Conéctate con nosotros

Opinión

Las huellas del pasado

Publicado

el

LAS-HUELLAS-DEL-PASADO

Nuestro sistema de salud, con ya más de 20 años de existencia, viene en los últimos tiempos ajustándose a través de medidas que intentan devolver la confianza y conseguir la efectividad que se requiere.

Gestarsalud con el ánimo de aportar soluciones y a la vez construir, ha revisado cada una de las situaciones que impiden salir de la etapa de ajustes y pasar al reconocimiento, y apropiación de un mejor y sostenible sistema para todos los colombianos. Unos y otros análisis siempre apuntan a la necesidad de resolver de manera simultánea, las huellas del pasado.

Estas huellas, están marcadas en la percepción del colectivo y en la desconfianza entre actores, fundamentadas estas últimas por las deficientes relaciones monetarias entre las diferentes organizaciones, propiciando fallas de calidad, las que prioritariamente son divulgados, generando un círculo vicioso.

Esta situación ha sido popularmente denominada “crisis”, no sé si para posicionar públicamente la necesidad de cambio, o para evidenciar la escasez, como la define la Real Academia de la Lengua Española, o por algún otro interés de quien lo diga. Considero, que lo que debemos hacer todos, lejos de ahondar más en la mala percepción colectiva y la desconfianza en el sistema, es trabajar en hacerlo legítimo, eficiente y que logre mayor efectividad y visibilidad de sus resultados en salud.

Adicionalmente, nos enfrentamos a la implementación de la Ley Estatutaria en Salud, que le pone a Colombia y al sistema un gran reto, basado en la necesidad de armonizar los derechos y los requerimientos de salud con necesidad de nuestros afiliados, con un marco de disponibilidad de recursos del país.

Es de resaltar que Colombia tiene un sistema como pocos en el mundo, que involucró no solo una pluralidad de actores, sino una multiplicidad de fuentes de financiamiento, las que le han permitido llegar a la cobertura tanto poblacional como técnico científica que hoy se ostenta. Este aspecto tan importante y tan diferenciador con los demás países de similares condiciones de desarrollo, se debe necesariamente enmarcar en unos recursos finitos y en las disponibilidades reales según la situación económica colombiana.

Por este reto, recobra aún más importancia la necesidad de resolver pronto lo que denomino las huellas del pasado, especialmente en los problemas financieros acaecidos por el diseño anterior del flujo de recursos en el caso del Régimen Subsidiado, y en la consecuencia de haber expuesto a las EPS que operan este régimen a asumir financieramente los servicios No incluidos en el POS y recobrarlos a los Departamentos, cuando no todos ellos tenían la suficiencia de las fuentes para su pago y muchas veces ni siquiera la voluntad.

Estas situaciones han impactado negativamente en la liquidez de las EPS del Régimen Subsidiado, que fueron autorizadas, habilitadas y contratadas para funcionar en un marco de Listado de Servicios (POS), no de Derechos, y a las cuales se les asigna una Unidad de Pago Percapita (UPC), calculada según el mismo gobierno con información incompleta, que tiene como generador primario obligado en un 60% a la Red Hospitalaria Pública, que tampoco tiene las condiciones para producirla y enviarla en las condiciones que se requieren para soportar la insuficiencia de la misma.

Operar el sistema bajo la premisa del Derecho, amerita avizorar muy bien el qué se iría a necesitar por parte de los afiliados según cada grupo etario y pooles de riesgo, con qué frecuencia y a qué precios, lo que significa un verdadero estudio actuarial prospectivo, que aporte una visión real a todos los actores y especialmente a las EPS, frente a lo que se van a comprometer y si van a seguir exponiendo y aportando sus patrimonios a los posibles desfases que estos cálculos traigan.

El futuro ameritará decisiones; decisiones técnicas, financieras y sociales que trasciendan a los intereses de unos y otros y se fundamenten en las necesidades del colectivo y la suficiencia financiera que tenga el país para respaldarlo y sostenerlo.

Independiente a ese futuro, con ese árbol de decisiones, insistimos como Gestarsalud, en lo prioritario y urgente de sanear las huellas del pasado.

Ahora bien, con la puesta en marcha del Decreto 2702 de 2014, de Habilitación Financiera de las EPS, nuevamente se han despertado polémicas en el sector salud; sin embargo, para todos es clara la necesidad de este tipo de normas. Es la intervención del estado en el pronto y completo pago de sus deudas y obligaciones, porque son deudas estatales que datan desde el año 2011 y anteriores a la fecha, la que vuelve a necesitarse.

En ese contexto, resulta un poco contradictorio que por una parte el Decreto exija condiciones que favorecen la liquidez del sector demandando por parte de las EPS que aseguran la prestación de servicios de salud, la transformación de sus activos, hoy representados en más de un 70% en cuentas por cobrar a nombre del mismo estado, y por otro lado, NO resuelva la disposición de recursos y fuentes de financiación que aseguren el pago de las mismas.

Las EPS asociadas a Gestarsalud, de acuerdo con las exigencias del Decreto de Habilitación Financiera en las condiciones actuales, cumplen satisfactoriamente con la exigencia de los Capitales Mínimos, por lo que esta condición no es considerada como un factor de riesgo financiero para nuestras asociadas. Sin embargo, en la depuración contable que debe realizarse como la primera etapa de cumplimiento de este Decreto 2702, debemos provisionar esa deuda estatal, lo que indudablemente impacta de manera negativa en los patrimonios de las EPS del Subsidiado.

Para resolver esta situación, el Estado Colombiano deberá honrar sus deudas y asumir el pago de alrededor de 1,5 Billones de pesos que debe a las EPS del Régimen Subsidiado, o establecer en el entretanto, mecanismos como líneas de crédito con disponibilidad de recursos suficientes a las que podamos acceder las EPS, y sean girados directamente a los prestadores.

Desde Gestarsalud, con el fin de que las empresas aseguren las condiciones de solvencia y liquidez exigidas y partiendo del principio de que el deudor original de esta cartera es el Estado, consideramos que ésta sería la mejor estrategia para contar con los recursos para el pago de los servicios de la red hospitalaria tanto pública como privada del país, rescatar la confianza, lograr unas mejores condiciones financieras para trabajar con los prestadores y en últimas borrar las huellas del pasado, que tanto daño nos ha hecho.

Esta propuesta de Gestarsalud, se basa en la realidad económica actual del país, y en soluciones similares dadas a otros sectores como las tomadas durante la crisis financiera de los 90. Creemos que el sector lo amerita, los prestadores lo necesitan y nuestros usuarios se merecen un sistema más efectivo, que les garantice una mejor calidad en los servicios de salud que reciben. Indiscutiblemente, el dinero para todo esto, es necesario.

Si reconocemos la diferencia con lo que ocurría en sus primeros 15 años, es mucho lo que se ha mejorado en nuestro Sistema. Se trabaja por parte del gobierno de manera permanente en búsqueda de perfeccionar su operación e ir rescatando la confianza, tan necesaria y a la vez tan desgastada por años. Pero también es mucho lo que toca continuar mejorando en todos los frentes técnicos, científicos, económicos, sociales y operativos para lograrlo y este es el momento para soluciones que integren pasado, presente y futuro por lo que el tiempo por si solo, no borra sus huellas.

Directora ejecutiva de Gestarsalud.

Opinión

La Insoportable Levedad del Ser Médico

Publicado

el

A todos alguna vez nos absorbió ese monstruo al que llamamos ciencia. El mismo leviatán que nos desvía frecuentemente de aquella realidad que pretendemos conocer y a veces transformar.

Pero, en el modelo hipotético-deductivo y horizontal de pensamiento que aprendemos los médicos no hay cabida para el fracaso y el error.  Nos aterra la cercanía del caos y el mundo de lo desconocido y nos defendemos con lo que Estanislao Zuleta definió maravillosamente como la ‘no reciprocidad lógica‘, es decir lo malo que generamos se debe a la circunstancialidad y los errores del otro a su esencialidad. Nos cuesta reconocer que somos humanos, imperfectos y estúpidamente soberbios.

También le puede interesar: El regreso triunfal de la integración vertical en el sector salud (opinión).

Cuando me encuentro con mis estudiantes, veo en sus ojos el anhelo del conocimiento pragmático, de los detalles de la molécula, del conocer el cataclismo fisiológico de la enfermedad. No lo niego, es fascinante, pero mi siguiente pregunta siempre es el para qué. ¿Entregamos valor en lo que hacemos?, o es un simplemente un anhelo de superioridad intelectual, de saber que sabemos y pretender que estamos más allá de los niveles básicos de pensamiento. Cuanta vanidad tenemos, y cuanto sufrimiento nos hace falta.

“Debemos partir de un hecho fundamental: los médicos intervenimos en la vida y en la muerte, los dos procesos biológicos más complejos e imperfectos de la naturaleza. ¿Cómo podemos asegurar algo en esa hecatombe? Quién ha dicho que, en medio de tantas variables independientes, de tantas incertidumbres sin remedio, alguna de nuestras intervenciones tendrá realmente un impacto en la travesía del ser.

Sí claro, me dirán que hemos transformado tendencias, que la mortalidad infantil y la esperanza de vida han mejorado sustancialmente, que las vacunas han erradicado enfermedades y que los tratamientos que hoy tenemos en cáncer están brindando respuestas nunca antes vistas.

Pero, ¿la sociedad lo entiende?, no veo ningún nivel concordante de reciprocidad. Esto casi que es una ilusión terapéutica.

Y después de navegar por las aguas del “conocimiento”, de sacrificar horas de sueño y calidad de vida llegamos a la conclusión de que el impacto de lo que hacemos no está ligado a la cantidad de lo que sabemos sino a la materialización de lo que somos. Es cuando, después de todo, es más valioso ese imperfecto ser que habla, que entiende, que siente y que comunica que el que lucha por hacerse visible, por publicar y por tener mayor reconocimiento. Y la soledad de la hegemonía intelectual es una realidad.

Agobiados entre burocracia, fallas del sistema, reprocesos e ineficiencias ahí estamos, pensando que somos grandes, que constituimos el pivote de un macromercado que hace rato nos dio la espalda o peor aún se dio cuenta de nuestras múltiples debilidades.

Entonces ¡¿Qué nos queda?!. Increíblemente nos queda hacer una buena lectura de las dinámicas, una especie de adivinación del futuro de nuestro arte tecnológico llamado medicina. Nuestra fortaleza reside sin duda en nuestra capacidad técnica, pero es nada sin las sinergias adecuadas y sin un enfoque diferente.

Entregar medicina sin hacerlo exponencialmente no solo es aburrido e inútilmente fatuo sino también anacrónico.

Nuestros pacientes han cambiado. Ellos esperan hoy más que un imponente doctor una especie de coach de salud. Un ser humano palpable y asertivo. Ese es el verdadero gradiente competitivo de quienes nos sentamos al frente hoy y quienes debemos sentarnos al lado mañana.

Sin duda me dirán que deliro, que la realidad supera las buenas intenciones y que al final del día hay que ver muchos pacientes, llenar muchos formatos, proteger el puesto de trabajo y bajar la cabeza ante las hegemonías propias del sistema. Claro, y por eso el título del escrito, pero como dice Kundera “…el peso, la necesidad y el valor son tres conceptos internamente unidos: sólo aquello que es necesario, tiene peso; sólo aquello que tiene peso, vale”.

Seamos capaces de aceptar esta impertinente imperfección para generar un nuevo pensamiento, para lateralizar nuestras ideas, para encontrar salidas creativas al tedio agobiante de la rutina, para creer y soñar, pero también para equivocarnos felizmente y fracasar una y otra vez sin miedo a deshonrar ese M.D. que un día soñamos y que a tantos parece baldío.

Hagamos que esto realmente valga la pena.

Continuar leyendo

Contenido Exclusivo

EL REGRESO TRIUNFAL DE LA INTEGRACIÓN VERTICAL EN EL SECTOR SALUD

“Es fácil concluir, entonces, que lo que quería el legislador era prohibir que las EPS contrataran, directamente o a través de terceros, con IPS de su propiedad, más del 30% del valor del gasto en salud. No otra cosa puede inferirse del término “propias IPS”. Afirmó Morales.

Publicado

el

"Es fácil concluir, entonces, que lo que quería el legislador era prohibir que las EPS contrataran, directamente o a través de terceros, con IPS de su propiedad, más del 30% del valor del gasto en salud. No otra cosa puede inferirse del término “propias IPS”. Afirmó Morales.
Esta publicación hace parte del contenido exclusivo de CONSULTORSALUD. Te invitamos a suscribirte adquiriendo: Suscripción ORO o Suscripción plata.
Continuar leyendo

Actualidad

Nuevo Giro Directo en Colombia- videocolumna

Cobertura del Giro Directo deja de ser exclusivo del régimen subsidiado y también recae sobre las EPS del régimen contributivo.

Publicado

el

El gerente General de Consultorsalud, Carlos Felipe Muñoz Paredes, da un análisis sobre la Ley 1955 de 2019 del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, y profundiza sobre los cambios que trae la norma en el artículo 239 sobre el giro directo, un tema de gran importancia  en el Sistema de Salud colombiano.

También puede leer: Tercera edición revista formarsalud – techos, integración vertical…

En el  artículo 239 la norma establece, entre otra cosas, que la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) en nombre de las Entidades Promotoras de Salud y demás Entidades Obligadas a Compensar, realizará el giro directo de los recursos de las Unidades de Pago por Capitación (UPC) de los regímenes contributivo y subsidiado destinadas a la prestación de servicios de salud.

Esta ley, recalca el gerente de CONSULTORSALUD, cambia sustancialmente  la óptica y dialéctica sectorial que hasta hace poco se ha venido realizando con en el giro directo”. Y es que no solo le da facultades a la ADRES para que realice el giro directo a todos los prestadores, sino que amplía giro a los proveedores de servicios de salud.

“Hasta hace poco tiempo solo podrían ser receptores del giro directo los prestadores de servicios de salud, pero en la proveeduría de estos servicios ahora también encontramos, por ejemplo, a toda la industria farmacéutica” Indicó el gerente de CONSULTORSALUD.

Así mismo, puntualizó “la Cobertura del Giro Directo deja de ser exclusivo del régimen subsidiado y también recae sobre las EPS del régimen contributivo, lo que genera un ambiente mucho más democrático, sectorialmente hablando”.

Giro directo tecnologías no incluidas en el plan de beneficios

De igual manera, destaca “el giro directo de tecnologías no incluidas en el Plan de Beneficios en Salud, empezará a regir en 1 de Enero de 2020”. Sin embargo, es importante aclarar que este giro no aplicará a las entidades adaptadas del Estado y  a EPS con alto desempeño financiero, es decir, que cumplan con el patrimonio adecuado.

No obstante, las EPS que actualmente cumplen con patrimonio adecuado con corte al 31 de diciembre del año 2018, de las 44 que están operando los servicios de salud en Colombia serian únicamente 6, entre ellas están: Salud Total, Comfenalco Valle, Aliansalud, Mutual Ser, Salud Mía  y Compensar, que es la EPS que tiene el patrimonio más solido de todo el aseguramiento del país.

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras