Dexmedetomidina y Propofol actúan similar en casos de sepsis

En Consultorsalud presentamos los resultados de un estudio sobre los efectos del uso de estos fármacos que se dieron a conocer en el Congreso de Cuidado Crítico de 2021
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

En la reconocida publicación New England Journal of Medicine, se conocieron los resultados de una investigación que compara los efectos del tratamiento con dexmedetomidina y propofol en adultos con sepsis ventilados mecánicamente que recibieron sedación ligera. El autor principal del artículo es el Dr. Christopher G. Hughes, jefe de anestesiología en medicina de cuidados críticos en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville (EE.UU.)

De acuerdo con los perfiles de seguridad, tanto la dexmedetomidina (agonista selectivo de los receptores alfa-2) como el propofol (un agonista del receptor del ácido gamma-aminobutírico [GABA]) son similares. Para el caso de la dexmedetomidina, estudios previos han demostrado que presenta efectos ‘ligeramente superiores’ a las benzodiacepinas y ha sido especialmente útil para mejorar el delirio, el coma y el tiempo de permanencia con el respirador.

También le puede interesar: AUMENTA PACIENTES CON CÁNCER SIN DIAGNOSTICAR EN ESPAÑA

Actualmente, las guías de uso recomiendan a ambos fármacos para sedación ligera en adultos con ventilación mecánica. Aunque también se conocen que actúan distinto sobre la excitabilidad, la inmunidad y la inflamación, no se había realizado un estudio que comparara los resultados de su uso en adultos con sepsis -en términos de días de vida sin disfunción cerebral- en un ensayo aleatorio y controlado.

¿Cuáles fueron los resultados de la investigación con Dexmedetomidina?

Según el artículo publicado, se realizó un ensayo clínico en el que participaron 422 pacientes a los que se les asignó aleatoriamente uno de los fármacos (dexmedetomidina ((0,15 – 1,5 μg por kilo de peso corporal por hora) y propofol (5 – 50 μg por kilogramo por minuto)). Los medicamentos se administraron durante 3 días. En cada caso, las dosis fueron ajustadas por enfermeras de cabecera para lograr los objetivos de sedación planteados.

El criterio primario de valoración fueron los días sin delirio, ni coma durante el periodo de intervención de 14 días. Como criterios de valoración secundarios se consideraron los días sin ventilación (a los 28 días), la muerte a los 90 días y la puntuación total ajustada a la edad en el cuestionario Telephone Interview for Cognitive Status (TICS-T; las puntuaciones van de 0 a 100, con una media de 50±10 y las puntuaciones más bajas indican una peor cognición) a los 6 meses de ser aplicados los medicamentos.

Los resultados para los criterios establecidos fueron los siguientes:

  • Para el criterio principal (14 días), los investigadores no encontraron diferencias en los dos grupos (mediana ajustada, 10,7 frente a 10,8 días; odds ratio [OR], 0,96; IC del 95%, 0,74 – 1,26).
  • Se presentaron pocas diferencias en los criterios secundarios: días sin respirador (mediana ajustada, 23,7 frente a 24,0 días; OR, 0,98); muerte a los 90 días (38% frente a 39%; cociente de riesgos, 1,06); o la puntuación total de la Entrevista Telefónica para el Estado Cognitivo (TICS) que mide la cognición global a los 6 meses (mediana ajustada, 40,9 frente a 41,4; OR, 0,94).

Aunque el estudio se llevó a cabo antes de la pandemia, el autor principal también mencionó que los investigadores “se decantaron específicamente por una cohorte de alta gravedad de la enfermedad que tendría más probabilidades de ver un efecto”. Sobre el aspecto de la cognición, el Dr. Hughes afirmó durante el Congreso de Cuidado Crítico de 2021, organizado por la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos (SCCM, siglas en inglés) que “Teníamos una auditoría cognitiva mucho más amplia que realizamos en los pacientes que en estudios anteriores y es importante que no hayamos encontrado una diferencia en la cognición principal o en las otras puntuaciones cognitivas entre los dos agentes”.

La conclusión principal de esta investigación es que no hay diferencias en el uso de la dexmedetomidina y el propofol en este tipo de pacientes. Sin embargo, se deben tener en cuenta los efectos adversos, ya que son distintos en estos fármacos y pueden desencadenar otros efectos negativos sobre los pacientes.

También le puede interesar: INTERVENCIÓN FORZOSA A HOSPITAL SAN JERÓNIMO SE MANTIENE DURANTE UN AÑO MÁS

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN