Obesidad en la adolescencia aumenta el riesgo de sufrir un ACV

Un análisis en el que participaron 1.9 millones de personas logró demostrar que padecer obesidad en edad juvenil está relacionado con el riesgo de sufrir un ACV antes de los 50 años
Webinario diciembre 2
Webinar diciembre cuadrado 1

Un mayor índice de masa corporal (IMC) en la adolescencia se asocia con un riesgo significativamente mayor de sufrir el primer ictus isquémico en adultos menores de 50 años, independientemente de que tengan o no diabetes de tipo 2, según una nueva investigación publicada en Stroke, una revista de la American Stroke Association, una división de la American Heart Association.

Aunque las tasas de obesidad en adolescentes y de accidentes cerebrovasculares (ACV) en adultos menores de 50 años siguen aumentando en todo el mundo, todavía no se conoce del todo la relación precisa entre ambas afecciones. De acuerdo con los realizadores del estudio, los costos directos e indirectos atribuidos a a prevención y atención de los accidentes cerebrovasculares son elevados y se espera que sigan aumentando, ya que la tasa de accidentes cerebrovasculares sigue creciendo en todo el mundo.

Pero de lo que poco se habla es de las repercursiones que genera un ACV, si éste se sufre en edades más tempranas. Los pacientes que se recuperan se enfrentan a lo largo de su vida con resultados funcionales por debajo de la media, lo que puede causar depresión, ansiedad o ser uno de los factores del desempleo. De ahí que la investigación -en la que participaron 1.9 millones de personas- se haya concentrado en la población joven.

Este estudio analizó específicamente el IMC en la adolescencia y el primer accidente cerebrovascular antes de los 50 años. Todos los participantes en las base de datos (las Fuerzas de Defensa de Israel y el Registro Nacional de Accidentes Cerebrovasculares de Israel) se habían sometido a un examen médico completo entre 1985 y 2013.

También le puede interesar: La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar 10 tipos de cáncer

La obesidad es un mayor factor de riesgo que la diabetes en la adolescencia

Los grupos de IMC estándar son: bajo peso (menos del 5º percentil), IMC bajo-normal (5º a 49º percentil), IMC alto-normal (50º a 84º percentil), sobrepeso (85º a 94º percentil) y obesidad (más del 95º percentil). Durante el período de seguimiento, para todos los participantes entre 2014 y 2018, los investigadores encontraron:

  • En total, se produjeron 1.088 accidentes cerebrovasculares (921 isquémicos y 167 hemorrágicos), y la edad media en el momento del accidente cerebrovascular era de 41 años. El IMC de los adolescentes estaba directamente relacionado con el riesgo de sufrir el primer ictus isquémico.
  • Incluso los adolescentes con un IMC en el rango alto-normal tenían más probabilidades de sufrir un ictus antes de los 50 años en comparación con los del grupo de IMC bajo-normal. En comparación con los participantes en el grupo de IMC bajo-normal, los adolescentes que estaban en la categoría de sobrepeso tenían un riesgo de accidente cerebrovascular 2 veces mayor antes de los 50 años, y los adolescentes con obesidad tenían un riesgo 3,4 veces mayor.
  • Tras tener en cuenta la diabetes de tipo 2, los adolescentes que se encontraban en la categoría de sobrepeso u obesidad seguían teniendo un mayor riesgo de sufrir un ictus (1,6 veces y 2,4 veces, respectivamente) en comparación con las personas que tenían valores de IMC dentro del rango normal.

De acuerdo con los autores de la publicación, este estudio es el primero en demostrar que el riesgo de ictus asociado a valores de IMC más altos es el mismo para hombres y mujeres. También afirman que estos hallazgos subrayan la importancia de un tratamiento eficaz y de la prevención de un IMC normal y excesivamente alto durante la adolescencia. A pesar de que el sobrepeso y la obesidad durante la adolescencia son un problema común, los investigadores se sorprendieron al descubrir que la diabetes de tipo 2 no explicaba el mayor riesgo de sufrir un ictus isquémico, que se producía incluso antes de los 30 años en algunos casos.

“La literatura médica actual ha demostrado que sufrir un ictus a una edad temprana puede conducir a un ictus recurrente, a un ataque cardíaco, a cuidados prolongados y a una muerte prematura”, enfatizan.

SI QUIERES TODA LA INFORMACIÓN SOBRE OBESIDAD INGRESA AL TABLERO DE DATOS: ⬇⬇⬇

BIGDATA: OBESIDAD

Webinar final noticia

Suscríbete gratis a Consultorsalud y obtén estos beneficios:

ORO Cuadrado - Octubre 1

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Lo más vendido de Consultorsalud

$171.250 (IVA incluido)

$297.000 (IVA incluido)

$125.000 (IVA incluido)

$129.999 (IVA incluido)

$350.000 por 1 año

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN