La cirugía láser se posiciona como alternativa para tratar la hiperplasia benigna de próstata

La intervención con láser Holmio reduce las complicaciones de las cirugías tradicionales para tratar la hiperplasia benigna de próstata.
La cirugía láser se posiciona como alternativa para tratar la hiperplasia benigna de próstata
[favorite_button]
Comentar

La hiperplasia benigna de próstata es una enfermedad que afecta a cerca del 60% de los hombres mayores de 60 años y al 90% de los hombres mayores de 75 años en el mundo. Esta anomalía se presentan cuando la próstata presenta un crecimiento anormal causando dificultades para orinar, afectando además la vida sexual del paciente.

El envejecimiento es un factor de riesgo importante en la aparición de esta enfermedad por lo que a partir de los 50 años se recomienda que los hombres asistan a revisiones anuales y estén alerta de la aparición de síntomas como el aumento de la frecuencia urinaria, para evitar que la condición avance.

También puede leer: Apple integrará más de 20 funciones de monitoreo de salud en sus dispositivos

“Entre otros signos de alerta se encuentran dificultad para iniciar la micción, sensación de vaciado incompleto, orinar con mayor frecuencia en el día o la noche, pérdidas urinarias y en etapas más avanzadas, incontinencia”, explica el doctor Francisco Antuña Calle, urólogo en el Hospital Quirónsalud Málaga.  No obstante, el tratamiento para la hiperplasia benigna de próstata es sencillo, en la actualidad hay medicamentos que controlan el crecimiento de la próstata, pero cuando estos son insuficientes se recurre a una cirugía. Hoy por hoy se destacan las cirugías láser al no ser invasivas y tener mayores beneficios para los pacientes.

La intervención más popular de este tipo se realiza con láser Holmio (HoLEP)  una técnica innovadora que evita las complicaciones de tratar quirúrgicamente la hiperplasia de próstata, como el sangrado y las infecciones. Una de las clínicas donde más se realizan estos procedimiento es en el Hospital Quirónsalud de Málaga en España, donde el Dr. José Ángel Gómez Pascual, urólogo de este centro asistencial explica que el HoLEP es un láser superior a los anteriormente conocidos por su capacidad de corte y coagulación, que permite extraer el tejido crecido de la próstata intacto en su totalidad.

No obstante, llevarla a cabo puede ser complejo por lo que debe llevarse a cabo solo por médicos con experticia, pero bien ejecutada esta técnica puede tratar próstatas de hasta 200 gramos (una próstata sana pesa entre 20 y 30 gramos). Realizando la cirugía con HoLEP se logra la reducción del tejido prostático en un 80% mientras que con otras técnicas láser tradicionales solo se logra el 30%. De esta manera, la glándula prostática queda vacía, formada únicamente por la cápsula. “Hay que recordar que la cápsula prostática sólo se extirpa cuando existe un cáncer de próstata”, específica el doctor Gómez.  

Cirugía láser para hiperplasia benigna de próstata

La cirugía se realiza completamente a través de la uretra siendo mínimamente invasivo para el paciente, la intervención puede durar entre 40 y 90 variando según el tamaño de la próstata a tratar, esta ventaja disminuye las complicaciones de una cirugía abierta como el dolor postquirúrgico, infecciones y mala cicatrización. “Es frecuente que los pacientes que van a ser sometidos a un procedimiento quirúrgico para tratar la hiperplasia benigna de próstata presenten piedras en la vejiga” señala el Dr. Antuña, sin embargo, el HoLEP también cumple la función de litotriptor por lo que mientras se realiza el procedimiento se puede hacer simultáneamente la extracción de las piedras encontradas.

“Más del 97% de nuestros pacientes operados, se marchan de alta sin sonda a las 48 horas de la cirugía. Además, el sangrado es mínimo al no perder sangre respecto a la cirugía abierta, haciendo que la transfusión de sangre sea algún caso excepcional, todo lo contrario que con la cirugía abierta”, subraya el doctor Antuña, lo que sugiere que el uso de esta técnica trae beneficios como la rápida recuperación del paciente. Otros aspectos positivos de la intervención se dan a largo plazo. Un estudio realizado por la Asociación Europea de Urología muestra que solo un 1,4% de los pacientes intervenidos con el láser Holmio tienen que recurrir a una reintervención, mientras que en los pacientes operados con técnicas tradicionales esta cifra aumenta al 10%. 

Finalmente, para terminar el procedimiento se envía el tejido extraído a un patólogo para determinar la causa de la hiperplasia, aunque muy pocas veces el material analizado resulta ser cancerígeno.

También puede leer: Después de 20 años la FDA aprueba el uso de Aducanumab medicamento para el Alzheimer

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.