El pensamiento ondulante

El Dr. Luis Eduardo Pino hace un análisis sobre el pensamiento ondulante en combinación con los modelos tradicionales, indica que este se vuelve capaz de combinar información intelectual y práctica al momento de crear soluciones a problemas determinados.
1200X90 - -curso valor en salud - 2
CNS Virtual- Contenido Móvil - 2

“Más ahora he visto tanta deformidad que, puesto a pensar en ello, hallo que el mundo no es redondo en la forma que han descrito, sino que tiene forma de una pera que fuese muy redonda, salvo allí donde tiene el pezón o punto más alto; o como una pelota redonda que tuviere puesta en ella como una teta de mujer, en cuya parte es más alta la tierra y más próxima al cielo. Es en esta región, debajo de la línea equinoccial, en el Mar Océano, el fin del Oriente, donde acaban todas las tierras e islas…” Fragmento de carta de Cristóbal Colón (1490) Publicada en Warren W. Paradise Found. A Study of the Prehistoric World. 1887

Cristóbal Colón fue un gran navegante pero un mal geógrafo. En el fragmento vemos que su opinión real del mundo era más el de un seno que el que conocemos hoy. Sin embargo, fue su terquedad providencial basada en una idea loca -para su tiempo- lo que llevó al descubrimiento final de América. Queda claro eso sí que no solo anhelaba la teta de mujer que el mismo describe, sino que también murió convencido de haber llegado a donde nunca llegó.

También puede leer: se intensifica vigilancia de lesiones por pólvora pirotécnica en el país -Circular 0044 de 2020

Las “ideas a lo Colón” son un ejemplo de lo que Edward de Bonno describió hacia 1960 como el pensamiento lateral. Aquella visión paralela de una realidad, usualmente diferente a lo que los demás pensamos y que parece ser el mejor sustrato de lo que conocemos como creatividad. Tuvimos que conocer esta propuesta de lateralidad del pensamiento para entender que usualmente pensamos en vertical. El pensamiento “tradicional” es fuertemente verticalizado y lineal. Los protocolos que aprendemos (?) los médicos son un ejemplo de este tipo de pensamiento: sin atajos, sin laxitud; en aras, eso sí, de guiar al inexperto y proteger a los depositarios finales de las decisiones, es decir a los pacientes.

Pensamiento ondulante y pensamiento diagonal

Pues bien, en medio de estas dos trayectorias de pensamiento algunos describen una tercera: el pensamiento diagonal. Realmente este consiste -según sus entusiastas- en una combinación de los dos modelos tradicionales, lo cual nos vuelve capaces de combinar información intelectual y práctica al momento de crear soluciones a problemas determinados. Creo que todo ser humano ejecuta el pensamiento diagonal en algún momento de su vida.

Cuando creíamos que estos modelos y otros más cubrían suficientemente bien esta humana actividad llamada pensar, llegó la situación de pandemia, la cual ha creado una atmósfera que –personalmente- me ha llevado a replantearme muchos conceptos de la era pre Covid-19.

Si bien la realidad es ondulante, lo cual llevó a Montaigne a crear la técnica literaria llamada ensayo como la mejor forma de describirla (y vaya que hemos visto ensayos en estos tiempos, no solo como género literario), esta realidad que hoy vemos tiene universos paralelos conjugados, que hacen percibirla como una atmósfera profundamente macondiana.

También puede leer: inédito – jueces pueden ordenar a pacientes tecnologías no prescritas por médicos

El método científico construido durante décadas de errores jamás se había encontrado con la demagogia, el populismo y la urgencia de una forma tan abrupta. Claro, hemos sido los mismos científicos culpables de muchos de estos desaciertos, las aprobaciones y posterior retractación de soluciones médicas reduccionistas, como la hidroxicloroquina, han bajado aún más el nivel de lo que consideramos ciencia…pero jamás esperé que la política en su más paupérrima expresión pudiera embeberse de ciencia convenientemente y construir una nueva trayectoria de pensamiento, el pensamiento ondulante.

El pensamiento ondulante tiene una expresión objetiva llamada incoherencia. Esa misma que hace a Bolsonaro despojarse de su tapabocas con una prueba positiva para Covid-19, la que hace abrir la economía en un esquema mixto de progresión y clústeres (días sin IVA) en nuestro país, la que permite cuarentenas sectorizadas sin volumen de pruebas adecuado y sin seguimiento inteligente de conglomerados etc.

El pensamiento ondulante sería posiblemente adecuado si se adaptase a la realidad, aquella que como he dicho también es ondulante. Pero entonces, por física simple, el pensamiento no ondularía, sería ajustado a la realidad y por tanto paralelo. Este genera ondas porque es profundamente fluctuante, confuso, caótico e ineficiente. Pero no solo eso, el pensamiento ondulante intenta confundir para reinar como tabla de salvación de esta tragedia. Es una invitación al caudillo y al dictador. El populismo per se es ondulante tanto como sus seguidores.

No han sido nunca los políticos el mejor ejemplo de coherencia, y es obvio que menos lo sean ahora, pero antes había un poco más de respeto por la incertidumbre. La incertidumbre es menos arrogante que el terror, porque ella no se atribuye el conocimiento del destino final, de la muerte masiva. La política hoy vive del miedo, de la urgencia, de la entropía y de la necesidad por ellos mismos apalancada.

¿Seremos los científicos capaces de sobrevivir a esta atmósfera turbulenta y mediocre? Nuestra clásica arrogancia ha sido sobrepasada por la ola de acontecimientos, nuestra transitoria fortuna del hallazgo relevante se ha estrellado de frente con la debilidad de la estadística y las inferencias contrafactuales. Hasta ahora la política era un escenario lejano y deshonroso. Si la demagogia quiere tomarse la ciencia será el momento de tomar las armas del juicio racional y enderezar ese pensamiento ondulante que quiere lograr un Rt mayor al del SARS-Cov2.

Suscríbete gratis a Consultorsalud y obtén estos beneficios:

ORO Banner 3

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Lo más vendido de Consultorsalud

$171.250 (IVA incluido)

$297.000 (IVA incluido)

$125.000 (IVA incluido)

$129.999 (IVA incluido)

$350.000 por 1 año

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN