Conéctate con nosotros

Investigación Clínica

10 áreas en las que los gobiernos pueden trabajar para reducir el uso nocivo del alcohol

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se pierden 3 millones de vidas por el uso nocivo del alcohol, razón por la que se lanzó una estrategia para apoyar a los gobiernos en ese aspecto.

Publicado

el

10 áreas en las que los gobiernos pueden trabajar para reducir el uso nocivo del alcohol

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se pierden 3 millones de vidas por el uso nocivo del alcohol, razón por la que se lanzó una estrategia para apoyar a los gobiernos en ese aspecto.

También le puede interesar: 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos.

La estrategia global de la OMS para reducir el uso nocivo del alcohol busca mejorar los resultados sociales y de salud para individuos, familias y comunidades, con una morbilidad y mortalidad considerablemente reducidas debido al uso nocivo del alcohol y sus consecuencias sociales. 

Además, se prevé que la estrategia mundial promoverá acciones locales, regionales y mundiales para prevenir y reducir el uso nocivo del alcohol. 

Asimismo, la estrategia global se centra en diez áreas clave de opciones de políticas e intervenciones a nivel nacional. 

Las diez áreas para la acción nacional son:

  1. Liderazgo, conciencia y compromiso.
  2. Respuesta de los servicios de salud.
  3. Acción comunitaria.
  4. Políticas de conducción de bebidas alcohólicas y contramedidas.
  5. Disponibilidad de alcohol.
  6. Comercialización de bebidas alcohólicas.
  7. Políticas de precios.
  8. Reducir las consecuencias negativas del consumo de alcohol y la intoxicación alcohólica.
  9. Reducir el impacto en la salud pública del alcohol ilícito y el alcohol producido de manera informal.
  10. Seguimiento y vigilancia.
shutterstock 505611565

¿Qué dice cada área?

Área 1. Liderazgo, conciencia y compromiso.

(a) desarrollo o fortalecimiento de estrategias nacionales y subnacionales, planes de acción y actividades existentes y globales para reducir el uso nocivo del alcohol.

(b) establecer o designar una institución o agencia principal, según corresponda, como responsable del seguimiento de las políticas, estrategias y planes nacionales.

(c) coordinar las estrategias sobre el alcohol con el trabajo en otros sectores relevantes, incluida la cooperación entre los diferentes niveles de los gobiernos, y con otras estrategias y planes relevantes del sector de la salud.

(d) asegurar un amplio acceso a la información y programas efectivos de educación y concientización pública en todos los niveles de la sociedad sobre la gama completa de daños relacionados con el alcohol que se experimentan en el país y la necesidad y la existencia de medidas preventivas eficaces.

(e) crear conciencia sobre el daño a otros y entre los grupos vulnerables causados ​​por el consumo de alcohol, evitar la estigmatización y desalentar activamente la discriminación contra los grupos e individuos afectados.

Área 2. Respuesta de los servicios de salud.

(a) aumento de la capacidad de los sistemas de salud y bienestar social para brindar prevención, tratamiento y atención para el consumo de alcohol y trastornos inducidos por el alcohol y afecciones comórbidas, incluido el apoyo y el tratamiento para las familias afectadas.

(b) iniciativas de apoyo para la detección e intervenciones breves para el consumo peligroso y nocivo en la atención primaria de salud y otros entornos; tales iniciativas deben incluir la identificación temprana y el manejo del consumo nocivo de alcohol entre mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil.

(c) mejorar la capacidad de prevención, identificación e intervenciones para individuos y familias que viven con el síndrome del alcoholismo fetal y trastornos asociados.

(d) desarrollo y coordinación efectiva de estrategias y servicios integrados y / o vinculados de prevención, tratamiento y atención para trastornos por consumo de alcohol y enfermedades comórbidas, incluidos trastornos por consumo de drogas, depresión, suicidios, VIH / SIDA y tuberculosis.

(f) Establecer y mantener un sistema de registro y monitoreo de la morbilidad y mortalidad atribuibles al alcohol, con mecanismos regulares de información.

Área 3. Acción comunitaria

(a) respaldar evaluaciones rápidas para identificar brechas y áreas prioritarias para las intervenciones a nivel comunitario.

(b) facilitar un mayor reconocimiento de los daños relacionados con el alcohol a nivel local y promover respuestas apropiadas efectivas y rentables a los determinantes locales del uso nocivo del alcohol y los problemas relacionados.

(c) proporcionar información sobre intervenciones efectivas basadas en la comunidad y crear capacidad a nivel comunitario para su implementación;

(d) movilizar a las comunidades para prevenir la venta de alcohol y el consumo de alcohol por parte de los bebedores menores de edad, y desarrollar y apoyar entornos libres de alcohol, especialmente para los jóvenes y otros grupos en riesgo.

Área 4. Bebidas – políticas de conducción y contramedidas.

a) introducción y cumplimiento de un límite superior para la concentración de alcohol en la sangre, con un límite reducido para conductores profesionales y conductores jóvenes o novatos.

(b) promover puntos de control de sobriedad y pruebas aleatorias de aliento;

(c) suspensión administrativa de permisos de conducir.

(d) Licencia graduada para conductores novatos con tolerancia cero para conducir con alcohol;

(e) uso de un bloqueo de encendido, en contextos específicos donde sea asequible, para reducir los incidentes de conducción de bebidas alcohólicas.

(f) fomentar el suministro de transporte alternativo, incluido el transporte público hasta después de la hora de cierre de los lugares para beber;

(g) campañas de medios de comunicación masivos bien planificadas, de alta intensidad y bien ejecutadas, dirigidas a situaciones específicas, como temporadas de vacaciones, o audiencias como los jóvenes.

Área 5. Disponibilidad de alcohol.

(a) establecer, operar y hacer cumplir un sistema apropiado para regular la producción, venta al por mayor y servicio de bebidas alcohólicas.

b) establecer una edad mínima apropiada para comprar o consumir bebidas alcohólicas y otras políticas con el fin de levantar barreras contra las ventas y el consumo de bebidas alcohólicas por parte de adolescentes;

(c) adoptar políticas para prevenir las ventas a personas intoxicadas y menores de edad y considerar la introducción de mecanismos para asignar responsabilidad a los vendedores.

(d) establecer políticas con respecto al consumo de alcohol en lugares públicos o en las actividades y funciones de las agencias públicas oficiales

Área 6. Marketing de bebidas alcohólicas

(a) establecer marcos regulatorios , preferiblemente con una base legislativa, y apoyados cuando sea apropiado por medidas de autorregulación, para la comercialización del alcohol mediante:

(i) regular el contenido y el volumen de comercialización.

(ii) la regulación del marketing directo o indirecto en ciertos o todos los medios.

(iii) regular las actividades de patrocinio que promueven las bebidas alcohólicas.

(iv) restringir o prohibir las promociones relacionadas con actividades dirigidas a los jóvenes.

(v) la regulación de nuevas formas de técnicas de comercialización del alcohol, por ejemplo, las redes sociales.

Área 7. Políticas de precios.

(a) establecer un sistema para la tributación doméstica específica, sobre el alcohol acompañado de un sistema de cumplimiento efectivo, que puede tener en cuenta, según corresponda, el contenido alcohólico de la bebida.

(b) revisar regularmente los precios en relación con el nivel de inflación e ingresos.

(c) prohibir o restringir el uso de promociones directas e indirectas de precios, ventas con descuento, ventas por debajo del costo y tarifas planas por consumo ilimitado u otros tipos de ventas por volumen.

(d) establecer precios mínimos para el alcohol cuando sea aplicable.

(e) proporcionar incentivos de precios para las bebidas no alcohólicas.

Área 8. Reduciendo las consecuencias negativas de beber alcohol.

(a) regular el contexto de consumo de alcohol con el fin de minimizar la violencia y el comportamiento perturbador, incluyendo servir alcohol en recipientes de plástico o vidrios a prueba de roturas y el manejo de problemas relacionados con el alcohol en eventos públicos a gran escala.

(b) hacer cumplir las leyes contra la intoxicación y la responsabilidad legal por las consecuencias del daño resultante de la intoxicación causada por la ingesta de alcohol.

(c) promulgar políticas de gestión relacionadas con el servicio responsable de bebidas en las instalaciones y capacitar al personal de los sectores pertinentes sobre cómo prevenir, identificar y gestionar mejor a los bebedores intoxicados y agresivos.

Área 9. Reducción del impacto en la salud pública del alcohol ilícito

(a) buen control de calidad con respecto a la producción y distribución de bebidas alcohólicas.

(b) regular las ventas de alcohol producido de manera informal e incorporarlo al sistema tributario.

(c) un sistema eficiente de control y ejecución, incluidos los sellos fiscales.

(d) desarrollar o fortalecer los sistemas de rastreo de alcohol ilícito.

(e) garantizar la necesaria cooperación e intercambio de información relevante para combatir el alcohol ilícito entre las autoridades a nivel nacional e internacional.

(f) emitir advertencias públicas relevantes sobre contaminantes y otras amenazas para la salud por alcohol informal o ilícito.

Área 10. Seguimiento y vigilancia.

(a) establecer marcos efectivos para las actividades de monitoreo y vigilancia, incluidas las encuestas nacionales periódicas sobre el consumo de alcohol y los daños relacionados con el alcohol.

(b) establecer o designar una institución u otra entidad organizativa responsable de recopilar, analizar y difundir los datos disponibles, incluidos  publicación informes nacionales.

(c) definir y rastrear un conjunto común de indicadores de uso nocivo del alcohol y de respuestas e intervenciones de políticas para prevenir y reducir dicho uso.

(d) crear un depósito de datos a nivel de país basado en indicadores acordados internacionalmente e informar datos en el formato acordado a la OMS y otras organizaciones internacionales relevantes;

(e) desarrollo  evaluación Mecanismos con los datos recopilados para determinar el impacto de las medidas políticas, las intervenciones y los programas implementados para reducir el uso nocivo del alcohol.

Investigación Clínica

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Se podrían evitar más de seis millones de muertes por cardiopatía isquémica reduciendo la ingesta de alimentos procesados y altos en azúcares.

Publicado

el

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Según un estudio del European Heart Journal-Quality of Care and Clinical Outcomes, revista de la Sociedad Europea de Cardiología, más de dos tercios de las muertes por cardiopatía isquémica podrían prevenirse con dietas más saludables. Los autores explican que las dietas poco saludables, la hipertensión , el colesterol sérico alto son los tres factores que más contribuyen a los fallecimientos por ataques cardíacos y angina, lo que se denomina enfermedad cardíaca isquémica.

“Se podrían evitar más de seis millones de muertes reduciendo la ingesta de alimentos procesados, bebidas azucaradas, grasas trans y saturadas, y sal y azúcar añadidas, al tiempo que se aumenta la ingesta de pescado, frutas, verduras, nueces y cereales integrales. Lo ideal sería comer 200 a 300 mg de ácidos grasos omega 3 de los mariscos cada día. Además de eso, todos los días debemos aspirar a 200 a 300 gramos de fruta, 290 a 430 gramos de verduras, 16 a 25 gramos de nueces y 100 a 150 gramos de cereales integrales” señala el autor del estudio, el doctor Xinyao Liu, de la Universidad Central South, en China.

Este estudio indagó sobre los datos recolectados producto del Global Burden of Disease Study 2017, que se llevó a cabo en 195 países entre 1990 y 2017. Durante ese último año se reportaron más de 126 millones de personas con cardiopatía isquémica, más de 10 millones de ellas eran nuevos diagnósticos. Es preciso decir, que la cardiopatía isquémica provocó la muerte de 8.9 millones de personas en 2017, es decir, el 16% de todas las muertes registradas en ese año, frente al 12.6% del total de muertes en 1990.

Cabe resaltar, que entre 1990 y 2017, la prevalencia, la incidencia y las tasas de mortalidad estandarizadas por edad por cada 100.000 personas disminuyeron en un 11,8%, 27,4% y 30%, respectivamente. Pero los números absolutos casi se duplicaron.

 “Si bien se han logrado avances en la prevención de enfermedades cardíacas y la mejora de la supervivencia, particularmente en los países desarrollados, el número de personas afectadas sigue aumentando debido al crecimiento y el envejecimiento de la población” añade el Dr. Liu.

Factores de riesgo en muerte por cardiopatía isquémica

El equipo de investigación calculó el impacto de 11 factores de riesgo en la muerte por cardiopatía isquémica: la dieta, presión arterial alta, colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) en suero alto, nivel de glucosa plasmática alto, tabaquismo, IMC, contaminación del aire, sedentarismo, deterioro de la función renal, exposición al plomo y consumo de alcohol. Con base en estos se estimó la proporción de muertes que se evitarían cuando se eliminaban cada uno de los factores.

Los hallazgos mostraron que el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica en todo el mundo se podrían prevenir si se adoptaran dietas más saludables, sin siquiera modificar los demás factores. En contraste, solo el 54,4% de estas muertes podrían evitarse si la presión arterial sistólica se mantuviera en 110-115 mmHg, lo que sugiere que la dieta es el mayor factor con mayor impacto en la muerte por este tipo de enfermedad cardíaca.

Otro dato para resaltar, es que solo el 20,6% de las muertes por cardiopatía isquémica se evitarían con la erradicación del tabaquismo o la exposición al humo de segunda mano. En particular, el consumo de tabaco se clasificó como el cuarto factor que más contribuyó a las muertes por cardiopatía isquémica en los hombres, pero solo el séptimo en las mujeres. Entre 1990 y 2017, la prevalencia mundial del tabaquismo disminuyó un 28,4% en hombres y un 34,4% en mujeres.

El quinto factor que más incide en la muerte por cardiopatía isquémica es el IMC alto, provocado por la obesidad, aunque impacta en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Específicamente, el 18,3% de las muertes por cardiopatía isquémica podrían evitarse si el IMC se mantuviera en 20-25 kg / m2.

“La cardiopatía isquémica se puede prevenir en gran medida con comportamientos saludables y las personas deben tomar la iniciativa para mejorar sus hábito Además, se necesitan estrategias adaptadas geográficamente; por ejemplo, los programas para reducir el consumo de sal pueden tener el mayor beneficio en las regiones donde el consumo es alto (por ejemplo, China o Asia central)” concluye el Dr. Liu.

SI QUIERES TODA LA INFORMACIÓN SOBRE CARDIOPATÍA ISQUÉMICA INGRESA AL TABLERO DE DATOS: ⬇⬇⬇

BIGDATA: CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Actualizan calculadora de riesgos para enfermedades cardíacas y ACV

Investigadores de Europa y Reino Unido actualizaron la calculadora de riesgos que se aplicaba en los países. Los datos usados para la predicción databan de 1986

Publicado

el

actualizan calculadora de riesgos paro cardiaco

En Europa y el Reino Unido, los especialistas en salud pública tendrán a su disposición una nueva calculadora de riesgos que permitirá detectar oportunamente a individuos más propensos a sufrir un paro cardíaco o un accidente cerebrovascular (ACV). Esta herramienta ha sido producto de una investigación publicada recientemente en la revista European Heart Journal.

Para los creadores de esta calculadora de riesgos, este método permitirá establecer tratamientos preventivos personalizados a los individuos de alto riesgo, brindar consejos sobre el estilo de vida y ayudará a que los médicos tratantes actúen con prontitud, en caso de que se presenten estas dolencias en sus pacientes. Además de ello, los investigadores destacan que puede ser útil para mejorar la estimación del riesgo entre la población joven y ayudará en la adaptación de tratamientos a los pacientes mayores.

Esta calculadora denominada SCORE2, será adoptado por las próximas Directrices Europeas de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares en la Práctica Clínica. Lo anterior significa que los médicos de toda Europa podrán asegurar con precisión quienes corren el riesgo de sufrir un infarto o un ictus en los próximos 10 años.

Este estudio fue realizado por el Grupo de Trabajo SCORE2 y la Colaboración de Riesgo Cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología. El proyecto también contó con el apoyo de organizaciones como la Fundación Británica del Corazón, el Consejo de Investigación Médica, el Centro de Investigación Biomédica de Cambridge y Health Data Research UK.

También le puede interesar: TERAPIA CELULAR FUNCIONARÍA PARA CASOS DE CARDIOMIOPATÍA ISQUÉMICA

¿Cómo funciona esta calculadora de riesgos europea?

Según el artículo científico, el equipo de investigadores -conformado por 200 científicos- utilizó datos de participantes individuales de 45 cohortes de 13 países, una cifra cercana a 700.000 individuos. Los participantes no tenían antecedentes de enfermedades cardíacas y circulatorias cuando fueron reclutados para los estudios.

En los 10 años de seguimiento, 30.000 de ellos sufrieron un “evento cardiovascular”, incluyendo un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular mortal o no mortal. A continuación, la calculadora de riesgos se “recalibró” estadísticamente, utilizando datos cardiovasculares y de factores de riesgo específicos de 10,8 millones de personas. Esta información estadística se segmentó por regiones, con el único objetivo de estimar con mayor precisión el riesgo cardiovascular; obteniendo cuatro regiones de riesgo para el continente europeo.

La calculadora también utiliza factores de riesgo conocidos para las enfermedades cardíacas y circulatorias, como la edad, el sexo, los niveles de colesterol, la presión arterial y el tabaquismo. Vale la pena destacar que el método SCORE2 en realidad es una mejora a la anterior calculadora de riesgos, que se desarrolló con datos anteriores a 1986 y subestimaba el riesgo cardiovascular en algunos países. Dentro de las novedades consideradas por los investigadores están las tendencias actuales de las enfermedades cardíacas y circulatorias, capacidad de predicción de las afecciones mortales como las no mortales y es adaptable a países con diferentes niveles de riesgo.

calculadora de riesgo paro cardiaco
Published on behalf of the European Society of Cardiology. All rights reserved. © The Author(s) 2021.

“Esta nueva herramienta de riesgo es un gran avance y evitará que muchas más personas sufran infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas, que se desarrollan de forma silenciosa a lo largo de muchos años y atacan sin previo aviso. Será el nuevo estándar de oro para que los médicos determinen qué pacientes corren el mayor riesgo de padecer estas enfermedades, y permitirá ofrecer un tratamiento personalizado y consejos sobre el estilo de vida mucho antes”, resaltaron especialistas participantes en la investigación.

También le puede interesar: LA OMS ACTUALIZÓ LA LISTA DE PAÍSES CON MÁS ALTA CARGA DE TUBERCULOSIS

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Terapia celular funcionaría para casos de cardiomiopatía isquémica

Los resultados de un ensayo clínico mostraron que el uso de la terapia celular mejora la calidad de vida tras una cardiomiopatia isquemica

Publicado

el

terapia celular cardiomiopatia isquemica beneficios

La terapia celular -técnica utilizada en medicina para reparar la función de los tejidos lesionados- ha mostrado ser útil en el tratamiento de pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica. Los resultados de una nueva investigación sugieren que impacta positivamente la calidad de vida de los pacientes y mejora el tono muscular del corazón en algunos casos.

Este estudio titulado CONCERT-HF realizado por varias instituciones y publicado en el European Journal of Heart Failure, se trata del primer ensayo multicéntrico que evalúa los resultados de la terapia celular en pacientes con fallo cardíaco. Los autores se concentraron específicamente en efecto del tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca con células estromales mesenquimales (MSC) autólogas, células cardíacas c-kit positivas (CPC) o ambas, luego de que se produjera una cardiomiopatía isquémica.

De acuerdo con los investigadores, el ensayo CONCERT-HF es un ensayo de fase II, doble ciego y controlado con placebo en el que participaron 125 individuos. Cada participante fue seleccionado de forma aleatoria para recibir una inyección transendocárdica de MSC que podía contener cualquiera de las siguientes opciones: (i) combinación de MSC y CPC, (ii) MSC solas, CPC solas o el placebo. Luego de ello, se les realizó un seguimiento permanente durante los 12 meses siguientes a la aplicación.

También le puede interesar: Medicina privada de Argentina en crisis

¿Cómo se podría aplicar esta terapia a casos de cardiomiopatía isquémica?

Los especialistas notaron que el tratamiento con CPC por sí solo, en pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica, se asoció a una disminución significativa de los eventos cardíacos adversos mayores en comparación con el placebo. En cuanto a la calidad de vida, ésta mejoró significativamente entre quienes recibieron terapia celular combinada o la inyección de MSC solas vs. el placebo administrado.

No obstante, el equipo investigador anotó que la fracción de eyección ventricular, los volúmenes del ventrículo izquierdo, el tamaño de la cicatriz en el músculo cardíaco y el consumo máximo de oxígeno no cambiaron significativamente de una opción de tratamiento a otra. “Se trata de un avance muy importante en el campo de la terapia celular y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca”, afirmó en un comunicado el autor principal, el doctor Roberto Bolli, director del Instituto de Cardiología Molecular de la Universidad de Louisville.

Asimismo indicó que la investigación “sugiere que un tratamiento, administrado una sola vez, puede producir efectos beneficiosos a largo plazo en la calidad de vida y el pronóstico de estos pacientes con cardiomiopatía isquémica. Los resultados allanan el camino para un ensayo de fase III más amplio sobre la terapia celular en la insuficiencia cardíaca”.

También le puede interesar: Invima autoriza uso de emergencia de la vacuna CoronaVac de Sinovac

Continuar leyendo

Tendencias

Indicadores / Cifras