Mejores modelos de contratación con la industria farmacéutica (Opinión)
Conéctate con nosotros

Opinión

Mejores modelos de contratación con la industria farmacéutica

Debo mencionar que en nuestra realidad estos modelos “avanzados” son difíciles de adoptar debido a que carecemos de dos elementos esenciales para ellos como son: La confianza entre los actores y una información adecuada. Pero creo que hace bien pensar en estas opciones.

Publicado

el

Mejores modelos de contratación con la industria farmacéutica

Para todos es claro que la industria farmacéutica es un actor clave dentro de los sistemas de salud. Se estima que 17 a 23% del gasto de la atención en salud (cálculos en mi opinión subestimados con las nuevas terapias) corresponde a medicamentos, y que los costos de la innovación farmacéutica son prohibitivos para países como los nuestros, especialmente en enfermedades autoinmunes y cáncer.

Los modelos de contratación con la industria no han pasado de ser tradicionales, en algunos casos utilizando economía de escala (compras centralizadas), enfocados en estos casos a disminuir el precio para el pagador y asegurar un volumen fijo de ventas para la industria. En ellos, sin embargo, no hay una ganancia más allá de la económica y quizás de acceso. Pero en estos modelos de contratación no se brinda valor ni gravitan sobre la eficacia y seguridad de los medicamentos, pareciera que ello estuviera implícito en la negociación misma, pero no es así.

Por lo anterior, es valioso comentar tres modelos de negociación (no son nuevos) que podrían cambiar la forma de relacionamiento del sistema de salud con la industria farmacéutica. Debo mencionar que en nuestra realidad estos modelos “avanzados” son difíciles de adoptar debido a que carecemos de dos elementos esenciales para ellos como son: La confianza entre los actores y una información adecuada. Pero creo que hace bien pensar en estas opciones.

Modelo de riesgo compartido

El primer modelo es el llamado de Riesgo Compartido. En este modelo la empresa farmacéutica que tiene un medicamento (usualmente innovador y caro) asegura un flujo de ventas con un precio negociado, pero el pagador asume el costo de dicha intervención basado en la confianza de los resultados positivos para el paciente con la enfermedad o enfermedades específicas para dicho fármaco. La empresa farmacéutica tiene la obligación de realizar un reembolso al pagador en caso de comprobarse que su medicamento no ha tenido efectividad clínica y/o seguridad de acuerdo a lo reportado en los estudios clínicos para la población enferma, y con esto el pagador se blinda en el sentido de pagar por algo que funciona y no pagar por algo que no lo hace.

Aquí el problema radica en la forma de definir y medir la eficiencia o mejor la ineficiencia del fármaco, ya que -obviamente- la empresa farmacéutica no pagaría por aquella falta de efecto atribuible a factores no relacionados con el mecanismo de acción del medicamento como la disrupción del protocolo de infusión, la no adherencia al mismo o el suministro inadecuado, situaciones que son muy frecuentes en nuestro sistema. Por otro lado, el pagador no tiene un flujo de información robusto que permita evaluar adecuadamente los desenlaces en las enfermedades específicas. Es este sin embargo uno de los esquemas más valiosos e innovadores en cuanto a pago por desempeño respecto a intervenciones farmacológicas, pero sin duda son un reto para el sector que requiere muchos datos de evidencias del mundo real para poder plantear estas opciones.

También le puede interesar: Nuevos modelos de servicios de salud (Opinión)

Dentro de estos modelos podría optarse por otras estrategias como los ajustes precio/volumen (similares a compras centralizadas), los precios variables por estratificación (precios diferenciales por estrato socioeconómico o tipo de aseguramiento) o los modelos triparticionales (precio de entrada bajo hasta lograr un mínimo de penetrancia al mercado y luego ajuste por desempeño hasta el fin de la patente).

Modelo ‘Contratos basados en el valor’

El segundo modelo es el denominado contratos basados en el valor. Si, se que esa palabra es una de las más usadas y menos entendidas en salud, pero está de moda y llegó para quedarse.

En estos casos las empresas farmacéuticas ofrecen precios más bajos por cantidad de ventas (no tanto como en el modelo de compra centralizada), pero adicionalmente ofrecen a los demás actores del sistema servicios adicionales para asegurar un cuidado integral óptimo de la enfermedad objetivo de su terapia. Estos contratos requieren una concertación entre pagadores e industria en el sentido de evaluar cuáles son las necesidades del servicio y las potenciales soluciones en las cuales va a invertir la empresa farmacéutica. Estas soluciones pueden ir desde programas de educación continuada hasta el diseño de servicios de salud diferenciales. Incluyen entre otros el soporte a desarrollo de guías / vías clínicas, cobertura de pruebas moleculares, registros clínicos etc.

En mi opinión estos modelos aun son mal vistos en el sector debido a la tradicional suspicacia que genera la participación de la industria en los modelos de salud, pero si este relacionamiento es claro, transparente y especialmente pragmático podría desarrollarse adecuadamente y más aun con la nueva regulación de las transferencias de valor en el sistema.

También le puede interesar: Desviaciones público – privadas en salud (Opinión)

Modelo de gerenciamiento compartido

Finalmente están los modelos de gerenciamiento compartido (managed care models) en los cuales hay una integración de todos los actores del sistema para asegurar una mejor atención en salud. Están diseñados para mejorar la calidad y la eficiencia económica de los servicios médicos a través de la optimización coordinada de procesos en toda la cadena de valor. Tradicionalmente la industria farmacéutica participa en estos modelos en integración de la atención en el modelo, en la optimización de la atención primaria y en los programas de gerenciamiento de enfermedades específicas.

Vale la pena resaltar que este modelo puede combinarse con los dos anteriores.

Es importante reconocer que los modelos actuales de contratación con la industria farmacéutica no son los apropiados, y que de no migrarse a una estrategia más inteligente, basada en el valor que aporta el medicamento, pero además en la optimización de la cadena del servicio, unos y otros actores seguirán pendientes únicamente de su propia tajada de los recursos de un sistema que podría llegar pronto al colapso.

Opinión

Desabastecimiento de medicamentos ¿un fenómeno prevenible?

Análisis del Presidente de Salud Total sobre el desabastecimiento de medicamentos y su impacto en la salud.

Publicado

el

Desabastecimiento de medicamentos

El desabastecimiento de medicamentos es un problema a nivel globa. En países como Estados Unidos, Australia, Canadá, los que integran la Unión Europea o Zimbawe lo padecen. Por ejemplo, en el año 2011 se reportó en los Estados Unidos la escasez de 5 grupos de medicamento: oncología, antiinfecciosos, cardiovasculares, sistema nervioso central y tratamiento del dolor (Gray & Manasse, 2012).

Pero ¿Qué puede considerarse como desabastecimiento de medicamentos? La Agencia Española de Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) lo define como una asimetría entre la oferta y la demanda al presentarse una disponibilidad del medicamento inferior a la demanda, generando dificultades en el tratamiento de los pacientes, reacciones adversas por cambios en la formulación, errores en la medicación, hospitalizaciones y aumento de la mortalidad, interrupción del tratamiento; problemas con el médico tratante, costos por la reformulación e insatisfacción con los Sistemas de Salud.

Como se mencionó este es un fenómeno global y creciente, por ejemplo, en España lo notificado como desabastecimiento en el primer semestre de 2019, superó lo correspondiente al año 2017; aunque se indicó que el 80% era posible sustituirlo por otro medicamento con el mismo principio activo y vía de administración. A nivel global, los medicamentos más reportados como desabastecidos son los antibióticos y los antineoplásico. Esta misma agencia estableció las siguientes causas; incremento en la demanda (14%), dificultad para conseguir el principio activo (9%); sin embargo, el 60% se debe a problemas de fabricación o capacidad de los laboratorios productores, factores que según la AEMPS son prevenibles para disminuir su impacto. Interesante por sus implicaciones negativas es la fatiga de alertas debido a la cantidad de alertas por desabastecimiento impactando la atención por parte del talento humano de salud (Hernández & Orueta, 2019).

También puede leer: medidas para la prestación del servicio público de transporte – decreto 768

A su vez, se considera que no se debe confundir desabastecimiento con falta de suministro, en este último se establece que la oferta no se ajusta a la demanda, principalmente por dificultades en la fabricación y distribución. Los problemas de desabastecimiento o suministro se deben, entre otras causas, a dificultades con el etiquetado, errores de cálculo de la demanda o incluso a la concentración de la producción en algunos países asiáticos. Si bien no se considera un problema de salud pública, debido a que se dispone de alternativas terapéuticas, el incremento en el desabastecimiento podría poner en serias dificultades el tratamiento de los pacientes por lo que requiere un seguimiento estricto y medidas para solucionar las dificultades (Fundación Universitaria San Pablo CEU, 2020).

Para la industria farmacéutica, una de las causas del desabastecimiento de algunos fármacos es la definición, por parte de los Sistemas de Salud, de precios por debajo de los costos de producción (Europa Press, 2019).

Esta situación generó, por ejemplo, que la AEMPS definiera un plan para garantizar el abastecimiento de medicamentos en el período 2019-2022, estableciendo tres objetivos: prevenir los problemas de suministro, gestionarlos e informar los problemas. Objetivos que se despliegan en acciones relacionadas con el control, regulación, garantía de suministro de medicamentos esenciales, sanciones, normativa, identificación oportuna, mejores herramientas de gestión, optimizar la información, integrarla y mejorar su alcance; coordinación con otros países, incorporar a las partes interesadas y evaluar el plan (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, 2019).

En el informe de la cumbre internacional sobre desabastecimiento de medicamentos se reiteran las anteriores dificultades en el abastecimiento, lo que indica que hay un consenso en torno sus causas. Para solucionar o mitigar el impacto de este fenómeno, se proponen cinco recomendaciones sobre el fortalecimiento de la información, establecer una lista de productos críticos o vulnerables, mecanismos de compra que garanticen continuidad de la distribución, mejorar la regulación para eliminar la variabilidad innecesaria y crear la institucionalidad para establecer la información sobre demanda y distribución (Advancing Farmacy Worldwide, 2013).

Para el caso de Colombia, la política farmacéutica nacional plantea 10 estrategias para mejorar el acceso, la oportunidad de dispensación, calidad y uso adecuado según las necesidades de la población. De estas estrategias, 3 son trasversales.

En el diagnóstico que se elaboró se definió como problema central la inequidad en el acceso y la deficiente calidad de la atención, dificultad atribuible a 5 causas de las cuales se destaca, para el problema del desabastecimiento, una oferta, suministro y disponibilidad insuficiente de medicamentos esenciales, situación que se ha evidenciado de tiempo atrás en especial con medicamentos estratégicos y esenciales. Se reconoce la información inadecuada y la no existencia de incentivos para generar producción nacional. Para responder a esta situación se define la estrategia adecuación de la oferta de medicamentos a las necesidades de salud nacional y regional, centrada en investigación, desarrollo y producción de medicamentos estratégicos, promoción de la competencia en cuanto a genéricos se refiera y disponibilidad de medicamentos para aquellas enfermedades priorizadas por el Ministerio (Departamento Nacional de Planeación. Consejo Nacional de Política Económica y Social, 2012).

También puede leer: Formarsalud revista 10

El fenómeno que se presenta a nivel global se refleja en nuestro país; en efecto, son las mismas causas y efectos. Permanentemente se expiden alertas sobre el desabastecimiento de medicamentos esenciales, sin embargo, no es clara la respuesta como Sistema ante este fenómeno. No existe información oportuna hacia los prescriptores, no se gestionan existencias estratégicas y no hay posibilidad de anticiparse a la escasez, entre otras situaciones que afectan el abastecimiento.

En 2014, el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) publicó un boletín sobre el desabastecimiento de medicamentos en el país. En este informe se estableció que entre noviembre de 2012 y junio de 2014 se recibieron 35 alertas de desabastecimiento relacionadas con grupos terapéuticos como los oncológicos (60%), trasplante (10%), cardiovascular (10), neurología (10%) y salud pública (10%). Se identificaron como causas el bajo número de oferentes (32%), desabastecimiento en materia prima (24%) y discontinuación del producto (24%) entre los principales motivos (Ministerio de Salud y Protección Social, 2014).

Al momento de escribir este artículo, hay desabastecimiento de medroxiprogesterona, fundamental en los programas de anticoncepción; interferón alfa 2 beta y peginteferón alfa 2 beta para el manejo de la hepatitis B-C y algunos tipos de cáncer; la amiodorona para el tratamiento de arritmias; L-asparaginasa para algunos tipos de cáncer y bacilo Calmette Guering para cáncer de vejiga, entre otros medicamentos que se han declarado como desabastecido en los últimos meses[i].

Si bien se dispone de alguna información, la dimensión del desabastecimiento de medicamentos en el país no se conoce a profundidad, esta se limita a boletines de desabastecidos ya fuera por parte del MSPS o actualmente por el Invima, no existe a la fecha análisis de impactos en cohortes específicas, ni análisis de riesgos frente a esta problemática en la cadena de abastecimiento, frente a esto aun el país se encuentra lejos de plantear como sistema posibles soluciones a esta problemática, el análisis y propuesta de sustitución terapéutica en los casos que se pueda dar, la disminución en los tiempos de importación de aquellos medicamentos que son declarados como vitales no disponibles y que deberían tener  prioridad según la población afectada y riesgo de la misma, incluso en estos casos aun falta analizar  como se financiara el sobre costo para el sistema como  se garantizara la continuidad de los tratamientos en aquellos paciente que lo requieran.

Por lo anterior, la política farmacéutica nacional se debe revisar, estamos a 8 años de haber expedido el Conpes y no existe una evaluación sobre los aspectos positivos, las dificultades y los planes a seguir; si en realidad ha sido efectiva o no. Este debe ser el punto de partida para definir planes como el establecido en España, mejorar la información pública, promover la producción en el país, revisar a fondo los mecanismos de distribución, mejorar el sistema de alertas para que sea efectivo a nivel de los médicos tratantes e incentivar reservas estratégicas de algunos medicamentos.

En resumen, desde el Sistema de Salud se deben generar acciones efectivas para mitigar, y ojalá eliminar, el fenómeno del desabastecimiento en nuestro país. Si se parte que este fenómeno es prevenible, seguramente la calidad de la atención mejorará notablemente, la adherencia a los tratamientos se aseguraría, muchos de los reprocesos desaparecerían, los costos disminuirían y los desperdicios se reducirían notablemente.

Continuar leyendo

Opinión

Las diferentes supervivencias en cáncer de ovario

Evaluación de la supervivencia libre de progresión como objetivo principal sustituto de la supervivencia global en el tratamiento de primera línea del cáncer de ovario.

Publicado

el

Las diferentes supervivencias en cáncer de ovario

El cáncer epitelial de ovario, debe ser visto bajo el contexto de su heterogeneidad, hoy conocemos la punta de iceberg y esto ha permitido mejores opciones de manejo para las 295444 pacientes afectadas en el mundo con 2415 casos en Colombia (1). Aproximadamente el 75% de las mujeres tienen cáncer en estadio III o IV de la (de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, FIGO) al momento del diagnóstico y su evolución natural es hacia la recurrencia en mas del 70% de los casos durante los 3 primeros años después del manejo quirúrgico, la quimioterapia estándar con o sin Bevacizumab logra medianas de SLP (supervivencia ligre de progresión) entre los 10 a 18 meses y tasas de SG (supervivencia global) del 29% a 5 años (2).  

De ahí la importancia de conocer algunos biomarcadores que permitan terapias de mantenimiento luego de la primera línea, con el objeto de impactar principalmente la SLP para que tras la recurrencia; los platinos sean una opción.  

También puede leer: 998 profesionales de salud contagiados y 11 fallecidos por covid-19

Quizás es por esto que en los últimos años, medicaciones como los antiangiogénicos o iPARP han sido aprobados por agencias regulatorias mundiales con SLP tomado como objetivo principal de los ensayos clínicos. Algunos estudios en primera línea como el GOG 111, el JGOG 3016, el GOG 262, el GOG 218 y el ICON7 lograron medianas de SLP entre los 19 y 28,2 meses, un 50% mas de SLP comparado con las logradas en estudios de enfermedad recurrente (3).

El metanálisis publicado por Paoletti y colaboradores en JAMA Netw Open en enero 10 de 2020 (ver reseña en Consultor Salud por la Asocicación Colombiana de Hematología y Oncología),  de 17 ensayos con tratamientos y mantenimientos, que recopila datos de 11029 pacientes (edad media, 58 años, rango 18-88 años), no establece la SLP como un punto de referencia sustitutivo para la SG en el tratamiento de primera línea del cáncer de ovario avanzado. Pero el análisis estuvo limitado por el estrecho rango de efectos del tratamiento observado o por el tratamiento posterior al estudio. Estos resultados sugieren que si se elige SLP como objetivo primario, la SG debe medirse como un objetivo secundario.

Claramente, el estudio no cambia mi practica diaria en la elección de las medicaciones, pero si me hace ser mas analítico frente a las recomendaciones en este aspecto referenciadas también en la Quinta Conferencia y Consenso para Cáncer de Ovario celebrada en Tokio, Japón, noviembre del 2015, donde se definió la SG como el objetivo primario preferido para demostrar beneficio en los ensayos clínicos de primera línea con o sin terapia de mantenimiento. Se afirma que la SG es inequívoca, no está sujeta al sesgo de interpretación y también representa un beneficio directo concreto para el paciente. A su vez, la SLP puede ser un criterio de valoración primario alternativo, que debe estar respaldado por criterios de valoración adicionales, incluidos los resultados predefinidos por el paciente, calidad de vida y el tiempo transcurrido hasta la primera o segunda terapia posterior (4).

La multiplicidad de las terapias subsiguientes, y en particular el cruce involuntario al fármaco experimental, puede conducir a una disminución de la ventaja de SG que ofrece la terapia inicial, lo que confunde su beneficio terapéutico (5). Además, la larga supervivencia posterior a la progresión de muchas pacientes con cáncer de ovario recurrente requiere un seguimiento prolongado y un gran tamaño de muestra que hacen que los ensayos clínicos que examinan la SG después de las terapias de primera línea sean poco prácticos (6).

Se ha demostrado que la SLP se correlaciona con la SG en algunos modelos tumorales, pero no en todos, como en el cáncer de pulmón de células no pequeñas y colorrectal (7). Además, la SLP no se ve afectada por el efecto del cruce del tratamiento o la terapia de rescate posterior, lo que la convierte en un objetivo principal atractivo en el entorno de primera línea.

También puede leer: atención de pacientes con cáncer, recomendaciones de la ASCO

Finalmente, la SLP medida con herramientas de evaluación es un criterio de valoración primario válido y si se utiliza esta como objetivo principal la magnitud proyectada de los beneficios debería ser relevante y claramente exceder el riesgo.

También deben emplearse métodos para reducir la censura informativa, así como programas de evaluación pre-especificados aplicados consistentemente en grupos de tratamiento cruzado en intervalos cortos como intervalos proyectados libres de progresión. De tal forma la SLP será hasta el momento la variable en eficacia clínica definitoria en el cáncer de ovario y la integralidad con otras variables secundarias permitirán la aprobación, elección y ejecución de los tratamientos en la practica clínica. 

Continuar leyendo

Opinión

Coronavirus en Colombia y el impacto del sistema de salud

Análisis del sistema de salud evidencia un panorama incierto para el talento humano en salud y la prestación del servicio hospitalario.

Publicado

el

Coronavirus en Colombia situaciones y fenómenos que se vienen presentando en el sector salud

Estamos aun recorriendo este mar  largo, con incertidumbre, con días buenos,  buen clima y sin olas, pero otros días, extensos, oscuros, difíciles y con grandes olas.

La pandemia por Coronavirus en nuestro país, ha sido muy dinámica y cada vez se van presentando situaciones y fenómenos que debemos identificar y tratar de solucionar, para poder lograr el gran objetivo final.

El sector salud, que es el directamente más implicado, no es ajeno a estos fenómenos. A continuación trato de identificar algunas de estas situaciones.

También puede leer: inventan mascarilla que emite una señal cuando detecta el covid-19

Viene creciendo el cierre de unidades hospitalarias. ¿Es una situación preocupante?

En las últimas semanas, han sido cerradas IPS completas, así como unidades de servicio dentro de las instituciones hospitalarias (principalmente servicios de UCI), debido a brotes de infección por Coronavirus en el personal de salud dentro de estas instituciones.

Esta situación preocupa por varias razones. La primera es, que estos hechos hacen que el número de camas disponibles, sea mucho menor a las que hay actualmente y empeora con la preocupante situación de infraestructura hospitalaria que ya es baja en nuestro país.

¿Cómo podemos mejorar este fenómeno?

Es claro que esta situación tiene impacto en el sistema de salud. Las siguientes son algunas consideraciones, que se deben tener en cuenta para poder impactar en la solución de esta problemática:

Los elementos de protección personal (EPP) deben ser de estricto y obligatorio cumplimento con vigilancia en los procesos, con el objetivo de corregir y perfeccionar los protocolos.

Como protocolo, se debe asumir que todos los pacientes tienen COVID-19 en los centros hospitalarios.

El interrogatorio a todos los pacientes que ingresen a los centros hospitalarios debe ser muy exhaustivo, permanente y proactivo, en busca de identificar casos de COVID-19, aun sabiendo que los pacientes ingresan por otras patologías.

Este interrogatorio debe pasar por varios filtros para que de esta manera mejoremos el diagnostico.

Sería también importante, que a todo el personal de salud se le hagan pruebas para COVID-19. Muy seguramente hay personal de salud positivos en estado asintomático.

Por último, las secretarias de salud territoriales deben seguir siendo muy estrictas con los protocolos establecidos para esta pandemia y seguir ejerciendo vigilancia y control de estos procesos.

También puede leer: Alivios en el cobro de servicios públicos durante cuarentena

Sostenibilidad de los centros hospitalarios. La realidad que se debe tener en cuenta

La asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC)  se ha pronunciado en múltiples oportunidades a través de muchas vías , manifestando la preocupación por la situación actual de muchas clínicas y hospitales del país, relacionada con la sostenibilidad en esta época de Pandemia.

En general, los centros hospitalarios en Colombia, han acatado las normas establecidas por el Gobierno Nacional en cuanto a la preparación para esta pandemia.

Para recalcar, muchos centros hospitalarios se prepararon con velocidad, cerraron servicios, aplazando procedimientos quirúrgicos electivos que generan importantes ingresos, por tales motivos, la ocupación en general cayo a rangos de insostenibilidad financiera.

Entonces, la reflexión que surge es que las camas disponibles no son camas sostenibles en un modelo como el que tiene nuestro sistema de salud, que paga por servicios.

A raíz de esta situación, muchos hospitales están en una profunda crisis, que no solo afecta la prestación de los servicios, sino que muchos de ellos han tenido que recurrir a la cancelación de contratos de muchos trabajadores de la salud y esto se convierte en otro problema más.

Grave situación: están despidiendo a trabajadores de la salud

Algunos hospitales y clínicas han tenido que recurrir a medidas como prescindir de los servicios de trabajadores de la salud, recortando las nóminas de sus empleados.

Otros, han disminuido en %, algunas veces significativo, el pago de los honorarios de los médicos, porque la realidad, es que gran parte del personal de salud tiene contratación laboral  por prestación de servicios.

Hay varias razones que explican estas medidas poco favorables para los trabajadores de la salud y que argumentan la profunda crisis económica por la que atraviesan haciendo insostenibles los centros hospitalarios.

Lo anterior, puede ser visto en todas las dimensiones como una noticia grave, no solo porque deja muy débil al personal de salud, sino porque también refleja en esta época de pandemia un preocupante panorama. Se trabaja más  con menos recurso humano.

No ha disminuido  el % de personal de salud infectado por covid-19 ¿Qué está sucediendo?

Desde que el INS ha venido reportando los registros del personal de salud infectado por COVD-19 en Colombia, hemos visto que este porcentaje es significativo.

Nos hemos movido entre en 5.8% hasta casi un 7%, siendo el personal de auxiliares de enfermería, médicos y enfermeros/as jefes los más afectados, ocupando aproximadamente el 70% del total.

Colombia no fue de los primeros países donde llego el COVID-19, ya estábamos advertidos, teníamos experiencias de China, Europa y varios países de América, por esto, considero que ese registro debía ser menor en nuestro país.  

Hay varias razones que pueden impactar este aspecto, pero lo que quiero dejar claro, es que no dejan de preocupar estas cifras.

¿qué panorama se espera para el sistema de salud?

Este virus, sí que es impredecible.  Vemos como a medida que se establece, empodera y hace sus estragos, vamos detectando más situaciones adversas que se nos presentan y en este caso, resalto las nuevas situaciones que se han venido presentando en el sector salud.

No tenemos la mejor infraestructura hospitalaria, vemos que se han venido cerrando unidades hospitalarias,  mayor crisis del sistema, impacto negativo en sostenibilidad, personal de salud infectado e incapacitado y a esto se le suma la inestabilidad en el trabajo y la cancelación de servicios.

En general, puedo decir, que vamos bien. Sin embargo, no deja de preocupar que todas estas situaciones impactan negativamente en los objetivos.

Como sabemos, aún estamos en el proceso, no hemos ganado la batalla completa y el virus invisible, silencioso, pero muy hábil sigue siendo devastador.

Considero que debemos prestarle atención a todas estas situaciones para que no sea demasiado tarde intervenirlas. Confió en que el gobierno actué.

La victoria de mañana es la práctica de hoy.-Chris Bradford.

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

dr Andrés Felipe Cardona - Oncólogo Clínicodr Andrés Felipe Cardona – Oncólogo Clínico

Andrés Felipe Cardona Zorrilla (1)

Oncólogo Clínico – Clínica del Country, Bogotá
foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (102)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (6)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (1)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (2)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud
Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (4)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
javier pachecojavier pacheco

Javier Orlando Pacheco G. (1)

Médico Internista; Hemato Oncólogo. Miembro de la ACHO
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (5)

Nefrólogo- miembro de la Academia de Medicina de Medellín
José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (5)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (31)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
dr-mauricio-jaramillo-restrepo-okdr-mauricio-jaramillo-restrepo-ok

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Médico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (5)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (2)

Directora Ejecutiva de ACESI
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas
Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (2)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras