Inequidad sanitaria podría reducirse con datos propios de pacientes

Ante la expansión de los sistemas de salud en entornos digitales, algunos expertos consideran que es hora de integrar los datos que producen los pacientes como fuente confiable
Inequidad sanitaria podría reducirse con datos propios de pacientes
[favorite_button]
Comentar

Con el auge de dispositivos móviles y el alcance de la tecnología, los expertos de IQVIA aseguran que los datos proporcionados por estas herramientas deberían ser tomados en serio. Según sus análisis, la información expone los obstáculos al acceso en la atención de forma cuantificable y oportuna, sin contar el aumento y diversificación de fuentes para obtener datos sanitarios.

La información sanitaria también se presenta de forma holística, ya que a menudo los datos muestran el recorrido asistencial de los pacientes, no solo la información recibida por especialistas en consultas médicas. El problema radica en la falta de herramientas que reúnan todo lo anterior en una plataforma única; concepto que ha sido abordado por profesionales en distintas áreas para implementar mecanismos de interoperabilidad en salud.

También le puede interesar: Las 20 compañías farmacéuticas que más facturaron en 2021

Así lo manifestaron Adam Mariano, vicepresidente de Innovación en Salud de IQVIA, y David Voccola, director senior de planificación estratégica global para la práctica de salud integrada en IQVIA en entrevista reciente a medios estadounidenses. En su concepto, una de las claves para reducir la inequidad sanitaria es generar datos que midan su reducción y que muestren las áreas en las que las brechas son más amplias.

“Aumentar la diversidad de los datos -para incluir información generada por los pacientes y basada en la población- nos permitiría examinar con honestidad los resultados de los pacientes y, al mismo tiempo, controlar mejor los determinantes sociales de la salud y las experiencias de los pacientes”, indicaron. Por supuesto, esto no se reduce únicamente al análisis, ya que la información sanitaria se produce prácticamente en tiempo real.

No olvide leer: ¿Existen diferencias entre los aportes y las cotizaciones?

“Cuando comprendamos mejor las razones no clínicas por las que los participantes tienen o no tienen éxito en los compromisos de investigación clínica, podremos reducir el sesgo en la participación en la investigación, disponer de datos más representativos para la toma de decisiones reglamentarias y generar resultados más equitativos en la prestación de cuidados”, añadieron los expertos de IQVIA.

Tampoco puede quedar atrás el rol de los pacientes. Hoy en día está claro que, su participación en un sector salud digitalizado no se reduce a la atención. Pocos sistemas los consideran como una fuente de datos de medición de calidad o de contratos de atención capitados. Sin embargo, si se integra esta información como obligatoria, las inversiones que se hagan dentro del ecosistema sanitario realmente impactarán en determinantes de la salud – inequidad sanitaria.

“Los datos independientes notificados por los pacientes han sido tradicionalmente infrautilizados tanto en el ámbito de la atención sanitaria como en el de la investigación clínica”, aseguraron los representantes de IQVIA durante la entrevista.

Le puede interesar: Conozca las propuestas de Gustavo Petro para el sector salud – #EleccionesenSalud

¿Qué herramientas se necesitan para integrar los datos de pacientes como fuentes confiables?

Como se puede ver, las ventajas para el sistema de salud al usar este tipo de datos serían de gran utilidad. Sin embargo, para que la situación actual se transforme, se necesitan los siguientes elementos (opiniones presentadas por Adam Mariano y David Voccola) :

  • Un acceso más homogéneo de los pacientes a Internet de banda ancha más allá de las fronteras socioeconómicas.
  • Ejercicios de creación de confianza con poblaciones tradicionalmente desatendidas y comunidades que no siempre han tenido una experiencia positiva con los sistemas de salud.
  • Recopilación basada en normas para los datos de resultados comunicados por los pacientes y otros datos de evaluación de resultados clínicos para garantizar una mayor aceptación de los biomarcadores digitales.

“Cuando los objetivos de los pacientes y de la industria están alineados, todos -pero sobre todo los pacientes- tienen más posibilidades de obtener un resultado positivo”, puntualizaron.

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí: