Padres de bebés con TEA podrían ralentizar los síntomas con intervención dirigida

Un estudio publicado en JAMA Pediatrics es la la primera prueba a nivel mundial de la efectividad de las intervenciones dirigidas a bebés con TEA
1200x90_PM-y-UPC-OPT
750x250_Integración de PM y UPC -opt

Los niños de un año de edad que recibieron una intervención dirigida por los padres para tratar los primeros signos del trastorno del espectro autista (TEA) redujeron significativamente los síntomas y las posibilidades de recibir un diagnóstico de autismo a los 3 años, según un nuevo estudio.

Estos resultados, publicados en la revista JAMA Pediatrics, son la primera prueba a nivel mundial de que una intervención preventiva durante la infancia puede dar lugar a una mejora tan significativa en el desarrollo social de los niños, lo que se traduce en “tres veces menos diagnósticos de autismo a la edad de 3 años”, dijo el autor principal Andrew Whitehouse, PhD, en un comunicado.

En este estudio fueron incluidos 103 niños (de aproximadamente 12 meses de edad), que mostraban al menos tres de los cinco comportamientos que indicaban una alta probabilidad de TEA, según la lista de comprobación de 12 meses de la Social Attention and Communication Surveillance-Revised (SACS-R). Los niños fueron asignados al azar para recibir la atención habitual o la intervención, denominada iBASIS-Video Interaction to Promote Positive Parenting (iBASIS-VIPP). La atención habitual fue prestada por médicos de la comunidad, mientras que la intervención consistió en 10 sesiones impartidas en casa por un terapeuta capacitado.

También le puede interesar: Modificarían proceso de verificación de Presupuestos Máximos para EPS

La reevaluación de los niños a los 3 años mostró un beneficio “pequeño pero duradero” de la intervención, señalaron los autores. Según la publicación, los niños del grupo de intervención presentaron una reducción de la gravedad de los síntomas del TEA y una reducción de las probabilidades de clasificación del TEA, en comparación con los niños que recibieron la atención habitual para el autismo.

1167x600_Campaña-Empleo-content

“Tradicionalmente, la terapia busca entrenar a los niños para que aprendan comportamientos ‘típicos. La diferencia de esta terapia es que ayudamos a los padres a entender las capacidades únicas de su bebé, y a utilizar estos puntos fuertes como base para el desarrollo futuro”, mencionó el autor principal a Medscape.

Además de lo anterior, los investigadores mencionaron que este estudio también expone la ventajas del uso de la iBASS-VIPP para el tratamiento de niños con TEA. A diferencia de otros métodos, este hace uso de la videorretroalimentación para ayudar a los padres a reconocer las señales de comunicación de su bebé, facilitando la generación de respuestas para que los menores desarrollen su comunicación social. “El terapeuta orienta a los padres sobre la forma en que su bebé se comunica con ellos, y ellos pueden devolver la comunicación para mantener conversaciones de ida y vuelta”, indicaron.

No olvide leer: Niños desde los 12 años podrán recibir la vacuna de Moderna en Colombia

La intervención dirigida en TEA ha mostrado resultados positivos en otros estudios

Si bien el estudio publicado en JAMA Pediatrics es un importante avance para la terapéutica del TEA, otras investigaciones han obtenido resultados positivos al considerar a la intervención dirigida como un mecanismo potencial para tratar desde temprana edad a los pacientes con autismo. Uno de ellos, descrito brevemente en Medscape y publicado en Autism Research muestra que este enfoque puede mejorar áreas del desarrollo infantil pero “el hallazgo específico de la reducción de la probabilidad de un diagnóstico clínico de TEA es distinto”.

Para algunos especialistas, se debe tener en cuenta que el objetivo de reducir la probabilidad de un diagnóstico de TEA deben ser analizados desde múltiples perspectivas, incluyendo la aceptación sociocultural de los pacientes con autismo. “Desde el punto de vista de la aceptación, el objetivo principal de la intervención temprana en el TEA podría situarse mejor como objetivo de mejorar o apoyar el desarrollo de un niño pequeño, ayudarle a progresar en su desarrollo, aprovechar sus puntos fuertes, optimizar los resultados o reducir el deterioro“, aseguran al diario Medscape.

No olvide leer: Niños desde los 12 años podrán recibir la vacuna de Moderna en Colombia

Dentro de las ventajas asociadas a la intervención dirigida por los padres, los investigadores han mencionado que existe una gran posibilidad de que se produzcan fuertes efectos en los niños con TEA, cuando el cerebro es más susceptible de aprendizaje. Estos modelos también pueden ser ideales antes del diagnóstico, ya que requieren menos recursos que los modelos impartidos por terapeutas, si se habla del acceso a las terapias desde la salud pública y los sistemas de salud de cada país.

Asimismo, la intervención dirigida también es un recurso que fortalece el lazo de los padres y les brinda apoyo cuando reciben el diagnóstico o cuando se hacen más notorias las diferencias del desarrollo en su hijo, ya que este método genera un aumento de la confianza en el proceso de crianza de un niño niño pequeño con necesidades de aprendizaje únicas.

También le puede interesar: 5 medicamentos cuya patente clave se vence antes del 2030 – Parte 1

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Prepárese para las nuevas relaciones prestadores pagadores que inician el 1 de enero de 2022. Preinscríbase ahora y reciba toda la información de este evento

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN