Conéctate con nosotros

Medicina Clínica

Más de la mitad de los pacientes con cáncer requieren radioterapia

Una nueva guía técnica emitió la Organización Mundial de la Salud -OMS- y el Organismo Internacional de Energía Atómica -OIEA sobre el uso de dispositivos de radioterapia.

Publicado

el

Más de la mitad de los pacientes con cáncer requieren radioterapia

La Organización Mundial de la Salud -OMS- y  el Organismo Internacional de Energía Atómica -OIEA emitieron nuevas orientaciones sobre la adquisición de equipos de radioterapia con el fin de mejorar el acceso a este tratamiento que tiene una eficacia comprobada pero no está disponible en muchas partes del mundo.

Para abordar todas las especificaciones sobre la selección de los equipos de radioterapia los organismos emitieron una nueva guía técnica, cuidando que pueda ser aplicada según los cambiantes contextos de cada país, y sus instalaciones de salud para que de esta forma el tratamiento sea brindado de forma segura, que mantenga la calidad y la sostenibilidad de los servicios.

Esta publicación está especialmente dirigida a los físicos médicos, ingenieros biomédicos y clínicos , oncólogos radioterapeutas, oncólogos y cualquier otra persona con la responsabilidad de fabricar, planificar, seleccionar, adquirir, regular, instalar o utilizar equipos de radioterapia. Esta publicación obedece a la colaboración de la OMS y el OIEA para impulsar la seguridad y la calidad en el uso médico de la tecnología de radiación.

Según datos de la organizaciones, más del 50% de los pacientes oncológicos requieren radioterapia como parte del tratamiento en atención del cáncer. Este técnica es además ampliamente usada como terapia de los tipos más comunes de cáncer, como lo son, el de mama el cervical, el colorrectal y el de pulmón. No obstante, el acceso a la radioterapia no es amplio especialmente en países de ingresos medios y bajos.

También puede leer: Comfamiliar Huila seguirá bajo vigilancia especial

“Los datos del OIEA muestran que alrededor de un tercio de los países aún no tienen radioterapia disponible, de los cuales 28 están en África. Muchos de ellos se beneficiarían de un mayor acceso a los servicios de radioterapia. La clave es adaptar las soluciones de oncología radioterápica a la situación sobre el terreno, respaldadas por una infraestructura de seguridad adecuada” afirmó May Abdel-Wahab, Directora de la División de Salud Humana del OIEA.

En esta guía de adquisición, aplicación y uso de equipos de radioterapia, incluyen máquinas de radioterapia de haz externo (tanto Cobalt-60 como aceleradores lineales), dispositivos de braquiterapia que aplican fuentes de radiación directamente a los tumores y dispositivos de imágenes complementarios como simuladores de tomografía computarizada (TC) o convencional así como otros dispositivos fundamentales para su funcionamiento seguro y el control de calidad.

Otro factor de seguridad que se aborda en la guía es el almacenamiento de los equipos de radioterapia, teniendo en cuenta la protección que deben tener las paredes, pisos, techos y botones de emergencia que estén en la salas de terapia. Adicionalmente, se dan directrices claras sobre las necesidad que tienen los equipos para garantizar la funcionalidad por su máxima vida útil (10 a 15 años).

Así mismo, hay que tener en cuenta que la selección de equipos de radioterapia para cada país varía según su entorno y la fuerza laboral existente para operar los equipos. La radioterapia ayuda a mejorar el acceso a tratamientos que salvan vidas, disminuyendo las interrupciones del servicio y construye una base sólida para mejorar la expansión de los servicios cuando el sistema sanitario está preparado para adopción de estos sistemas.

“Si bien las interrupciones de los equipos de radioterapia son anteriores al COVID-19 se han agravado durante la pandemia debido a fallas en las cadenas de suministro mundiales y barreras a la libre circulación de personal de servicio. Cualquier mejora que reduzca las interrupciones puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de los pacientes cuyos tumores continúan creciendo mientras esperan el tratamiento explicó el Dr. Bente Mikkelsen, Director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

Es preciso decir, que la atención integral del cáncer no solo se limita a los equipos de radioterapia, sino que debe priorizarse las estrategias de detección temprana, el diagnóstico por imágenes, los cuidados paliativos y el tratamiento sistémico. Las tecnologías aprobadas por la OMS para el tratamiento del cáncer se enumeran en la Lista de dispositivos médicos prioritarios.

Radioterapia y cáncer de cuello uterino

Actualmente, la radioterapia juega un papal fundamental en la curación del cáncer de cuello uterino, una de las principales causas de muerte en mujeres. “El cáncer de cuello uterino es curable si lo detectamos temprano tenemos las herramientas para salvar vidas. La radioterapia es uno de ellos. También es una de las herramientas más eficaces para mitigar el dolor y el sufrimiento asociados con los cánceres avanzados” añadió el Dr. Nono Simelela, Subdirector General de Prioridades Estratégicas de la OMS.

La radioterapia también es una parte integral del control del cáncer de mama e infantil, otras dos importantes iniciativas mundiales de la OMS contra el cáncer. Los cambios que serán facilitados por la nueva guía también beneficiarán a millones de pacientes con cáncer en todo el mundo, incluidas las mujeres que buscan tratamiento para el cáncer de mama, ahora la forma de cáncer más comúnmente diagnosticada a nivel mundial.

También puede leer: Los pacientes anticoagulados no se pueden vacunar: FALSO

Medicina Clínica

Descubren potenciales medicamentos para LMA infantil

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un tipo de cáncer que afecta a aprox. 500 niños en EE.UU. al año. El único tratamiento disponible es la quimioterapia.

Publicado

el

descubren medicamentos LMA infantil

El trabajo de varios científicos del Instituto de Descubrimientos Médicos Sanford Burnham Prebys ha permitido identificar dos medicamentos potenciales, inhibidores de JAK y Mepron, cuya acción serviría como tratamiento para un subtipo de leucemia mieloide aguda (LMA) mortal que es más común en los niños. Sus hallazgos se conocieron en una publicación de la revista Blood.

Este estudio fundacional se considera como un primer paso hacia la búsqueda de tratamientos eficaces para este cáncer de la sangre tan difícil de tratar. Como se indica en la publicación, la LMA suele estar causada por una fusión cromosómica, dando resultado a una proteína fusionada que impulsa el crecimiento descontrolado de las células sanguíneas inmaduras. Sin embargo, existen docenas de proteínas de fusión diferentes que pueden causar el cáncer, y las tasas de supervivencia pueden variar en función del tipo de fusión.

La investigación se concentró en uno de estos subtipos de LMA, con fusiones que implican una proteína llamada AF10, asociada a la manifestación de la enfermedad en niños y generalmente mortal para ellos. Muchos niños con estos subtipos no sobreviven mucho tiempo; y si un niño responde al tratamiento, suele tener efectos secundarios debilitantes y de por vida, derivados de recibir quimioterapia a una edad temprana.

“Aunque se han encontrado terapias muy exitosas para otros cánceres de la sangre, la mayoría de los niños diagnosticados con este subtipo de LMA siguen siendo tratados con quimioterapias duras y tóxicas”, mencionó el Dr. Ani Deshpande, profesor asistente en el Centro de Cáncer designado por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de Sanford Burnham Prebys y autor principal del estudio.

También le puede interesar: Investigación clínica con obstáculos

Fusiones específicas del cáncer y la LMA: campo abierto por explorar

Cuando se identificaron por primera vez las fusiones cromosómicas como causa de la LMA, los investigadores del cáncer tenían la esperanza de poder encontrar tratamientos con relativa facilidad. La proteína producida por la fusión es exclusiva de las células cancerosas, por lo que constituye una diana que podría matar selectivamente los tumores y preservar las células sanas.

“Uno de los fármacos contra el cáncer de mayor éxito jamás desarrollado, Gleevec, se dirige en realidad a una proteína de fusión. Este fármaco destruye los tumores en personas con otro tipo de cáncer de la sangre, la leucemia mielógena crónica o LMC”, explica Deshpande a medios de comunicación. “Sin embargo, tuvimos un poco de suerte porque la proteína de fusión a la que se dirige Gleevec es una quinasa, un tipo de proteína contra la que es relativamente fácil fabricar fármacos. Ahora sabemos que la mayoría de las fusiones afectan a otros tipos de proteínas, como los factores de transcripción o los modificadores de la cromatina, que no son tan fáciles de medicar.”

Para abordar este obstáculo, los científicos decidieron mapear qué proteínas interactúan con las proteínas de fusión AF10 anormales, aprovechando modelos de ratón que permiten activar y desactivar la producción de la proteína. La investigación reveló que las proteínas de fusión AF10 activan las proteínas de señalización inflamatoria JAK1 y STAT3, ambas dianas farmacológicas para las que ya existen inhibidores.

Otro de los resultados que más destacan los autores de esta investigación es que tanto los inhibidores de JAK1 como de STAT3 ralentizaban el crecimiento de las células humanas de LMA; y que Mepron, un inhibidor de STAT3, fundía los tumores de LMA y prolongaba la supervivencia en ratones con la mutación CALM-AF10.

De hecho, algunos pacientes ya utilizan estos medicamentos pero con otros propósitos. A varias personas afectadas con LMA se les prescribe Mepron para protegerse de la infección después de un trasplante de médula ósea, y los análisis sugieren que está relacionado con mejores resultados. Por otra parte, un inhibidor de JAK ya está aprobado por la FDA y muchos otros se están desarrollando para trastornos autoinmunes, lo que significa que podrían avanzar a la clínica con relativa rapidez.

También le puede interesar: Bogotá en alerta roja por casos covid-19

Continuar leyendo

Medicina Clínica

Medicamento inmunoestimulante muestra buenos resultados en cáncer de páncreas fase inicial

Un estudio de EE.UU mostró que un fármaco inmunoestimulante CD40 puede dar resultados en el tratamiento de pacientes con cáncer de páncreas en etapa inicial.

Publicado

el

Medicamento inmunoestimulante muestra buenos resultados en cáncer de páncreas fase inicial

El Centro Oncológico Abramson -ACC- de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos evidenció que suministrar a los pacientes con cáncer de páncreas en fase inicial un fármaco inmunoestimulante CD40 ayuda a impulsar la respuesta de las células T, antes de la cirugía y otros tratamientos. El equipo científico demostró que cambiar el microambiente tumoral nutriéndolo de células T con un agonista CD40 antes, ayuda a ralentizar la progresión del tumor evitando que el cáncer se extienda.

En el estudio participaron 16 pacientes que recibieron terapia con CD40 Selicrelumab, apoyando la teoría de que se pueden hacer intervenciones por adelantado para activar una respuesta inmunitaria dirigida en el lugar del tumor, lo que representa un avance ya que un importante porcentaje de pacientes con cáncer pancreático en fase inicial se someten a procedimientos quirúrgicos o quimioterapia adyuvante pero no obtienen buenos resultados.

Los agonistas de CD40 aceleran la respuesta del sistema inmune activando las células presentadoras de antígenos y las células dendríticas para activar las células T, lo que potencia el área inmune sin tener en cuenta el lugar del tumor.

Sin embargo, este tipo de terapias solo se ha estudiado en pacientes con cáncer de páncreas metastásico combinado con otros tratamientos como quimioterapias o radioterapias. Pese a esto, el medicamento muestra una evidente aceleración de la respuesta inmune en pacientes en fase inicial, sentando nuevamente las evidencias resultantes de estudios previos en ratones.

También puede leer: App calcula el riesgo de contraer coronavirus en una habitación

Estudio sobre cáncer de páncreas

El ensayo clínico de fase 1b se llevó a cabo en cuatro centros, entre ellos el ACC, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de la Universidad de Washington, la Universidad Case Western Reserve y la Universidad Johns Hopkins.

Durante la investigación, se les suministró selicrelumab  a 16 pacientes antes de la cirugía, de estos, 15 fueron intervenidos quirúrgicamente y recibieron quimioterapia adyuvante y un agonista de CD40. Posteriormente, los datos de los pacientes del estudio se compararon con los datos de control de pacientes que no recibieron agonista CD40 antes de la cirugía.

Entre los hallazgos más relevantes se destaca que el 82% de los tumores de los pacientes que recibieron el agonista CD40 antes de la cirugía estaban enriquecidos en células T, en comparación con el 37% de los tumores no tratados y el 23% de los tratados con quimioterapia o quimiorradiación.

Adicionalmente, los tumores tratados con el fármaco presentaban menos fibrosis asociada al tumor y las células dendríticas eran más maduras. El grupo que recibió el tratamiento tuvo una tasa de supervivencia libre de enfermedad de 13,8 meses y la mediana de la supervivencia global fue de 23,4 meses.

Finalmente, y con base en los prometedores resultados, el equipo médico está estudiando ahora cómo otras terapias con CD40 pueden ayudar a reforzar todavía más la respuesta inmune de pacientes con cáncer pancreático inicial.

“Estamos empezando a cambiar el rumbo, este último estudio se suma a las crecientes pruebas de que terapias como la del CD40 antes de la cirugía pueden desencadenar una respuesta inmunitaria en los pacientes, que es el mayor obstáculo al que nos hemos enfrentado. Estamos entusiasmados por ver cómo la próxima generación de ensayos con CD40 nos acercará aún más a mejores tratamientos”. concluye Robert H. Vonderheide, director del ACC y autor principal.

También puede leer: El Gobierno estableció el Plan de Austeridad del Gasto 2021 ¿Qué es?

Continuar leyendo

Actualidad

Medicamento de Eli Lilly para alopecia areata aprueba ensayos de fase III

El medicamento baricitinib de la farmacéutica Eli Lilly usado generalmente para dermatitis atópica mostro buenos resultados en el tratamiento de la alopecia areata grave

Publicado

el

Medicamento de Eli Lilly para alopecia areata aprueba ensayos de fase III

Baricitinib es un medicamento desarrollado por la farmacéutica Eli Lilly para tratar la alopecia areata. Recientemente, la farmacéutica informó los principales resultados del ensayo clínico de fase III “BRAVE-AA2” que evaluaba la seguridad del medicamento en 2 mg y 4 mg diariamente en adultos con alopecia areata grave.

La administración de las dos dosis lograron su objetivo en la semana 36 de tratamiento, mejorando de manera significativa el crecimiento del pelo del cuero cabelludo comparado con los participantes que recibieron placebo.

Recordemos, que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune que provoca la caída del pelo en parches, en el cuero cabelludo, la cara y a veces en otras partes del cuerpo. Con estos resultados Baricitinib recibió la designación de terapia innovadora por parte de la FDA para el tratamiento de la enfermedad.

Esta clasificación por parte de la entidad regulatoria permite acelerar el desarrollo y la revisión de medicamentos que sirven para tratar afecciones graves cuando la evidencia clínica demuestra que el medicamento puede mejorar exponencialmente las terapias ya disponibles, pero con base en criterios de valoración significativos.

También puede leer: En Colombia se habilitaron 735 servicios de salud mental

Ensayo sobre alopecia areata

En el estudio participaron 546 adultos de Argentina, Australia, Brasil China, Israel, Japón, Corea del Sur, Taiwán y EE.U. Los voluntarios del estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego controlado con placebo tenían un 50% de pérdida de cabello, y un episodio de alopecia grave con una duración de más de seis meses pero menor de 8 meses.

Con estas bases, BRAVE-AA2 se convirtió en el primer estudio de fase III con resultados alentadores en alopecia areata. Se espera que los resultados completos del estudio sean publicados a mediados de este año. Sin embargo, algunos detalles del programa “BRAVE” se presentarán póximamente en un congreso médico y se publicarán en una importante revista científica.

De conseguirse un concepto favorable por parte de los reguladores el baricitinib tendría dos usos aprobados para dermatología, ya que este se encuentra autorizado para adultos con dermatitis atópica. “Para aquellos pacientes con alopecia areata, no se trata de una condición estética, sino de una enfermedad autoinmune devastadora que puede tener efectos psicológicos importantes. Pierden mucho más que su cabello”. Menciona el vicepresidente de desarrollo en Inmunología en Lilly, Lotus Malbris.

Baricitinib es un inhibidor oral de JAK autorizado por Lilly se comercializa generalmente bajo el nombre de Olumiant en más de 70 países para pacientes con artritis reumatoide activa de moderada a grave. Adicionalmente su uso está aprobado en la Unión Europea y Japón como tratamiento para adultos con dermatitis atópica modera. Pero además se está investigando el uso del medicamento para el lupus eritematoso sistemático (LES), la artritis idiopática juvenil (AIJ) y la COVID-19.

También puede leer: Participe de la fase I del proceso de exclusiones

Continuar leyendo

RECOMENDADO

Próximos eventos

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras