Nueva guía de la OMS para la población vulnerable en tiempos Covid-19
Conéctate con nosotros

Latinoamérica

Nueva guía de la OMS para la población vulnerable en tiempos Covid-19

Teniendo en cuenta las severas afectaciones a la salud pública ocasionadas por la pandemia, la OMS y la OPS presentaron recomendaciones para mitigar las fases que se avecinan en la población vulnerable que habita la región

Publicado

el

POBLACIÓN VULNERABLE OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó su nueva publicación “Orientaciones para la aplicación de medidas de salud pública no farmacológicas en grupos de población en situación de vulnerabilidad en el contexto de la COVID-19”. El documento fue elaborado como guía para garantizar la atención en salud a la población vulnerable o mejorar la adherencia a sus tratamientos, dos aspectos fundamentales que se vieron menguados por la pandemia.

Además de presentar una ruta a seguir, en el que el acceso a la salud se mantenga como prioridad, se buscan medidas alternativas -no menos importantes que la inmunización-, para que se tomen las medidas de prevención, elaboren estrategias más flexibles y se consideren otros caminos que no involucren, necesariamente, el uso de medicamentos a quienes habitan en territorios de difícil acceso.

Para el caso de América, la OMS y OPS proyectan una caída del 9.1% en el PIB. Como consecuencia directa, se producirá un aumento regional en la tasa de pobreza en 7 puntos porcentuales, equivalentes al 37.3% o 231 millones de personas en esta situación. Si se considera a la pobreza extrema, se estima un crecimiento hasta del 15.5% que se verá representado en 96 millones de personas que habitan el continente.

Ante los obstáculos que enfrentan y enfrentarán estos grupos en los meses restantes y venideros, la OMS se concentra en medidas que pueden ser fácilmente aplicables por cada individuo: aislamiento o cuarentena individual, confinamiento domiciliario, cierre de escuelas, cierre de lugares de trabajo, restricciones del transporte público, control de los centros cerrados de larga estadía voluntaria o centros del ámbito judicial, control de aglomeraciones, e higiene de manos.

También le puede interesar: EPS COMPARTA SEGUIRÁ BAJO VIGILANCIA DE LA SUPERSALUD

¿Cómo se deben abordar los retos de salud pública?

“Mientras no se disponga de vacunas o tratamientos efectivos para la COVID-19, será necesario mantener y mejorar las medidas de salud pública no farmacológicas de acuerdo con la situación de cada lugar”, señala la publicación. Esto se traduce en el rediseño de políticas, estrategias y acciones interinstitucionales e interdisciplinares que reduzcan al máximo los efectos negativos de la pandemia -considerando que la región espera nuevas oleadas de la enfermedad-.

Algunas de las medidas que se proponen para los países son las siguientes:

  • Gestión territorial de las medidas de salud pública: los asentamientos informales, áreas urbanas con alta densidad poblacional, territorios indígenas y territorios rurales reúnen problemas que afectan directa o indirectamente la salud pública (falta de agua potable, hacinamiento permanente, falta de productos de higiene y otros). Se propone aprovisionar a la población vulnerable de servicios básicos(agua incluido), habilitar lavamanos públicos de funcionamiento prolongado, garantizar el acceso a servicios de salud y psicosocial, a través de líneas de emergencia, atención en puntos locales, y, establecer cordones sanitarios o cuarentenas en barrios o áreas de mayor riesgo.
  • Fomentar el lavado de manos con agua y jabón: la higiene de manos es la medida de prevención más importante. Sin embargo, la falta de mensajes positivos, la comunicación directa con la comunidad o el nulo acceso a los implementos de higiene dificultan esta tarea. Desde la OMS se recomienda facilitar -a mediano y largo plazo- el abastecimiento de agua por medios externos, establecer un consumo mínimo vital gratuito y anticipado a las familias.
  • Confinamiento domiciliario: aunque esta medida sigue siendo debatida, ya que un porcentaje importante de la población vulnerable no tiene una entrada laboral fija. La OMS solicita proveer de servicios de salud a los trabajadores migrantes y sus familias, entregar suministros básicos esenciales -alimentos y productos de aseo-, fomentar las relaciones de vecinos y establecer nuevos trueques, habilitar centros temporales de residencia para personas sin hogar, presentar soluciones de prevención dentro de la vivienda -especialmente medidas de limpieza y desinfección en comunidades rurales o indígenas- y limitar la entrada de visitantes a los territorios indígenas o de patrimonio.

También le puede interesar: ASMA EN COLOMBIA: ¿CÓMO ESTÁ LA CARGA DE LA ENFERMEDAD?

Acciones esenciales a corto plazo:

Los estudios indican un aumento entre los obstáculos y comportamientos no deseados en la población vulnerable. Se destaca el aumento en los casos de ansiedad, depresión; violencia intrafamiliar; violencia hacia la mujer. Para evitar un incremento adicional, la OMS plantea -entre otras-, las siguientes acciones para aplicarlas en la población vulnerable:

– Garantizar que aquellas medidas restrictivas que limiten los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales se ajusten a los principios de legalidad, proporcionalidad, necesidad, temporalidad, y con base en la evidencia, y que su finalidad única sea la protección de la salud pública

– Asegurar que las sanciones para aquellos ciudadanos que incumplen las medidas de confinamiento, cuarentena, cierre de negocios y otras sean racionales y proporcionales a la infracción

– Identificar las organizaciones y activos comunitarios para trabajar con la población vulnerable en las estrategias de comunicación de riesgo y adaptación de las medidas

– Proporcionar especial cuidado a menores en situación de vulnerabilidad (por motivos de salud mental, discapacidad, hacinamiento) que están expuestos a abusos y negligencia

Latinoamérica

Altos índices de obesidad y malnutrición en América Latina

Un nuevo informe de las Naciones Unidas evidencia altas tasas de malnutrición en los países latinoamericanos.

Publicado

el

Crecen los índices de obesidad y malnutrición en América Latina

Un nuevo informe de las Naciones Unidas evidencia altas tasas de malnutrición en los países latinoamericanos. Este informe se centra en el panorama de la seguridad alimentaria y nutricional de América Latina y el Caribe durante este año analizando el sobrepeso y el retraso en el crecimiento infantil en la región.

Los datos identifican los territorios rezagados en seguridad alimentaria es decir, que muestran niveles muy superiores a los del promedio nacional. El informe establece que el sobrepeso infantil en los territorios altamente rezagados de la región es dos veces mayor que en los territorios sin rezago: 13,1% versus 6,6%. El retraso en el crecimiento infantil alcanza 27,6% en los territorios con alto rezago, y sólo 11,9% en los no rezagados.

Julio Bordegué, representante de la FAO explica que los promedios nacionales esconden desigualdad territorial, ya que en cada país hay territorios con estándares muy buenos mientras que hay otros en condiciones graves. En este sentido, es fundamental que los Gobiernos encaminen sus recursos a dar solución a los territorios con rezago en la seguridad alimentaria.

Es preciso mencionar, que uno de cada cinco territorios analizados tiene rezago según los indicadores, estos suelen ser de entorno rural, con altas tasas de pobreza y con presencia alta de comunidades indígenas o afro.

“El panorama confirma la urgente necesidad de invertir en las áreas rurales y en agricultura familiar. Primero, porque las zonas y poblaciones rurales son las más afectadas por los problemas de malnutrición. Y segundo, porque para la región, donde el costo de una dieta saludable es el más elevado del mundo, es clave promover sistemas alimentarios que favorezcan el acceso a alimentos nutritivos, diversos y asequibles, lo que sólo puede hacerse apoyando la agricultura familiar”, dijo Rossana Polastri, Directora del FIDA para América Latina y el Caribe.

El informa evidencia que en 23 países existen 142 territorios en los cuales el retraso en el crecimiento infantil es significativamente mayor que el promedio nacional, la diferencia entre territorios con y sin rezago es de 48% en Panamá, 34% en Guatemala, y tiene índices más marcados en Belice, Colombia, Guyana y Honduras.

El retraso en el crecimiento es excesivamente alta en entornos rurales con menos acceso a servicios, mercados laborales informales, altos niveles de pobreza y poca presencia de escuelas.

También puede leer: Vacuna Pfizer-BioNTech: aprobada en Reino Unido

Malnutrición en latinoamérica

Por otro lado, el sobrepeso en menores de 5 años latinoamericanos está en el 7.5% de esta población, posicionándose por encima de la medida mundial de 5.6%. El estudio identificó 141 territorios rezagados en control de sobrepeso infantil en 22 países de la región y destaca que ese fenómeno afecta más a los entornos urbanos de grandes ciudades diferenciándose del retraso en el retraso en el crecimiento.

Los países con las mayores diferencias promedio entre sus territorios con alto rezago y sin rezago son Jamaica (17,5 puntos porcentuales), Guyana (14,7 puntos porcentuales), Panamá (14 puntos porcentuales), Bolivia (12,7 puntos porcentuales) y Perú (10 puntos porcentuales). 

El nuevo informe también alerta sobre el aumento del sobrepeso y la obesidad, que ha ocurrido en todos los grupos de edad: en 2016, 315 millones de personas (casi la mitad de la población de la región) sufría sobrepeso y obesidad, en comparación con 239 millones en 2006. Esto es particularmente grave debido a la evidencia que la obesidad está asociado al riesgo de sufrir peores efectos en caso de una infección por Covid-19.

Continuar leyendo

Latinoamérica

Casos de VIH en Latinoamérica aumentaron en un 20%

La cifra de casos de VIH en América Latina aumentaron en un 21% desde el 2010 hasta el 2019 según lo informó la OPS.

Publicado

el

Casos de VIH en Latinoamérica aumentaron en un 20%

La cifra de casos de VIH en América Latina aumentaron en un 21% desde el 2010 hasta el 2019 según lo informó la Organización Panamericana de la Salud -OPS-. No obstante, las muertes relacionadas con la enfermedad del SIDA se redujeron en un 8% en la última década, mientras que le porcentaje de muertes por la enfermedad en el Caribe tuvo una caída del 37%.

Los datos de la OPS muestran que en la última década se pasó de 100.000 casos en 2010 a 120.000 en 2019. En este mismo lapso de tiempo las muertes pasaron de 41.000 a 37.000 mostrando un leve descenso.

La Directora de la OPS, Carissa F. Etienne, explicó que los datos son concluyentes lo que significa que el VIH/SIDA sigue representando un grave problema para la salud pública de toda América Latina, por lo que se debe actuar rápido y tomar acciones que disminuyan la desigualdad, el estigma y la discriminación que sufren los pacientes VIH positivos.

Adicionalmente, Etienne aseguró que los casos de muerte y contagio aumentarán el próximo año debido a la pandemia del Covid-19, ya que varios países han tenido que interrumpir sus servicios esenciales de salud. Añadió que no se debe olvidar el objetivo mundial de erradicar por completo la infección por VIH.

A pesar de las múltiples campañas de salud y concientización que realizan diferentes ONG respecto al VIH/SIDA aún existen desigualdad de acceso a los servicios de salud y discriminación lo que impide avanzar hacia la meta de erradicación.

También puede leer: Minsalud definió montos que pagarán a las EPS por las pruebas diagnósticas de Sars-Cov-2

Menos diagnósticos de VIH por la pandemia

Datos de la OPS evidencian que desde que comenzó la pandemia el número de personas que se realizan una prueba diagnóstica para detectar el VIH ha disminuido en Latinoamérica y el Caribe. En el primer semestre de este año sólo en ocho países ( Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Perú, República Dominicana y Santa Lucía) dejaron de hacerse 4.000 diagnósticos de VIH. Si las personas no son diagnosticadas no tiene acceso a los antirretrovirales necesarios para tratar la enfermedad, arriesgándose a morir y contagiar a otros.

“La COVID-19 plantea un desafío para la prevención, las pruebas, el tratamiento y los servicios de atención de salud para pacientes con VIH”, manifestó César Nuñez, Director Regional de ONUSIDA. “Cualquier desaceleración en la prestación de estos servicios dejará a muchos grupos particularmente vulnerables en mayor riesgo de infección por el VIH o muerte relacionada con el sida”, advirtió.

Adicionalmente, aseveró que se dispone de estrategias para responder los retos, que incluyen medidas como pruebas de autoadministración, entrega de lotes de medicamentos que cubren el tratamiento durante meses, disminuyendo además las visitas médicas a las que el paciente debe someterse, sin embargo, hay países en los que no se están aplicando.

La iniciativa de la OMS y la OPS es que el 90% de las personas con VIH del mundo conozcan su diagnóstico a fin de cumplir con los objetivos de la ONU, para esto es necesario universalizar el uso de las autopruebas con las que los pacientes recogen sus propias muestras y las testean descentralizando los servicios de salud que se enmarcan en la atención del VIH.

 “Hazte la prueba donde quieras, cuando quieras” es el lema de la OPS y la ONUSIDA para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA.

Avances contra el VIH/SIDA

Finalmente, la OPS dio a conocer algunos resultados clave de la lucha contra el VIH en América Latina:

  • El porcentaje de mujeres embarazadas en tratamiento antirretroviral, que reduce las probabilidades de transmitir el virus a sus hijos, aumentó de 52% en el 2010 a 74% en el 2019.
  • El porcentaje de hijos nacidos de mujeres con VIH que acaban contrayendo la infección ha descendido de 20% en el 2010 a 15% en el 2019.
  • El porcentaje de personas con infección por el VIH en tratamiento antirretroviral aumentó de 43% en el 2010 a 60% en el 2019.
  • Entre las personas con infección por el VIH en América Latina y el Caribe, el 53% ha podido controlar la carga viral en su sistema gracias al tratamiento antirretroviral.

Recordemos, que sólo en Latinoamérica hay más de 2.100.000 personas con VIH, los Objetivos de la ONU plantean que para el 2030 se haya erradicado la enfermedad del SIDA.

También puede leer: 37 congresistas solicitan el archivo del proyecto de ley 010 de 2020

Continuar leyendo

Latinoamérica

Se prorroga por 3 meses más la emergencia sanitaria en Perú

Hasta el 6 de marzo de 2021 Perú permanecerá bajo el estado de emergencia sanitaria debido a la pandemia de Covid-19.

Publicado

el

Se prorroga por 3 meses más la emergencia sanitaria en Perú

Por tercera vez, el Gobierno de Perú prorrogó el estado de emergencia sanitaria por tres meses más a partir del 7 diciembre de este año, fecha en la que se vence la anterior prórroga. Es decir que la emergencia sanitaria irá hasta el 6 de marzo del 2021. El anuncio publicado en el Diario Oficial de ese país explica que debido a las condiciones que vive la nación se debe ampliar la medida que fue tomada inicialmente en el mes de marzo de este año cuando se reportó el primer caso del virus.

Con esta ampliación de la medida Perú cumplirá un año bajo el estado de emergencia sanitaria. Recordemos, que el Decreto Supremo N° 008-2020-SA advierte que se puede solicitar la prorroga de la emergencia sanitaria si esta está sujeta a una evaluación previa sustentada en la necesidad de mantener la declaratoria debido a que permanece el evento o situación que configuró en primer lugar la emergencia sanitaria.

También puede leer: $36,05 billones para la salud – Aprobado el Presupuesto General de la Nación

No obstante, contempla que la duración de la prórroga a solicitar no debe exceder a la duración de la emergencia sanitaria declarada y su solicitud debe efectuarse con una anticipación no menor a quince días calendario previos a la conclusión de la vigencia del plazo señalado en la declaratoria de la emergencia sanitaria o, de ser el caso, de su prórroga.

La decisión tomada por el Gobierno fue además avalada por el Comité Técnico del país, argumentando que se debe mantener el Plan de Acción, vigilancia, contención y atención de casos del Covid-19 en el país, así mismo, se mantiene la lista de bienes y servicios requeridos para las actividades de la emergencia sanitaria que podrán seguir siendo contratados bajo las condiciones previamente establecidas.

La responsabilidad que conlleva manejar la emergencia sanitaria será del Ministerio de Salud -Minsa-, el Instituto Nacional de Salud y el Seguro Social de Salud -EsSalud- incluyendo la adopción de medidas contempladas en el plan de acción vigilancia, contención y atención.

El documento oficial además señala que ” una vez concluida a prórroga declarada en este Decreto Supremo, las autoridades responsables de la ejecución del Plan de Acción deben informar respecto de las actividades y recursos ejecutados, así como sobre los resultados alcanzados”

Documento adjunto

Continuar leyendo

WEBINAR RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras