Cambios en la guía clínica para el manejo del cáncer del tracto urinario

Cambios en la guía clínica para el manejo del cáncer del tracto urinario
[favorite_button]
Comentar

En el marco del 6° Simposio de actualización en urología oncológica – ACHO 2023, presentamos en este artículo los cambios realizados a la guía clínica para el manejo del carcinoma urotelial, específicamente para el cáncer del tracto urinario superior los cuales se publicaron inicialmente por la Asociación Europea de Urología en la revista European Urology. Este tipo de cáncer afecta a las células que revisten la uretra, la vejiga, los uréteres, la pelvis renal e incluso extenderse hacia otros órganos.

Las modificaciones a la guía clínica se basan en la revisión de la literatura mediante una búsqueda sistemática en las bases de datos PubMed, Ovid, EMBASE y Cochrane, cuyos resultados fueron analizados por un panel de expertos antes de emitir la actualización definitiva a las recomendaciones. Pese a ello, según indican los especialistas, en varias áreas no existe evidencia suficiente y de alto nivel que permita ser considerada para ofrecer recomendaciones sólidas.

Resulta importante tener en cuenta que, aunque el cáncer del tracto urinario superior es poco frecuente en la población, el 60% de estos tumores son invasivos en el momento del diagnóstico, por lo que se debe brindar un diagnóstico oportuno y adecuado. En los casos de alto riesgo, las opciones presentadas en la guía de manejo del carcinoma urotelial son la quimioterapia basada en platino tras nefroureterectomía radical y el nivolumab adyuvante para pacientes no aptos o que rechazan la quimioterapia.

Recomendaciones concisas para el tratamiento del cáncer del tracto urinario

De acuerdo con la publicación, el diagnóstico del cáncer del tracto urinario superior puede ser incidental o manifestarse con síntomas como la hematuria visible o no visible (70-80%), dolor en los flancos debido a un coágulo u obstrucción del tejido tumoral o, con menor frecuencia, a un crecimiento local, se produce en aproximadamente el 20-32% de los casos. Cuando se trata de síntomas sistémicos, el paciente padece anorexia, pérdida de peso, malestar, fatiga, fiebre, sudores nocturnos o tos; los cuales representan un peor pronóstico.

Cuando el carcinoma evoluciona a enfermedad metastásica, se recomienda la quimioterapia con gemcitabina/carboplatino como tratamiento de primera línea para los pacientes no aptos para cisplatino. En el caso de los pacientes con umores PD-1/PD-L1 positivos se les debe ofrecer un inhibidor del punto de control (pembrolizumab o atezolizumab).

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Días
Horas
Min.
Seg.
Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.