La necedad esa del método científico- CONSULTORASALUD
Conéctate con nosotros

Opinión

La necedad esa del método científico

Apartarse de método científico es sumamente peligroso, la historia lo ha demostrado, pero además es ilegal en nuestro país

Publicado

el

metodo-cientifico

Josef Mengele nació en Günzburg en marzo de 1911, hijo de una familia acomodada gracias a una fábrica de equipos para agricultura. Sus historiadores están de acuerdo en que no odiaba particularmente a los judíos, a pesar de haber crecido en un ambiente antisemita; era más bien un católico conservador y un nacionalista.

En 1930 empezó a estudiar medicina en la Universidad de Múnich, donde su trabajo de grado se basó en el estudio antropológico de la mandíbula de 4 razas. El Dr Otmar Freiherr von Verschuer, de quien fue el alumno favorito, tuvo una influencia fundamental en su carrera. En ese momento se consideraba a von Verschuer como un prestigioso eugenicista con un interés muy particular en higiene racial. Los dos se consideraban científicos; de hecho, el Dr Mengele se graduó de dos doctorados.

También puede leer: La FDA aprueba NERATINIB para la mama metastásica HER2 positiva.

Al ser trasladado a Auschwitz, buscando huir del frente de batalla, él mismo dijo que veía “grandes posibilidades de investigación”. Se estima que Mengele fue responsable de 51000 muertes en este campo de concentración entre 1943 y 1944.

Pruebas en seres humanos

Su interés en la influencia de los factores genéticos en cómo los seres humanos nos defendemos de las infecciones, lo llevó a experimentar con aproximadamente 900 gemelos, de los cuales sobrevivieron alrededor de 72. En nombre de la ciencia, este doctor realizó otros muchos escalofriantes experimentos. Al igual que tantos otros científicos, los protagonistas de esta historia justificaron sus investigaciones basándose en los posibles beneficios para la sociedad, que no pueden ser obtenidos por otros métodos.

Después de la guerra, se redactó el Código de Nuremberg, que busca proteger a los sujetos de investigación. Básicamente el individuo debe acceder voluntariamente, el experimento debe basarse en una presunción seria de que puede funcionar, el investigador debe estar capacitado para ello, el problema a abordar debe ser más importantes que los riesgos a los que se exponen los participantes y se deben tomar todas las medidas necesarias para evitar posible eventos adversos serios sobre el sujeto de investigación.

También puede leer: Tratamientos antes de cirugía prometen en cáncer de páncreas.

tragedia de Talidomida

Aún con el código adoptado, en 1957 la empresa Grünenthal fue autorizada para comercializar la Talidomida como sedante para tratar las náuseas en mujeres embarazadas, sin haber realizado previamente estudios de teratogenicidad. 3000 casos de dismelias se documentaron en el mundo. Los comercializadores de la molécula, nunca habrían reconocido su producto como causante de dichas anormalidades, si no fuera por la tenacidad de dos investigadores independientes.

La tragedia de la talidomida obligó a los gobiernos promulgar normas para garantizar la seguridad en el uso de medicamentos, la creación de centros de farmacovigilancia y sistemas para detectar las reacciones adversas de los medicamentos comercializados. Además, en materia de ensayos clínicos con nuevos medicamentos, se inició el desarrollo de una estricta normativa sobre productos en fase de desarrollo para garantizar la seguridad y la creación de comités de ética y de investigación para controlar el desarrollo de la investigación clínica en humanos.

Para la misma época en Estados Unidos, en el Tuskegee Syphilis Study, inocularon a 339 pacientes con sífilis y no les dieron tratamiento, para describir la historia natural de la enfermedad.  En el mismo país en 1963, el Dr. Chester Southam, un prestigioso investigador del Instituto de Cáncer Sloan-Kettering en Nueva York, diseñó un estudio para determinar si una deficiencia inmunológica en el paciente es la causa del desarrollo del cáncer.

Para ello inoculó células cancerosas a ancianos debilitados, internados en un hospital de enfermos crónicos judíos. Para el Dr. Southam, sus resultados mejorarían nuestra habilidad para mejorar las defensas contra el cáncer, y no era necesario obtener consentimiento informado ya que estos experimentos ya se consideraban rutinarios y las inyecciones no traerían consecuencias. Ante las primeras denuncias, que llevaron a la renuncia de varios médicos, el hospital reunió un comité que decidió que la investigación debería seguir adelante.

Desafortunadamente, la historia de la medicina tiene muchos más ejemplos de reconocidos investigadores para su época, que aseguraron que por el bien de la humanidad expusieron a seres humanos a sustancias o tratamientos que consideraban justificados, ya que lo hacían en busca de fines nobles. Sin embargo, la opinión de un científico no es suficiente. En 1964, durante la  18ª Asamblea Médica Mundial, se redactó la Declaración de Helsinki, donde una vez más el mundo científico se puso de acuerdo en las normas de la investigación, haciendo énfasis en la protección de personas con autonomía comprometida y creando los Comités de Ética en Investigación, quienes deben garantizar que se cumplan todos los criterios para llevar a cabo un experimento protegiendo a los sujetos de investigación y sobretodo siendo un tercero imparcial, que juzga si el experimento es o no justificado.

Los ejemplos son suficientes para entender por qué esto es deseable. Hoy en día ningún producto, por maravilloso que parezca a los ojos de su investigador, puede llegar a un paciente, mucho menos uno vulnerable como quienes sufren de cáncer y buscan desesperadamente curas milagrosas, sin haber surtido todos los requisitos del método de las buenas prácticas clínicas (GCP por sus siglas en inglés).

Conclusión

Apartarse de método científico es sumamente peligroso, la historia lo ha demostrado, pero además es ilegal en nuestro país, donde múltiples normas que rigen desde hace más de 20 años, estipulan como debe hacerse la investigación en seres humanos (Resolución 8430 de 1993, Resolución 2378 de 2008, Resolución 201020764 del 2011, Decreto 2200 de 2005, Resolución 1403 de 2007). Hay muchos investigadores en Colombia haciendo un esfuerzo enorme, con recursos limitados tanto en tiempo como en dinero, para cumplir con todos los requisitos que con razón la ley impone para definir si un tratamiento es seguro y efectivo.

Nadie, no importa qué tan buena, segura y eficaz considera su idea, puede someter a individuos a ningún tratamiento no probado por estos métodos, y de hacerlo no solo está incurriendo en un conflicto ético, sino que también está incumpliendo nuestra ley. Mucho menos puede comercializarse esta terapia y aún menos publicitarse que “ha sido efectiva” sin que esto haya sido apropiadamente probado y publicado para poderse verificar.  

En conclusión, el método científico no es ninguna necedad para poner barreras al acceso de nuevas terapias, es una forma indispensable de proteger a los seres humanos de científicos ligeros.

Opinión

Sistemas de Apoyo al Razonamiento Clínico desde la IA (Contexto Local)

Los sistemas de apoyo a la decisión clínica (SADC) son sistemas de conocimiento activo que usan uno o más conjuntos de datos de pacientes para generar recomendaciones médicas.

Publicado

el

Sistemas de Apoyo al Razonamiento Clínico desde la IA (Contexto Local)

Los sistemas de apoyo a la decisión clínica (SADC) son sistemas de conocimiento activo que usan uno o más conjuntos de datos de pacientes para generar recomendaciones médicas. Los SADC son de varios tipos, desde alarmas o recordatorios para monitorización, puntos automáticos de énfasis en guías de práctica clínica, identificadores de interacciones farmacológicas o generadores de recomendaciones diagnósticas y/o terapéuticas.

Su arquitectura involucra procesos de inteligencia artificial (IA), la cual puede estar basada en el conocimiento o el “estado del arte” o ser guiada por datos.  En el primer caso los datos con los cuales se “entrena” el sistema son en cierta forma rígidos y depurados, una guía de práctica clínica, por ejemplo, en la cual de acuerdo con las características definidas de un paciente y su enfermedad se genera una recomendación lineal y paramétrica.

En el segundo caso el sistema se “entrena” desde una serie de datos (idealmente depurados) a través de un aprendizaje supervisado que permite educar al sistema respecto a las probabilidades de mejores desenlaces con una u otra decisión clínica. Este último requiere un nivel de diseño mucho más exigente, pero obviamente más difícil de validar y por tanto menos confiable en muchos escenarios para los potenciales usuarios clínicos.

También puede leer: Politaintment

A su vez, los SADC pueden tener capacidades adicionales como predicción de desenlaces de un tratamiento específico, interpretación y análisis de imágenes, prescripción, tamizaje etc. Para ello se requiere una robustez importante de los sets de entrenamiento para que el “razonamiento” tenga exactitud adecuada que permita una comparación de patrones.

Dado que este tipo de desarrollos aún está en implementación, existen varios riesgos asociados al uso de estos sistemas en la práctica clínica:

a. Relacionados con la “datadificación” de la información médica

b. La transferencia del control de los humanos a las máquinas

c. La pérdida del elemento humano

d. Las transformaciones derivadas de su uso con respecto al patrón laboral

Es importante por lo tanto considerar que estos sistemas deben implementarse en forma híbrida y como se tratará posteriormente considerar esto sistemas como apoyo al razonamiento mas que a la decisión clínica y por eso los llamaremos SARC.

A su vez, hay varias preguntas a resolver para la adecuada implementación de los sistemas de apoyo a la decisión clínica basados en computador según Greenes (2018) son:

  1. Cómo se integran estos sistemas en el flujo clínico y en lo que ocurre por fuera de la historia clínica.
  2. Cómo el output de estos sistemas se presenta al usuario y se utiliza para el soporte cognitivo.
  3. Cómo pueden implementarse desde el punto de vista legal e institucional. Tema aún insuficientemente tratado en nuestra estructura jurídica nacional.
  4. Cómo puede evaluarse la calidad y efectividad del sistema.
  5. Cómo pueden apoyarse las tareas cognitivas.

Este último punto es un problema epistemológico, por lo tanto, para lograr un SDAC de alta calidad se requiere un diseño complementario desde las tareas epistémicas. Esto se basa en un filtrado de los datos y el estado del arte desde el componente clínico del diseño de los sistemas, pero lo más importante, al usar la herramienta los clínicos deben mantener el control y la responsabilidad epistémica de colectar, contextualizar e integrar los datos clínicos para tomar decisiones individualizadas.  Es decir, los SDAC deben actuar como apoyo al razonamiento y no a la decisión.

Con base en lo anterior, para la transición de los SDAC a SARC se requiere que:

  • Los sistemas se desarrollen con base en datos relevantes y bien procesados, desde el estado del arte e idealmente desde modelos clínico-matemáticos robustos (es decir con arquitectura biodigital).
  • El sistema facilite la interacción con el clínico permitiéndole hacer preguntas enfocadas en el contexto (no solo algoritmizar guías de práctica clínica, por ejemplo).
  • Exista una relación empírica entre los datos generados por el sistema y la información individual del paciente (decisiones personalizadas).

En conclusión, estos sistemas deben ser híbridos, para que permitan potenciar las capacidades de individualización y análisis de contexto propias de la inteligencia humana con el razonamiento estadístico o la búsqueda de patrones en datos complejos que son tareas propias de la IA. Vale la pena mencionar también, que estos sistemas pueden capturar información en tiempo real durante el uso de esta, que sirvan como registros dinámicos de enfermedad para posteriormente retroalimentar y optimizar su desempeño.

Como clínicos debemos prepararnos para la adopción incremental de estos sistemas de apoyo al razonamiento clínico, pero especialmente para trabajar en su arquitectura ya que los mismos no cobran valor alguno si no vienen de la medicina profunda, especialmente en escenarios tan complejos como la oncología o las enfermedades autoinmunes.

También puede leer: Dejémonos de melindres: a genotipificar más en oncología, y punto

A continuación, algunas imágenes de un SARC en mieloma múltiple para el contexto colombiano.

Gráfico 1: Ecosistema Digital MAIA ® en Mieloma Múltiple (Algoritmos de Soporte al Razonamiento Clínico)*

ASRC 1

Inicio Algoritmos

ASRC 2

Algoritmo específico (interacción con el Bot MAIA ®)

ASRC 3

ASRC 4

*Imágenes corresponden al desarrollo MAIA ® de la Med-Tech colombiana MedzAIo de la cual el autor es socio fundador y Director Médico.

Continuar leyendo

Opinión

Dejémonos de melindres: a genotipificar más en oncología, y punto

La genotipificación del cáncer es una realidad que impacta el manejo del cáncer. Debemos realizarla con mayor frecuencia.

Por: Mauricio Lema Medina. Hematooncólogo.

Publicado

el

dejemonos de melindres genotipificar oncologia

Por cáncer definimos un conjunto de enfermedades en las que daño en el ADN determina proliferación celular descontrolada, diseminación a distancia, y muerte del huésped. Tradicionalmente, se le nombra basado en el sitio y célula donde se origina. Por ejemplo, cáncer de mama es el nombre que se le da a los tumores que se originan en la mama. De igual forma pasa con el cáncer de colon, pulmón, próstata, melanoma, gástrico, ovario, etc. Como cada uno tiene un nombre definido, siempre se piensa que los cánceres de un mismo sitio tienen comportamientos similares entre sí.

Sin embargo, desde hace mucho tiempo se sabe que no es así. Surgen los subtipos de cáncer. Muchas diferencias en el comportamiento clínico y respuesta al tratamiento pueden ser identificadas por patólogos en el microscopio, o con tinciones especiales. Se empieza a evidenciar, por ejemplo, que cáncer de mama triple negativo se parece más en su comportamiento a cáncer de ovario seroso de alto grado, que a uno de mama con receptores hormonales positivos.

En el cáncer de pulmón, se reconocieron las variedades de cáncer de pulmón de células pequeñas, células no pequeñas, adenocarcinomas, carcinomas escamocelulares, etc. La distinción de estos subtipos es importante desde el punto de vista pronóstico y predictivo. Gran parte del avance de la oncología de las últimas décadas en oncología, ha sido predicado en el reconocimiento de las diferencias entre esos subtipos, y su aplicación a la práctica diaria. Los cánceres de mama HER2+ se tratan en forma diferente a los cánceres Luminales, y – como ya se mencionó – ambos se tratan de manera distinta a los cánceres de mama triple negativos. Estos avances han sido importantes, y han permitido el refinamiento del tratamiento oncológico que beneficia a los pacientes.

Sin embargo, existe un nivel de complejidad adicional, uno que el patólogo no está en condiciones de resolver con sus herramientas convencionales de microscopio y tinciones. Se trata de la subdivisión de tumores basados en las características específicas de las mutaciones que determinan la biología tumoral. Existen mutaciones de genes críticos que explican el inicio, mantenimiento y evolución del fenotipo oncológico. Algunos de estos genes mutados se activan en forma continua causando que las células tumorales proliferen, o no se mueran, o ambas. Otros genes, se apagan, permitiendo la proliferación de células de tumores incipientes que deberían ser destruidas proliferen sin control. Gran parte del siglo 20 y lo que se lleva del siglo 21 se ha dedicado en esclarecer muchos de estos mecanismos moleculares del cáncer. Un reporte preliminar sobre anormalidades genómicas en cáncer diría que se han encontrado muchas cosas. Ese mismo reporte tendría que admitir que existe mucho camino por recorrer. Pero, está claro que ya no se puede considerar el tratamiento oncológico de muchos escenarios clínicos sin un conocimiento mínimo del estado mutacional del cáncer. A esto se le llama genotipificación o perfilación genética, o perfilación genómica del cáncer.

También le puede interesar: ¿CUÁNTAS VACUNAS DE SINOVAC RECIBIÓ COLOMBIA?

Mutaciones y terapias en oncología

Tal vez el ejemplo más importante es el cáncer de pulmón. Como ya se mencionó, desde hace muchos años se reconocen varios subtipos histológicos que tienen un comportamiento biológico distinto. El más común es el cáncer de pulmón de células no pequeñas no escamoso, que incluye al adenocarcinoma como su exponente más importante. Pues bien, este subgrupo constituye aproximadamente el 60% de los cánceres de pulmón. Más importante aún, en este subgrupo se detectan mutaciones conductoras, esas que son determinantes para el fenotipo oncológico. Muchas de ellas, pueden ser objeto de tratamiento con manipulación farmacológica; usualmente, con terapia dirigida, que buscan detener – así sea por un tiempo – la proliferación celular que causa el cáncer. La más frecuente es el conjunto de mutaciones en el gen EGFR. Existen, además de la mencionada, otras mutaciones que conductoras en otros genes como el ALK/EML4, ROS1, RET, MET, HER2, BRAF, NTRK, etc.

Cada una de ellas, es susceptible a manipulación farmacológica, con resultados espectaculares en cuanto a la capacidad de disminuir la carga tumoral en una proporción grande de pacientes. Algunas de estas alteraciones cuando son tratadas con terapia dirigida le ofrecen al paciente años de vida con calidad que no hubieran sido posibles si no se les hubiera detectado, y tratado, apropiadamente. Sabemos que todo esto funciona en entorno metastásico (cuando la enfermedad está diseminada); pero ya se están vislumbrando escenarios en los que el beneficio se observa cuando se indica terapia dirigida en pacientes con enfermedad no metastásica y que exhiben mutación del EGFR.

En el cáncer de colon metastásico, la determinación de la mutación del KRAS (y similares) y BRAF, permiten diseñar el tratamiento apropiado con más probabilidades de funcionar. En algunas pacientes con cáncer de mama metastásico, la determinación de la mutación en línea germinal (heredadas) de los genes BRCA1, o las mutaciones somáticas (en el tumor) del ESR1, o del PIK3Ca, tienen impacto directo en el manejo farmacológico, con implicación real en el manejo. En pacientes con la histología más común y agresiva de cáncer de ovario, se debe establecer el estado mutacional de BRCA1/2 en línea germinal y somática (si la germinal es negativa). También con implicaciones terapéuticas importantes.

Quiero alertar al lector, que la cosa se complica. Existe anormalidades genéticas que pueden ocurrir en una amplia gama de tumores, y que pueden ser objeto de tratamientos específicos. Me explico, un paciente con una anormalidad que se llama inestabilidad microsatelital alta, se beneficia de inmunoterapia contemporánea, tanto si el tumor primario fue un cáncer de colon, o uno de endometrio, por decir un ejemplo. Otros pacientes tienen una carga mutacional tumoral alta, que significa que las enzimas que reparan los errores en la copia del ADN no los corrigen como es debido, y se van acumulando. Ello propicia el desarrollo de cáncer, pero también favorecen la respuesta al tratamiento con inmunoterapia.

Tanto la inestabilidad microsatelital alta como la carga mutacional alta pueden ser causados por la deficiencias de los sistemas de reparación de pares de ADN, y otras enzimas (POLE). La identificación de estas aberraciones en las células tumorales pueden obtener beneficios que no estarán disponibles a quienes no se los detecten. El último ejemplo que se mencionará es la mutación del NTRK, que puede ocurrir en MUCHOS tipos de cáncer. Cuando se usan inhibidores de NTRK se obtienen respuestas espectaculares. La inestabilidad microsatelital, las cargas mutacionales tumorales altas, y las mutaciones de NTRK, han dado origen al aprobaciones de medicamentos en los Estados Unidos y Europa que son tumoro-agnósticas. Es decir, no es importante cuál es el tumor primario, sino la presencia de la anormalidad específica para indicar el tratamiento aprobado.

Como se aprecia, la oncología contemporánea requiere de la identificación de estas anormalidades en un vasto grupo de pacientes con enfermedad neoplásica, particularmente, en enfermedad avanzada. La tecnología que permite la identificación de todas estas anormalidades es la secuenciación paralela de varios genes para encontrar las alteraciones relevantes. Existen técnicas alternativas que son capaces de identificar un gen, pero como ya hay que evaluar varios genes en un solo espécimen, el agotamiento de tejido se convierte en barrera para la obtención de un diagnóstico molecular apropiado.

La apreciación de la necesidad no implica que no se aprecien también dificultades inherentes a este salto copernicano. Como se mencionó, mucho es lo que se desconoce. La atomización de las nosologías en cientos de anormalidades genómicas, cada una con su historia natural y su tratamiento ofrece retos inmensos hasta para la definición de cómo se deben realizar los estudios clínicos que sustentan la terapia dirigida. No se propugna por un mundo perfecto. Pero sí mejor.

Hasta en Colombia, hay medicamentos que se le pueden ofrecer a pacientes con mutaciones de esta naturaleza, y todos los días se observan avances científicos gigantescos en el área de terapia dirigida, que algún día llegarán también a nuestro país.  Todo esto se ha ido convirtiendo en realidad, progresiva. Pero, y este es el punto principal de este escrito, ya se llegó a esa masa crítica en donde debemos buscar con eficiencia las anormalidades genómicas relevantes para los diferentes cánceres de pulmón,  colon, algunos cánceres de mama, melanoma, y cáncer ginecológico, entre otros. Cada vez más, se requiere que esa secuenciación sea simultánea de varios genes. Nos alcanzó el futuro, lo debemos asumir.

El verdadero futuro es claro: la genómica del cáncer va a ser cada vez más relevante, y este escrito va a ser leído en el futuro con algo de desprecio por ese médico, hoy joven, que pensará: “¿y cómo hacían para tratar los pacientes sin genotipificación?”, algo parecido a lo pensamos hoy de la era del tratamiento oncológico antes de la tomografía axial computarizada.

También le puede interesar: NUEVA TÉCNICA DE IMPRESIÓN 3D PARA TRASPLANTE DE ÓRGANOS

Continuar leyendo

Opinión

Politaintment

“Me declaro un amante de la información. Cuando era niño esperaba ansioso las 7 de la noche para sentarme frente al televisor con mi abuelo y ver el noticiero”

Publicado

el

Politaintment

Me declaro un amante de la información. Cuando era niño esperaba ansioso las 7 de la noche para sentarme frente al televisor con mi abuelo y ver “el noticiero”. Vivía entonces en mi Popayán natal, una ciudad hermosa y taciturna, perdida desde la colonia en su espectacular pasado, triste protagonista de un terremoto hace 38 años, quizás el único capitulo que el resto del país le ha visto. Ni siquiera sus próceres, o sus hermosas calles o la religiosidad profunda de sus habitantes -y creo que mucho menos esto- han hecho de ella un referente.

Volviendo al tema, recuerdo vívidamente esas noches con mi abuelo, él me explicaba el contexto de las noticias, su gusto por la historia y sus años hacían de esa pequeña franja nocturna una experiencia fascinante. Pero además de esa grata compañía y a pesar de las múltiples y crónicas noticias negativa de la patria, recuerdo pocos espectáculos en esos cortos programas. Claro, entonces no existía la internet o los teléfonos celulares, y los ciudadanos éramos locales, no globales.

Paulatinamente las fronteras entre la información y el entretenimiento se han disuelto. La hiperconectividad ha comprimido el mundo en la palma de la mano y por tanto la diferencia entre el consumidor y el productor de información ha desaparecido, tal como la frontera entre hecho y opinión o entre ciencia y charlatanería. Los medios de comunicación cada vez tienen más competidores. Ese lapso que esperaba para llegar a la hora de las noticias con mi abuelo ya no existe, se fue para siempre.

No quiero ser un nostálgico existencialista, al lado de la información amo también a la tecnología, pero el concepto, los principios de la comunicación y la calidad de esta han decaído como nunca. En esta agresiva lucha por el consumidor, la información se ha mercantilizado para convertirse en un commodity. Twitter, por ejemplo, es un coliseo romano de 280 caracteres en el cual confluyen múltiples opiniones con y sin sustento. La inmediatez de la respuesta y la dictadura ideológica generan unas dinámicas agresivas, a veces nauseabundas. Las pseudociencias han ocupado el escenario, soportadas en la única evidencia de un número exponencial de seguidores, tan ficticios como muchos conceptos que otros avivan y algunos intentan acallar.

Las nuevas estéticas y narrativas se basan en el protagonismo de las emociones. Esto no sería problemático si no fuera esta la nueva democracia del infoentretenimiento. Pueden verse con frecuencia colisiones impensables: comunicados -extensamente aburridos- de sociedades científicas mezclados con la corta pseudonarrativa de influenciadores, quienes de otra forma no serían escuchados. En medio de esa fricción de contenidos cruza el tímido habitante de las redes, aquel que tiene un espacio de participación momentáneo, pero que peligrosamente puede asumir juicios subjetivos, ideas erróneas involuntarias que peligrosamente transmite a quienes no hacen parte de ese ciberespacio y entonces aparece la idea. Y después de esta idea, otra que se suma y otra más, las cuales van creando atmosferas de pseudoverdad, islas de “conocimiento” parcializado, no analizado y explosivo.

No pretendo satanizar a las redes, sin duda la democratización del conocimiento es una de sus virtudes, pero, hay que decirlo, en sociedades como la nuestra, aquello que llamamos conocimiento no siempre va ligado a un método y tampoco lleva siempre la verdad, o al menos algo que se parezca a ella. Y no es cuestión de ideologías o dogmatismos, la derecha, la izquierda, el centro y todas las demás localizaciones del espectro político usan y abusan de estos escenarios. La política de miseria, la ejecución paupérrima del poder y la comunicación lastimera de logros espectacularizados es tan crónica como la desgracia en nuestro país, solo que ahora tiene un ciberespacio y unos adeptos.

Creo que sí es importante comunicar los logros, difundir la gestión política es una obligación del dirigente y un derecho del ciudadano, pero la ligereza e instrumentalización de esta es el peor ejemplo de subdesarrollo. Ante sociedades líquidas no podemos esperar ciudadanos virtuosos. La gestión callada y efectiva no es popular, pero si es necesaria, es además el antídoto para el subdesarrollo. Los grandes logros de los colombianos exitosos no obedecen a políticas de estado sino a destellos individuales antisistema.

El infoentretenimiento es contagioso, muchos de mis colegas y yo mismo estuve tentado a publica en el ciberespacio mi foto al ser vacunado. No culpo a quienes lo han hecho, somos seres humanos, tenemos miedo y creo que varios la consideramos una estrategia educativa, de apoyo a la vacunación. Pero si opino que debe haber mayor reflexividad respecto a los límites a los que se ha llegado porque la banalización de todo puede dejar por fuera lo importante, la verdad y la vida misma.

También puede leer: Nueva técnica de impresión 3D para trasplante de órganos

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

dr Andrés Felipe Cardona - Oncólogo Clínicodr Andrés Felipe Cardona – Oncólogo Clínico

Andrés Felipe Cardona Zorrilla (1)

Oncólogo Clínico – Clínica del Country, Bogotá
foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (122)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (10)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (2)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (3)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud

Felix Junior Ruiz (2)

Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (6)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
javier pachecojavier pacheco

Javier Orlando Pacheco G. (1)

Médico Internista; Hemato Oncólogo. Miembro de la ACHO
FOTO JORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZJORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZ

Jorge Esteban Agudelo Gómez (1)

Abogado y asesor jurídico dentro del sector salud
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (10)

Nefrólogo- miembro de la Academia de Medicina de Medellín
José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (7)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (42)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
dr-mauricio-jaramillo-restrepo-okdr-mauricio-jaramillo-restrepo-ok

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Médico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (7)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (3)

Directora Ejecutiva de ACESI
Paola Jiménez Vásquez

Paola Jiménez Vásquez (1)

Medicina Interna - Oncología Clínica
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas

Susana María Rico Barrera (292)

Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (5)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras