1920x340_portal_cubrimientos_marzo_01

Presentan primera guía para la deprescripción de opioides

Presentan primera guía para la deprescripción de opioides
[favorite_button]
Comentar

Un equipo de profesionales especializados en el manejo del dolor, conformado por médicos generales, especialistas en adicción, fisioterapeutas y enfermeros ha difundido las primeras pautas internacionales para médicos generales sobre la deprescripción de opioides en adultos.

Estas directrices proporcionan recomendaciones detalladas sobre las prácticas óptimas para la suspensión del tratamiento con estas sustancias, destacando la importancia de una reducción gradual y la implementación de planes de deshabituación personalizados y adaptados a las necesidades de cada paciente. De acuerdo con los especialistas, los programas actuales no son adecuados para todos los pacientes y la interrupción abrupta se ha relacionado con un mayor riesgo de sobredosis.

banner-pauta-1

“A nivel internacional, hemos observado daños significativos de los opioides, pero también daños significativos de la interrupción no solicitada y abrupta. Estaba claro que se necesitaban recomendaciones para apoyar una desprescripción de opioides segura y centrada en la persona”, dijo el autor principal, Aili Langford, PhD, quien realizó el estudio como estudiante de doctorado en la Universidad de Sydney, Sydney, Australia.

Las directrices consensuadas incluyen 11 recomendaciones para la deprescripción en pacientes adultos que toman al menos un opioide para cualquier tipo de dolor. Entre ellas se incluye a aplicación de un plan de deshabituación cuando se prescriben opiáceos por primera vez y una deshabituación gradual e individualizada, con seguimiento y revisión periódicos.

Según se explicó, los médicos deben considerar la posibilidad de prescindir del uso de estas sustancias en los pacientes que no experimenten una mejoría clínicamente significativa de la función, la calidad de vida o el dolor con el tratamiento. Los pacientes con alto riesgo de sufrir daños relacionados con los opioides también son buenos candidatos para la deshabituación. “A largo plazo, el riesgo de daños puede ser mayor que los beneficios”, argumentaron.

¿Cuándo considerar la deprescripción de opioides? Datos relevantes de la guía clínica:

El documento, descrito como un referente para la medicina internacional, ha establecido varios objetivos, entre los que se encuentran:

  • Realizar la deprescripción de opioides de forma gradual, personalizada y con seguimiento periódico, siendo más frecuente en las etapas iniciales del proceso.
  • Iniciar la deprescripción de opioides en personas con dolor crónico no oncológico o crónico de supervivientes de cáncer si no se produce una mejoría global y clínicamente significativa de la función, la calidad de vida o el dolor, si no se avanza hacia la consecución de los objetivos terapéuticos acordados o si la persona experimenta efectos adversos graves o intolerables relacionados a esta alternativa terapéutica.
  • Evitar la prescripción de opioides a personas con un trastorno grave por consumo de estas sustancias, iniciando una atención basada en la evidencia, como el tratamiento asistido con medicación.
  • Evitar la prescripción de opioides en personas que se acercan al final de la vida, a menos que esté clínicamente indicado en casos particulares y con evidencia clínica robusta.

Los lineamientos para la deprescripción de opioides están dirigidos a pacientes mayores de 18 años, a quienes se les haya prescrito esta alternativa terapéutica para cualquier tipo de dolor. El ámbito asistencial objetivo es la atención primaria comunitaria; sin embargo, las recomendaciones pueden ser relevantes para otros ámbitos asistenciales (atención residencial, hospitalaria y ambulatoria).

En cuanto a las recomendaciones agrupadas en este documento, CONSULTORSALUD destaca las siguientes:

– Personas que toman opioides para el dolor crónico con una o más de las siguientes características clínicas: comorbilidades que pueden aumentar el riesgo de daños relacionados con los opioides, por ejemplo trastornos respiratorios del sueño o apnea del sueño, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). También en aquellas personas que hagan uso concomitante de medicamentos o sustancias con efectos sedantes; por ejemplo, benzodiacepinas, alcohol, gabapentinoides, antipsicóticos y antidepresivos.

– Iniciar la deprescripción de opioides en personas que los consumen para tratar dolor crónico no oncológico: cuando el paciente experimenta efectos adversos graves o intolerables relacionados con los opiáceos relacionados con los opiáceos en los ámbitos físico, psicológico o social. También cuando la mejoría clínica es nula o menor a lo esperado a la hora de iniciar el tratamiento.

– En la medida que sea posible, se sugiere el uso de cuidados interdisciplinares o implementar un enfoque multimodal en estrategias no farmacológicas y de autogestión para una adecuada deprescripción de opioides.

Los lineamientos completos fueron publicados en la revista Medical Journal of Australia, aunque también se encuentran disponibles para acceso directo haciendo clic aquí.

Portal noticias lanzamiento RNS_2024

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.