Epilepsia y el impacto socioeconómico de la enfermedad - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Actualidad

Epilepsia y el impacto socioeconómico de la enfermedad

Publicado

el

epilepsia y el impacto socioeconomico de la enfermedad

La epilepsia representa una proporción significativa de la carga de enfermedades del mundo, que afecta a más de 50 millones de personas. La proporción estimada de la población general con epilepsia activa (es decir, convulsiones continuas o con la necesidad de tratamiento).

Lea también: Epilepsia cerca de 450 Mil Colombianos la padecen

A nivel mundial, aproximadamente 2.4 millones de personas son diagnosticadas con epilepsia cada año. En los países de altos ingresos, los nuevos casos anuales son entre 30 y 50 por cada 100000 personas en la población general. En los países de ingresos bajos y medios, esta cifra puede ser hasta dos veces mayor. Esto probablemente se deba al mayor riesgo de padecer enfermedades endémicas como la malaria o la neurocisticercosis; la mayor incidencia de lesiones por accidentes de tráfico; lesiones relacionadas con el nacimiento; y variaciones en la infraestructura médica, disponibilidad de programas de salud preventiva y atención accesible. Cerca del 80% de las personas con epilepsia viven en países de ingresos bajos y medios.

Impactos sociales y económicos de la epilepsia

La epilepsia representa el 0,6% de la carga mundial de la enfermedad, una medida basada en el tiempo que combina los años de vida perdidos debido a la mortalidad prematura y el tiempo de vida con menos salud. La epilepsia tiene importantes implicaciones económicas en términos de necesidades de atención médica, muerte prematura y pérdida de productividad laboral.

El impacto económico de la epilepsia varía significativamente según la duración y la gravedad de la afección, la respuesta al tratamiento y el entorno de atención médica. Los costos de desembolso y las pérdidas de productividad crean cargas sustanciales para los hogares. Un estudio económico de la India estimó que la financiación pública para la terapia de primera y segunda línea y otros costos médicos alivia la carga financiera de la epilepsia y es rentable.

Aunque los efectos sociales varían de un país a otro, el estigma y la discriminación que rodean a la epilepsia en todo el mundo a menudo son más difíciles de superar que los ataques. Las personas que viven con epilepsia pueden ser objeto de prejuicios. El estigma de la enfermedad puede desalentar a las personas a buscar tratamiento para los síntomas, a fin de evitar identificarse con la enfermedad.

Tasa ajustada de mortalidad por epilepsia.

La tasa ajustada de mortalidad por epilepsia del país en 2016 fue de 1,34 por 100.000 habitantes, con un rango territorial que va de 0 a 2,28. Como se observa en la tabla 1, hay 17 entidades territoriales (45,9%) con tasas por encima de la medida nacional y 20 por debajo (54,1%), pero estas diferencias no son significativas. Esto significa que todas las cifras del indicador son similares a la cifra nacional, sin embargo, es importante anotar que Guaviare tiene una cifra de 2,78 por 100.000 habitantes y es la entidad con la tasa más elevada, seguido de Casanare con 2,32 y Boyacá con 2,27. Las tasa más bajas las tuvieron: Amazonas y San Andrés y Providencia con 0 por 100.000.

En 2016, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó que se presentaron 18.562 casos de intento de suicidio, la tasa nacional fue de 38,1 x 100.000 habitantes, 16 entidades (43,2%) tuvieron tasas superiores a la nacional. Las entidades territoriales con las tasas más elevadas – por cada 100.000 habitantes – fueron: Putumayo (77,9), Caldas (74,6), Huila (71,3), Quindío (67,9), Vaupés (65,2), Arauca (55,6), Tolima (53,4), Casanare (52), Nariño (46,9) y Caquetá (46,7).

Para 2017 el INS informó 25.899 casos, la tasa nacional de intento de suicidio (tasa bruta) fue de 52,4 por 100.000 habitantes, hubo 19 departamentos con tasas por encima de la medida nacional; los departamentos con mayor afectación fueron: Vaupés (128,1 por 100.000), Putumayo (96,3), Caldas (94,8), Huila (86,5), Arauca (83,6), Quindío (83,1), Antioquia (71,8) y Nariño (67,7). San Andrés, Providencia y Santa Catalina (11,6) y Buenaventura (11,1), fueron las entidades territoriales con las tasas más bajas del país.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

los departamentos de Putumayo, Caldas, Huila y Nariño han permanecido con tasas altas de 2015 a 2017. En los dos últimos años la mayoría de los departamentos tuvieron incrementos en las tasas que van desde 21% a 117%; mientras que departamentos como Guainía, Magdalena, Atlántico, Guaviare, Vichada, San Andrés, Providencia y Santa Catalina y el distrito de Bogotá, bajaron sus tasas. En 2018, a corte de la semana epidemiológica 17, Colombia tiene una tasa de intento de suicidio de 11,7 por 100.000 habitantes, van 8.798 casos reportados en el país y las tasas de incidencia de casos más elevadas las tienen: Vaupés (26,7), Putumayo (19,5), Huila (18,4), Caldas (17,5), Risaralda (16,9), Quindío (16), Meta (14,4), Arauca (14) y Antioquia (13,9).

Según la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) y la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) han llevado a la Campaña Mundial contra la Epilepsia a sacar la enfermedad “Out of the Shadows” para proporcionar mejor información y crear conciencia sobre la epilepsia y para fortalecer el público y Esfuerzos privados para mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad.

Estos esfuerzos han contribuido a la priorización de la epilepsia en muchos países, lo que dio lugar a declaraciones regionales en las seis regiones de la OMS. La Región de las Américas aprobó la Estrategia y el Plan de acción sobre la epilepsia en 2011 y la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) sobre la carga global de la epilepsia (WHA68.20) fue aprobada en 2015. La Resolución insta a los Estados Miembros a tomar medidas coordinadas contra La epilepsia y sus consecuencias.

Se han llevado a cabo proyectos en muchos países para reducir la brecha de tratamiento y la morbilidad de las personas con epilepsia, capacitar y educar a los profesionales de la salud, disipar el estigma, identificar posibles estrategias de prevención y desarrollar modelos que integren el control de la epilepsia en los sistemas locales de salud. Combinando varias estrategias innovadoras, estos proyectos han demostrado que existen formas simples y rentables de tratar la epilepsia en entornos de escasos recursos.

El Programa de la OMS para reducir la brecha en el tratamiento de la epilepsia y el Programa de Acción para las Brechas en la salud mental (mhGAP) buscan alcanzar estos objetivos en Ghana, Mozambique, Myanmar y Vietnam. Estos proyectos se centran en ampliar las habilidades de los proveedores de atención médica primaria y no especializada a nivel comunitario para diagnosticar, tratar y dar seguimiento a las personas con epilepsia. Por ejemplo, un proyecto realizado en Myanmar resultó en una mayor cobertura de los servicios de epilepsia del 2% al 47% durante un período de 4 años y mejoras significativas en el acceso a la atención para personas con epilepsia.

 

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Actualidad

Estudio sugiere que el consumo de cannabis afecta la visión

Un estudio realizado en un grupo pequeño de personas señala que el cannabis podría afectar la agudeza visual mientras está bajo su efecto.

Publicado

el

Estudio sugiere que el consumo de cannabis afecta la visión

Investigadores de la Universidad de Granada en España han analizado las consecuencias resultantes de fumar cannabis sobre distintos factores de la vista y como perciben los consumidores el efecto de la droga sobre el deterioro de los ojos.

Los hallazgos de la investigación fueron publicados en la revista “Scientific Reports“, y fue dirigida por dos mujeres Carolina Ortiz Herrera y Rosario González Anera. De otro lado, la autora principal del estudio fue Sonia Ortiz Peregrina quien explicó que el consumo de cannabis tiene una tendencia muy alta pese a ser de consumo ilegal.

El estudio basado en la población de España señala que el consumo de cannabis ha aumentado desde el 2011, y adicionalmente explica que el 37% de los adultos españoles ha consumido esta droga alguna vez, el 10% lo hizo el año pasado según la encuesta sobre alcohol, drogas y otras adicciones en España 2019-2020.

Para realizar los análisis, se hizo una evaluación rigurosa a 31 consumidores de cannabis cuando no habían consumido ninguna sustancia, y también cuando estaba bajo el efecto de la sustancia. Así mismo se estudió la percepción que tenían de los trastornos visuales que presentaban cuando consumían la droga.

el cannabis si afecta la agudeza visual

Los resultados mostraron que las personas bajo el efecto del cannabis mostraban graves alteraciones visuales relacionadas con la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, la visión tridimensional, la capacidad de enfoque e inclusive la sensibilidad al deslumbramiento.

Sin embargo, a pesar de los hallazgos no todos los sujetos sintieron el empeoramiento en su visión. El 30% afirma que su visión no empeoró en nada, mientras que el 65% sostiene que su visión empeora solo un poco. Además, los autores señalan que el parámetro visual que podría estar más relacionado con la percepción del efecto visual que tienen los consumidores es la sensibilidad al contraste.

Finalmente, los investigadores señalan que su estudio evidenció obvios efectos negativos en todos los parámetros visuales estudiados, analizando por primera vez el efecto del cannabis en algunos de ellos. Los resultados aunados con la falta de conciencia de los participantes a cerca del deterioro de su visión tras consumir cannabis, sugiere que es necesario realizar campañas de información, ya que las afectaciones de la vista pueden suponer un peligro al realizar tareas cotidianas bajo los efectos de la droga.

También puede leer: En el último año murieron 17.000 trabajadores de la salud en el mundo

Continuar leyendo

Actualidad

En el último año murieron 17.000 trabajadores de la salud en el mundo

Según un estudio de Amnistía Internacional, Internacional de Servicios Públicos (ISP) y UNI Global Union, al menos 17.000 trabajadores de la salud han fallecido a causa del Covid-19.

Publicado

el

En el último año murieron 17.000 trabajadores de la salud en el mundo

Según un estudio de Amnistía Internacional, Internacional de Servicios Públicos (ISP) y UNI Global Union, al menos 17.000 trabajadores de la salud han fallecido a causa del Covid-19, por lo que estas organizaciones piden adoptar medidas urgentes para acelerar la inmunización de los profesionales sanitarios de primera línea en el mundo.

El llamado también obedece a las últimas advertencias de la Organización Mundial de la Salud donde se denuncia desigualdad en el acceso a las vacunas. Hasta el momento, más de la mitad de las dosis existentes se han aplicado en 10 países ricos, donde vive menos del 10% de la población mundial, mientras que países muy vulnerables ni siquiera han empezado a vacunar a sus ciudadanos.

Teniendo en cuenta, que a través del Covax algunos países vulnerables están recibiendo sus primeras vacunas, las organizaciones exhortan a los gobiernos de estos países a que incluyan a todo el personal sanitario de primera línea en la aplicación de las vacunas, incluyendo al personal de limpieza, al de alimentación y trabajadores sociales, además del personal clínico a fin de garantizar condiciones laborales seguras y dignas para todos.

También puede leer: Inician ensayos de fase III de “Soberana 02”, la vacuna cubana contra el Covid-19

“Cada 30 minutos muere de COVID-19 un trabajador o trabajadora de la salud. Es una tragedia y una injusticia. El personal sanitario de todo el mundo ha arriesgado su vida para intentar protegernos frente a la COVID-19 y, sin embargo, en demasiados casos lo han hecho sin contar con protección alguna, y han pagado el peor precio por ello”, ha dicho el director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional, Steve Cockburn.

Adicionalmente, Cockburn mencionó que durante toda la pandemia los trabajadores sanitarios han arriesgado sus vidas por lo que llegó el momento de priorizarlos en la administración de las vacunas.  “Es necesario adoptar medidas urgentes para acabar con las enormes desigualdades en el acceso a las vacunas a nivel mundial, de manera que un trabajador o trabajadora de la salud en Perú esté tan protegido como un médico o médica en el Reino Unido” añadió.

Por otro lado, el informe sostiene que la falta de condiciones laborales y la escasez de Equipos de Protección Personal para los trabajadores de la salud generaron muchos problemas, especialmente durante las primeras etapas de la pandemia. Específicamente, un estudio de las mismas entidades realizado a mediados de 2020 reveló que 63 países carecían de elementos de protección personal.

Los trabajadores de limpieza y servicios auxiliares son quienes más afectación han tenido, especialmente en países como Estados Unidos, México y Malasia, donde han sufrido represalias por exigir elementos de protección y condiciones de trabajo mejores.

En un considerable número de países, el abandono del personal sanitario se ha convertido en una constante durante la pandemia. Hasta la fecha, 1.576 trabajadores y trabajadoras de residencias de personas mayores han muerto por Covid-19 en Estados Unidos.

Otro ejemplo es Reino Unido ya que en 2020, más de 490 trabajadores sociales que laboraban en residencias de mayores murieron a causa del virus, pero no solo eso, sino que los datos oficiales de ese gobierno señalan que este tipo de trabajadores tenían más del triple de probabilidades de morir por el Covid-19 que la población general.

“Estas muertes son terribles, catastróficas, y reflejan tan solo una parte del verdadero coste de la pandemia para el personal de cuidados de todo el mundo. El virus no distingue entre un cirujano o cirujana y un enfermero o enfermera de una residencia de mayores o un asistente de atención domiciliaria, y tampoco debe hacerlo nuestra estrategia sobre vacunación, distribución de equipos de protección y protocolos de seguridad para el personal de cuidados expuesto a la COVID-19”, ha detallado la Secretaria General de UNI Global Union, Christy Hoffman.

Vacunación para trabajadores de la salud

Pese a la priorización del personal sanitario en la mayoría de planes nacionales de vacunación, la desigualdad en el acceso mundial a las vacunas ha provocado que en más de 100 países no se haya vacunado ni un solo profesional de salud. Por otro lado, está el problema de falta de suministro de vacunas aún cuando existen acuerdos previos, este es el caso de Europa, donde si bien se han priorizado estos trabajadores, los problemas en el suministro han ralentizado el proceso de vacunación.

En países como Brasil y Perú, donde la vacunación del personal sanitario comenzó en enero y febrero, respectivamente, las organizaciones de profesionales de la salud han denunciado que, en determinados contextos, se ha vacunado al personal administrativo y directivo antes que a los trabajadores y trabajadoras de primera línea. En Perú, parte del personal de limpieza y recogida de residuos tampoco está recibiendo las vacunas, a pesar de su exposición al virus.

Así mismo, en Sudáfrica más de 492 trabajadores de la salud fallecieron por el virus, por lo que el Gobierno priorizó la vacunación del personal a través del ensayo de la vacuna de Janssen, donde se espera lleguen más dosis de esta vacuna pronto. El gobierno sudafricano tuvo que optar por esta opción después de que el suministro de la vacuna de AstraZeneca/Oxford fuera suspendido.

También puede leer: Crean dispositivo que monitorea ictericia en recién nacidos

Continuar leyendo

Actualidad

OPS y Colombia actúan contra la resistencia antimicrobiana

La OPS junto a varias organizaciones institucionales han decidido apoyar a Colombia, el séptimo país de la región, con una iniciativa que busca combatir la resistencia antimicrobiana

Publicado

el

OPS y Colombia actuan resistencia antimicrobiana

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Unión Europea (UE), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) trabajan conjuntamente en proyecto que involucra a Colombia. Se trata de la iniciativa ‘Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos’, en el que se apoya al país en las acciones necesarias para actuar sobre la resistencia antimicrobiana, problemática sanitaria que se registra en todo el mundo.

El proyecto internacional que se desarrollará desde 2020 y hasta 2023 busca fortalecer las líneas de acción en los pilares fundamentales de ‘Una salud’, relacionados con la posibilidad de mejorar la salud humana, animal y ambiental en la región. Para ello, las organizaciones antes mencionadas invierten aproximadamente cien mil dólares por año. Vale la pena destacar que ‘Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos’ tiene una probabilidad de prórroga para continuar con esta labor. Sin embargo, esto todavía no ha sido definido.

“La resistencia antimicrobiana es un problema global y multisectorial de preocupación para todos, que requiere respuestas coordinadas; que debe ser trabajada en conjunto, porque no es responsabilidad de uno solo, y por eso, son necesarias estas alianzas estratégicas”, destaca la doctora Ingrid García, bacterióloga y epidemióloga, consultora en la OPS/OMS en temas relacionados con enfermedades transmisibles y  no transmisibles, resistencia bacteriana y sistemas de información y análisis en salud.

También le puede interesar: REFLEXIONES SOBRE EL NIHILISMO MÉDICO – PARTE 2

¿Cuáles son los desafíos de Colombia frente a la resistencia antimicrobiana?

Antes de responder esta pregunta, debe mencionarse que nuestro país es una de las 7 naciones latinoamericanas que se beneficia de este trabajo comunitario internacional. Para la OPS, Colombia ha realizado un trabajo importante en el control de la RAM, en temas de salud humana y sanidad animal, desde el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS), el Instituto Nacional de Salud (INS), el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), entre otras instituciones que monitorean la salud animal.

Si bien en el país está claro que la resistencia antimicrobiana requiere acciones inmediatas, demostrado en la creación y puesta en marcha de varios proyectos que buscan contrarrestarlas, todavía los esfuerzos sobre este tema se quedan cortos. Hace falta su priorización, unificación y organización interna en cada institución local y nacional.

El doctor Germán Esparza, microbiólogo clínico, consultor nacional de resistencia antimicrobiana y fellow de investigación del programa SORT IT de la OPS/OMS, resume los desafíos de la siguiente manera (tomados desde el comunicado de prensa oficial):

  • Trabajar para generar conciencie entre la población sobre la resistencia antimicrobiana. Es una problemática seria de salud pública, una epidemia que compromete muchos procedimientos que son vitales para la salud de la población, como los trasplantes de órganos, las cirugías de alto impacto, la supervivencia de los pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).
  • Tener una plataforma en tiempo real para la generación de resultados: “Uno de los subproductos de este proyecto con la UE es contar con este sitio web en donde se tendrá toda la información sobre resistencia antimicrobiana, que se puede consultar, ampliar, cuestionar y que servirá de base para generar políticas. Es un reto desde la parte de las comunicaciones y la generación de datos”, expresó.
  • Seguir trabajando para fortalecer las áreas de farmacovigilancia y uso apropiado de medicamentos antibióticos a nivel veterinario y humano. “Es una lucha fuerte, sobre todo en tiempos de pandemia por la COVID-19, pero que hay que seguirla haciendo” .
  • Desarrollar un plan piloto para la vigilancia epidemiológica molecular de un microorganismo transversal a todos los sectores como la Salmonella, que incide en la salud humana, animal y ambiental, y que involucra también la cadena alimenticia, lo que será el gran reto de este proyecto para 2021; resultados y logros que serán replicados a nivel mundial.

A todo lo anterior se suma un nuevo factor: la aparición de la covid-19 en el escenario sanitario mundial. La pandemia potenció la resistencia antimicrobiana puesto que los pacientes con la enfermedad son sometidos a tratamiento con antibióticos de amplio espectro, por periodos más prolongados y cuya acción repercute negativamente sobre riñones, hígado, oído, etc. Por esta razón, el proyecto UE apoyará también las acciones encaminadas a mitigar el impacto sobre la RAM que ocasionan las sobreinfecciones y coinfecciones con el virus SARS-CoV-2.

También le puede interesar: MICROSOFT EXPANDE SU PRESENCIA EN LA ATENCIÓN SANITARIA

Continuar leyendo

RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras