Lo que debes saber sobre la cefalea

Lo que debes saber sobre la cefalea
[favorite_button]
Comentar

Según la OMS, las cefaleas son uno de los trastornos más frecuentes del sistema nervioso, caracterizadas por dolores de cabeza recurrentes. Existen diferentes tipos, como la migraña o jaqueca, la cefalea tensional y la cefalea en brotes, que pueden ser dolorosas e incapacitantes. Además, pueden ser causadas por diversos factores, siendo el consumo excesivo de analgésicos uno de los más comunes.

Tipos de Cefalea:

La cefalea tensional es el tipo más común. Se presenta en dos formas; episódica y crónica. La tensional episódica ocurre menos de 15 días al mes y afecta a más del 70% de ciertos grupos de población. Por otro lado, la tensional crónica se produce más de 15 días al mes y afecta aproximadamente al 1-3% de los adultos.

Este tipo tiende a comenzar en la adolescencia y afecta más a las mujeres que a los hombres en una proporción de 3 a 2. Se cree que puede estar relacionada con el estrés o problemas musculares en el cuello.

Cuando se presenta de forma episódica, los episodios suelen durar unas pocas horas, pero pueden persistir durante varios días. Por otro lado, la cefalea tensional crónica puede ser constante y resulta mucho más incapacitante que la forma episódica. Los pacientes suelen describirla como una especie de banda de presión u opresión alrededor de la cabeza, que a veces se irradia hacia el cuello o desde él.

La cefalea en brotes es uno de los tipos más dolorosos de cefalea y ocurre en patrones cíclicos o períodos en brotes. Se caracteriza por despertar a las personas en medio de la noche con un dolor intenso en un ojo o alrededor de él, en uno de los lados de la cabeza.

Los períodos de brotes pueden durar desde semanas hasta meses, seguidos de períodos de remisión en los que los dolores de cabeza cesan. Durante la remisión, no se presentan dolores de cabeza durante meses e incluso años. Afortunadamente, la cefalea en brotes es poco frecuente y no pone en peligro la vida.

Síntomas

Los síntomas comunes incluyen dolor intenso en un solo lado de la cabeza, inquietud, lagrimeo excesivo, congestión o secreción nasal en el lado afectado, sudoración facial o frontal en el lado afectado, entre otros. A diferencia de las migrañas, las personas con cefalea son propensas a caminar o a sentarse y mecerse de un lado a otro.

Es importante consultar a un médico si se comienzan a experimentar estos episodios, para descartar otros trastornos y encontrar el tratamiento más efectivo. También se debe buscar atención médica de emergencia si se presentan signos como un dolor de cabeza abrupto e intenso, fiebre, confusión mental o dificultades para hablar, ya que podrían indicar problemas graves.

Causas y factores de riesgo

Aunque la causa exacta es desconocida, se cree que las anomalías en el reloj biológico del cuerpo (hipotálamo) están involucradas. No está asociada con factores desencadenantes como alimentos, cambios hormonales o estrés. Sin embargo, el consumo de alcohol durante un período puede desencadenar un intenso dolor de cabeza. Los factores de riesgo incluyen ser fumador, beber alcohol, consumo excesivo de analgésicos y tener antecedentes familiares con esta condición.

Tratamiento

Para un adecuado tratamiento, es necesario contar con profesionales de la salud capacitados, una detección y diagnóstico precisos, así como el suministro de medicamentos eficaces y recomendaciones sencillas para modificar el estilo de vida y educar al paciente. Existen diferentes clases de medicamentos específicos para tratarlas, entre los que se incluyen analgésicos, antieméticos, antimigrañosos y productos profilácticos.

Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (Estudio de Carga Global de Enfermedades 2015), las cefaleas ocupan el sexto lugar como causa de discapacidad a nivel mundial. La migraña ocupa el séptimo lugar en general y el tercer lugar en personas menores de 50 años. Estos datos posicionan a las cefaleas por debajo de enfermedades neurológicas como el ictus y por encima de afecciones como demencias, meningitis, epilepsia, Parkinson o esclerosis múltiple.

La alta prevalencia y discapacidad asociadas tienen un impacto económico significativo debido a los costos de los medicamentos y la atención médica necesaria para los pacientes, así como a la pérdida de productividad laboral y el ausentismo.

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.