Conéctate con nosotros

Opinión

Los precios de los Medicamentos – Encrucijada entre acceso efectivo, uso racional y capacidad de financiamiento

Todos los Sistemas de Salud, sin importar su nivel de ingresos (tanto en países ricos como pobres), enfrentan el desafío de administrar y distribuir de manera eficiente recursos limitados para atender la demanda potencialmente ilimitada de servicios de la población.

Publicado

el

precio-de-los-medicamentos-Héctor-E-Castro-J

“Imagine una epidemia que amenaza con matar a 41 millones de personas cada año. Ya está sucediendo. Este año, el año pasado y el año que viene también ocurrirá. Las enfermedades crónicas no transmisibles son los mayores asesinos del mundo…” Este tuit del Doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus (Director General de la Organización Mundial de la Salud) en septiembre de 2018, sirve de ejemplo para ilustrar el reto que afrontan muchos países en desarrollo en la medida que empeñan su palabra y comprometen recursos con el fin de alcanzar cobertura universal en salud para sus ciudadanos.

Todos los Sistemas de Salud, sin importar su nivel de ingresos (tanto en países ricos como pobres), enfrentan el desafío de administrar y distribuir de manera eficiente recursos limitados para atender la demanda potencialmente ilimitada de servicios de la población. Mientras que los Sistemas de Salud de los países más ricos afrontan una importante carga derivada de enfermedades crónicas no transmisibles desde hace ya varias décadas; la cuestión se complica aún más en países de ingresos bajos y medios donde todavía hay una agenda inconclusa para afrontar enfermedades olvidadas y crónicas no trasmisibles. En muchos de estos países las personas se enferman y mueren de Malaria, Leishmaniosis, Tuberculosis, SIDA y de manera creciente también de Cáncer, enfermedad cardiovascular y diabetes, entre muchas otras.

Surge entonces una encrucijada para los reguladores y tomadores de decisión, definida como “una situación difícil en que no se sabe qué conducta seguir”. En primer lugar, la razón de ser de los Sistemas de Salud son las personas, por lo que el acceso efectivo a tratamientos de calidad debiera primar sobre todas las cosas. Sin embargo, tanto los Sistemas de Salud como las personas cuentan con capacidades de financiamiento finitas por lo que los recursos debieran utilizarse de manera racional (preferiblemente con base en la mejor evidencia científica disponible y pagando un precio justo en relación al beneficio terapéutico que otorgan) de tal manera que ni los sistemas colapsen, ni las personas empobrezcan al tener que sacar recursos emergentes en exceso para poder subsanar sus necesidades en salud.

Establecer una política farmacéutica que privilegie solo uno o algunos de los elementos de la triada: acceso a medicamentos de calidad, uso racional y capacidad de financiamiento es simplemente una medida imperfecta que tendrá efectos negativos en un futuro próximo. Aunque en años recientes los productores de medicamentos han hecho avances en materia de innovación terapéutica, el precio de muchos de los nuevos medicamentos es inalcanzable para los pacientes que residen en países en desarrollo; en el caso puntual de las enfermedades crónicas no trasmisibles la misma cronicidad del curso de tratamiento (en algunos casos  a lo largo de toda la vida) hace que incluso los pacientes con mayor capacidad de pago, no puedan hacerlo de manera sostenible en el largo plazo.

La fragmentación, falta de capacidad de pago y los altos costos de transacción hacen que el gasto en medicamentos de cada sistema de salud oscile de manera ostensible; desde un 10% en mercados fuertemente regulados a más del 80% en países con limitado poder de negociación, así mismo el gasto de su bolsillo para costear medicamentos puede representan alrededor del 5% de la carga financiera de un hogar en algunos países de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) y cerca de un 70% en muchos otros lugares de menor capacidad institucional. Con el fin de alcanzar la promesa de cobertura universal en salud, los sistemas de salud tienen entonces que ser más estratégicos cuando de asignar recursos escasos se trata. Es por esto que las políticas de establecimiento estratégico de precios de medicamentos importan.

Regular los precios de los medicamentos puede tomar muchas formas incluyendo medidas directas que impactan el precio mismo, como: la referenciación internacional o interna de precios, el precio basado en el valor o el precio basado en costeo. Pero hay también múltiples medidas indirectas que pueden tener también un impacto positivo (p.ej.: políticas arancelarias, impuestos, márgenes logísticos y de intermediación, promoción de la competencia, contratación/licitación pública, negociaciones centralizadas entre otras). Todas estas solas o en combinación, pueden ayudar a quienes deben tomar las decisiones correspondientes. 

Sea este el espacio, para resaltar la labor de CONSULTORSALUD al interior del ecosistema de salud Colombiano y augurar los mejores éxitos al expandir su estrategia de “gerenciamiento de la información” a toda Latino América. Ojala que los más de un millón ochocientos mil lectores a nivel global se tripliquen en poco tiempo en aras de promover la diseminación del conocimiento y la cooperación sur-sur entre las naciones.

Opinión

La Insoportable Levedad del Ser Médico

Publicado

el

A todos alguna vez nos absorbió ese monstruo al que llamamos ciencia. El mismo leviatán que nos desvía frecuentemente de aquella realidad que pretendemos conocer y a veces transformar.

Pero, en el modelo hipotético-deductivo y horizontal de pensamiento que aprendemos los médicos no hay cabida para el fracaso y el error.  Nos aterra la cercanía del caos y el mundo de lo desconocido y nos defendemos con lo que Estanislao Zuleta definió maravillosamente como la ‘no reciprocidad lógica‘, es decir lo malo que generamos se debe a la circunstancialidad y los errores del otro a su esencialidad. Nos cuesta reconocer que somos humanos, imperfectos y estúpidamente soberbios.

También le puede interesar: El regreso triunfal de la integración vertical en el sector salud (opinión).

Cuando me encuentro con mis estudiantes, veo en sus ojos el anhelo del conocimiento pragmático, de los detalles de la molécula, del conocer el cataclismo fisiológico de la enfermedad. No lo niego, es fascinante, pero mi siguiente pregunta siempre es el para qué. ¿Entregamos valor en lo que hacemos?, o es un simplemente un anhelo de superioridad intelectual, de saber que sabemos y pretender que estamos más allá de los niveles básicos de pensamiento. Cuanta vanidad tenemos, y cuanto sufrimiento nos hace falta.

“Debemos partir de un hecho fundamental: los médicos intervenimos en la vida y en la muerte, los dos procesos biológicos más complejos e imperfectos de la naturaleza. ¿Cómo podemos asegurar algo en esa hecatombe? Quién ha dicho que, en medio de tantas variables independientes, de tantas incertidumbres sin remedio, alguna de nuestras intervenciones tendrá realmente un impacto en la travesía del ser.

Sí claro, me dirán que hemos transformado tendencias, que la mortalidad infantil y la esperanza de vida han mejorado sustancialmente, que las vacunas han erradicado enfermedades y que los tratamientos que hoy tenemos en cáncer están brindando respuestas nunca antes vistas.

Pero, ¿la sociedad lo entiende?, no veo ningún nivel concordante de reciprocidad. Esto casi que es una ilusión terapéutica.

Y después de navegar por las aguas del “conocimiento”, de sacrificar horas de sueño y calidad de vida llegamos a la conclusión de que el impacto de lo que hacemos no está ligado a la cantidad de lo que sabemos sino a la materialización de lo que somos. Es cuando, después de todo, es más valioso ese imperfecto ser que habla, que entiende, que siente y que comunica que el que lucha por hacerse visible, por publicar y por tener mayor reconocimiento. Y la soledad de la hegemonía intelectual es una realidad.

Agobiados entre burocracia, fallas del sistema, reprocesos e ineficiencias ahí estamos, pensando que somos grandes, que constituimos el pivote de un macromercado que hace rato nos dio la espalda o peor aún se dio cuenta de nuestras múltiples debilidades.

Entonces ¡¿Qué nos queda?!. Increíblemente nos queda hacer una buena lectura de las dinámicas, una especie de adivinación del futuro de nuestro arte tecnológico llamado medicina. Nuestra fortaleza reside sin duda en nuestra capacidad técnica, pero es nada sin las sinergias adecuadas y sin un enfoque diferente.

Entregar medicina sin hacerlo exponencialmente no solo es aburrido e inútilmente fatuo sino también anacrónico.

Nuestros pacientes han cambiado. Ellos esperan hoy más que un imponente doctor una especie de coach de salud. Un ser humano palpable y asertivo. Ese es el verdadero gradiente competitivo de quienes nos sentamos al frente hoy y quienes debemos sentarnos al lado mañana.

Sin duda me dirán que deliro, que la realidad supera las buenas intenciones y que al final del día hay que ver muchos pacientes, llenar muchos formatos, proteger el puesto de trabajo y bajar la cabeza ante las hegemonías propias del sistema. Claro, y por eso el título del escrito, pero como dice Kundera “…el peso, la necesidad y el valor son tres conceptos internamente unidos: sólo aquello que es necesario, tiene peso; sólo aquello que tiene peso, vale”.

Seamos capaces de aceptar esta impertinente imperfección para generar un nuevo pensamiento, para lateralizar nuestras ideas, para encontrar salidas creativas al tedio agobiante de la rutina, para creer y soñar, pero también para equivocarnos felizmente y fracasar una y otra vez sin miedo a deshonrar ese M.D. que un día soñamos y que a tantos parece baldío.

Hagamos que esto realmente valga la pena.

Continuar leyendo

Contenido Exclusivo

EL REGRESO TRIUNFAL DE LA INTEGRACIÓN VERTICAL EN EL SECTOR SALUD

“Es fácil concluir, entonces, que lo que quería el legislador era prohibir que las EPS contrataran, directamente o a través de terceros, con IPS de su propiedad, más del 30% del valor del gasto en salud. No otra cosa puede inferirse del término “propias IPS”. Afirmó Morales.

Publicado

el

"Es fácil concluir, entonces, que lo que quería el legislador era prohibir que las EPS contrataran, directamente o a través de terceros, con IPS de su propiedad, más del 30% del valor del gasto en salud. No otra cosa puede inferirse del término “propias IPS”. Afirmó Morales.
Esta publicación hace parte del contenido exclusivo de CONSULTORSALUD. Te invitamos a suscribirte adquiriendo: Suscripción ORO o Suscripción plata.
Continuar leyendo

Actualidad

Nuevo Giro Directo en Colombia- videocolumna

Cobertura del Giro Directo deja de ser exclusivo del régimen subsidiado y también recae sobre las EPS del régimen contributivo.

Publicado

el

El gerente General de Consultorsalud, Carlos Felipe Muñoz Paredes, da un análisis sobre la Ley 1955 de 2019 del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, y profundiza sobre los cambios que trae la norma en el artículo 239 sobre el giro directo, un tema de gran importancia  en el Sistema de Salud colombiano.

También puede leer: Tercera edición revista formarsalud – techos, integración vertical…

En el  artículo 239 la norma establece, entre otra cosas, que la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) en nombre de las Entidades Promotoras de Salud y demás Entidades Obligadas a Compensar, realizará el giro directo de los recursos de las Unidades de Pago por Capitación (UPC) de los regímenes contributivo y subsidiado destinadas a la prestación de servicios de salud.

Esta ley, recalca el gerente de CONSULTORSALUD, cambia sustancialmente  la óptica y dialéctica sectorial que hasta hace poco se ha venido realizando con en el giro directo”. Y es que no solo le da facultades a la ADRES para que realice el giro directo a todos los prestadores, sino que amplía giro a los proveedores de servicios de salud.

“Hasta hace poco tiempo solo podrían ser receptores del giro directo los prestadores de servicios de salud, pero en la proveeduría de estos servicios ahora también encontramos, por ejemplo, a toda la industria farmacéutica” Indicó el gerente de CONSULTORSALUD.

Así mismo, puntualizó “la Cobertura del Giro Directo deja de ser exclusivo del régimen subsidiado y también recae sobre las EPS del régimen contributivo, lo que genera un ambiente mucho más democrático, sectorialmente hablando”.

Giro directo tecnologías no incluidas en el plan de beneficios

De igual manera, destaca “el giro directo de tecnologías no incluidas en el Plan de Beneficios en Salud, empezará a regir en 1 de Enero de 2020”. Sin embargo, es importante aclarar que este giro no aplicará a las entidades adaptadas del Estado y  a EPS con alto desempeño financiero, es decir, que cumplan con el patrimonio adecuado.

No obstante, las EPS que actualmente cumplen con patrimonio adecuado con corte al 31 de diciembre del año 2018, de las 44 que están operando los servicios de salud en Colombia serian únicamente 6, entre ellas están: Salud Total, Comfenalco Valle, Aliansalud, Mutual Ser, Salud Mía  y Compensar, que es la EPS que tiene el patrimonio más solido de todo el aseguramiento del país.

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras