CORRÍAN LAS PRIMERAS SEMANAS DEL 2020 Y EN EL SISTEMA DE SALUD COLOMBIANO… - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Opinión

CORRÍAN LAS PRIMERAS SEMANAS DEL 2020 Y EN EL SISTEMA DE SALUD COLOMBIANO…

‘Esta época es buena para detenerse a mirar las tendencias y corrientes que pueden marcar al sistema de salud colombiano durante el 2020’ Gustavo Morales.

Publicado

el

CORRÍAN LAS PRIMERAS SEMANAS DEL 2020 Y EN EL SISTEMA DE SALUD COLOMBIANO

Esta época es buena para detenerse a mirar las tendencias y corrientes que pueden marcar al sistema de salud colombiano durante el 2020.

Para empezar por lo positivo, hay que aplaudir que el 2020 comenzó con un problema menos para el gobierno: el paro nacional. La marea colorida y emocionante y multitudinaria de noviembre de 2019, donde básicamente se pedía que no mataran más niños, que se cumpliera el acuerdo de paz, y poco más, quedó reducida, por culpa de los autodenominados líderes del paro, a un lánguido y esmirriado movimiento, como las gaseosas a las que ya se les salió todo el gas y no saben a nada o saben muy feo. Esos líderes parecían más bien infiltrados cuyo propósito era quitarle al paro toda su fuerza. Si tal era el objetivo, tuvieron un éxito total. Al transformar el clamor ciudadano en favor del acuerdo de paz y el respeto a la vida en una interminable lista de absurdas peticiones sectoriales, desinflaron cualquier entusiasmo popular espontáneo.

También puede leer: en firme liquidación a Saludvida

En el capítulo de salud, que no fue un asunto central de las marchas del pasado noviembre, estos líderes se aparecieron con un listado incoherente de pequeños reclamos, a todas luces una sumatoria de pequeños favores a cada grupúsculo de interés que pudieron encontrar. Muchos de esos reclamos, por cierto, no eran propios de un gran movimiento popular de masas; algunos incluso se alineaban a la letra -por poner un ejemplo- con los intereses y reclamos de la industria farmacéutica multinacional (¡Ver para creer!) o iban en contra de la salud de los más pobres. Si lo sucedido con la salud en ese vergonzoso pliego de exigencias es una buena muestra de lo que pasó en los demás sectores, ya se entiende por qué el pasado 21 de enero sólo salieron a las calles unos cuantos desocupados y los vándalos de siempre.

banner telesalud telemedicina colombia consultorsalud

¡Es tu momento!

El mundo cambió, la forma de prestar los servicios de salud también y nuestra plataforma de Telemedicina está probada y lista para apoyarte en esta transición.

Aunque el paro ya no existe en la realidad real, si sigue existiendo en cambio en el imaginario distorsionado de algunos altos funcionarios del Estado, que ya cayeron en la trampa de creer que la forma de desactivar el desvanecido paro es proponiendo medidas populistas que, por cierto, nadie estaba pidiendo. Por ejemplo: en medio de las novenas navideñas, el gobierno impulsó, dentro de la reforma tributaria, una reducción de los aportes que hacen el grueso de los pensionados al sistema de salud. Nunca nadie en ninguna marcha pidió eso. Y ahora, gracias a esta populista e innecesaria medida, el sistema de salud se enfrenta a un nuevo hueco que el gobierno no sabe aún cómo va a tapar. Por contraste, nadie propuso o impulsó una sola medida para apoyar a los millones de adultos mayores que no tienen el más mínimo ingreso para sortear su vejez y que, ellos sí, tendrían sobradas razones para protestar. Ojalá con este error el gobierno haya ya completado la totalidad de la inevitable cuota de respuestas populistas a un paro que, queda dicho, ha dejado de existir.

También puede leer: millonaria multa para la EPS COOMEVA

Renuncia deL dr. Juan pABLO uRIBE, Exministro de salud

Entretanto: ha pasado más de un mes desde que renunció Juan Pablo Uribe al Ministerio de Salud y Protección Social. Se fue en medio del ruido y las distracciones de las fiestas decembrinas, y no hubo oportunidad ni siquiera de darle las gracias por una buena gestión, en la que se dejaron cristalizados los cimientos normativos para importantes reformas en el sector salud, plasmados principalmente en el Plan de Desarrollo que se aprobó a mediados del 2019.

Han corrido todo tipo de rumores sobre las razones de su partida, pero yo creo que la verdadera es la más obvia: ejerció el Dr. Uribe el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad y el derecho aún más fundamental a hacer lo que uno quiera con su vida. No es descartable, sin embargo, que en su decisión haya tenido algún peso, no menor, lo que a tantos buenos funcionarios desmotiva y asusta: la injerencia, el acoso, y la intromisión chantajista permanente de la Procuraduría y la Contraloría. La salida del ministro Uribe puede ser la primera de una desbandada de buenos funcionarios del sector salud que ya no aguantan la persecución de estas entidades tras cada medida buena y sana que toman en beneficio de los usuarios del sistema.

INCERTIDUMBRE en el sistema de salud

El sector salud vuelve entonces a un cierto nivel de incertidumbre sobre la orientación que se le dará en lo que resta del gobierno Duque. El ministro encargado, el Dr. Iván González, no se ha quedado cruzado de brazos, y en estas semanas ha tomado medidas (control de precios, decreto de afiliaciones, inclusión del cáncer en los mecanismos de compensación de las enfermedades de alto costo), que demuestran que la institucionalidad del Ministerio de Salud es lo suficientemente fuerte como para tolerar unas cuantas semanas de interinidad.

No deja de causar preocupación, sin embargo, que el Ministerio de Salud y sus entidades adscritas, después de años en que los gobiernos respetaron su carácter técnico, y por lo tanto facilitaron su fortalecimiento y la creación de una burocracia interna altamente calificada, esté ahora de nuevo, como en las viejas épocas, convertido en una pieza más del ajedrez político.

No hay nada intrínsecamente malo en el hecho de que los ministros sean nombrados bajo la lógica de grandes acuerdos políticos. En España, el presidente Sánchez se tomó meses en concertar un acuerdo con otros partidos para que estos ingresaran al gobierno, en el marco de unos pactos programáticos ampliamente difundidos y minuciosamente negociados. Pero ese no parece ser el caso actual en Colombia. Aquí, prácticamente llegando a la mitad del Gobierno Duque, no tiene sentido siquiera pensar en grandes pactos políticos para ejecutar cabalmente un programa de gobierno. El momento para eso era agosto de 2018, o en el peor de los casos, febrero de 2019, cuando arrancó la discusión política sobre el Plan de Desarrollo. Pero ahora, el sabor que queda es que lo que se negocia son meras tajadas burocráticas, y la repartición de los contratos y el presupuesto, para garantizar mayores apoyos en el Congreso. Yo quiero creer que eso no es cierto, y aun le creo al presidente Duque cuando dice que no está acudiendo a la famosa “mermelada” para conseguir apoyos, pero las percepciones son a veces tan contundentes como las realidades, y esa es la percepción que va quedando.

También puede leer: contraloría investiga nuevas irregularidades en el sistema de salud

Si entran nuevos partidos al gobierno, tiene que ser para ejecutar e implementar el programa de gobierno que ganó en las urnas, y que se plasmó en el Plan de Desarrollo. Los líderes de partidos que pretenden ahora imponer una nueva visión, derrotada en las urnas, no deberían tener un espacio que no se ganaron el día de las elecciones. Y, pensándolo bien, ¿Para qué necesita el gobierno más apoyos en el Congreso? Ya le aprobaron el Plan de Desarrollo y la reforma tributaria que necesitaba. Si los demás proyectos que presente no se defienden por sus propios méritos, quizá es mejor no aprobarlos; y si son buenos y no se los aprueban, el gobierno tiene formas de hacer saber a la opinión pública ese comportamiento legislativo irresponsable.

Si el sector Financiero, o el sector Comercio Exterior, o el sector Minas y Energía, han logrado estar por fuera del ajedrez político, ¿Por qué no puede pasar lo mismo con el sector salud? Esos sectores se han caracterizado por su gran estabilidad política y regulatoria, y por eso los actores privados que en ellos participan, en medio de grandes turbulencias externas, conocen sus reglas básicas de juego y pueden apostarles a inversiones de largo plazo con tranquilidad.

El problema no es pues, que haya interinidad durante algunas semanas a la cabeza del órgano rector del sector salud. El problema es que la forma como quiere resolverse esa interinidad es la peor de todas las formas posibles: se percibe que el Ministerio se ha vuelto una ficha más, muy preciada, por cierto, en el tire y afloje del gobierno con sectores que quieren llegar a hacer lo que los votantes no quisieron que hicieran. No importa que llegue al gabinete un Ministro de Salud que ha sido político de carrera, o un académico con todas las credenciales, o un líder reconocido de instituciones del sector. Lo que importa es que llegue a dar un mensaje de estabilidad y ejecución de lo ya acordado por los políticos durante el 2019. Lo contrario le haría un daño tremendo al Sistema, que no aguanta un debate más sobre cuál debe ser su mejor estructura.

Recordemos que, a la vuelta de la esquina, en el 2022, llegará un nuevo gobierno, que, por las leyes de la física política, puede muy bien ser de signo político contrario al del actual gobierno. En ese momento, tendrá lógica y sentido una nueva discusión sobre la estructura básica de nuestro Sistema de Salud. ¿Para qué darla antes? Ni el presidente prometió en campaña una reforma estructural, ni es este el momento para abrir esa discusión.

Con las reglas sobre el acuerdo de punto final, y el establecimiento de incentivos para reconocer los buenos resultados en salud por parte de prestadores y aseguradores, el presidente Duque cumplió buena parte de sus promesas de campaña relacionadas con este sector. Pero el pan se puede quemar en la puerta del horno, si estas y otras medidas no se reglamentan e implementan con rigor técnico y mucha atención al detalle. Volver a la mesa de diseño para repensar de nuevo la arquitectura básica del sistema, frenaría esa implementación, y de hecho, frenaría muchos otros procesos corporativos, empresariales, innovadores y de crecimiento dentro del Sistema.

Por ejemplo:

Al momento de escribir estas líneas, el sector discute con las autoridades los detalles técnicos más específicos sobre cómo se va a implementar el novedoso mecanismo para reconocer y pagar los servicios y tecnologías que están por fuera del plan de beneficios. Pero si en unas próximas semanas, se plantea una reforma de las llamadas “estructurales” que, por ejemplo, modifique el papel de las aseguradoras, o la forma en que se relacionan los prestadores y el pagador estatal, este mecanismo podría quedar obsoleto. ¿Tiene sentido tirar por la borda tantos meses de trabajo, en este momento preciso del gobierno Duque? Se haría un tremendo daño el presidente, y le haría tremendo daño al sistema. La intuición que él ha tenido hasta ahora sobre cómo manejar el Sistema de Salud ha sido la correcta; no tiene por qué cambiarse en este momento.

Por lo demás, estas discusiones de reglamentación e implementación no son meramente mecánicas o de “carpintería”. Requieren, a la cabeza de la cartera de salud, una persona con visión, entendimiento de las complejidades conceptuales, y capacidad de liderar discusiones interinstitucionales del más alto nivel. Para seguir con el mismo ejemplo: ¿Los presupuestos máximos con los cuales, por mandato de la ley, se va a manejar de ahora en adelante el ámbito que está por fuera del plan de beneficios deben considerarse una prima, y por lo tanto un ingreso propio de las EPS, o éstas fungirán como meras administradoras de un recurso público? Las implicaciones de una u otra alternativa son infinitas, y hacen la diferencia entre llegar al polo norte o al polo sur. Por ello no es hora de poner al mando del sector a Adanes o Evas que inauguran una vez más el mundo. Es mejor poner a líderes que entienden el momento del gobierno y del sistema, respetan lo hecho, y construyen con visión sobre lo ya construido.  

Opinión

Las Nuevas Pandemias: De la crisis medioambiental a la crisis sanitaria

Análisis de la Dra. Carolina Corcho sobre el impacto de las nuevas pandemias, la crisis sanitaria y medioambiental en el mundo.

Publicado

el

Las Nuevas Pandemias De la crisis medioambiental a la crisis sanitaria

Recientemente la comunidad científica ha documentado que se ha descubierto un nuevo virus que se estaría reproduciendo en los cerdos y pueden saltar a los seres humanos, con la posibilidad de generar nuevas pandemias, como es nuevo, las personas podrían tener poca o menos inmunidad frente a este virus. El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

El virus es un descendiente de la cepa que generó la pandemia por el H1N1 en el año 2009 que causó la muerte de entre 150 mil y 500 mil personas en todo el mundo, el núcleo del virus causa  la influenza aviar, al que los seres humanos no tienen inmunidad. Los investigadores encontraron 179 virus de influenza porcina, pero este es el que representa una preocupación por su potencialidad de pasar a los humanos.

También puede leer: se aprueba segunda vacuna contra el ébola

Esta sería la continuidad de una serie de pandemias que se han presentado en la época contemporánea, en el 2003 se presentó el SARS COV que es una especie de coronavirus que generó 780 decesos en el mundo, luego tuvo lugar el MERS COV2, una epidemia que afectó a 27 países el mundo y que tuvo como epicentro Arabia Saudita. La característica de estas epidemias es que se denominan zoonosis porque se desarrollan en animales y pasan al ser humano. En el siglo XX trajo consigo este tipo de enfermedades, siendo la más conocida el VIH /SIDA, que junto la peste negra y la fiebre española han sido las epidemias que más vidas han cobrado.

banner telesalud telemedicina colombia consultorsalud

¡Es tu momento!

El mundo cambió, la forma de prestar los servicios de salud también y nuestra plataforma de Telemedicina está probada y lista para apoyarte en esta transición.

Lo que está quedando claro, es que se ha desvirtuado la teoría conspirativa del origen del Covid19, que señalaba que este se había producido como un arma biológica, de ataque de China contra EEUU, postura aupada por el Presidente Donald Trump, que logra considero, ha puesto en jaque las dos economías. Los centros de pensamiento científicos cada vez apuntan al origen de estos virus zoonóticos, en la economía extractiva y depredadora del medio ambiente dada por la agroindustria.

En ese sentido, las zoonosis estarían estrechamente vinculadas con el consumo de los animales, alimentación que se produce de manera intensiva en una industria pecuaria que apela al uso de antibióticos y tratamientos hormonales para mantener condiciones biológicas asépticas de los animales hasta que llegan al matadero. La Organización Mundial de la Salud se ha manifestado respecto al uso de antibióticos de manera indiscriminada por parte de esta industria, dado que esto ha sido en gran parte la responsable del desarrollo de mecanismos de resistencia antibacteriana, lo que significa que las bacterias aprenden a eludir los mecanismos de acción de los antibióticos, y estos se vuelven obsoletos para el tratamiento de enfermedades ocasionadas por estos.

Nuevas pandemias

De otro lado, la FAO ha manifestado desde el 2009 en su informe “la larga sombra del ganado”, que esta actividad ha tenido un gran impacto en el agua, la fauna y la biodiversidad, ocupando un 30% de la tierra libre de hielo, siendo una de las principales fuentes de contaminación ambiental y de emisión de gases de efecto invernadero, por lo que le atribuyen el 70% de la contaminación del planeta. Esta crisis medio ambiental tiene efectos directos sobre la salud humana, porque posibilita una exposición del ser humano a las enfermedades generadas en el contexto de la crisis climática como el dengue y la malaria.

En ese contexto, varios virólogos han señalado que hay una relación entre la producción cárnica intensiva y la generación de las pandemias, esta se da por tres vías, por un lado, esta industria es generadora de emisión de gases de efecto invernadero que contribuyen a la crisis climática con su calentamiento, por el otro esta industria cambia las condiciones ecosistémicas de la fauna y la flora silvestre con el uso de agrotóxicos, en un tercer momento, como se ha dicho esta apela a un uso indiscriminado de antibióticos y antivirales, estas condiciones han posibilitado condiciones de reproducción y mutación de los virus, que en la ruptura del equilibrio de la naturaleza han alcanzado un nivel de mutación que afecta a los seres humanos.

En ese sentido, cabe decir, que el enemigo no es el virus, sino el modelo económico agroindustrial y medio ambiental que ha generado las condiciones para que estos se produzcan y se reproduzcan, sino se intervienen estas condiciones, lo más seguro, como lo está señalando la comunidad científica en este momento, es que sobrevengan otras pandemias, lo que obligará a que la vida humana, tal y como la conocemos en sus formas relacionales hasta ahora tenga que cambiar. Se debe tener en cuenta que esta industria, que es de carácter monopólico y no redistributivo de la riqueza, solo responde por el 30% de la alimentación de la humanidad, el otro 70% esta soportado por la pequeña granja y la agricultura de la pequeña familia campesina quienes son los que sostienen la mayoría de la soberanía alimentaria en el mundo.

También puede leer: inició construcción del hospital santa clara por $466 mil millones

No obstante, conocida esta realidad, en países como Colombia, la industria de la caña de azúcar, que ha sido identificada como una forma de cultivo que causa deforestación, agotamiento de los acuíferos del Valle del Cauca, algunos de sus productos se utilizan para la combustión de gasolina, que es una energía fósil asociada con la crisis climática y el calentamiento global, recibe subsidio por parte del estado hasta por un billón doscientos mil de pesos al año, en una industria poco redistributiva que favorece solo a 5% familias. En el otro lado se encuentra la agricultura del café, de la que viven un millón ochocientos mil familias, lo que equivale a 5 millones setecientos mil colombianos, que son el 14% de la población de este país, no reciben estos subsidios y tienen que apelar de manera permanente a protestas frente a los gobiernos colombianos para acceder a subsidios para mantener los cultivos. Este tipo de desequilibrios se presentan en el mundo entero, aún cuando la comunidad científica ha alertado que este tipo de economías agroindustriales son depredadoras del medio ambiente.

La pandemia del coronavirus no es la causa de la crisis, es la consecuencia de una crisis del modelo económico, ecológico y civilizatorio, que se expresa en una crisis sanitaria que puso en jaque la vida de la humanidad. Leonardo Boff en sus disertaciones sobre el problema de la crisis climática que inspiró la encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, ha dicho que la Madre Tierra se defiende cuando se siente atacada, para ello se sacude con maremotos, terremotos, y con pandemias, no es un castigo, es una reacción natural ante las agresiones proferidas por la especie humana, esta reflexión es compartida por el movimiento medio ambiental en el mundo y los indígenas, que han advertido esta situación durante años.

Dice Boff que los seres humanos podemos llegar a tener conciencia del modelo civilizatorio que ha adoptado, de consumo irracional de los recursos naturales que son limitados, que puede llevar a un colapso ecológico y social, por la vía de la autorregulación y la toma de decisiones de carácter planetario que detengan la depredación, o por la vía de la tragedia, cuando el ser humano enfrentado a la posibilidad de su propia muerte adquiera conciencia de su fragilidad y por esa vía decida cambiar. Esta es uno de los escenarios que nos presenta el coronavirus, la posibilidad de que se genera una nueva conciencia ciudadana en el cuidado de la vida.

Por lo pronto, es menester avanzar en la comprensión de la relación entre crisis climática y crisis sanitaria, comprender las causas de las tragedias, es el primer paso para generar alternativas de cambio y una perspectiva de futuro, de lo contrario continuaremos transitando con los ojos vendados hacia la disolución de nuestra especie.

Los cambios para evitar que surjan las nuevas pandemias requerirá una nueva gobernanza planetaria que emprenda unas acciones para detener la crisis climática, unas decisiones agroeconómicas para fortalecer la soberanía alimentaria y a quienes responden por ella, que es el campesinado, una nueva salud pública que integre diversos saberes para la comprensión de las realidades del proceso salud enfermedad, y logre superponerse a la cooptación de los intereses corporativos de la industria farmacéutica y otros, que direccionan la investigación científica hacia tecnologías y tratamientos que generan lucro, en menoscabo de que la ciencia se ponga al servicio de la humanidad. Son estos los retos que nos permite vislumbrar la pandemia del coronavirus.

Continuar leyendo

Opinión

Farmacoeconomía Intervencionista

El alto costo de los medicamentos innovadores en áreas como oncologia han llevado no sólo a nuevos modelos de acceso sino también a generar estudios de optimización que hacen parte de la nueva fármacoeconomía intervencionista.

Publicado

el

Farmacoeconomía Intervencionista

No existe sistema de salud en el mundo, ni público, privado o mixto que pueda pagar y acceder a las tecnologías sanitarias del siglo XXI.

La narrativa de la desgracia generada por las enfermedades de alto costo se encuentra con la autopista de la evidencia, por la cual discurren vehículos de alta gama a grandes velocidades, un escenario en el cual los lesionados serán la sostenibilidad financiera y el acceso equitativo.

El problema radica en que la presión tecnológica obliga a los entes de políticas públicas en salud a generar estrategias para intentar cruzar con seguridad esta confluencia de caminos. Las estrategias usualmente se enfocan en contención de costos y modelos de negociación que equilibren lo que el país puede pagar con lo que a ese mismo país le conviene adquirir.

En este tenso ambiente surgen variados discursos que no siempre se centran en el punto crucial que son mejores resultados en salud alineados a una mejor experiencia de atención.

banner telesalud telemedicina colombia consultorsalud

¡Es tu momento!

El mundo cambió, la forma de prestar los servicios de salud también y nuestra plataforma de Telemedicina está probada y lista para apoyarte en esta transición.

Dado que los medicamentos innovadores son el elemento crítico del costo en las tecnologías sanitarias, se hace necesario el desarrollo de evaluaciones científicas enfocadas a determinar el valor y la asequibilidad de estas moléculas. A esta ciencia le llamamos farmacoeconomía. Sin embargo, la farmacoeconomía es una especialidad “pasiva” que gravita sobre modelos econométricos, iterativos, complejos para tratar de sustentar las decisiones de política pública relacionadas con medicamentos. Recientemente en Oncología hemos empezado a hablar de una variante de la farmacoeconomía que pretende generar estrategias de optimización de costos mediante modificaciones en los esquemas de tratamiento sin afectar la eficacia y seguridad de los mismos. Esta variante se ha denominado Farmacoeconomía Intervencionista (FEI).

También pueden leer EPS: cambio en las fechas para reporte de información de servicios UPC

Estrategias de la FEI

La diferencia fundamental de la FEI respecto a la farmacoeconomía tradicional es el tipo de estudios realizados ya que en esta última se ejecutan modelos farmacocinéticos y farmacodinámicos para evaluar modificaciones terapéuticas de los medicamentos y de igual forma se desarrollan estudios de evidencias del mundo real para evaluar el eventual impacto en eficacia y/o seguridad. Esta nueva ciencia está siendo liderada por la Universidad de Chicago y el centro de cáncer MD Anderson en Estados Unidos, con varios estudios de este tipo en cáncer específicamente para evaluar dosis adaptativas de las inmunoterapias como nivolumab y pembrolizumab y en hematología con modificaciones de dosis para ibrutinib en leucemia linfocitica crónica.

Algunos cambios adicionales derivados de la FEI serán por ejemplo los nuevos diseños para estudios de no inferioridad basados en modelos bayesianos que son más exactos para la comparabilidad de intervenciones terapeuticas similares en los diferentes escenarios clínicos.

Las 4 grandes intervenciones en fármacos son:

Disminución de dosis:

Muchos medicamentos claramente mantienen su objetivo farmacodinamico con dosis inferiores a las de los estudios de fase III y/o están modificados por el uso concomitante con otros medicamentos o alimentos. Ejemplo de esto es abiraterona para cáncer de próstata, cuya dosis aprobada es de 1000 mg al día, pero en la cual hay estudios de igual eficacia con dosis tan bajas como 250 mg día asociados a la ingesta del medicamento con una comida baja en grasa. Esta última opción inclusive ya tiene aprobación por FDA y estñá incluida en la guía americana de cáncer de próstata. La disminución en costos de dicha estrategia es cercana a 75% para el sistema de salud.

También puede leer: encuesta a profesionales en salud evidencia condiciones laborales preocupantes en Colombia

Aumentar Intervalo de dosis: 

En el caso de los medicamentos de inmunoterapia hay pruebas basadas en modelos farmacocinéticos/farmacodinamicos de igual eficacia a dosis ajustadas por kilogramo de peso corporal mas que a dosis fijas e inclusive con intervalos mayores de infusión de hasta 8 a 10 semanas (en la actualidad estos medicamentos están aprobados para dosis de entre 2 a 6 semanas).

Menor duración de tratamiento:

Hay enfermedades y medicamentos que logran su objetivo con un menor tiempo de intervención y podrían ser inclusive llevar a su supensión vigilada en personas que hacen respuestas completas (imatinib en leucemia mieloide crónica) o a acortar esquema de tratamiento (trastuzumab adyuvante en cáncer de mama temprano con mutación HER2 o adyuvancia de solo 3 meses en cáncer colorectal).

Sustitución terapéutica:

Posicionamientos terapeuticos de moleculas de similar eficacia pero menor costo, por ejemplo bevacizumab en degeneración macular relacionada con la edad versus aflibercept o la inclusión de biosimilares antineoplásicos.

Además de optimizar costos, mantener la eficicacia clínica y mejorar la adherencia la FEI pretende también disminuir el riesgo de eventos adversos asociados a dosis o esquemas potencialmente tóxicos para los pacientes.

Conclusiones

La FEI es una nueva ciencia que se abre camino paralelamente a la farmacoeconomia clásica ya que potenciará la gestion de desperdicios en los sistemas de salud y además permitirá indirectamente brindar mejor acceso a medicamentos innovadores manteniendo resultados en salud y niveles de seguridad.

Uno de los grandes retos de la FEI es la financiación para la ejecución de este tipo de estudios ya que tradicionalmente los estudios clínicos han sido apoyados por la industria farmaceútica, pero los diseños y finalidad de este tipo de ensayos no es atractivo para los productores de medicamentos por obvias razones de impacto directo en sus ingresos. Es entonces importante construir un tejido de investigación en FEI en los organismos de política pública en salud, las agencias regulatorias y las universidades con vision de sistema.

Sin duda esta es una ciencia que se vislumbra muy atrayente para los actores sectoriales ya que es una forma inteligente de impactar positivamente en el acceso a medicamentos innovadores y en el logro de la cuádruple meta. 

Continuar leyendo

Opinión

Investigación Científica Absoluta

Publicado

el

Investigación Científica Absoluta

Ha sido una explosión intelectual lo que hemos visto en la pandemia del virus SARS-CoV2 y su enfermedad Covid-19. Es sin duda la enfermedad más rápidamente estudiada de la historia, en solo los primeros 3 meses de su aparición (diciembre 2019 a marzo de 2020) encontramos 1510, 655 y 30 publicaciones acerca de Covid-19 en las bases de Pubmed, Scopus y Lilacs respectivamente. La principal especialidad médica hallada fue infectología, seguida por neumología y epidemiología. De acuerdo al enfoque, el más encontrado fue epidemiología (35,7%), seguido de tratamiento (29,7%) y diagnóstico (19,7%), para el total de publicaciones en las tres bases de datos. Los países con más publicaciones sobre Covid19 fueron Estados Unidos (31,8%), Inglaterra (27,6%%) y China (15,49%) en Pubmed, y Brasil

También puede leer: protocolo de bioseguridad para prestación de servicios de optometría

(66,6%) y Colombia (23,3%) en Lilacs (Datos en publicación por Pino L, Triana I, Viola L y Barros M). 

Seguramente estos datos bibliométricos serán mucho mayores para el segundo semestre de 2020. Hoy, sin embargo no tenemos tratamiento efectivo y la tan prometida vacuna si bien ha superado los estudios de fase I por al menos 3 grupos de investigación en alianza con la industria farmaceútica, no estará disponible antes del año 2021. Hemos escrito mucho pero se ha logrado poco. No critico el tema, es una enfermedad compleja y desconocida. El mundo es igualmente complejo, y así son las preguntas que surgen de el.

banner telesalud telemedicina colombia consultorsalud

¡Es tu momento!

El mundo cambió, la forma de prestar los servicios de salud también y nuestra plataforma de Telemedicina está probada y lista para apoyarte en esta transición.

Hay sin embargo una gran movilización de recursos que han facilitado sinergias no vistas previamente en el gigantesco mundo de la investigación científica. Los procesos vinculados a la pandemia han tenido una velocidad vertiginosa, lo cual ha impactado en estudios y evidencias claramente fallidos (el ejemplo de hidroxicloroquina y cloroquina) e insuficientes. Algunos hablan inclusive de medicina de minima evidencia, altamente falible. Tampoco los culpo.

Investigación Absoluta

Lo anterior me lleva a exponer la idea central de este pequeño texto: La urgente necesidad de una ciencia de investigación integrada y transdisciplinar en Covid-19 y más allá de la pandemia. A este tipo de investigación la he llamado investigación absoluta, corriendo el riesgo de ser confundido con verdad absoluta, la cual nunca -afortunadamente- será conquistada por la investigación.

Dado que estamos hablando de la atmósfera Covid-19 es importante mencionar que la investigación científica en este campo se ha centrado en tres disciplinas complementarias: La salud pública, la epidemiología y la infectología. Claramente estas tres ciencias son esenciales, pero insuficientes. Otras disciplinas han debido intervenir secuencialmente en el estudio de la enfermedad y sus múltiples dimensiones: Farmacología, biología celular molecular, microbiología, genética, inmunología, psicología, economía, ciencias sociales y de la comunicación, física, química, geografía, ciencias computacionales y bioética entre otras.

Niveles de la Disciplinariedad en Investigación

Rosenfield describe una estructura de tres niveles para entender la colaboración entre las diferentes disciplinas en la investigación científica:

  1. En el nivel de multidisciplinariedad los investigadores trabajan en paralelo o secuencialmente desde el punto de vista de su especialidad para intentar solucionar un problema común. El nivel que usualmente conocemos en la práctica médica por ejemplo.
  • En el nivel interdisciplinar los investigadores trabajan conjuntamente pero con aportes específicos de cada especialidad para solucionar el problema. (corresponde al nivel dialético, ver más adelante)
  • En el nivel transdisciplinar los investigadores trabajan conjuntamente utilizando una misma malla conceptual para generar teorías y conceptos específicos desde su especialidad pero integrados a la solución del problema. La dialéctica de este nivel es mucho mayor pudiendo inclusive generarse nuevas disciplinas desde esta integración de saberes. En sociedades como la nuestra los saberes ancestrales deberán incluirse en esta nueva estructura.

La investigación absoluta claramente debe tener un enfoque de nivel trasndisciplinar,  e innovador. Como se explicó en Next-generation Medicine parte III, publicado previamente, los modelos de investigación científica están migrando a metodologías ágiles con diseños adaptativos en los cuales este tejido dialéctico se convierte en el sustrato principal.

Peñuela describe las diferentes tipologías de las interacciones entre disciplinas en el marco de la investigación científica (Ver figura 1), de estas el mayor nivel alcanzado es el denominado fractal que conlleva interacción y afectación recíproca pudiendo -como mencioné previamente- generar nuevas disciplinas que no son necesariamente la sumatoria de sus disciplinas originadoras (la bioética y la economía de la salud podrían ser ejemplos).

También puede leer: así será los lineamientos de giro y distribución del FOSFEC

Para todos es claro que más allá del Covid-19 nos enfrentamos evolutivamente a problemas cada vez más complejos lo cual nos genera un problema que va más allá de esta construcción de la investigación absoluta y es la implementación de los productos de dicha investigación en la práctica. La base fundamental de este problema radica en que las preguntas de investigación se formulan desde las temáticas que se trabajan y no desde los objetos de investigación, es decir desde la teoría y no desde la realidad que pretende transformarse.

Conclusiones

En resumen la investigación científica absoluta requiere:

  1. Un entendimiento de la creciente complejidad en los problemas de investigación.
  2. Un replanteamiento de las preguntas e hipótesis de investigación desde el objeto y el sujeto final de las mismas.
  3. Una dialéctica fractal que permita abordar el problema de investigación con un solo marco conceptual integrador.
  4. la adopción de metodologías ágiles y diseños adaptativos.
  5. La conexión de esta investigación absoluta a las redes de desarrollo pragmático (Hubs de investigación, empresas de biotecnología, agencias nacionales de I+D+i, clústeres de salud etc).
  6. Nuevos modelos de medición de resultados e impacto.

Un gran reto para Colombia en donde el ecosistema de ciencia, tecnología e innovación aún se encuentra desarticulado, con más preguntas que desarrollos. Es primordial que los líderes de la investigación cientifica asuman este nuevo relacionamiento en el mundo de la complejidad biológica, social y tecnológica que esta pandemia nos está dejando. La investigación absoluta puede ser el eslabón perdido entre la hipótesis y la realidad.

Figura 1: Tipologías de la Disciplinariedad en Investigación Científica

image

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

dr Andrés Felipe Cardona - Oncólogo Clínicodr Andrés Felipe Cardona – Oncólogo Clínico

Andrés Felipe Cardona Zorrilla (1)

Oncólogo Clínico – Clínica del Country, Bogotá
foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (102)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (7)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (1)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (2)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud
Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (4)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
javier pachecojavier pacheco

Javier Orlando Pacheco G. (1)

Médico Internista; Hemato Oncólogo. Miembro de la ACHO
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (6)

Nefrólogo- miembro de la Academia de Medicina de Medellín
José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (5)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (34)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
dr-mauricio-jaramillo-restrepo-okdr-mauricio-jaramillo-restrepo-ok

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Médico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (5)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (2)

Directora Ejecutiva de ACESI
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas
Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (2)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras