Conéctate con nosotros

Investigación Clínica

RIAS Cancer de mama – Ruta Integral – matriz y diagramas

Publicado

el

ria cancer de mama

CONSULTORSALUD pone a su disposición la Ruta Integral de Atención para las pacientes con cáncer de mama, que es una patología de interés en salud pública, que afecta miles de colombianas cada año, con una enorme carga de enfermedad, AVISAS y afectación social incalculable.

 

Al final de esta publicación puede descargar los siguientes documentos sobre la Ruta Integral de Atención en Salud para el Cáncer de mama:

 

  1. Diagrama GSP para grupos de riesgo
  2. Matriz RIAS cáncer de mama
  3. Diagramas RIAS cáncer de mama

 

Aprovecharemos cada Ruta Integral de Atención publicada, para documentar un poco más la estrategia de RIAS. Buen provecho.

 

Las Rutas Integrales de Atención en Salud incorporan en su desarrollo tres categorías de atención que orientan la finalidad de las acciones sectoriales e intersectoriales y de las intervenciones individuales y colectivas dirigidas a personas, familias y comunidades. Los componentes son: i) Acciones de gestión de la salud pública; ii) Intervenciones de promoción de la salud, y iii) Intervenciones de gestión integral del riesgo en salud.

 

Acciones de gestión de la salud pública

 

La gestión de la salud pública, hace referencia al proceso dinámico, integral, sistemático y participativo, bajo el liderazgo y conducción de la autoridad sanitaria; está orientado a que las políticas, planes, programas y proyectos de salud pública se realicen de manera efectiva, coordinada y organizada, entre los diferentes actores del sistema de salud, junto con otros sectores del Gobierno, de las organizaciones sociales y privadas y la comunidad, con el propósito de alcanzar los resultados en salud (Plan Decenal de Salud Pública); se enmarca dentro de la función de rectoría de la autoridad sanitaria y aporta a la gobernanza en salud (Resolución 518 de 2015).

Para las RIAS, este componente es fundamental porque a través de él se orientan los procesos sectoriales e intersectoriales, que a su vez se constituyen en una condición sine qua non para garantizar la atención integral en salud. Lo anterior, en el entendido que la atención integral no se limita a las acciones/intervenciones asistenciales individuales, sino que trasciende a procesos y acciones que impacten positivamente los determinantes sociales de la salud, para generar condiciones de bienestar para la población, que permitan disminuir las brechas sociales que afectan el estado de salud de personas, familias y comunidades y que aumentan las probabilidades de enfermedad, discapacidad y muertes evitables, limitando de esta manera el desarrollo humano y social del país.

Las RIAS acogen las disposiciones de la Resolución 518 de 2015 del Ministerio de Salud y Protección Social y en consecuencia, visibilizan procesos de gestión de la salud pública, orientando a los actores sectoriales e intersectoriales en las acciones/intervenciones a desarrollar en los diferentes niveles territoriales. Estos procesos son los siguientes:

 

  1. Coordinación intersectorial.
  2. Desarrollo de capacidades.
  3. Gestión administrativa y financiera.
  4. Gestión del aseguramiento.
  5. Gestión del conocimiento.
  6. Gestión de insumos de interés en salud pública.
  7. Gestión del talento humano en salud.
  8. Gestión de las intervenciones colectivas.
  9. Gestión de la prestación de servicios individuales.
  10. Participación Social
  11. Planeación Integral en Salud
  12. Vigilancia en salud pública.
  13. Inspección, vigilancia y control. 

 

 

Intervenciones de promoción de la salud

 

De acuerdo con el Plan Decenal de Salud Pública, la promoción de la salud es el “conjunto de acciones que debe liderar el territorio, convocando los diferentes sectores, las instituciones y la comunidad, para desarrollarlas por medio de proyectos dirigidos a la construcción o generación de condiciones, capacidades y medios, necesarios para que los individuos, las familias y la sociedad en su conjunto, logren intervenir y modificar los determinantes sociales de la salud en ese territorio y así las condiciones de calidad de la vida, consolidando una cultura saludable basada en valores, creencias, actitudes y relaciones que permita lograr autonomía individual y colectiva que empodere para identificar y realizar elecciones positivas en salud en todos los aspectos de su vida, con respeto por las diferencias culturales de nuestros pueblos”.

 

La RIAS, reconoce en este componente las intervenciones poblacionales y de educación para la salud, dirigidas a las personas, familias y comunidades, para el cuidado intencionado y consciente de su salud, a través de:

 

  1. Adopción de prácticas de cuidado, protección y mantenimiento seguro del ambiente.
  2. Alimentación saludable.
  3. Ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.
  4. Desarrollo de habilidades sociales y emocionales.
  5. Construcción de estrategias de afrontamiento frente a sucesos vitales.
  6. Sana convivencia.
  7. Ejercicio del derecho a la salud.

 

Intervenciones de gestión integral del riesgo en salud

 

De acuerdo con la Política de Atención Integral en Salud – PAIS (MSPS, 2015), la Gestión Integral del Riesgo en Salud (GIRS) es “una estrategia para anticiparse a las enfermedades y los traumatismos para que no se presenten o si se tienen, detectarlos y tratarlos precozmente para impedir o acortar su evolución y sus consecuencias. Esto implica la acción coordinada de actores sectoriales e intersectoriales en la identificación de las circunstancias y condiciones que inciden en su aparición y desenlace, originadas en los individuos, los colectivos y en los entornos donde se desarrollan; la clasificación de las personas según se vean afectadas por estas circunstancias y condiciones, así como el diseño y puesta en marcha de acciones integrales y efectivas para eliminarlas, disminuirlas o mitigarlas” .

 

Esta gestión integral del riesgo en salud, comprende un conjunto de acciones dirigidas a minimizar el riesgo de ocurrencia de enfermedad y a reducir la severidad de las consecuencias de la enfermedad, una vez ésta se ha presentado. El riesgo se entiende como “la probabilidad de ocurrencia de un evento no deseado, evitable y negativo para la salud del individuo, que puede ser también el empeoramiento de una condición previa o la necesidad de requerir más consumo de bienes y servicios que hubiera podido evitarse” (Resolución 1841 de 2013, p. 51).

 

De acuerdo con las indicaciones de la PAIS (2015), la Gestión Integral del Riesgo en Salud tiene un componente colectivo y otro individual.

 

“El colectivo es ejecutado principalmente por la entidad territorial, articulada con las acciones adelantadas por otros sectores y con las acciones de gestión individual del riesgo que ejecuta el asegurador, integrando las intervenciones preventivas que, con base en evidencia, se pueden aplicar de manera efectiva a conglomerados de población indivisibles para actuar sobre algunos de los determinantes proximales y distales de la salud para disminuir la probabilidad de aparición de nueva morbilidad; o controlan la probabilidad de ocurrencia de eventos producidos por deficiencias en los servicios de salud. Se diferencia de la promoción de la salud en que su objetivo no es solo obtener ganancias en bienestar sino reducir la probabilidad de efectos negativos en el riesgo, la enfermedad y sus consecuencias.

 

El enfoque individual para la gestión del riesgo, es responsabilidad primaria del asegurador e involucra el análisis de la historia natural del riesgo en salud, lo cual parte desde los factores biológicos, los determinantes sociales que afectan a los individuos, su estilo de vida y el impacto de los entornos institucionales y sociales con los que interactúa y los factores incrementales asociados a la enfermedad y discapacidad. Esto incluye acciones orientadas hacia la minimización del riesgo de padecer la enfermedad y el manejo integral de la enfermedad una vez se ha presentado. La gestión individual del riesgo también involucra la reducción de riesgos derivados de la gestión clínica de la enfermedad y el manejo de la prevención secundaria y terciaria en la enfermedad crónica y la multi-enfermedad” (p.42).

La gestión integral del riesgo en salud se concreta en las RIAS mediante intervenciones en salud, con finalidades de:

 

  1. Valoración integral del estado de salud (incluye intervenciones de valoración y detección temprana)
  2. Valoración del contexto social y de redes de apoyo social y Comunitarias
  3. Valoración de la dinámica familiar, como apoyo al desarrollo integral
  4. Valoración de las condiciones ambientales y el saneamiento básico de los entornos
  5. Protección específica
  6. Diagnóstico
  7. Tratamiento
  8. Rehabilitación
  9. Paliación

 

Descargue la Ruta Integral de Atención para el Cáncer de mama 

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Investigación Clínica

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Se podrían evitar más de seis millones de muertes por cardiopatía isquémica reduciendo la ingesta de alimentos procesados y altos en azúcares.

Publicado

el

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Según un estudio del European Heart Journal-Quality of Care and Clinical Outcomes, revista de la Sociedad Europea de Cardiología, más de dos tercios de las muertes por cardiopatía isquémica podrían prevenirse con dietas más saludables. Los autores explican que las dietas poco saludables, la hipertensión , el colesterol sérico alto son los tres factores que más contribuyen a los fallecimientos por ataques cardíacos y angina, lo que se denomina enfermedad cardíaca isquémica.

“Se podrían evitar más de seis millones de muertes reduciendo la ingesta de alimentos procesados, bebidas azucaradas, grasas trans y saturadas, y sal y azúcar añadidas, al tiempo que se aumenta la ingesta de pescado, frutas, verduras, nueces y cereales integrales. Lo ideal sería comer 200 a 300 mg de ácidos grasos omega 3 de los mariscos cada día. Además de eso, todos los días debemos aspirar a 200 a 300 gramos de fruta, 290 a 430 gramos de verduras, 16 a 25 gramos de nueces y 100 a 150 gramos de cereales integrales” señala el autor del estudio, el doctor Xinyao Liu, de la Universidad Central South, en China.

Este estudio indagó sobre los datos recolectados producto del Global Burden of Disease Study 2017, que se llevó a cabo en 195 países entre 1990 y 2017. Durante ese último año se reportaron más de 126 millones de personas con cardiopatía isquémica, más de 10 millones de ellas eran nuevos diagnósticos. Es preciso decir, que la cardiopatía isquémica provocó la muerte de 8.9 millones de personas en 2017, es decir, el 16% de todas las muertes registradas en ese año, frente al 12.6% del total de muertes en 1990.

Cabe resaltar, que entre 1990 y 2017, la prevalencia, la incidencia y las tasas de mortalidad estandarizadas por edad por cada 100.000 personas disminuyeron en un 11,8%, 27,4% y 30%, respectivamente. Pero los números absolutos casi se duplicaron.

 “Si bien se han logrado avances en la prevención de enfermedades cardíacas y la mejora de la supervivencia, particularmente en los países desarrollados, el número de personas afectadas sigue aumentando debido al crecimiento y el envejecimiento de la población” añade el Dr. Liu.

Factores de riesgo en muerte por cardiopatía isquémica

El equipo de investigación calculó el impacto de 11 factores de riesgo en la muerte por cardiopatía isquémica: la dieta, presión arterial alta, colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) en suero alto, nivel de glucosa plasmática alto, tabaquismo, IMC, contaminación del aire, sedentarismo, deterioro de la función renal, exposición al plomo y consumo de alcohol. Con base en estos se estimó la proporción de muertes que se evitarían cuando se eliminaban cada uno de los factores.

Los hallazgos mostraron que el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica en todo el mundo se podrían prevenir si se adoptaran dietas más saludables, sin siquiera modificar los demás factores. En contraste, solo el 54,4% de estas muertes podrían evitarse si la presión arterial sistólica se mantuviera en 110-115 mmHg, lo que sugiere que la dieta es el mayor factor con mayor impacto en la muerte por este tipo de enfermedad cardíaca.

Otro dato para resaltar, es que solo el 20,6% de las muertes por cardiopatía isquémica se evitarían con la erradicación del tabaquismo o la exposición al humo de segunda mano. En particular, el consumo de tabaco se clasificó como el cuarto factor que más contribuyó a las muertes por cardiopatía isquémica en los hombres, pero solo el séptimo en las mujeres. Entre 1990 y 2017, la prevalencia mundial del tabaquismo disminuyó un 28,4% en hombres y un 34,4% en mujeres.

El quinto factor que más incide en la muerte por cardiopatía isquémica es el IMC alto, provocado por la obesidad, aunque impacta en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Específicamente, el 18,3% de las muertes por cardiopatía isquémica podrían evitarse si el IMC se mantuviera en 20-25 kg / m2.

“La cardiopatía isquémica se puede prevenir en gran medida con comportamientos saludables y las personas deben tomar la iniciativa para mejorar sus hábito Además, se necesitan estrategias adaptadas geográficamente; por ejemplo, los programas para reducir el consumo de sal pueden tener el mayor beneficio en las regiones donde el consumo es alto (por ejemplo, China o Asia central)” concluye el Dr. Liu.

SI QUIERES TODA LA INFORMACIÓN SOBRE CARDIOPATÍA ISQUÉMICA INGRESA AL TABLERO DE DATOS: ⬇⬇⬇

BIGDATA: CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Actualizan calculadora de riesgos para enfermedades cardíacas y ACV

Investigadores de Europa y Reino Unido actualizaron la calculadora de riesgos que se aplicaba en los países. Los datos usados para la predicción databan de 1986

Publicado

el

actualizan calculadora de riesgos paro cardiaco

En Europa y el Reino Unido, los especialistas en salud pública tendrán a su disposición una nueva calculadora de riesgos que permitirá detectar oportunamente a individuos más propensos a sufrir un paro cardíaco o un accidente cerebrovascular (ACV). Esta herramienta ha sido producto de una investigación publicada recientemente en la revista European Heart Journal.

Para los creadores de esta calculadora de riesgos, este método permitirá establecer tratamientos preventivos personalizados a los individuos de alto riesgo, brindar consejos sobre el estilo de vida y ayudará a que los médicos tratantes actúen con prontitud, en caso de que se presenten estas dolencias en sus pacientes. Además de ello, los investigadores destacan que puede ser útil para mejorar la estimación del riesgo entre la población joven y ayudará en la adaptación de tratamientos a los pacientes mayores.

Esta calculadora denominada SCORE2, será adoptado por las próximas Directrices Europeas de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares en la Práctica Clínica. Lo anterior significa que los médicos de toda Europa podrán asegurar con precisión quienes corren el riesgo de sufrir un infarto o un ictus en los próximos 10 años.

Este estudio fue realizado por el Grupo de Trabajo SCORE2 y la Colaboración de Riesgo Cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología. El proyecto también contó con el apoyo de organizaciones como la Fundación Británica del Corazón, el Consejo de Investigación Médica, el Centro de Investigación Biomédica de Cambridge y Health Data Research UK.

También le puede interesar: TERAPIA CELULAR FUNCIONARÍA PARA CASOS DE CARDIOMIOPATÍA ISQUÉMICA

¿Cómo funciona esta calculadora de riesgos europea?

Según el artículo científico, el equipo de investigadores -conformado por 200 científicos- utilizó datos de participantes individuales de 45 cohortes de 13 países, una cifra cercana a 700.000 individuos. Los participantes no tenían antecedentes de enfermedades cardíacas y circulatorias cuando fueron reclutados para los estudios.

En los 10 años de seguimiento, 30.000 de ellos sufrieron un “evento cardiovascular”, incluyendo un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular mortal o no mortal. A continuación, la calculadora de riesgos se “recalibró” estadísticamente, utilizando datos cardiovasculares y de factores de riesgo específicos de 10,8 millones de personas. Esta información estadística se segmentó por regiones, con el único objetivo de estimar con mayor precisión el riesgo cardiovascular; obteniendo cuatro regiones de riesgo para el continente europeo.

La calculadora también utiliza factores de riesgo conocidos para las enfermedades cardíacas y circulatorias, como la edad, el sexo, los niveles de colesterol, la presión arterial y el tabaquismo. Vale la pena destacar que el método SCORE2 en realidad es una mejora a la anterior calculadora de riesgos, que se desarrolló con datos anteriores a 1986 y subestimaba el riesgo cardiovascular en algunos países. Dentro de las novedades consideradas por los investigadores están las tendencias actuales de las enfermedades cardíacas y circulatorias, capacidad de predicción de las afecciones mortales como las no mortales y es adaptable a países con diferentes niveles de riesgo.

calculadora de riesgo paro cardiaco
Published on behalf of the European Society of Cardiology. All rights reserved. © The Author(s) 2021.

“Esta nueva herramienta de riesgo es un gran avance y evitará que muchas más personas sufran infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas, que se desarrollan de forma silenciosa a lo largo de muchos años y atacan sin previo aviso. Será el nuevo estándar de oro para que los médicos determinen qué pacientes corren el mayor riesgo de padecer estas enfermedades, y permitirá ofrecer un tratamiento personalizado y consejos sobre el estilo de vida mucho antes”, resaltaron especialistas participantes en la investigación.

También le puede interesar: LA OMS ACTUALIZÓ LA LISTA DE PAÍSES CON MÁS ALTA CARGA DE TUBERCULOSIS

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Terapia celular funcionaría para casos de cardiomiopatía isquémica

Los resultados de un ensayo clínico mostraron que el uso de la terapia celular mejora la calidad de vida tras una cardiomiopatia isquemica

Publicado

el

terapia celular cardiomiopatia isquemica beneficios

La terapia celular -técnica utilizada en medicina para reparar la función de los tejidos lesionados- ha mostrado ser útil en el tratamiento de pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica. Los resultados de una nueva investigación sugieren que impacta positivamente la calidad de vida de los pacientes y mejora el tono muscular del corazón en algunos casos.

Este estudio titulado CONCERT-HF realizado por varias instituciones y publicado en el European Journal of Heart Failure, se trata del primer ensayo multicéntrico que evalúa los resultados de la terapia celular en pacientes con fallo cardíaco. Los autores se concentraron específicamente en efecto del tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca con células estromales mesenquimales (MSC) autólogas, células cardíacas c-kit positivas (CPC) o ambas, luego de que se produjera una cardiomiopatía isquémica.

De acuerdo con los investigadores, el ensayo CONCERT-HF es un ensayo de fase II, doble ciego y controlado con placebo en el que participaron 125 individuos. Cada participante fue seleccionado de forma aleatoria para recibir una inyección transendocárdica de MSC que podía contener cualquiera de las siguientes opciones: (i) combinación de MSC y CPC, (ii) MSC solas, CPC solas o el placebo. Luego de ello, se les realizó un seguimiento permanente durante los 12 meses siguientes a la aplicación.

También le puede interesar: Medicina privada de Argentina en crisis

¿Cómo se podría aplicar esta terapia a casos de cardiomiopatía isquémica?

Los especialistas notaron que el tratamiento con CPC por sí solo, en pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica, se asoció a una disminución significativa de los eventos cardíacos adversos mayores en comparación con el placebo. En cuanto a la calidad de vida, ésta mejoró significativamente entre quienes recibieron terapia celular combinada o la inyección de MSC solas vs. el placebo administrado.

No obstante, el equipo investigador anotó que la fracción de eyección ventricular, los volúmenes del ventrículo izquierdo, el tamaño de la cicatriz en el músculo cardíaco y el consumo máximo de oxígeno no cambiaron significativamente de una opción de tratamiento a otra. “Se trata de un avance muy importante en el campo de la terapia celular y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca”, afirmó en un comunicado el autor principal, el doctor Roberto Bolli, director del Instituto de Cardiología Molecular de la Universidad de Louisville.

Asimismo indicó que la investigación “sugiere que un tratamiento, administrado una sola vez, puede producir efectos beneficiosos a largo plazo en la calidad de vida y el pronóstico de estos pacientes con cardiomiopatía isquémica. Los resultados allanan el camino para un ensayo de fase III más amplio sobre la terapia celular en la insuficiencia cardíaca”.

También le puede interesar: Invima autoriza uso de emergencia de la vacuna CoronaVac de Sinovac

Continuar leyendo

Tendencias

Indicadores / Cifras