La Salud en las prioridades de desarrollo del Gobierno Duque en Colombia: una mirada panorámica - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Opinión

La Salud en las prioridades de desarrollo del Gobierno Duque en Colombia: una mirada panorámica

El lanzamiento de FORMARSALUD, esta extraordinaria iniciativa de CONSULTOR SALUD, que nos ofrece un nuevo portal interactivo para aprender, discutir y construir mejores sistemas de salud en nuestra región, no podría haber ocurrido en un mejor momento, al menos para el caso colombiano.

Publicado

el

La-Salud-en-las-prioridades-de-desarrollo-del-Gobierno-Duque-en-Colombia-una-mirada-panorámica

El lanzamiento de FORMARSALUD, esta extraordinaria iniciativa de CONSULTOR SALUD, que nos ofrece un nuevo portal interactivo para aprender, discutir y construir mejores sistemas de salud en nuestra región, no podría haber ocurrido en un mejor momento, al menos para el caso colombiano. En estas semanas el Congreso Colombiano se encuentra a mitad de camino en la discusión del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno, aún incipiente, de Iván Duque, que marcará la pauta de sus prioridades para todos los sectores de la economía.

De modo que, a partir de lo propuesto en este proyecto de ley, tanto en el documento de bases programáticas, como en el borrador de artículos de ley que facilitarán su implementación, sabemos ya cuáles son las prioridades del Gobierno Nacional para el sector de la salud. Vista de manera general, esa política sectorial parece aceptar como un punto de partida válido la actual arquitectura institucional y operativa del sistema de salud (basada en una gran articulación de entidades públicas y privadas en torno al principio del aseguramiento), y procede a hacerle ajustes importantes a esa estantería originaria, con énfasis nuevos en materia de calidad del servicio, resultados en salud, y nuevas y creativas formas de hacer valer el principio constitucional de solidaridad.

Encontramos, por ejemplo, nuevas facultades a la Superintendencia de Salud, que se suman las que ha tenido siempre y a las que recibió, para fortalecer su faceta sancionatoria, en ley aprobada hace pocos meses. En el proyecto se dota a esta entidad de vigilancia de la facultad de vetar transacciones accionarias respecto de E.P.S en las que sus partes no satisfagan elementales criterios de idoneidad. Es una forma de controlar el buen funcionamiento del sistema de salud desde la puerta misma de entrada, al evaluar la calidad ética de actores que pretendan incursionar en el sector.

La versión adoptada en primer debate subsanó algunos defectos procedimentales de la propuesta original. Sería aún mejor que la facultad de oponerse a compras accionarias por parte de sujetos indeseables pudiera ejercerse, no sólo respecto de EPS, sino también de todos los demás actores del sistema, pues los malandros se pueden colar en el sector por cualquier puerta, no solo la del aseguramiento obligatorio.

También encontramos una regulación detallada del quisquilloso tema de las incapacidades laborales, que procura ponerle orden y términos a un régimen en el que estado, empleadores, fondos de pensiones y aseguradoras de salud juegan todas distintos papeles.

El principio de solidaridad que debe permear todo el funcionamiento del sistema se fortalece en el proyecto, de manera visible, con la introducción de un régimen de contribuciones parciales a cargo de aquellos afiliados al régimen subsidiado que están en capacidad de hacer algún tipo de aporte al sistema. Esta medida, en particular, envía un poderoso mensaje de fortalecimiento del pacto social que sirve de pegamento a todo esquema exitoso de Seguridad Social. Todos debemos apoyarla sin vacilaciones.

El más comentado de todos los artículos es el de saneamiento fiscal, que concreta en propuesta específica la promesa de campaña presidencial de poner un punto final a las deudas acumuladas en el sector en los últimos años, especialmente relacionadas con el pago de los servicios no incluidos en el Plan de Beneficios. Es una propuesta detallada, coherente y les plantea a los actores del sistema, especialmente a las EPS, un interesante pero audaz dilema: o confían en sus propias cuentas y facturas, y por lo tanto se someten a una ruta rápida de aprobación, pero renunciando a su derecho a reclamar judicialmente después, o se mantienen en el tradicional mecanismo de recobrar, esperar la glosa, controvertirla de nuevo, hasta el final de los tiempos.

Las bondades del mecanismo para solucionar el actual atasco no pueden, en todo caso, llevar a ocultar el problema subyacente, origen último del caos: el absurdo esquema que ha obligado a las aseguradoras del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) a asumir el costo de servicios para los cuales no tienen previsto ningún ingreso, obligándolas a recobrarle al estado en un esquema despojado de toda planeación, gestión de riesgo o compra inteligente. Y aquí quizá quepa una de las pocas críticas que se le puede hacer al articulado del Plan: si bien en sus bases se anuncia una “reformulación radical” al esquema por el cual se prestan y se pagan los servicios NO-PBS (no incluidos en el plan de beneficios), nada en el articulado para responder a tan ambicioso objetivo. El proyecto se limita a hablar de un esquema de “techos” presupuestales, que, a menos que lo hayamos mal entendido, es como una especie de prima de seguro por la puerta de atrás: el estado le asignará a las EPS una suma anual para atender estos servicios NO PBS, y si no les alcanza, tendrán ellas que asumir el riesgo. Ese aseguramiento “a la brava” no es sensato, y no debería diseñarse una política tan delicada solo con base en consideraciones de índole fiscal. De nuevo, un aseguramiento técnico parece ser un mejor camino.

Otra de las obsesiones del gobierno en el mejor y más positivo sentido de la palabra-, tiene que ver con el tema de la calidad y la remuneración con base en resultados en salud. El artículo respectivo enuncia una idea general, cuyos detalles se defieren a posterior reglamentación. Pero es una excelente noticia que el tema se ponga en el centro de la agenda sectorial.

De todas las propuestas, la más controvertida es la que pretende generalizar la figura del giro directo. Este mecanismo consiste en que los pagos a los proveedores y los demás servicios de salud los hace directamente la entidad estatal que administra los recursos de la salud, previo visto bueno de la respectiva EPS, pero sin que el dinero pase por las cuentas de ésta. Hay argumentos fuertes en favor y en contra de la figura, pero pienso que su elevación a regla general articuladora del flujo de recursos del sistema (por oposición a lo que hasta ahora ha sido, esto es, un mecanismo excepcional y transitorio para atender crisis particulares), al menos en el segmento auténticamente asegurador del modelo (el que cubre el plan de beneficios a partir de una suma per cápita), constituye un riesgo innecesario. Gracias a que las EPS cuentan con ese ingreso propio, que deben administrar siguiendo estrictas reglas prudenciales propias de una entidad financiera seria, es que les es posible hacer una adecuada gestión del riesgo, negociar contratos a largo plazo, innovar en sistemas de pago, hacer compras inteligentes, y, en fin, hacer lo que están llamadas a ser: aseguradoras. La generalización del giro directo, incluso en el componente puramente asegurador del sistema, las convierte en meras auditoras de cuentas. No perdamos de vista, por lo demás, que, con esta propuesta, la totalidad del sistema dependerá, sin excepciones, de la capacidad y agilidad en el pago a miles de acreedores, por parte de una entidad estatal única que, para no ir muy lejos, lleva un año sin pagar lo que debe por culpa de kafkianos líos burocráticos y contractuales. ¿Eso es lo que queremos para el futuro del sistema? ¿Hacer depender todo su flujo, todos los meses, de una única entidad estatal, cuyos resultados en esta materia no dan pie al optimismo?

En conclusión: Con muchos aciertos y algunos errores que ojalá se corrijan, la discusión del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022,Pacto por Colombia, pacto por la equidad”, nos ha permitido conocer lo que el gobierno Duque quiere respecto del Sistema de Salud. Por eso llama tanto la atención el ruidoso silencio que se percibe desde el propio gobierno frente a proyectos de ley de iniciativa legislativa que avanzan con fuera en el Congreso, y que contradicen de manera directa esta visión oficial. Aquí no sólo cabe el dicho de “el que calla otorga”, sino que, más grave aún, podemos decir que ese silencio oficial borra con el codo el valioso esfuerzo del equipo ministerial reflejado en el proyecto de plan. Sobre esas otras iniciativas, de legisladores creativos en ánimo de figuración, nos ocuparemos en la siguiente columna.

Opinión

El acuerdo de punto final

Esto es solo un resumen de las múltiples variables y complejidades para ejecutar exitosamente un acuerdo de punto final.

Publicado

el

El acuerdo de punto final

¿Un asunto obligatorio?

El saneamiento de las cuentas en el sector salud en su momento fue una de las principales propuestas de campaña para el sector salud del hoy presidente Iván Duque. El 25 de mayo 2019 esta decisión quedó plasmada en el artículo 237 del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (PND) como acuerdo de punto final para el régimen contributivo (APF): Sostenibilidad financiera del Sistema General de Seguridad Social en Salud. Con el fin de contribuir a la sostenibilidad financiera del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), el Gobierno nacional definirá los criterios y los plazos para la estructu­ración, operación y seguimiento del saneamiento definitivo de las cuen­tas de recobro relacionadas con los servicios y tecnologías de salud no financiados con cargo a la UPC del régimen contributivo.

Diez meses después, abril 6 de 2020, se expide el Decreto 521, Por el cual se establecen los criterios para la estructuración, operación y seguimiento del saneamiento definitivo de los recobros por concepto de servicios y tecnologías de salud no financiados con cargo a la UPC del régimen contributivo.

Según estas dos normas, el APF rige para las deudas del Estado, generadas con anterioridad al 25 de mayo de 2019. Esta cartera debe cumplir con una serie de requisitos como los relacionados con la prescripción de la tecnología por un profesional de la salud o mediante un fallo de tutela; facturación por el prestador o proveedor y suministro al paciente; integralidad en la atención; no hacer parte de recobros involucrados en procesos penales, fiscales o administrativos; que no haya caducado o prescrito la cuenta y que los servicios no estén excluidos por la Ley Estatutaria de Salud.

También puede leer: ajustados los valores máximos de pruebas Covid-19

En cuanto a la deuda, se deben diferenciar las líneas de trabajo que se han generado para recuperar los recursos. La primera correspondería a deudas muy antiguas que, por haberse considerado en su momento como legítima reclamación, varias EPS, que ya le han pagado la tecnología al proveedor-prestador, decidieron demandar las decisiones de no reconocimiento emitidas en su momento por la entidad correspondiente, es decir, están en este momento demandadas ante los jueces. Cada EPS evalúa, según la situación, si presenta estas cuentas para APF o continúa en el Sistema Judicial, la decisión depende de la cercanía de un fallo, la relativa seguridad de ganar el proceso o el riesgo que representa iniciar un nuevo proceso según lo definido para el APF y de las reglas definidas. Las reclamaciones por este concepto de las EPS de Acemi son de alrededor de un billón de pesos.

Una segunda línea corresponde a las deudas que ya agotaron el proceso administrativo ante el FoSyGa o la ADRES y que aún no han prescrito o caducado. Con seguridad estas cuentas se presentarán para el acuerdo.

La deuda por estas dos causas podría ascender aproximadamente a 2 billones, para el caso de las EPS-Acemi.

La tercera es la considerada deuda corriente que hace parte de las cuentas presentadas a partir de abril de 2018 que aún no han sido auditadas. En este punto es de máxima importancia diferenciar el período establecido en el PND para el APF, es decir, de abril de 2018 a mayo 25 de 2019 y las generadas posterior a esta fecha hasta febrero de 2020. El valor de las cuentas radicadas para el proceso de cobro-recobro por las EPS-Acemi para el período correspondiente al PND es de 4.36 billones, el giro previo de Adres fue de 2.94 billones, restando 1.42 billones por pagar, definición que depende del resultado de auditoría. Estas cuentas deben seguir el curso según el proceso de reingeniería y no incluirlas en el APF puesto que parte han sido aceptadas, pero aún falta la revisión de la Adres, proceso que ha tenido un gran retraso por las dificultades que se presentaron con el contratista.

La cuarta línea de trabajo, que no hace parte del APF, es la deuda generada a partir de mayo 25 de 2019 hasta febrero de 2020. El total presentado para cobro-recobro en este período se estima en 3.41 billones, el pago previo de Adres fue de alrededor de 1.81 billones, restando 1,60 billones. Este proceso igual que el anterior está pendiente de auditoría por parte de Adres.

En resumen, el total de las deudas para el caso de las EPS-Acemi ascendería aproximadamente a 5.12 billones; de esta cifra posiblemente, todo depende del análisis de cada EPS con relación a los procesos judiciales, irían a APF 2.10 billones; 1,42 hacen parte del proceso corriente diseñado por Adres y 1.60 no hacen parte del APF, pero que igualmente se requiere celeridad en la auditoría para definir claramente la situación.

Es importante resaltar lo siguiente, existen dos mecanismos para reclamar ante la ADRES; el primero es el conocido como recobro, en este la EPS le paga al prestador, proveedor u operador logístico la tecnología no incluida en el plan de beneficios y solicita el reembolso ante la Administradora; aquí debe quedar claro que el asegurador le pagó al proveedor y que el resultado del recobro se constituye como un retorno en favor de la EPS para efectos de restablecer el equilibrio. El otro mecanismo es el cobro, en el cual el proveedor suministra la tecnología, presenta la cuenta a la EPS y esta la tramita ante la ADRES para que le pague directamente al proveedor-prestador, en este caso estos recursos no ingresan a la EPS, se pagan directamente al proveedor-prestador. Lo anterior se evidencia en el siguiente ejercicio, de 5.27 billones presentado a la ADRES por las EPS del régimen contributivo, se estima que cerca de 2.80 billones corresponden a cobro y 2.47 billones a recobro, los primeros son recursos de los proveedores-prestadores y los segundos son de las EPS puesto que ya las aseguradoras pagaron la tecnología a quien la suministró.

Esto es solo un resumen de las múltiples variables y complejidades para ejecutar exitosamente un acuerdo de punto final. No tiene nada que ver con la voluntad o el querer o no de una aseguradora. Se relaciona más con el análisis de cada entidad para establecer el mecanismo a través del cual se genera el mejor resultado, no solo para las EPS sino para los proveedores-prestadores que están en el mecanismo de cobro.

El propósito de todas las EPS es ejecutar exitosamente el APF, en esta dirección se está trabajando con Ministerio, Superintendencia de Salud y ADRES para solucionar las dificultades que se presentan de rutina en un proceso tan complejo como el que se definió; pero también es garantizar el pago de la totalidad de recursos que se destinaron para las tecnologías No PBS, hagan parte o no de un APF.

Proponer que el APF sea obligatorio desde la norma es romper con el debido proceso, violentar derechos y generar una presión reputacional sobre quienes tienen la obligación, esta sí, de asegurar que se cumplan los compromisos por parte del Estado y de proteger la sostenibilidad de cada entidad, ¡que más obligación que esta! Antes que solucionar las dificultades, lo único que garantizaría la obligatoriedad es el fracaso de la decisión del presidente de sanear las cuentas y contribuir a la sostenibilidad del Sistema de Salud.

Continuar leyendo

Opinión

La nefrología en cuidado crítico: una mirada desde mi experiencia personal

Análisis de la importancia del papel del nefrólogo en las unidades de cuidados intensivos.

Publicado

el

cuidado critico lesión renal aguda

Hoy con esta tarde lluviosa en Medellín, me senté a escribir estas letras inspirado en el momento actual que estamos viviendo. Esta pandemia que jamás pensamos vivir nos obliga a reflexionar sobre el rol tan importante que tienen los médicos  especialistas en nefrología, dentro del manejo integral de los pacientes con infección con COVID-19.

También puede leer: nuevo plazo para corregir el reporte del talento humano en salud que atiende pacientes covid-19

Sin lugar a duda, el rol del nefrólogo dentro del ecosistema de la salud es muy importante y siempre ha jugado un papel protagónico. No es un secreto que la nefrología, dentro de sus objetivos, cuenta con múltiples propósitos y que el papel del funcionamiento de los riñones es vital dentro de la economía de nuestro organismo.

La nefrología critica, desde hace muchos años ha jugado un papel fundamental en el manejo de las complicaciones renales de los pacientes internados en las unidades de cuidados especiales e intensivos. En estos más de diez años que he ejercido esta especialidad, he visto la gran evolución que ha tenido la nefrología critica o nefrointensivismo. 

En esta área, hay varias entidades que son sujeto del manejo del nefrólogo en el paciente en cuidado crítico y una de ellas, quizás la más importante, es la lesión renal aguda (LRA).

Lesión renal aguda: ¿De qué se trata? ¿Es realmente frecuente y relevante?

La lesión renal aguda se define en términos generales como la disminución en la capacidad que tienen los riñones para eliminar productos nitrogenados de desecho, instaurada en horas a días. La eliminación de productos de desecho no es la única función de estos órganos. Éstos además desempeñan un papel imprescindible en la regulación del medio interno, manteniendo el equilibrio electrolítico y la volemia en unos márgenes muy estrechos.

Cuando revisamos las estadísticas a nivel mundial, notamos que la incidencia y prevalencia de la lesión renal aguda es muy heterogénea. A su vez, ésta depende de varias variables. Una de ellas, es el escenario donde se presenta. Hay pacientes que la desarrollan en las salas de hospitalización y urgencias, así como también en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Otra variable que se debe considerar son los criterios para la definición de la LRA, que varía en los diferentes estudios.

También puede leer: se extiende plazo para el reporte de cuentas maestras del subsidiado

En Colombia, la literatura en LRA es bastante diversa. Sin embargo, la mayoría de los trabajos originales se enfocan en el paciente crítico hospitalizado en UCI, siendo escasas las publicaciones sobre epidemiología de la enfermedad. La investigación en LRA es limitada en nuestro país y a la fecha no se cuenta con publicaciones que presenten datos epidemiológicos unificados a nivel nacional. A pesar de ello, debo resaltar, que en los últimos años hay más artículos, con mejores criterios de unificación de conceptos.

En los años que llevo, he visto que la LRA es muy frecuente, su presentación es muy variable y que, además cuando se presenta en las unidades de cuidados intensivos se asocia a compromiso de otros órganos. También es visible que hay estrategias muy válidas de prevención, para precisamente, disminuir su frecuencia y severidad. Pero especialmente, hay que hacer diagnóstico, ojalá temprano. Todo esto sin contar que muchas veces hay que ofrecerles a los pacientes afectados, tratamientos que conocemos como terapias de soporte renal.

Lesión renal aguda: terapias de soporte renal

Desde hace más de 15 años, dedico mi tiempo a la nefrología en cuidado crítico, no soy ajeno a la evolución de los tratamientos dirigidos para dar soporte a los riñones cuando estos fallan de manera aguda. Estos tratamientos se conocen actualmente como terapias de soporte renal (TSR).

Las TRS han tenido un gran avance en los últimos años, no solamente en la terminología, sino también en sus adelantos tecnológicos, en la disponibilidad de su uso, en la diversidad de tratamientos que se pueden ofrecer hoy en día y en la experiencia de sus ordenadores. Asimismo, recuerdo que, para otra época, años atrás contábamos en nuestro hospital con la hemodiálisis convencional y en algunos otros centros se contaba con las terapias de reemplazo renal continuo (TRRC).

A los pocos años, llega a Colombia una novedosa tecnología, el sistema Genius® 90. Con él, comenzamos a manejar a nuestros pacientes con la modalidad de TSR, mejor conocida como terapias hibridas, con varias alternativas de tratamiento (SLED, SLEDD, etc.). Actualmente, a éstas se les conoce con el nombre de terapias de soporte renal prolongada intermitente (TSRPI).

Las TSRPI son una excelente opción de tratamiento para nuestros pacientes con lesión renal aguda, que se encuentran no solo en las unidades de cuidados intensivos, sino también en los servicios de urgencias y hospitalización.

Su diseño y estructura cumplen los perfiles de tecnología de innovación porque desde el punto de vista clínico, su técnica mezcla los principios de difusión de la hemodiálisis convencional, tiempo más prolongado, mediciones más exactas de parámetros que se usan en los tratamientos, maquina portátil, agua pura y menos riesgo de sangrado porque no requiere anticoagulación del sistema.

En resumen, todo lo anterior, sumado a otros aspectos técnicos y logísticos, convirtieron a esta terapia, líder y protagonista en el manejo de los pacientes con lesión renal aguda

Hoy en día, este tratamiento en nuestro país, está muy bien posicionado, con grandes avances y mejor entendimiento de su funcionamiento.

En Medellín, ciudad donde yo estoy radicado, las terapias con tecnología Genius® 90.  son las más usadas en el tratamiento de nuestros pacientes con lesión renal aguda. Sé que, en otras 8 ciudades del país, que también cuentan con estas mismas terapias y que hacen parte del programa FMEXPRESS COLOMBIA, junto con Medellín, también tienen esta misma experiencia y posicionamiento.

Paralelamente, también se fortalecieron otras terapias extracorpóreas en nuestros pacientes, dentro de estas, resalto la plasmaféresis.

Plasmaféresis: ¿avanzamos también en esta técnica?

La plasmaféresis y el recambio plasmático, también evolucionaron e innovaron. Llegaron a nuestro país equipos como la máquina Multifiltrate, con la cual, se comenzó a hacer plasmaféresis con plasmafiltro.  Esto se conoce como plasmaféresis transmembranal, técnica que es mucho más exacta y novedosa que la plasmaféresis tradicional con método de centrífuga.

Además de estas terapias, se han desarrollado otras técnicas de soporte de órganos, que cada día, van ocupando un lugar muy importante en el manejo de nuestros pacientes.

COVID-19 y técnicas de soporte extracorpóreo

Con la pandemia por COVID-19, sí que han sido importantes, no solo en Colombia, sino a nivel mundial la disponibilidad de estas técnicas de soporte renal y extrarrenal, además del desarrollo de todas estas tecnologías.

Hoy en día contamos con las llamadas terapias de soporte extracorpóreo de órganos, como las técnicas de hemoperfusión; herramientas útiles en el tratamiento de la cascada inflamatoria que desarrollan los pacientes con COVID-19 grave.

Estos dispositivos se pueden usar de manera secuencial con las técnicas de soporte renal. Existen en el mercado varios dispositivos. El que yo conozco y con el que yo trabajo es el dispositivo Cytosorb, el cual tiene varios valores agregados y características fisicoquímicas que lo hacen especial. También contamos con otras técnicas como el ECMO, oxigenación por membrana extracorpórea.

Esta última, tiene como objetivo dar soporte temporal artificial al sistema respiratorio y/o cardiovascular, por lo que es utilizado en el tratamiento de la falla cardiopulmonar refractaria a tratamientos convencionales.

En resumen, mi experiencia a lo largo de estos más de diez años, ha sido muy enriquecedora, de mucho aprendizaje, de constante innovación, de cambo de paradigmas. Esto sumado a ser afortunado de poder contar y tener a disposición todas estas alternativas para el beneficio de los pacientes con lesión renal.

Sea esta una oportunidad para poder resaltar la labor de la nefrología en cuidado critico no solo en Colombia sino a nivel mundial.

Continuar leyendo

Contenido Exclusivo

Gestor farmacoterapeutico más allá de la dispensación de medicamentos

El gerente de Helpharma Juan Alberto Serna realizó esta reflexión titulada “gestor farmacoterapeutico más allá de la dispensación de medicamentos” para la última edición de la revista Formarsalud.

Publicado

el

Gestor farmacoterapeutico más allá de la dispensación de medicamentos
El gerente de Helpharma Juan Alberto Serna realizó esta reflexión titulada "gestor farmacoterapeutico más allá de la dispensación de medicamentos" para la última edición de la revista Formarsalud.
Esta publicación hace parte del contenido exclusivo de CONSULTORSALUD. Te invitamos a suscribirte adquiriendo: Suscripción ORO o Suscripción plata.
Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

dr Andrés Felipe Cardona - Oncólogo Clínicodr Andrés Felipe Cardona – Oncólogo Clínico

Andrés Felipe Cardona Zorrilla (1)

Oncólogo Clínico – Clínica del Country, Bogotá
foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (105)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (8)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (2)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (2)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud

Felix Junior Ruiz (2)

Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (5)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
javier pachecojavier pacheco

Javier Orlando Pacheco G. (1)

Médico Internista; Hemato Oncólogo. Miembro de la ACHO
FOTO JORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZJORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZ

Jorge Esteban Agudelo Gómez (1)

Abogado y asesor jurídico dentro del sector salud
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (8)

Nefrólogo- miembro de la Academia de Medicina de Medellín
José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (7)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (36)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
dr-mauricio-jaramillo-restrepo-okdr-mauricio-jaramillo-restrepo-ok

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Médico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (5)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (3)

Directora Ejecutiva de ACESI
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas

Susana María Rico Barrera (41)

Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (4)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras