Nuevas guías para el manejo de dolor agudo restringen el uso de opiáceos
Conéctate con nosotros

Medicina Clínica

Nuevas guías para el manejo de dolor agudo restringen el uso de opiáceos

Las recomendaciones son el resultado de un análisis exhaustivo de los efectos del los opiáceos sobre este tipo de lesiones

Publicado

el

Nuevas guias para el manejo de dolor agudo restringen el uso de opiáceos

El Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP, en inglés) y Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) presentaron nuevas recomendaciones para el manejo del dolor agudo en lesiones musculoesqueléticas no lumbares. Entre ellas, se descarta el uso de los opiáceos tanto por su nula o mínima capacidad para reducir el dolor, como por su potencial para crear adicción en los afectados. 

Ante las restricciones del uso de opioides, incluyendo el tramadol; utilizado para la mayoría de casos, esta nueva guía aconseja seguir las siguientes pautas: 

  • Tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) tópicos, con o sin gel mentolado, como terapia de primera línea para aliviar los síntomas y el dolor y mejorar la función física y la satisfacción del paciente con este tratamiento. 
  • Tratamiento con la administración de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) por vía oral. 
  • Tratamiento con acupresión específica sola o con estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS)

Pautas actualizadas y manejo más eficaz DE OPIÁCEOS

Para definir estas recomendaciones, los autores de la guía encontraron fundamentos suficientes tras hacer una revisión exhaustiva y comparativa de la seguridad y eficacia del tratamiento, evaluando el uso o no de medicamentos para tratar el dolor agudo que dura menos de 4 semanas. En este estudio se incluyeron 207 ensayos, en los que se reclutaron y evaluaron 45 tratamientos. La edad promedio fue de 34 años, en un rango de edades entre los 28 y 39 años. 

En el 48% de ensayos, se incluyeron personas afectadas con distintas lesiones musculoesqueléticas, 29% de pacientes con esguinces, 5%, pacientes con distensiones musculares. Los participantes restantes presentaban fracturas y contusiones no quirúrgicas. 

También le puede interesar: NUEVO TRATAMIENTO PARA EL PARKINSON PODRÍA RETRASAR SU PROGRESIÓN

Los resultados evaluados incluyeron el dolor (en ≤2 horas y de 1 a 7 días), la función física, el alivio de los síntomas, la satisfacción con el tratamiento y los eventos adversos. Según el análisis, el comité de directrices solo recomendó intervenciones que dieron lugar a mejoras en al menos dos de estos resultados.

En un segundo análisis, se evaluaron -además de lo anterior- los factores predictivos atribuidos al uso prolongado de opiáceos. En esta revisión se incluyeron 14 estudios de cohorte en el que participaron pacientes con lesiones laborales, esguinces de tobillo, dolor lumbar u otras fuentes de dolor musculoesquelético tratados con estas sustancias. 

Antiinflamatorios no esteroideos, mejoría contundente

De acuerdo con los autores, el uso de antiinflamatorios no esteroideos fueron el único tratamiento al que se le atribuyen mejoras en los pacientes, en todos los tópicos del análisis. Asiismo, la aplicación AINE tópicos más el gel de mentol también mejoraron el dolor en menos de dos horas y aliviaron los síntomas. No obstante, todavía no hay evidencia científica suficiente para considerar esta combinación como un tratamiento con beneficios adicionales. 

Frente al uso de opiáceos, solo 1 de 5 intervenciones evidenció mejoras en más de un tópico a evaluar. “Las pruebas de alta certeza mostraron que el paracetamol más los opiáceos redujeron el dolor de uno a siete días y mejoraron el alivio de los síntomas; también redujo el dolor a menos de dos horas. Pero este efecto fue pequeño y no fue clínicamente importante”, escriben los autores. Adicionalmente, se documentó un importante aumento en los riesgos de efectos neurológicos y gastrointestinales adversos junto al uso prolongado de opiáceos en muchos pacientes a los que se les recetaron. 

También le puede interesar: APLICATIVO MÓVIL PERMITIRÁ LLEVAR PREVENCIÓN DEL VIH HASTA SU CASA

Los miembros del comité de directrices llegaron a la conclusión de que los daños potenciales asociados con el uso de opiáceos superaban los beneficios, y señalaron que tanto los períodos de prescripción más largos (>7 días frente a 1 a 3 días) como los equivalentes de miligramos de morfina diarios más altos eran predictores de un uso prolongado. “Las terapias de combinación con opiáceos también cuestan más que las intervenciones similares sin opiáceos, y existen muchas alternativas eficaces sin opiáceos para el tratamiento del dolor agudo”, se lee en la publicación original. 

Por otro lado, varias intervenciones solo mejoraron un aspecto y por ello, no se incluyeron dentro de los criterios de recomendación. Entre estas se encuentran: el paracetamol más ibuprofeno más codeína y el fentanilo transbucal, todas las cuales se vincularon a la reducción del dolor en menos de dos horas; el paracetamol más clorzoxazona e ibuprofeno más ciclobenzaprina, asociados con pruebas de baja certeza para la mejora del dolor de uno a siete días; y la terapia con láser, relacionada con el alivio de los síntomas.

Medicina Clínica

Aterosclerosis puede retrasar su progresión con ayuda de terapia hormonal

Los autores del estudio publicado en la revista “Menopause” señalan que la terapia hormonal podría retrasar la progresión de la aterosclerosis.

Publicado

el

Aterosclerosis puede retrasar su progresión con ayuda de terapia hormonal

Un reciente estudio basado en un análisis de intervención temprana versus tardía sobre la terapia hormonal haciendo uso de estradiol confirmó los beneficios que aporta a la disminución de varios biomarcadores como la inflamación. En este sentido, los autores del estudio publicado en la revista “Menopause” señalan que la terapia podría retrasar la progresión de la aterosclerosis.

La aterosclerosis es un proceso inflamatorio crónico de los vasos sanguíneos de los que se desprenden varios tipos de enfermedades cardiovasculares. Las patologías cardiovasculares al igual que la aterosclerosis de la que dependen muchas de ellas para su desarrollo, se presentan en mayor medida en mujeres después de la llegada de la menopausia.

Recordemos, que la terapia hormonal es uno de los tratamientos más usados para controlar los síntomas de la menopausia debido a que brinda múltiples beneficios para la salud de las mujeres, incluyendo el retraso de la aterosclerosis. El estudio se basó en la información recopilada en el ensayo de intervención temprana versus tardía con estradiol (ELITE), haciendo énfasis en la evaluación del mecanismo subyacente del beneficio. Los hallazgos serán presentados durante la Reunión Anual Virtual 2020 de la Sociedad Norteamericana de Menopausia el próximo lunes.

aterosclerosis durante la menopausia

Los datos del estudio ELITE ya había mostrado beneficios que tiene la terapia hormonal en reducir la aterosclerosis en mujeres posmenopáusicas. No obstante, este estudio de recopilación de datos se centra principalmente en el efecto de la terapia sobre los biomarcadores de inflamación de las participantes.

Por lo tanto, el equipo científico midió las concentraciones circulantes de 12 marcadores inflamatorios de más de 600 mujeres con menopausia confirmando que la terapia hormonal disminuyó de manera exponencial las concentraciones de múltiples biomarcadores clave.

Adicionalmente, el estudio evidenció que las mujeres que les faltaban al menos 6 años para la llegada de la menopausia tenían mayores beneficios antiinflamatorios comparados con las mujeres posmenopáusicas.

La doctora Roksana Karim, profesora de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad de California del Sur, explicó que: “En la muestra total, los niveles promedio de E-selectina, ICAM-1, IFNgamma e IL-8 en el ensayo fueron significativamente más bajos en el grupo de terapia hormonal en comparación con las mujeres tratadas con placebo”

Añadiendo que los hallazgos de este análisis ayudaran a comprender de mejor modo los mecanismos fisiológicos que podrían explicar el por qué la terapua hormonal disminuye la progresión de la enfermedad cardíaca cuando la menopausia recién aparece o esta pronta a presentarse comparada con las mujeres posmenopausicas.

Finalmente, la Dra. Karim precisa que para dar por sentadas estas afirmaciones es necesario hacer más estudios y análisis para comprender mejor en que medida el tiempo trascurrido desde la aparición de la menopausia afecta el impacto de la terapia hormonal en las enfermedades cardíacas.

También puede leer: Enfermedad de Gaucher: ¿Qué es y cuáles son sus síntomas?

Continuar leyendo

Medicina Clínica

Colombia mejora efectividad de células mesenquimales para futuro uso medicinal

Investigadores colombianos desarrollaron nuevo procedimiento para mejorar efectividad de las células mesenquimales.

Publicado

el

células-mesenquimales

Las células mesenquimales tienen el potencial de regenerar y reparar los tejidos dañados y sustituir a las células que mueren rutinariamente, estas se caracterizan por tener una gran capacidad de expansión y diferenciación, lo que les permite renovarse con facilidad y dar lugar a la regeneración de tejidos.

Actualmente, el proceso aceptado en el mundo para obtener el medio de cultivo necesario para que las células se multipliquen durante la fase de producción de medicamentos celulares, se realiza a partir de suero fetal bovino, un componente que ayuda a proveer los factores de crecimiento requeridos para lograr la multiplicación de las células en el laboratorio. Sin embargo, tal suero tiene un costo muy elevado y debe ser traído de origen certificado para uso en humanos, de países como Nueva Zelanda.

También puede leer: Ecuador mantiene la prohibición total del aborto

Con ese contexto, investigadores de la Unidad de Terapias Avanzadas (UTA) del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (IDCBIS) desarrollaron un nuevo procedimiento en el que aprovechan los recursos del Banco Distrital de Sangre del instituto para producir otro componente que no solo es más económico que el suero fetal bovino sino que tiene mejores resultados. Tal componente es el lisado de plaquetas humanas.

Este suero obtenido a partir de las plaquetas de la sangre es una prometedora fuente de sustancias bioactivas que, junto a otros componentes, se utiliza como medio de cultivo de las células mesenquimales del cordón umbilical.

También puede leer: así será la ampliación del uso de las cuentas maestras del régimen subsidiado

De acuerdo al doctor Gustavo Salguero, líder de investigación de la UTA, el desarrollo que se está realizando en el IDCBIS se podría equiparar a un proceso de reciclaje biológico, donde a partir de la fracción de cordón umbilical que se descarta de otros procedimientos, se obtienen las células mesenquimales que posteriormente son multiplicadas gracias al lisado de plaquetas que se extrae de los componentes sanguíneos del Banco Distrital ​ de Sangre del IDCBIS. ​ 

 A partir de este procedimiento, 100 células pueden multiplicarse hasta 100 millones de veces y su uso, en términos prácticos, podría resultar en medicamentos biológicos para tratamientos que ayudarían a que pacientes con enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, puedan acceder a un tratamiento que ayude a mejorar la modulación de su sistema inmune.

Esta investigación ya fue avalada por pares que aprobaron su publicación en la revista International Journal of Molecular Sciences, la cual cuenta con nivel Q1, una clasificación que la ubica en el ámbito científico dentro de las más prestigiosas y citadas a nivel global. Además, este proceso hace parte de una tecnología desarrollada por el instituto para la producción farmacéutica de productos celulares, que se encuentra en proceso de protección a través de una patente de invención. 

Continuar leyendo

Medicina Clínica

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud facilitará la toma de decisiones sobre el manejo de pacientes con esta enfermedad

Publicado

el

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

El Hospital Johns Hopkins ha desarrollado un modelo predictivo, teniendo en cuenta los avances y descubrimientos sobre el manejo de COVID-19 en pacientes. Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud, según los criterios de los investigadores, facilitará a los centros hospitalarios la toma de decisiones sobre planeación y asignación de sus recursos; a los médicos, por su parte, les proporciona información sobre la atención del paciente. 

Este modelo es el resultado de un trabajo conjunto entre el Hospital Johns Hopkins, el Centro Médico Bayview de Johns Hopkins, el Hospital General del Condado de Howard, el Hospital Suburbano y el Hospital Sibley Memorial. Este grupo de centros hospitalarios admitió a 827 personas mayores de 18 años (336 afroamericanos, 264 blancos, 135 latinos, 48 asiáticos, 2 nativos americanos y 42 personas multirraciales) detectados como positivos para COVID-19. 

Los expertos informaron que 45 de los pacientes del estudio tenían COVID-19 severo cuando fueron admitidos en el hospital. Sin embargo, 120 pacientes desarrollaron una enfermedad severa o murieron dentro de las 12 horas de haber sido admitidos. De los 302 pacientes del estudio que desarrollaron una enfermedad grave o murieron, el tiempo medio de progresión de la enfermedad fue de 1,1 días.

También resulta importante mencionar que, los datos del estudio provienen de un registro de todos los pacientes tratados por la nueva infección de coronavirus en los hospitales del sistema Johns Hopkins. Conocido como “JH-CROWN”, el registro -financiado por InHealth, la iniciativa de medicina de precisión de la institución- presenta datos demográficos, diagnósticos, procedimientos, historias sociales y otros puntos de datos relevantes para el cuidado de los pacientes de COVID-19.

También le puede interesar: INICIAN PRUEBAS CON FOTOTERAPIA PARA TRATAR A PACIENTES CON PARKINSON

Riesgo individual conocido, mejor atención integral para los pacientes

A partir de los datos obtenidos, los especialistas que estuvieron a cargo de esta iniciativa tomaron un conjunto de factores de riesgo -previamente verificados y actualizados-, a los que se les asocia con la probabilidad del desmejoramiento del paciente, mientras está siendo atendido en el hospital y los momentos específicos de cuidado en los que los riesgos son mayores. Entre los factores de riesgo considerados en el modelo predictivo estaban la edad del paciente, el índice de masa corporal (IMC), la salud pulmonar y las enfermedades crónicas, así como los signos vitales y la gravedad de los síntomas de COVID-19 del paciente en el momento de su admisión.

El modelo se conoce en inglés como “COVID Inpatient Risk Calculator (CIRC)”. La calculadora tiene por objeto ayudar a los médicos de los hospitales y a otros proveedores de servicios de salud a evaluar el riesgo de que el estado de un paciente empeore. En los aspectos más destacados, los expertos afirman que la detección o cálculo de la progresión de la enfermedad, desde su fase leve o moderada es lo más importante. Esta información, además, también puede calcularse si el individuo presenta todos o algunos de los factores de riesgo asociados con la enfermedad.

“Diferentes combinaciones de factores de riesgo parecen predecir una enfermedad grave o la muerte, con probabilidades que van de más del 90% a tan sólo el 5%. Por ello, la rápida progresión de la enfermedad después de la admisión en el hospital proporciona una ventana estrecha para intervenir”, expresó el Dr. Brian Garibaldi, líder de este proyecto y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

En la presentación del CIRC, los expertos presentaron dos ejemplos hipotéticos. En el primero, se estima que una mujer blanca de 60 años con un IMC de 28, sin enfermedades crónicas y sin fiebre, que es hospitalizada por COVID-19 tiene un 10% de posibilidades de que su enfermedad empeore para el segundo día de su estancia en el hospital. Cuanto más tiempo esté en el hospital, mayor será la probabilidad, un 15% después de cuatro días y un 16% después de una semana.

La probabilidad cambia, por ejemplo, en el caso hipotético de una mujer afroamericana de 81 años, hospitalizada por COVID-19. La persona cuenta con un IMC de 35, diabetes, hipertensión y fiebre. El CIRC pronostica que su probabilidad de progresar a una enfermedad grave o incluso la muerte en sólo el segundo día de su estancia en el hospital es del 89%. Ese porcentaje aumenta a más del 95% para los días cuatro y siete.

Para los investigadores, esta herramienta debe ser compartida con los colegas en EE.UU., considerando que se esperan nuevas olas de la enfermedad en los próximos meses. 

También puede leer: EL FUTURO DEL SISTEMA DE SALUD:ENTREVISTA CON CARLOS FELIPE MUÑOZ, GERENTE GENERAL DE CONSULTORSALUD

Continuar leyendo

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras