Inicio de la menopausia: nuevo riesgo de enfermedades cardiovasculares

Debido al aumento de mujeres con enfermedades cardiovasculares, se establece a este proceso como una de las causas certificadas con investigación científica
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

La Asociación Americana del Corazón (AHA, siglas en inglés) presentó una declaración científica en la revista Circulation, en la que advierte a los médicos, profesionales del sector y mujeres sobre el incremento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares que se produce durante la transición a la menopausia. A su vez, el documento se muestra como una fuente de información confiable y sintetizada sobre los datos existentes de la menopausia y el contraste con las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en mujeres en EE.UU.

De acuerdo con los especialistas, en los últimos años se ha evidenciado un aumento en el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular y el incremento de enfermedades coronarias al finalizar la etapa fértil de la mujer. En cuanto a este último aspecto, desde la AHA mencionan que este tipo de afecciones incluso están apareciendo varios años más tarde, si se compara con la población masculina que las padece. Todo ello generó una nueva hipótesis: la transición de la menopausia (MT, en inglés) es uno de los factores de riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares en mujeres.

También le puede interesar: LA MENOPAUSIA AUMENTA EL RIESGO DE SUFRIR OSTEOPOROSIS

¿Estos riesgos son exclusivos de la menopausia?

Específicamente, la declaración se sustenta con hallazgos de estudios longitudinales orientados hacia mujeres. Al hacer seguimiento a aquellas que inician la menopausia, los investigadores han podido desentrañar el envejecimiento cronológico y ovárico con respecto al riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Debido a los cambios físicos que se producen en el cuerpo de la mujer, las investigaciones registran varios patrones de cambio en las hormonas sexuales, alteraciones adversas en la composición de lípidos, proteínas, lipoproteínas y medidas de salud vascular, todo ello ligado directamente con la transición o comienzo de la menopausia. Dentro de la sintomatología relacionada con las enfermedades cardiovasculares, la declaración científica presenta lo siguiente:

  • Los síntomas vasomotores permanecen como los más comunes asociados con la menopausia (≈80% de mujeres de mediana edad) y como aquellos que afectan significativamente su calidad de vida, por lo que pueden requerir tratamiento. Los síntomas vasomotores pueden durar 10 años, con una mayor duración entre las mujeres cuyos síntomas comienzan a principios de la MT. Sin embargo, el tiempo y la frecuencia de estos síntomas varía en 4 patrones establecidos: a) inicio temprano 11 años antes del final del periodo menstrual (FMP, en inglés) con una disminución posterior, b) inicio cerca del FMP con una disminución posterior, c) frecuencia persistentemente alta y d) frecuencia persistentemente baja.
  • Las alteraciones del sueño son motivo común de consulta. Las mujeres informan de un sueño más pobre en la perimenopausia y menormente en la edad reproductiva tardía. A esto se añade la severidad de los trastornos respiratorios del sueño, ya que estos aumentan mientras se pasa de la pre a la posmenopausia, independientemente del envejecimiento cronológico o los cambios en el cuerpo que experimente cada paciente.
  • El aumento de los niveles de lípidos (colesterol de lipoproteína de baja densidad y apolipoproteína B), el riesgo de síndrome metabólico y el remodelamiento vascular son procesos impulsados por la transición de la menopausia más que por el envejecimiento; mientras que el aumento de la presión arterial, el nivel de insulina y el nivel de glucosa probablemente estén más influenciados por el envejecimiento cronológico.

También hay datos que sugieren que el inicio de la terapia hormonal para la menopausia (MHT) cuando se es menor de 60 años o dentro de los 10 años de la menopausia está asociado con un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, hace falta mayor investigación científica para corroborar los datos existentes.

También le puede interesar: SUFRIR UN ATAQUE CEREBRO VASCULAR -ACV- EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN