La reapertura es INDISPENSABLE: el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer

Conozca los resultados de la encuesta realizada recientemente por la ACHO sobre el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer.
1200x90_PM-y-UPC-OPT
750x250_Integración de PM y UPC -opt

Hace dos semanas, llegó Mauricio* a la clínica donde trabajo, consultando por una enfermedad que inició hace más de 5 meses, se sentía muy decaído y sabía que algo malo le estaba pasando. Sin embargo, a pesar de tener medicina prepagada y ningún problema para acceder a un especialista o clínica de su elección, le daba pavor consultar a un médico, todo el mundo le había dicho que las clínicas y hospitales son los sitios más peligrosos para contagiarse con coronavirus. Asustado, decidió consultar un médico bioenergético, que lo atendió por teleconsulta, le formuló algunas gotas naturales y le sugirió hacerse unos laboratorios. Él junto a su familia decidieron que era demasiado riesgo que fueran a tomarle los exámenes en la casa y, por lo tanto, que era mejor esperar unos días más.

También puede leer: FDA publicó nueva guía para la vacuna contra covid-19

Cuando finalmente se desmayó en su baño, fue llevado en una ambulancia a la clínica. Allí descubrimos que Mauricio tiene mieloma múltiple, complicado con una falla renal severa que lo llevó a necesitar hemodiálisis y transfusiones; lo cual empeora su posibilidad de tener una recuperación rápida y aumenta el riesgo de complicaciones. Desafortunadamente, una enfermedad que hubiera podido tratarse incluso en forma ambulatoria, ahora lo tiene hospitalizado desde hace más de un mes. Historias como estas las estamos oyendo los médicos hematólogos y oncólogos todos los días en Colombia.

En una encuesta realizada recientemente por la ACHO (Asociación Colombiana de Hematología y Oncología) entre sus asociados, y contestada voluntariamente por 128 especialistas (48 hematólogos, 29 hematooncólogos y 41 oncólogos), en diferentes ciudades del país, 51.56% (n=66) considera que se han presentado casos de diagnóstico reciente en estadios más avanzados por temor a consultar o por falta de acceso a diagnóstico durante el segundo trimestre del año. 73.44% (n=94) refiere que en la consulta externa ha disminuido entre el 20-40% y 64.06% (n=72) reporta la disminución en la misma proporción de los diagnósticos nuevos de cáncer.

Desde hace meses, los expertos vienen advirtiendo del impacto que podría tener la pandemia en la mortalidad por cáncer. Una nota de mayo del prestigioso medio inglés The Guardian refiere que, a pesar del llamado del Servicio Nacional de Salud a continuar la atención del cáncer sin interrupciones, las remisiones urgentes por médicos generales para estudios diagnósticos de cáncer se habían reducido en un 76% y las citas para quimioterapia en un 60% desde el inicio de la pandemia en febrero de 2020. Los autores estimaron que para el próximo año habrá un aumento del 20% en la mortalidad por cáncer, debido a las demoras en realizar estudios diagnósticos, cirugías oncológicas, consultas de primera vez y retraso en búsqueda de atención por parte de los pacientes.

1167x600_Campaña-Empleo-content

También puede leer: definidas condiciones de operación del sistema general de pensiones en el SAT

Más recientemente, Kaufman y cols. en Estados Unidos, reportaron que, durante la pandemia, el número semanal de casos nuevos de cáncer cayó en 46% (de 4310 a 2310) para los 6 tipo de cáncer evaluados (seno, colon, pulmón, páncreas, gástrico y esófago), que varía desde 24.7% para cáncer de páncreas (de 271 a 204) a un alarmante 51.8% para cáncer de seno (de 2208 a 1064). Mencionan los autores que se ha estimado que podría haber 33890 muertes adicionales por cáncer en Estados Unidos como consecuencia de la emergencia sanitaria el próximo año.

Los efectos de las demoras en la atención podrían verse reflejados en la supervivencia al cáncer en los próximos 10 años, ya que muchos pacientes con una enfermedad potencialmente curable, podrían diagnosticarse en estadios avanzados incurables como consecuencia de una detección tardía. Mediante unos cálculos estadísticos muy elegantes, Sud y cols.  estiman que una demora promedio de 3 meses en el diagnóstico de 9 tipos de cáncer (colorrectal, esófago, pulmón, hígado, vejiga, páncreas, estómago, laringe y orofaríngeo) podría resultar en una disminución del 10% de la supervivencia a 10 años en todos los grupos de edad. Igualmente, una demora de 6 meses tendría posiblemente una reducción de la supervivencia hasta del 30%.

La situación en Colombia parece similar o peor al resto del mundo. Haciendo una búsqueda en SISPRO, encontramos que la realización de los principales estudios diagnósticos para detección de cáncer (mamografías, citologías, colonoscopias y estudios de médula ósea) se redujo en promedio un 39% en el primer semestre del 2020 en comparación con el mismo periodo del 2019. Cuando comparamos únicamente el segundo trimestre de los dos años, el resultado es aterrador. Las citologías se redujeron en un 90%, las mamografías un 84%, las colonoscopias, 83% y los estudios de médula ósea en un 59% (Ver tabla 1). Estos son solo algunos de los estudios vitales para el diagnóstico de cuatro (cáncer de cuello uterino, cáncer de seno, cáncer de colon, leucemias) de los diez principales tipos de cáncer en el país. No hay razón para pensar que la situación sea distinta para las demás patologías oncológicas.

Las atenciones registradas por enfermedad en SISPRO también se han reducido en forma alarmante en pacientes con cáncer. En promedio se han atendido 44% menos casos de cáncer en el segundo trimestre del 2020, en comparación con el 2019, siendo la más importante la reducción en atenciones por cáncer de cérvix (59%) (Ver tabla 2).

Según Globocan, para el año 2018 se reportaron 101.893 nuevos casos de cáncer en Colombia. De esos, una cuarta parte corresponden a estos 4 tipos (26.020). Para ese mismo año, según la misma fuente, se reportaron 46.057 muertes por cáncer; de ellas, 11.058 fueron causadas por estos 4 tipos de cáncer. Usando las estimaciones hechas en otros países, podríamos estar hablando de más de 9.000 muertes adicionales por cáncer en los próximos años.

Después de haber hecho un llamado desde los gremios médicos a quedarse en casa al principio de la pandemia, debemos hacer un enérgico llamado a los pacientes a volver a sus médicos: ni la pandemia ha pasado, ni los diagnósticos nuevos de cáncer dejarán de aparecer. Es el momento de tomar todas las medidas de distanciamiento social, lavado de manos y uso de tapabocas en todo momento, sin descuidar la salud. El retraso masivo en la consulta al médico podría causar una segunda epidemia de muertes potencialmente prevenibles. Un artículo reciente sobre el tema, llama la atención sobre el aumento de la mortalidad en el Reino Unido por causas no relacionadas a COVID-19; sugiriendo que en este tiempo más de 3.000 muertes adicionales pueden haberse producido por la reticencia del público a buscar asistencia médica.

Por otra parte, la tasa de infección nosocomial por COVID-19 se estima en 12% (solo 12 de 100 pacientes con COVID-19 lo adquieren en el hospital) y la mortalidad por la enfermedad no es mayor que si la infección se contagia fuera del hospital. Por años, las clínicas y hospitales se han preparado juiciosamente para evitar contagio de infecciones dentro de los mismos y esta no es la excepción. En un centro grande de Estados Unidos se estimó una tasa de infección intrahospitalaria por COVID-19 de 1.7% (12 casos confirmados de 9.149 admisiones en 12 semanas). Desafortunadamente, en esta era de las noticias falsas repetidas infinitas veces en redes, es más fácil para el público creer un titular escandaloso, como el del lamentable “Cartel del COVID”, que informarse sobre los riesgos reales de contagiarse en un hospital y tomar decisiones basadas en datos verídicos. Los gremios médicos y los entes gubernamentales tenemos la obligación moral de revertir esta la ola de desinformación que ha puesto a miles de pacientes en riesgo de tener mayores complicaciones y muerte por diagnósticos tardíos de cáncer.

Por otra parte, los especialistas debemos unirnos en un llamado al gobierno a tomar medidas urgentes, para evitar una epidemia pospandemia de muertes por cáncer. Se debe asegurar que los servicios diagnósticos tengan todas las condiciones para volver a hacer la misma cantidad de estudios en la nueva realidad, bajo las normas de bioseguridad. Esto probablemente significa ajustar la capacidad física, de personal y garantizar los elementos de protección personal a las necesidades que ha creado la pandemia. Además, los servicios de hematología y oncología, las EPS y las IPS deben trabajar juntos para recuperar el tiempo perdido, eliminando barreras de acceso a diagnóstico y tratamientos; aplicando todo los aprendido en estos meses en términos de agendamiento, acceso a servicios, autorizaciones y entregas de medicamento usando medios digitales. Por su parte, los pacientes deben empoderarse y tomar decisiones bien informadas para no poner en riesgo su propia vida.

Tabla 1. Estudios diagnósticos para cáncer en Colombia 2019-2020

Estudio diagnósticoEnero-junio 2019Abril-Junio 2019Enero-junio 2020Abril-Junio 2019
Citologías1.225.915634.254555.56265.067
Mamografías335226175029219.51127.338
Colonoscopias797954242152.1427.217
Estudios de médula ósea6579337345001384

Tabla 2. Pacientes atendidos con diagnóstico de cáncer en Colombia 2019-2020

Abril-Junio 2019Abril-Junio 2020
Ca mama5736834302
Cáncer del sistema digestivo4015623934
Linfomas116026721
Leucemias109856994
Ca cervix93933831

Figura 1. Estudios diagnósticos por mes año 2020

estadio

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Prepárese para las nuevas relaciones prestadores pagadores que inician el 1 de enero de 2022. Preinscríbase ahora y reciba toda la información de este evento

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN