Conéctate con nosotros

Actualidad

Epilepsia y el impacto socioeconómico de la enfermedad

Publicado

el

La epilepsia representa una proporción significativa de la carga de enfermedades del mundo, que afecta a más de 50 millones de personas. La proporción estimada de la población general con epilepsia activa (es decir, convulsiones continuas o con la necesidad de tratamiento).

Lea también: Epilepsia cerca de 450 Mil Colombianos la padecen

A nivel mundial, aproximadamente 2.4 millones de personas son diagnosticadas con epilepsia cada año. En los países de altos ingresos, los nuevos casos anuales son entre 30 y 50 por cada 100000 personas en la población general. En los países de ingresos bajos y medios, esta cifra puede ser hasta dos veces mayor. Esto probablemente se deba al mayor riesgo de padecer enfermedades endémicas como la malaria o la neurocisticercosis; la mayor incidencia de lesiones por accidentes de tráfico; lesiones relacionadas con el nacimiento; y variaciones en la infraestructura médica, disponibilidad de programas de salud preventiva y atención accesible. Cerca del 80% de las personas con epilepsia viven en países de ingresos bajos y medios.

Impactos sociales y económicos de la epilepsia

La epilepsia representa el 0,6% de la carga mundial de la enfermedad, una medida basada en el tiempo que combina los años de vida perdidos debido a la mortalidad prematura y el tiempo de vida con menos salud. La epilepsia tiene importantes implicaciones económicas en términos de necesidades de atención médica, muerte prematura y pérdida de productividad laboral.

El impacto económico de la epilepsia varía significativamente según la duración y la gravedad de la afección, la respuesta al tratamiento y el entorno de atención médica. Los costos de desembolso y las pérdidas de productividad crean cargas sustanciales para los hogares. Un estudio económico de la India estimó que la financiación pública para la terapia de primera y segunda línea y otros costos médicos alivia la carga financiera de la epilepsia y es rentable.

Aunque los efectos sociales varían de un país a otro, el estigma y la discriminación que rodean a la epilepsia en todo el mundo a menudo son más difíciles de superar que los ataques. Las personas que viven con epilepsia pueden ser objeto de prejuicios. El estigma de la enfermedad puede desalentar a las personas a buscar tratamiento para los síntomas, a fin de evitar identificarse con la enfermedad.

Tasa ajustada de mortalidad por epilepsia.

La tasa ajustada de mortalidad por epilepsia del país en 2016 fue de 1,34 por 100.000 habitantes, con un rango territorial que va de 0 a 2,28. Como se observa en la tabla 1, hay 17 entidades territoriales (45,9%) con tasas por encima de la medida nacional y 20 por debajo (54,1%), pero estas diferencias no son significativas. Esto significa que todas las cifras del indicador son similares a la cifra nacional, sin embargo, es importante anotar que Guaviare tiene una cifra de 2,78 por 100.000 habitantes y es la entidad con la tasa más elevada, seguido de Casanare con 2,32 y Boyacá con 2,27. Las tasa más bajas las tuvieron: Amazonas y San Andrés y Providencia con 0 por 100.000.

En 2016, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó que se presentaron 18.562 casos de intento de suicidio, la tasa nacional fue de 38,1 x 100.000 habitantes, 16 entidades (43,2%) tuvieron tasas superiores a la nacional. Las entidades territoriales con las tasas más elevadas – por cada 100.000 habitantes – fueron: Putumayo (77,9), Caldas (74,6), Huila (71,3), Quindío (67,9), Vaupés (65,2), Arauca (55,6), Tolima (53,4), Casanare (52), Nariño (46,9) y Caquetá (46,7).

Para 2017 el INS informó 25.899 casos, la tasa nacional de intento de suicidio (tasa bruta) fue de 52,4 por 100.000 habitantes, hubo 19 departamentos con tasas por encima de la medida nacional; los departamentos con mayor afectación fueron: Vaupés (128,1 por 100.000), Putumayo (96,3), Caldas (94,8), Huila (86,5), Arauca (83,6), Quindío (83,1), Antioquia (71,8) y Nariño (67,7). San Andrés, Providencia y Santa Catalina (11,6) y Buenaventura (11,1), fueron las entidades territoriales con las tasas más bajas del país.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

 

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Actualidad

¿Quiénes deben cotizar al Régimen de excepción en Colombia?

En Colombia existen una serie de regímenes exceptuados, los cuales cuentan con disposiciones distintas frente al pago de aportes. Conozca cómo debe aportar a estos regímenes.

Publicado

el

En Colombia existen una serie de regímenes exceptuados en el sistema de Seguridad Social en Salud, los cuales cuentan con disposiciones distintas frente al pago de aportes. Conozca cómo debe aportar a estos regímenes un cónyuge o compañero permanente beneficiario que se vincula laboralmente.

El régimen de excepción en salud es aquel sistema de seguridad social que ofrece cobertura a regímenes exceptuados, es decir, a aquellos sectores de la población que siguen rigiéndose por las normas de seguridad social concebidas con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993, o por las que regulan de forma especial para ellos.

Hacen parte de este régimen de excepción de los trabajadores y pensionados de:

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras