Se incrementan los trasplantes de páncreas en casos de diabetes tipo 2

En la actualidad, en Estados Unidos las personas con diabetes de tipo 2 representan alrededor del 20% de los que reciben trasplantes simultáneos de páncreas y riñón.
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

Especialistas dedicados al tratamiento de la diabetes han advertido un aumento notorio en los trasplantes de páncreas para individuos afectados con diabetes tipo 2. De igual forma, han identificado que se realizan trasplantes de riñón en pacientes afectados con enfermedad renal crónica. Y si se realizan de forma simultánea, los resultados obtenidos son similares a los observados en personas con diabetes tipo 1 sometidas a este tipo de tratamiento.

Tradicionalmente, los receptores de trasplante de páncreas han sido personas con diabetes de tipo 1 que también padecen una enfermedad renal crónica (ERC) o no tienen conciencia de la hipoglucemia. De acuerdo con expertos, el primer grupo de individuos podía recibir un trasplante simultáneo de páncreas y riñón o un trasplante de páncreas después del riñón; en el caso del segundo grupo mencionado, si se tiene una función renal normal, los pacientes se consideran elegibles para un trasplante de páncreas solo.

También le puede interesar: LA FDA NO APROBÓ TEPLIZUMAB, MEDICAMENTO PARA TRATAR LA DIABETES TIPO 1

De acuerdo con expertos, los candidatos suelen estar en buena condición física, no padecen de obesidad mórbida y toman insulina con independencia de su estado de péptido C. Como indicó a Medscape el Dr. Jon S. Odorico, profesor de cirugía y director de trasplantes de páncreas e islotes del Programa de Trasplantes de la Universidad de Wisconsin, aunque los individuos con diabetes de tipo 2 suelen tener resistencia a la insulina, muchos también tienen una deficiencia relativa o absoluta de producción de esta sustancia.

Los argumentos a favor del trasplante simultáneo de páncreas y riñón en personas con diabetes de tipo 2 y ERC incluyen el hecho de que la diabetes de tipo 2 es la principal causa de enfermedad renal en Estados Unidos. Las estadísticas señalan que aproximadamente entre el 50% y el 60% de los candidatos en lista de espera para trasplante de riñón tienen también diabetes de tipo 2. Además, se ha evidenciado que el trasplante de riñón por sí solo tiende a empeorar el control de la diabetes debido a la inmunosupresión necesaria para que el procedimiento sea exitoso.

¿Están las políticas de trasplantes desalineadas con las necesidades de pacientes diabéticos?

Según información conocida por Medscape, debido a un cambio en la política de asignación de 2014 que separa los órganos de donantes simultáneos de páncreas-riñón de los de trasplante de riñón, los tiempos de espera son más cortos para el primer grupo, así como la calidad del riñón. Hecho contrario ocurre con los riñones dispuestos para trasplante, a menos que se disponga de un donante vivo de riñón.

Como explicó el Dr. Odorico durante la 81ª Sesión Científica de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, en inglés), “añadir un páncreas a un trasplante de riñón no parece poner en peligro la supervivencia del paciente ni la del injerto renal en pacientes diabéticos adecuadamente seleccionados”. Pero, como la diabetes de tipo 2 es tan heterogénea todavía no se conoce con certeza el perfil de los candidatos ideales para recibir un trasplante simultáneo de páncreas y riñón.

Una vez que se hizo evidente que algunos pacientes con diabetes de tipo 2 que recibían trasplantes de páncreas parecían ir bien, el comité de trasplantes de páncreas de la Red Unida para la Compartición de Órganos (UNOS, en inglés) estableció criterios generales para el procedimiento en personas con diabetes:

  • Los pacientes debían estar tomando insulina y tener un valor de péptido C igual o inferior a 2 ng/mL.
  • Los candidatos podían tomar insulina con un péptido C superior a 2 ng/mL pero tener un índice de masa corporal inferior o igual al IMC máximo permitido (28 kg/m2 en aquel momento).

Sin embargo, el comité de la UNOS decidió que los criterios de IMC y de péptido C para el trasplante simultáneo de páncreas-riñón ya no eran científicamente justificables y eran potencialmente discriminatorios tanto para las poblaciones minoritarias con diabetes tipo 2 como para las personas con diabetes tipo 1 que tienen un IMC elevado, por lo que en 2019 los eliminaron.

En la actualidad, en Estados Unidos las personas con diabetes de tipo 2 representan alrededor del 20% de los que reciben trasplantes simultáneos de páncreas y riñón, y alrededor del 50% de los trasplantes de páncreas, luego de recibir uno de riñón. Se realizan pocos trasplantes de páncreas solos en la diabetes de tipo 2 porque esas personas rara vez experimentan una hipoglucemia grave que pueda poner su vida en riesgo.

También le puede interesar: BIGDATA: DIABETES MELLITUS INSULINODEPENDIENTE

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN