Conéctate con nosotros

Actualidad

Enfermedades no Transmisibles carga de morbilidad y sus repercusiones

Publicado

el

Para CONSULTORSALUD es preocupante la falta de intervenciones de eficacia, los costos de la atención sanitaria, y la constante falta de inversión en medidas contra las enfermedades no transmisibles y los trastornos mentales, los cuales, en la actualidad, representan una de las mayores amenazas para la salud y el desarrollo en todo el mundo.

Según la OMS en favor de la inversión en la esfera de enfermedades no transmisibles revelaron  que miles de millones de personas de todo el mundo están afectadas por enfermedades no transmisibles, y en todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez. La creciente tendencia al envejecimiento de la población tiene enormes ramificaciones para la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles.

Además, muchas personas morirán prematuramente por cuatro enfermedades no transmisibles, entre estas, enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes. Esas cuatro enfermedades se pueden prevenir, en gran medida, con políticas públicas que controlen los cuatro principales factores de riesgo: consumo de tabaco, consumo nocivo de alcohol, dietas malsanas y sedentarismo.

En una publicación  reciente, The Lancet Taskforce on NCDs and Economics, revela una estrecha relación entre el crecimiento económico y el control de las enfermedades no transmisibles. La pobreza agrava las consecuencias negativas de las enfermedades no transmisibles.

Enfermedades no transmisibles

Existen muchos otros trastornos de importancia para la salud pública estrechamente relacionados con las cuatro principales enfermedades no transmisibles. Entre ellos figuran otras enfermedades como: Enfermedades renales, endocrinas, neurológicas, hematológicas, gastroenterológicas, hepáticas, osteomusculares, dermatológicas y bucodentales, así como trastornos genéticos; trastornos mentales y por abuso de sustancias; discapacidades, incluida la ceguera y la sordera, violencia y el traumatismos.

Aunque el número de defunciones prematuras ha aumentado en el periodo 2000-2015, la probabilidad de morir por alguna de las cuatro enfermedades no transmisibles está disminuyendo. Esto obedece principalmente a dos factores: una creciente población de 30 a 70 años, y una reducción de la mortalidad en solo dos categorías, enfermedades cardiovasculares y enfermedades respiratorias crónicas. Sin embargo, la tasa mundial de reducción del 17% entre 2000 y 2015 sigue siendo insuficiente para alcanzar la meta de bajar en una tercera parte la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para 2030.

Compromisos mundiales para prevenir y tratar las ENT

En los últimos años, en consonancia con el creciente reconocimiento del problema que suponen las enfermedades no transmisibles, las Naciones Unidas y la OMS efectuaron acciones sobre esta cuestión en diversos foros internacionales. Reconociendo que las enfermedades no transmisibles representan uno de los principales obstáculos al desarrollo en el siglo XXI, y que requieren un enfoque multisectorial, según se destaca en la Declaración de Moscú adoptada en la Primera Conferencia Ministerial Mundial sobre Modos de Vida Sanos y Control de las Enfermedades No Transmisibles, la Asamblea General de las Naciones Unidas convocó dos reuniones de alto nivel sobre las enfermedades no transmisibles. La reunión de 2011 dio lugar a una declaración política de las Naciones Unidas en la que los países y los organismos multisectoriales y donantes contrajeron numerosos compromisos en relación con la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles. Posteriormente, los Estados Miembros de la OMS acordaron una reducción del 25% en la tasa de mortalidad prematura para 2025  y fijaron un conjunto de metas concernientes a los factores de riesgo y los sistemas de salud que, si se alcanzan, asegurarán el logro de la meta relativa a la mortalidad.

En 2014, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, los Estados Miembros adoptaron un documento final que incluía cuatro compromisos con plazos establecidos y utilizaba 10 indicadores de progresos, con miras a su aplicación en 2015 y 2016. Esos compromisos consisten en: establecer metas nacionales con respecto a las enfermedades no transmisibles; elaborar un plan nacional; reducir los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles; y fortalecer los sistemas de salud para responder a las enfermedades no transmisibles.

Lamentablemente, los progresos hacia el cumplimiento de esos compromisos han sido decepcionantes. Hasta 2017, 83 países habían realizado progresos insuficientes o nulos en lo concerniente a los cuatro compromisos con plazos establecidos (basados en los países que informaron haber alcanzado plenamente menos de cinco indicadores, entre un total posible de 19). Ningún país alcanzó plenamente los 19 indicadores.

Dificultades para la aplicación ENT

Los compromisos contraídos no se han traducido en medidas legislativas y reglamentarias, inversiones

constantes o financiación de programas contra las enfermedades no transmisibles de manera coherente

entre los Estados Miembros.

En las actividades contra las enfermedades no transmisibles es preciso aplicar enfoques intersectoriales

que abarquen la salud en todas las políticas, en todos los ámbitos gubernamentales y en toda la sociedad.

Aun cuando existen numerosas intervenciones contra las enfermedades no transmisibles, muchos países están quedando rezagados en su aplicación. Esto obedece a diversos motivos, pero los principales obstáculos son:

1. alta de voluntad política, compromiso, capacidad y medidas.

2. falta de políticas y planes concernientes a enfermedades no transmisibles.

3. dificultades para el establecimiento de prioridades.

4. repercusiones de factores económicos, comerciales y de mercado.

5. capacidad técnica y operacional insuficientes.

6. financiación (nacional e internacional) insuficiente para intensificar las respuestas nacionales a las enfermedades no transmisibles.

7. falta de rendición de cuentas.

Descargue: Documento Carga de morbilidad y repercusiones de las Enfermedades no Transmisibles y los trastornos mentales.

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Actualidad

119 países sufren por insuficiencia en el suministro de sangre

Esa es la conclusión de una revisión de un nuevo estudio que mide la brecha entre la oferta y demanda mundial de sangre.

Publicado

el

El suministro total de sangre a nivel mundial está alrededor de 272 millones de unidades. En 2017 la demanda mundial total fue de cerca de 303 millones de unidades, lo que refleja un déficit de casi 30 millones de estas.

Esa es la conclusión de un estudio publicado en la revista The Lancet Haematology para estimar la brecha entre la oferta y la demanda mundial de sangre. Según el estudio de los 195 países del mundo, 119 reportan suministro insuficiente, el déficit ascendió a más de 100 millones de unidades, lo que equivale a unas 1.849 unidades por cada 100.000 personas.

También puede leer: Panorama del gasto per cápita de las farmacia frente al gasto de la OCDE

Es por ello, y considerando la evidencia de este déficit que la Organización Mundial de la Salud (OMS), hizo énfasis  en que, por cada 1.000 personas en cualquier país, se necesitan de 10 a 20 donantes para proporcionar suministros adecuados. Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que se subestima el volumen real de sangre necesario para muchos países. Los investigadores proponen entre los objetivos que la donación debería variar de acuerdo a cada país y según el tipo de enfermedad prevalente.

Carga de morbilidad entre países

Además, el artículo enfatiza que los países de ingresos más bajos presentan una demanda relativamente menor en comparación con los países de ingresos altos, lo que puede atribuirse a una disminución en la carga de morbilidad por lesiones y enfermedades crónicas, señalan los autores. Sin embargo, también calcularon que estos países tienen las mayores carencias de suministro. Por lo tanto, el abastecimiento de sangre total y de los tres componentes derivados de la misma, glóbulos rojos, plaquetas y plasma, varía considerablemente de un país a otro.

Según esta revisión, en la mayoría de los países de ingresos altos, la oferta pudo satisfacer la demanda. Por ejemplo, se estimó que Dinamarca tenía el mayor abastecimiento de los tres componentes sanguíneos, con 14.704 unidades de productos sanguíneos por cada 100.000 personas. En cambio, Sudán del Sur tuvo el suministro más bajo, con 46 unidades por cada 100.000 habitantes.

Transfusiones de sangre

Las causas de las transfusiones de sangre también variaron regionalmente. La demanda en los países de ingresos altos se debió principalmente a lesiones y enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, en Europa Central, casi 30% de las transfusiones se hicieron para tratar lesiones, 1.716 unidades por cada 100.000, y más del 20% para patologías cardiovasculares 1.283 por cada 100.000.

Los investigadores también mencionan que por ejemplo en el África subsahariana meridional y Oceanía, más del 20% de las transfusiones fueron para enfermedades respiratorias y tuberculosis, 789 por cada 100.000 en el África subsahariana meridional y 858 en Oceanía. En el África subsahariana occidental, oriental y central, más del 10% de las necesidades totales se referían a deficiencias nutricionales, incluidas las de hierro, más de 300 unidades por cada 100.000 habitantes.

Ante la evidencia acumulada, los autores son enfáticos en señalar que para satisfacer la demanda en 2017, los 195 países tendrían que haber superado el objetivo de la OMS de 10 a 20 donaciones por cada 1.000 personas. Suponiendo que se puedan obtener alrededor de 1.5 unidades de componentes sanguíneos de una donación, 40 países requerían más de 30 donaciones, mientras que cuatro en Europa oriental requerían más de 40 donaciones por cada 1.000 habitantes.

Continuar leyendo

Actualidad

Panorama del gasto per cápita de las farmacias frente al de la OCDE

Nuevo informe presentado por la OCDE muestra como están los diferentes países en términos de gastos per cápita en salud.

Publicado

el

Nuevo informe presentado por la OCDE muestra como están los diferentes países en términos de gastos per cápita en salud.
Esta publicación hace parte del contenido exclusivo de CONSULTORSALUD. Te invitamos a suscribirte adquiriendo: Suscripción ORO o Suscripción plata.
Continuar leyendo

Actualidad

Proyecto que otorga beneficios a niños con cáncer pasó primer debate

Ley Jacobo establece que las modificaciones en la red de prestadores de la EPS no afectarán la prestación de los servicios en menores con cáncer.

Publicado

el

Con nueve votos a favor se aprobó en primer debate el proyecto de ley que garantiza la prestación de los servicios de salud  de oncopediatría y se declara atención prioritaria a los menores con cáncer, iniciativa conocida como la Ley Jacobo.

También puede leer: Acesi cuestiona suspensión de liquidación de Saludvida EPS

Objetivos del proyecto

El objeto del proyecto es establecer medidas que hagan efectiva la protección del derecho fundamental a la salud de los menores de 18 años, con diagnóstico o presunción de cáncer, declarar su atención integral como prioritaria, garantizando el acceso efectivo a los servicios de salud de oncopediatría y fortaleciendo el apoyo social que recibe esta población.

También puedes ver: Introducción al marketing digital aplicado al sector salud

El senador Honorio Henríquez, ponente de la iniciativa, dio lectura al informe de la subcomisión, en el cual se propone la modificación en el título para reemplazar ‘urgencia médica’ por ‘atención prioritaria’, dado que son pacientes que se encuentran en riesgo inminente. Precisó, además, que el artículo primero se deja igual; en el artículo segundo denominado prioridad y giro directo a prestadores de servicios de salud de menores con cáncer, se declara que “el prestador de servicios de salud de menores con cáncer, sin importar el régimen de afiliación del menor, tendrá prelación en el pago de su facturación. Las modificaciones en la red de prestadores de la EPS no afectarán la continuidad en la prestación de los servicios a estos pacientes. Y en el artículo tercero se incluye el término de “atención prioritaria y continuada”.

Continuar leyendo

Prepárate

Descuentos Noviembre

Próximos Eventos

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras