósea está funcionando bien, y si no es así saber porqué. En el laboratorio suelen hacerse los siguientes análisis:

  • Lectura de mielograma: Sobre una placa se extienden las células y se colorean, y se miran en el microscopia para ver la cantidad y forma de las células de la médula ósea.
  •  Biopsia de médula ósea: El patólogo revisará también con el microscopio, como se ve el aspecto general de la médula ósea, si hay infiltración por células tumorales y como están ellas distribuidas. De encontrarse esa infiltración podrían realizar unas coloraciones especiales (inmunohistoquímica) para definir qué origen tienen esas células.
  • Citometría de flujo: Por medio de una máquina que analiza célula por célula el tamaño, que tantos gránulos tienen cada una y que marcadores tienen en su superficie; permite hacer una clasificación de las diferentes poblaciones de células que conviven en la médula ósea. En caso de haber algún tipo de cáncer (leucemia o linfoma), permitirá saber cual es el origen de las células tumorales.
  • Cariotipo en médula ósea: Es un estudio que permite definir las características genéticas de las células de la médula ósea. En caso de un cáncer de la sangre, este tipo de estudios pueden ayudar a su médico a saber que tan agresivo es su enfermedad y si hay que usar un tipo de tratamiento específico para tratarla.
  • Estudios FISH o moleculares en médula ósea: Se usan para definir cual es el pronóstico (riesgo) de una enfermedad de la médula ósea, no se usan en todos los pacientes y en algunos casos pueden determinar un tratamiento específico.

En algunos pacientes, el estudio de médula ósea se hace para completar la estadificación (saber que tan extendido está la enfermedad) y para hacer diagnóstico; en otros casos la médula ósea será la que haga el diagnóstico, es importante que le pregunte a su médico cual es el objetivo del estudio en su caso, para que también sepa que debe esperar de ella.

Una vez estén listos los resultados definitivos, lo cual puede tomar dos o tres semanas, su médico debe discutir con usted los resultados.

mielograma
Continuar leyendo

Evento Gratuito

ÚNETE AL CONGRESO

btn-comprar

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras