Laminina, proteína clave para detener la progresión del cáncer de mama

Laminina, proteína clave para detener la progresión de los tumores de mama
[favorite_button]
Comentar

Un nuevo estudio, publicado en la revista Nature Materials, revela un mecanismo celular que puede ser fundamental para frenar la progresión del cáncer de mama. La investigación liderada por científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y la Universidad de Barcelona, destaca el papel de la laminina, una proteína presente en los tejidos mamarios sanos, en la prevención de la respuesta del tejido a la rigidez.

Investigaciones previas han demostrado que el endurecimiento de este tejido es una alteración mecánica común en la progresión de este cáncer. Durante los autoexámenes o palpaciones mamarias, se detecta esta rigidez que libera una reacción en cadena. Esta induce tensión en las células y distorsiona sus núcleos, activando genes responsables de la proliferación celular y asociados al crecimiento tumoral.

Zanetta Kechagia, investigadora postdoctoral en el IBEC y primera autora del estudio, explica que sus hallazgos demuestran cómo la presencia de laminina puede mitigar los efectos de la rigidez y proteger eficazmente a las células del crecimiento tumoral. Aunque los experimentos se realizaron in vitro, creen que este mecanismo tiene potencial para su aplicación in vivo, considerando los resultados obtenidos en muestras de los pacientes.

Además, este mecanismo ha demostrado tener la capacidad de prevenir la invasión de células tumorales, lo que podría abrir la puerta al desarrollo de herramientas de diagnóstico más sensibles y posiblemente nuevas terapias para el cáncer de mama. Sin embargo, para explorar completamente estas posibilidades, se requiere más investigación, según indica Pere Roca-Cusachs, investigador del IBEC, profesor asociado Serra-Hunter en la Universidad de Barcelona (UB) y líder del estudio.

Experimento realizado para combatir el cáncer de mama

Con el objetivo de estudiar el proceso de mecanotransducción, el equipo de científicos llevó a cabo un experimento en el que cultivaron células de tejido mamario en geles con diferentes niveles de rigidez para simular tejidos sanos (blandos) y malignos (rígidos). Se comparó el comportamiento de las células en geles recubiertos con laminina, colágeno y fibronectina, que son proteínas de soporte celular sobreproducidas en procesos cancerígenos.

Los resultados revelaron que las células sembradas en el gel rico en laminina presentaron una respuesta mecánica mucho más suave frente a la rigidez del sustrato en comparación con las células sembradas en geles ricos en colágeno y fibronectina.

Estos hallazgos son el resultado de más de seis años de trabajo, durante los cuales el proyecto MECHANO·CONTROL, ha recibido el apoyo de la Comisión Europea y ha colaborado con un equipo de instituciones internacionales. Daniel Caudepón, Responsable del proyecto, destacó la importancia de comprender mejor cómo las fuerzas mecánicas impactan el cáncer de mama.

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.