Hallan biomarcador que predice rechazo en trasplante de riñón

En el Día Mundial del Riñón en CONSULTORSALUD presentamos uno de los avances científicos más recientes: un biomarcador que predice el éxito de este tratamiento en pacientes con enfermedades renales graves
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

Un ensayo inmunológico funcional que podría incorporarse fácilmente al trabajo rutinario de laboratorio puede predecir qué pacientes tienen un alto riesgo de rechazo de su riñón recién trasplantado lo suficientemente pronto en el proceso como para que los médicos tengan tiempo de tratarlos y, posiblemente, prevenir el rechazo, según muestra una nueva investigación.

La investigación publicada en Science Translational Medicine es el resultado de años de trabajo en los que el equipo de científicos buscaba un nuevo biomarcador predictivo. Esta sustancia podría utilizarse para guiar las biopsias de vigilancia y personalizar la inmunosupresión en los intentos de alterar el curso clínico de diversas patologías, anotan los expertos en el artículo científico.

De acuerdo con varias estadísticas, cerca de un tercio de los pacientes con trasplante de riñón pierden el órgano trasplantado en un plazo de 10 años, y a partir de ese momento, no es fácil realizar un nuevo trasplante. Esto sucede porque el sistema inmunitario del individuo afectado está sensibilizado al órgano extraño y es más difícil encontrar uno que le sea compatible.

“Nuestro biomarcador nos permite predecir el rechazo con antelación, así que esto realmente nos da la oportunidad de aumentar la inmunosupresión de forma preventiva y tratar de evitar el daño antes de que se produzca el rechazo, porque una vez que el sistema inmune se desata, es mucho más difícil de controlar”, manifestó el Dr. David Rothstein, autor del estudio, titular de la cátedra de trasplantes, y profesor de cirugía, medicina e inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania).

También le puede interesar: Biktarvy: medicamento para suprimir el VIH muestra eficacia en ensayos de fase III

Un biomarcador que acerca a la inmunoterapia personalizada

Antes de descubrir la funcionalidad del nuevo biomarcador, los investigadores determinó la relación entre la interleucina-10 (IL-10) y el factor de necrosis tumoral-α (TNFα) producidos por las células B transicionales-1 (T1B) en la sangre periférica 3 meses después del trasplante. Este proceso lo realizaron con los datos obtenidos de de 244 receptores de trasplantes de riñón de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh participaron en el estudio, 162 en el conjunto de entrenamiento y 82 en el conjunto de validación interna.

El objetivo principal para los realizadores del estudio era ver si esa proporción podía servir como predictor temprano del rechazo mediado por células T (TCRM, en inglés) en los receptores de trasplantes de riñón. Como explican los autores, las células B secretan IL-10 y TNFα. La proporción de estas dos moléculas es una medida de la actividad de las células B reguladoras, que se ha implicado anteriormente en el rechazo de órganos.

Los resultados mostraron que entre los pacientes con TCMR, la frecuencia de las células T1B era menor, al igual que la relación entre la IL-10 y el TNFα en estas células, en todos los puntos temporales analizados en comparación con los pacientes en los que no se produjo el rechazo (P < 0,001). Además de esto, la relación entre la IL-10 y el TNFα de T1B a los 3 meses fue el factor predictivo más potente del rechazo durante el primer año después del trasplante. En el conjunto de entrenamiento, hubo una reducción del 71% en el riesgo de que un paciente experimentara rechazo con cada unidad de aumento en la relación T1B IL-10 a TNFα (P < 0,001).

El biomarcador también identificó a los que presentaban una TCMR tardía con un plazo medio de 8 meses, lo que daría a los médicos tiempo suficiente para aumentar la inmunosupresión de forma preventiva para evitar la TCMR y episodios de rechazo más evidentes desde el punto de vista clínico. Al combinar los datos obtenidos en el conjunto de entrenamiento y de validación interna, los investigadores pudieron establecer 3 perfiles de riesgo.

  • En el grupo de alto riesgo el 60% tenía una TCMR temprana en el momento de la evaluación de los biomarcadores y, a pesar de la terapia antirrechazo, el 48% desarrolló una MTC tardía recurrente o recalcitrante. En general, el 58% de personas del grupo de alto riesgo experimentaron un rechazo tardío.
  • Solo el 5% de los pacientes del grupo de bajo riesgo experimentó un TCMR temprano; otro 5% tuvo un TCMR tardío.

“En este momento, este biomarcador puede decirnos que tiene un alto riesgo de rechazo, pero es de esperar que sea aún más útil si se puede utilizar para guiar la terapia y con una inmunosupresión exitosa u otros tratamientos, la proporción del paciente cambiará para que entonces podamos decir, ahora este paciente está en bajo riesgo y podemos detener cualquier terapia adicional” señaló el Dr. Rothstein a medios de comunicación estadounidenses.

También le puede interesar: Diseñan lentes de contacto que controlan enfermedades oculares

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN