Lo que debes saber sobre neumonía

Lo que debes saber sobre Neumonía
[favorite_button]
Comentar

El 12 de noviembre se conmemora el día mundial contra la neumonía, esta enfermedad que afecta a los pulmones y puede tener consecuencias graves y que ataca principalmente a la población infantil. De acuerdo con datos oficiales de la Organización Mundial de Salud (OMS), la neumonía representa el 14% de todas las defunciones de menores de 5 años y en 2019 provocó la muerte de 740.180 niños.

La neumonía es una infección que inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones, lo que lleva a la acumulación de líquido o pus. Los síntomas pueden variar de moderados a graves e incluyen tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Tanto bacterias, virus como hongos pueden provocar esta enfermedad.

El nivel de gravedad de esta enfermedad puede variar. Los bebés, niños pequeños y personas mayores de 65 años, así como aquellos con problemas de salud o sistemas inmunológicos debilitados, corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía y cómo diferenciarla de un resfriado?

Los síntomas de la neumonía pueden incluir dolor en el pecho al respirar o toser, desorientación o cambios en la percepción mental en adultos mayores de 65 años, tos con flema, fatiga, fiebre, sudoración, escalofríos, temperatura corporal baja, náuseas, vómitos, diarrea y dificultad para respirar. En algunos casos, los recién nacidos y los bebés pueden no mostrar signos evidentes de infección, aunque pueden presentar vómitos, fiebre, tos persistente, irritabilidad, cansancio y dificultad para respirar y comer.

SI la fiebre es persistente de 39º C o superior, o tos persistente, especialmente si hay presencia de flema o pus, es importante consultar a un médico, ya que puede no ser un resfriado. Además, las personas que pertenecen a los grupos de riesgo, como adultos mayores de 65 años, niños menores de 2 años, personas con problemas de salud no diagnosticados o sistemas inmunológicos debilitados, deben buscar atención médica de manera urgente.

Causas de la neumonía

Puede ser causada por diversos gérmenes, siendo los más comunes las bacterias y los virus presentes en el aire. Existen diferentes tipos de neumonía, como la adquirida en la comunidad, la adquirida en el hospital, la adquirida en la atención médica y la neumonía por aspiración. Cada tipo tiene sus características y factores de riesgo asociados.

Por su parte la neumonía adquirida en la comunidad es la más común, ocurre fuera de los centros de salud, causada por bacterias (Streptococcus pneumoniae), hongos, microrganismos, virus incluso el covid-19.

La neumonía adquirida en el hospital puede incluso ser más grave ya que la persona que la contrae ya está enferma y la bacteria que la causa puede ser más resistente a los antibióticos, se puede contagiar al compartir instrumentos médicos como respiradores, que suelen ser usados por pacientes en cuidados intensivos.

La neumonía adquirida en la atención médica es una infección bacteriana que afecta a personas que residen en centros de atención a largo plazo o reciben atención en clínicas ambulatorias, como los centros de diálisis renal. Al igual que la neumonía adquirida en el hospital, esta puede ser causada por bacterias que son más resistentes a los antibióticos.

Y por último la neumonía por aspiración se produce cuando se inhalan alimentos, bebidas, vómitos o saliva y estos penetran en los pulmones. La aspiración es más probable si algo perturba el reflejo nauseoso normal, como una lesión cerebral o un problema de deglución, o el uso excesivo de alcohol o drogas.

Factores de riesgo, complicaciones, tratamiento y prevención para la neumonía

La neumonía puede afectar a cualquier persona, pero existen dos grupos de edades con mayor riesgo, niños menores de 2 años; personas de 65 años o más;

Otros factores de riesgo incluyen: la hospitalización; enfermedades crónicas como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfermedad cardíaca; fumar, el tabaquismo daña las defensas naturales del cuerpo contra las bacterias y los virus que causan neumonía; sistema inmunitario debilitado o suprimido, las personas con VIH/SIDA, que han recibido un trasplante de órganos o que están recibiendo quimioterapia o esteroides a largo plazo tienen un mayor riesgo de contraer neumonía.

A pesar del tratamiento, algunas personas, especialmente aquellas en los grupos de alto riesgo, pueden experimentar complicaciones como: Bacteriemia: Las bacterias que ingresan al torrente sanguíneo desde los pulmones pueden propagar la infección a otros órganos, lo que puede provocar una insuficiencia orgánica.

Dificultad para respirar: En casos graves de neumonía o en presencia de enfermedades pulmonares crónicas, puede haber problemas para obtener suficiente oxígeno al respirar. En estos casos, puede ser necesario la hospitalización y utilizar un respirador artificial hasta que los pulmones se recuperen.

Acumulación de líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural): La neumonía puede causar la acumulación de líquido entre las capas de tejido que recubren los pulmones y la cavidad torácica. Si el líquido se infecta, puede ser necesario drenarlo mediante una sonda pleural o realizar una cirugía para extraerlo.

Absceso pulmonar: Un absceso pulmonar se forma cuando hay acumulación de pus en una cavidad dentro del pulmón. Usualmente, los abscesos se tratan con antibióticos, pero en algunos casos puede requerirse cirugía o drenaje con una aguja larga o sonda para extraer el pus.

Para prevenir la neumonía, se recomienda seguir estas medidas: vacunación, buena higiene, no fumar, mantener un sistema inmunológico fuerte con un estilo de vida saludable.

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Días
Horas
Min.
Seg.
Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.