Epilepsia y el impacto socioeconómico de la enfermedad - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Actualidad

Epilepsia y el impacto socioeconómico de la enfermedad

Publicado

el

epilepsia y el impacto socioeconomico de la enfermedad

La epilepsia representa una proporción significativa de la carga de enfermedades del mundo, que afecta a más de 50 millones de personas. La proporción estimada de la población general con epilepsia activa (es decir, convulsiones continuas o con la necesidad de tratamiento).

Lea también: Epilepsia cerca de 450 Mil Colombianos la padecen

A nivel mundial, aproximadamente 2.4 millones de personas son diagnosticadas con epilepsia cada año. En los países de altos ingresos, los nuevos casos anuales son entre 30 y 50 por cada 100000 personas en la población general. En los países de ingresos bajos y medios, esta cifra puede ser hasta dos veces mayor. Esto probablemente se deba al mayor riesgo de padecer enfermedades endémicas como la malaria o la neurocisticercosis; la mayor incidencia de lesiones por accidentes de tráfico; lesiones relacionadas con el nacimiento; y variaciones en la infraestructura médica, disponibilidad de programas de salud preventiva y atención accesible. Cerca del 80% de las personas con epilepsia viven en países de ingresos bajos y medios.

Impactos sociales y económicos de la epilepsia

La epilepsia representa el 0,6% de la carga mundial de la enfermedad, una medida basada en el tiempo que combina los años de vida perdidos debido a la mortalidad prematura y el tiempo de vida con menos salud. La epilepsia tiene importantes implicaciones económicas en términos de necesidades de atención médica, muerte prematura y pérdida de productividad laboral.

El impacto económico de la epilepsia varía significativamente según la duración y la gravedad de la afección, la respuesta al tratamiento y el entorno de atención médica. Los costos de desembolso y las pérdidas de productividad crean cargas sustanciales para los hogares. Un estudio económico de la India estimó que la financiación pública para la terapia de primera y segunda línea y otros costos médicos alivia la carga financiera de la epilepsia y es rentable.

Aunque los efectos sociales varían de un país a otro, el estigma y la discriminación que rodean a la epilepsia en todo el mundo a menudo son más difíciles de superar que los ataques. Las personas que viven con epilepsia pueden ser objeto de prejuicios. El estigma de la enfermedad puede desalentar a las personas a buscar tratamiento para los síntomas, a fin de evitar identificarse con la enfermedad.

Tasa ajustada de mortalidad por epilepsia.

La tasa ajustada de mortalidad por epilepsia del país en 2016 fue de 1,34 por 100.000 habitantes, con un rango territorial que va de 0 a 2,28. Como se observa en la tabla 1, hay 17 entidades territoriales (45,9%) con tasas por encima de la medida nacional y 20 por debajo (54,1%), pero estas diferencias no son significativas. Esto significa que todas las cifras del indicador son similares a la cifra nacional, sin embargo, es importante anotar que Guaviare tiene una cifra de 2,78 por 100.000 habitantes y es la entidad con la tasa más elevada, seguido de Casanare con 2,32 y Boyacá con 2,27. Las tasa más bajas las tuvieron: Amazonas y San Andrés y Providencia con 0 por 100.000.

En 2016, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó que se presentaron 18.562 casos de intento de suicidio, la tasa nacional fue de 38,1 x 100.000 habitantes, 16 entidades (43,2%) tuvieron tasas superiores a la nacional. Las entidades territoriales con las tasas más elevadas – por cada 100.000 habitantes – fueron: Putumayo (77,9), Caldas (74,6), Huila (71,3), Quindío (67,9), Vaupés (65,2), Arauca (55,6), Tolima (53,4), Casanare (52), Nariño (46,9) y Caquetá (46,7).

Para 2017 el INS informó 25.899 casos, la tasa nacional de intento de suicidio (tasa bruta) fue de 52,4 por 100.000 habitantes, hubo 19 departamentos con tasas por encima de la medida nacional; los departamentos con mayor afectación fueron: Vaupés (128,1 por 100.000), Putumayo (96,3), Caldas (94,8), Huila (86,5), Arauca (83,6), Quindío (83,1), Antioquia (71,8) y Nariño (67,7). San Andrés, Providencia y Santa Catalina (11,6) y Buenaventura (11,1), fueron las entidades territoriales con las tasas más bajas del país.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

 

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Actualidad

Amplían fecha para corrección de datos para la bonificación al talento humano en salud

Hasta el 01 de noviembre la ADRES amplió la nueva fecha para que entidades territoriales corrijan los errores en los datos personales o bancarios del talento humano en salud.

Publicado

el

bonificación al talento humano en salud

Hasta el 01 de noviembre la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud –ADRESamplió la nueva fecha para que los hospitales, clínicas, centros médicos y entidades territoriales, corrijan los errores en los datos personales o bancarios del talento humano en salud que fueron  registrado como posibles beneficiarios de la bonificación por atención de pacientes COVID-19 durante la pandemia.

En este nuevo plazo sólo se podrán corregir datos como nombres y apellidos, al igual que los datos bancarios de los trabajadores de la salud previamente inscritos y que cumplieron las validaciones adelantadas por el Banco de la Salud. Sin embargo, cabe aclarar que la nueva ventana no permitirá la inclusión de nuevos registros de personal médico, asistencial o epidemiológico que no haya sido registrado en las fechas anteriores.

También puede leer: el cáncer de mama no entiende de cuarentenas

¿Cuáles serán los requisitos para realizar las correcciones?

Para realizar las correcciones de la información las IPS, los municipios, departamentos y distritos deberán:

  1. Ingresar al portal Reconocimiento COVID de la ADRES con el usuario y contraseña previamente asignados.
  2. Ingresar a la sección Reconocimiento Talento Humano, opción “Registros Talento Humano” y verificar las casillas de nombre o datos financieros correctos (Si aparece “no” debe corregir la información).
  3. Corregir la información del trabajador de la salud directamente en el formulario que se despliega en cada uno de los registros que requieran actualización de datos.

Información que se podrá corregir

Según la ADRES los datos que se podrán corregir serán los siguientes:

Información personal: los nombres del personal médico, asistencial o epidemiológico deben reportarse en el orden y la ortografía con la que aparezcan en el documento de identidad.

Información bancaria: La cuenta bancaria reportada debe estar a nombre del profesional médico, asistencial o epidemiológico, no de la IPS o la entidad territorial.

Esta información es indispensable para que la ADRES realice el giro de la bonificación COVID-19, dado que el único mecanismo de pago es la transferencia bancaria. Las correcciones se verán reflejadas una vez al ADRES valide la nueva información corregida y actualice el estado de la persona.

También puede leer: algoritmo podría predecir riesgo de aterosclerosis en personas sanas

¿Quiénes serán beneficiarios?

De acuerdo con la ADRES los beneficiarios de esta bonificación serán los trabajadores de la salud que fueron inscritos con anterioridad por las IPS o entidades territoriales donde laboran, y cumplieron las validaciones realizadas por la ADRES, podrán verificar el estado del pago de su bonificación en la sección “La Lupa al Giro”, ubicando la consulta “Pago bonificación THS”  e ingresando la información requerida.

Continuar leyendo

Actualidad

Algoritmo podría predecir riesgo de aterosclerosis en personas sanas

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares -CNIC- de España diseñó un algoritmo basado en diferentes variables que calculan el riesgo de sufrir aterosclerosis.

Publicado

el

Algoritmo podría predecir riesgos cardiovasculares en personas sanas

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares -CNIC- de España diseñó un algoritmo basado en la edad, tensión arterial, dieta y marcadores medibles en análisis de sangre y orina para establecer cuales individuos de mediana edad y sanos tienen más riesgo de padecer aterosclerosis.

Con esta nueva herramienta los médicos podrán determinar si un paciente sano puede desarrollar aterosclerosis subclínica en un futuro cercano. Recordemos, que la aterosclerosis es una acumulación de grasa y colesterol en las paredes de las arterias de modo que el canal se estrecha e impide el correcto flujo de la sangre hacía los órganos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, este padecimiento es una de las principales causas de mortalidad en el mundo. Aunque, se desconoce el origen exacto de su aparición es prevenible, ya que ciertas características y hábitos pueden elevar el riesgo de padecerla.

Generalmente, los médicos detectan la enfermedad cuando esta se encuentra en una etapa muy avanzada lo que conlleva a desenlaces fatales como infartos del miocardio y accidentes cerebrovasculares, entre otros.

Del mismo modo, el descubrimiento tardío de la enfermedad supone un costo económico más alto para el sistema de salud por lo que es importante acceder a elementos que ayuden a su detección precoz.

También puede leer: Inhabilidad de ocho meses para exgerente de la ESE San Fernando

Predicción del riesgo de aterosclerosis con solo un algoritmo

El Dr. Valentín Fuster, investigador principal y Enrique Lara Pezzi, director de la investigación y jefe de grupo de Regulación Molecular de la Insuficiencia Cardiaca del CNIC sostienen que con la nueva fórmula se revolucionará la práctica clínica en los próximos años gracias a la mejor cuantificación del riesgo que podrá ser calculada de forma personalizada y precisa utilizando toda la información disponible del paciente.

La fórmula denominada EN-PESA sirve como una herramienta económica que puede calcular el grado de riesgo de aterosclerosis subclínica, especialmente en personas con un mayor riesgo. Además, de fomentar el uso de tratamientos y planes personalizados de seguimiento al paciente disminuyendo el gasto indiscriminado de recursos que puede prevenirse.

Desde hace una década los investigadores han intentado caracterizar la aterosclerosis usando técnicas avanzadas de imagen y perfiles bioquímicos y moleculares, apoyados en 4.000 voluntarios del proyecto.

“Los parámetros incluyen la edad, presión arterial e información recogida de manera rutinaria en análisis de sangre y orina y en cuestionarios dietéticos“, explican desde el centro de investigación.

Con las variables se podrá predecir la extensión de aterosclerosis subclínica y la progresión de la enfermedad en pacientes sanos. Adicionalmente, “el algoritmo usa un modelo de aprendizaje denominado Elastic Net manera no sesgada un alto número de variables e identificar nuevos predictores más allá de los factores de riesgo tradicionales” sostiene el equipo de investigación.

Finalmente, la información que arrojan los predictores mejora el pronostico y considera las características de cada persona para tener un perfil de riesgo cardiovascular personalizado.

Continuar leyendo

Actualidad

Inhabilidad de ocho meses para exgerente de la ESE San Fernando

Procuraduría suspende a exgerente de la ESE San Fernando por irregularidades en el uso de una ambulancia de la entidad.

Publicado

el

ESE San Fernando

Claudia Patricia Marín Álzate, exgerente de la ESE San Fernando de Amagá, Antioquia fue inhabilitada y suspendida por ocho meses. Según la Procuraduría General de la Nación Marín Álzate habría empleado irregularmente una ambulancia para realizar trámites administrativos, actividad que no estaría asociada a la misión médica que debe cumplir este vehículo.

También puede leer: Dexametasona aumentaría la supervivencia de bebés prematuros

La respuesta de la procuraduría ante los hallazgos de la exgerente de la ESE San Fernando

En esta línea, de acuerdo con declaraciones de la Regional de Antioquia el en fallo de segunda instancia, la exfuncionaria administrativa y el conductor de la ambulancia, Rafael Antonio Arango Castaño, habrían incurrido en las prohibiciones contempladas en el numeral 4 del artículo 34 y 1 del artículo 35 respectivamente de la Ley 734 de 2002. 

El ente de control resaltó que, aunque Arango Álzate, se encontraba cumpliendo órdenes de la gerente de la entidad, como conductor debía “conocer las funciones inherentes al cargo en atención a su especial sujeción al Estado”, porque sabía cómo y a quién transportaba. Sin embargo, no advirtió a su superior de la irregularidad en que podrían incurrir al utilizar el vehículo para actividades diferentes a las que debía cumplir la ambulancia.

Por su parte, el Ministerio Público ratificó la calificación de la conducta de Marín Álzate y Arango Castaño como grave, a título de dolo, por desconocer el concepto de la misión médica en el uso de la ambulancia, y la norma definida para el transporte de personas que se debe destinar exclusivamente a la prestación de servicios de salud y no para funciones administrativas. 

También puede leer: abren nueva ventana para la bonificación al talento humano en salud

Finalmente, la Procuraduría indicó que por esta falta Marín Álzate deberá pagar una sanción de $52.603.832. por utilizar  la ambulancia  para usos diferentes a los asignados.

Continuar leyendo

Evento Gratuito

Próximos Eventos

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras