Conéctate con nosotros

Actualidad

Hay apetito de inversionistas extranjeros por el sector salud colombiano: Presidente Coosalud – Entrevista

En diálogo con CONSULTORSALUD, el presidente de Coosalud, Jaime González, habló de la llegada de la EPS al régimen contributivo, además de opinar de temas coyunturales del sector como es la llegada del Maite y la aplicación del PND.

Publicado

el

Hay apetito de inversionistas extranjeros por el sector salud colombiano: Presidente Coosalud - Entrevista

La EPS Coosalud, en cabeza de su presidente Jaime González, realizó la semana pasada la rendición de cuentas correspondiente al 2018, en el que destacó, entre varios aspectos, el crecimiento tanto en ingresos, como en el número de afiliados.

En primer lugar, destacó el incremento en el número de afiliados de la EPS, que ahora cuenta con 2.076.404, un incremento de 3,3% comparado con lo reportado a cierre de 2017. González resaltó que en la última época Coosalud viene creciendo alrededor de 100 mil afiliados por año.

También le puede interesar: Buen año para Coosalud: ingresos crecieron 5,5% y afiliados aumentaron 3,3%.

Al mirar los resultados financieros, también se evidencia un comportamiento positivo. Según el informe presentado, durante 2018 Coosalud tuvo ingresos por $1,7 billones, un incremento de 5,5% comparado con el registro del 2017.

En diálogo con CONSULTORSALUD, el presidente de Coosalud, Jaime González, habló de la llegada de la EPS al régimen contributivo, además de opinar de temas coyunturales del sector como es la llegada del Maite y la aplicación del PND.

CONSULTORSALUD: ¿Cómo avanza la posible llegada de inversionistas extranjeros a Coosalud? Se viene hablando de interesados desde hace algunos meses…

JAIME GONZÁLEZ: Hay apetito por el sector salud en Colombia, ya han llegado varios inversionistas. Llegó United, llegó Aúna, llegó Cruz Verde, también está llegando otro fondo, quizás el fondo latinoamericano más grande, que es Patriota, que además el dueño del 25% de ese fondo es Blackstone que es el fondo más grande del mundo.

Es decir sí está llegando inversión a Colombia, creémos que hay muchas empresas que pueden ser atractivas para ellos, nos estamos preparando para la llegada de uno de estos inversionistas, han habido conversaciones, pero sí hay apetito por la empresa del sector salud.

Llegada el Régimen Subsidiado

CS: En el primer trimestre de este año obtuvieron la autorización para también funcionar en el régimen contributivo, ¿por qué toman esa decisión teniendo en cuenta que en el subsidiado son los grandes referentes?

J.G: Creemos que debe haber un solo régimen, y un solo tipo de empresa que administre los dos regímenes. Hoy hay un régimen contributivo que se financia por cotizaciones privadas, y uno subsidiado que se financia con aportes públicos, pero en esencia tienen el mismo funcionamiento, una prima casi igual, plan de beneficios igual. La diferencia del subsidiado con el contributivo es que en el segundo se manejan  las prestaciones económicas por incapacidades, pero en esencia es el mismo modelo. Por eso creemos que en el país no debería haber una separación de EPS subsidiadas y EPS contributivas, sino un gran asegurador que tenga la capacidad de gestionar el riesgo para corregirla, porque al final la diferencia simplemente es en el pagador, pero todos tienen los mismos beneficios que deberían homologarse.

Creemos que eso va a ser una tendencia, y uno no puede quedarse por fuera de las tendencias, hay que meterse en la zona para poder alcanzar los objetivos y anticiparse a los otros, que es la estrategia para crecer.

CS: Inicialmente tienen autorización de atender a 45 mil personas en el régimen contributivo, ¿cuáles son las proyecciones en este régimen y cómo se adaptará la red de prestadores de servicios de salud de Coosalud con más personas en el aseguramiento?

J.G: Nosotros como subsidiado tenemos una ventaja, y es que tenemos a las seis empresas o seis clínicas que tienen Acreditación ‘Joint Commission International’, contratan con nosotros para atención del subsidiado, lo cual es un gran avance. Nuestra empresa tiene confianza con el sector prestador, tiene confianza con el Gobierno, tiene confianza con los bancos y eso nos permite transitar fácilmente del subsidiado al contributivo. La red que hay en el país, la red de alta complejidad, es única, es muy buena, está entre las mejores de Latinoamérica, y digamos que la gran mayoría de esa red, mantiene un vínculo comercial con Coosalud. Esa red la tenemos a disposición de estos afiliados al contributivo.

También le puede interesar: Autorizan funcionamiento de Mutual Ser EPS para el régimen contributivo.

Estamos organizando la red de atención primaria, porque en el contributivo solicitamos estar en las ciudades capitales, grandes e intermedias, y el subsidiado, cuando estamos en ciudades grandes e intermedias, también tenemos  gran presencia en municipios pequeños. Ahí tenemos hoy la oferta pública, pero en algunas ciudades capitales los afiliados al contributivo, hay que tener otro tipo de oferta, especialmente en atención primaria y en eso estamos trabajando.

Maite y Mias

CS: ¿Cómo ve la llegada del Modelo de Acción Integral Territorial (MAITE) el cual remplazará la Política de Atención Integral en Salud (MIAS)? ¿Ven diferencias sustanciales o es lo mismo con otro nombre?

J.G: Creemos que es un complemento, de pronto el MIAS se estaba viendo desde la perspectiva del asegurador, y MAITE tiene una visión más amplia, ya es la visión de la responsabilidad del asegurador y prestador, pero también del ente territorial.  Digamos que quizás el ente territorial no estaba tan visible en el MIAS, y en el MAITE se le da una mayor visibilidad y responsabilidad, lo cual creemos que es fundamental para cumplir con la agenda de salud pública. Nosotros nos encargamos del cuidado de la salud, pero si no se intervienen los determinantes sociales, si no se intervienen todos aquellos  factores que ponen en peligro la vida del paciente, estos modelos serían esfuerzos estériles. A modo de conclusión, creemos que esa perspectiva territorial del MAITE le daría una mayor efectividad al sistema.

El Plan Nacional de Desarrollo

CS: En el sector salud se escuchan varias perpectivas del PND 2018 -2022, unos dicen que no hay los cambios estructurales que necesita el sistema, mientras otros consideran que da las bases y soluciona algunos problemas del sector, ¿usted cómo lo ve?

J.G: Hay visiones desde el punto de vista de salud, y quizás algunas propuestas de Gobierno no se tradujeron en una política en el PND, sin embargo, otras perspectivas consideran que el PND sí adiciona políticas nuevas, pero debe haber continuidad con la política que viene, eso hace que se tomen algunas propuestas que trae este Gobierno y se conecten con las políticas que ya vienen y haya impactos en las políticas. 

También le puede interesar: Bogotá, Caldas y Antioquia, las regiones con mejor desempeño en salud.

Realmente de lo que he visto de la parte de salud del PND, que son 11 o 12 artículos, creemos que no toca, o toca muy por encima, el tema de salud pública, quizás debido porque esas son políticas que deben ser intersectoriales, por ejemplo el tema sanitario, de agua potable, de vías, transporte, debe vincularse el Ministerio de Vivienda, el de Ambiente. En fin, la falta de intersectorialidad la tiene que solucionar el Gobierno para unir todos los esfuerzos que están dispersos en el PND para sacar una política que propenda por una mejor salud pública.  Hay una propuesta muy interesante y es que se cree un Ministerio, o al menos  un viceministerio, para los determinantes sociales de salud, lo cual sería muy bueno porque esa entidad sería la mesa de concertación de todos los Ministerios que tienen un componente que tiene que ver con la salud pública.

Acuerdo de punto final

CS: ¿Qué decir sobre el acuerdo de punto final estipulado en el PND? 

J.G.: Es un acuerdo que pretende ser de punto final por varias cosas: Primero, porque cruza las cuentas y lo lleva a cosa juzgada, por decirlo de alguna manera, las aseguradoras y prestadores acordarían que no podrían hacer más  reclamaciones sobre el saldo que se consigne, entonces eso sería una ley de punto final. Lo que no estoy seguro es que sea el final del problema, el final del problema en el sentido que no sabemos si los recursos que están disponibles alcancen para poder solucionar el tamaño del problema.

Las EPS tenemos que recobrar 6 billones, y las IPS tienen por recobrar 15 billones, entonces ahí hay un déficit de 9 billones de pesos, adicionalmente el  Superintendente Nacional de Salud, hace dos semanas, dijo que el Gobierno va a hacer un esfuerzo por bajar la deuda que se tiene, pero las EPS y las IPS van a tener que hacer otro esfuerzo también para pagar esa deuda, porque la plata parece que no alcanza. Habría que buscar otra alternativa para ver como se cierra esa brecha, o por lo menos si no se va a pagar, cómo hacer para que quienes queden  lesionados con ese desface que existe no se vean tan afectados y no se ponga en riesgo la prestación del servicio de salud y la atención de mucha gente. En conclusión, sí es una ley de punto final, pero tenemos que mirar qué puntos está finalizando.

Actualidad

EL ABC del Acuerdo de Punto Final

CONSULTORSALUD le da claridad sobre los componentes y aplicación del Acuerdo de Punto Final que puso en marcha esta semana el Gobierno.

Publicado

el

Con el pago de deudas de la liquidada Caprecom, este martes el presidente Iván Duque dio inicio oficial al Acuerdo de Punto Final, el cual fue incluido en los artículos 237 y 238 del Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022.

CONSULTORSALUD le da claridad sobre los componentes y aplicación de esta estrategia.

¿Qué es el Acuerdo de Punto Final?

El Acuerdo de Punto Final es un paquete de medidas para hacer más eficiente el gasto en salud, con las que se busca sanear diferencias y deudas históricas entre los agentes del sector, garantizando el financiamiento del sistema de salud y generando mayor liquidez, sin que esto represente una restricción al derecho a la salud de los colombianos.

Además, implica la ejecución de medidas para evitar que estas deudas se vuelvan a generar con el paso del tiempo.

De esta manera se espera impactar la salud de los colombianos, ya que prestadores y aseguradores no podrán tener excusa para negar servicios aduciendo deudas.

También le puede interesar: Ya arrancó el pago de deudas del ‘Acuerdo de Punto Final’.

¿CÓMO SE DETERMINAn LAS DEUDAS QUE SE VAN A PAGAR?

Se trabajará en la identificación y valoración de las posibles deudas del Gobierno y los departamentos, con las EPS y las IPS.

También se promoverá el pago de deudas acumuladas entre estos actores con proveedores y demás involucrados en la prestación de servicios.

La cifra consolidada y acordada aún no se conoce oficialmente, pero para tener una idea del panorama del sector financiero del sector salud, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas en su estudio de cartera hospitalaria con corte a Diciembre 31 de 2018, en una muestra de 207 instituciones reportó que la deuda a los hospitales y clínicas por la prestación de servicios de salud por parte de EPS y entidades territoriales llegó a los $10.1 billones.

De ese monto, el 59,1% corresponde a deuda morosa.

¿participarán todas las eps?

Dentro del mecanismo se tiene contemplado que todas las EPS deben firmar un contrato de transacción, en este se dejarán por escrito las reglas con las cuales el Gobierno Nacional o las Entidades Territoriales realizarán la auditoría, reconocimiento y pago de las cuentas de lo No UPC.

En dicho pacto, renuncian a interponer acciones por vía administrativa o judicial, logrando un verdadero punto final.

¿DE DÓNDE SALDRÁ EL DINERO PARA CUMPLIR EL ACUERDO?

El Gobierno busca disponer de una nueva fuente de recursos que no compita con los corrientes que se necesitan para funcionamiento del sistema de salud.

En el Plan Nacional de Desarrollo se habilitó al Ministerio de Hacienda para realizar operaciones de crédito que financien el saneamiento.

¿Cómo se garantiza que la situación no se repetirá?

Es necesario tener en cuenta que el Acuerdo de Punto Final comprende dos componentes: el de saneamiento, que permite resolver diferencias en las cuentas de los servicios y tecnologías que no se financian con la prima de salud, y las estrategias que llevarán a que no se vuelvan a acumular estas deudas.

También le puede interesar: Cobertura en salud a excombatientes en proceso de reincorporación llega al 95%.

En este segundo componente se implementarán estrategias para el reconocimiento y pago de estas tecnologías No UPC, como lo son los Valores Máximos de Recobro y los presupuestos máximos o techos.

Además el Gobierno anunció que continuará con las compras centralizadas.

Se incluirán deudas del Contributivo y Subsidiado

En el régimen contributivo, ADRES adelantará un proceso de auditoría y pago, de una posible deuda de $5,2 billones asociada a servicios no financiados con la UPC.

También le puede interesar: 25 de cada 100 niños menores de 5 años en el país tienen anemia: INS.

En el régimen subsidiado, el saneamiento implicará pagos por aproximadamente $1,5 billones, donde la Nación cofinanciará el esfuerzo territorial para así lograr el saneamiento definitivo asociado a los servicios y tecnologías no financiados con la UPC.

Cambios en COMO SE RECONOCEN LOS SERVICIOS Y TECNOLOGÍAS NO FINANCIADAS CON CARGO A LA UPC

Desde el 2020 estos pagos serán centralizados y pagados por la Nación no por los territorios como hasta ahora en el régimen subsidiado.

Esto permite unificar la operación para el reconocimiento y pago de estas tecnologías o servicios tanto en el régimen contributivo como en el subsidiado, garantizando el acceso equitativo en todo el territorio nacional, lo que se significa un importante avance en equidad.

Se definirá un presupuesto máximo para financiar con base en el gasto histórico en salud de los colombianos y su eventual crecimiento.

También se fijaron los Valores Máximos de Recobro, lo que implica no reconocer dispersiones en los valores que hoy se pagan por una misma tecnología.

Continuar leyendo

Actualidad

Ya arrancó el pago de deudas del ‘Acuerdo de Punto Final’

En el Hospital San Vicente Fundación, en Medellín, el presidente Iván Duque encabezó el acto protocolario de inicio de los desembolsos para la implementación del ‘Acuerdo de Punto Final’, incluido en los artículos 237 y 238 del Plan Nacional de Desarrollo.

Publicado

el

En el Hospital San Vicente Fundación, en Medellín, el presidente Iván Duque encabezó el acto protocolario de inicio de los desembolsos para la implementación del ‘Acuerdo de Punto Final’, incluido en los artículos 237 y 238 del Plan Nacional de Desarrollo.

También le puede interesar: Gobierno pagará $514 mil millones de la deuda de Caprecom – Proyecto de decreto.

Tal y como anticipó CONSULTORSALUD el Acuerdo de Punto Final empezó a rodar con el pago de las deudas que contrajo la liquidada EPS Caprecom con entidades en todo el país, proceso que se había anunciado un proyecto de decreto del Ministerio de Hacienda.

La suma que ya empezó a ser pagada es de $514 mil millones, principalmente por prestación de servicios a Caprecom de tecnologías en salud no cubiertas con la Unida de Pago por Capitación (UPC).

Asimismo, se empezarán a pagar $172 mil millones de deudas reconocidas por el mecanismo de glosa transversal a través de la Adres.

Según informó el Gobierno nacional, a lo largo de todas sus fases, con el ‘Acuerdo de Punto Final’ inyectará al sistema de salud $7 billones.

¿A quiénes se les pagará?

Los recursos que este martes comenzaron a girarse para darle liquidez al sistema llegarán a 1.361 IPS (50,84%) y hospitales públicos (49,16%) de todo el país.

Los distritos y departamentos que más recibirán pagos son Bogotá ($29.582 millones), Antioquia ($23.104 millones), Valle del Cauca ($22.318 millones), Barranquilla ($13.993 millones) y Atlántico ($12.529 millones).

También le puede interesar: ACHC pidió que el PND garantice flujo de recursos en el sector salud.

Por su parte, los hospitales públicos a los que más les girarán recursos son el Hospital Departamental de Villavicencio ($9.301 millones), el Hospital Universitario del Valle ‘Evaristo García’ ($6.673 millones), el Hospital Erasmo Meoz, de Cúcuta, ($6.476 millones); el Hospital Universitario La Samaritana, de Bogotá, ($6.411 millones), y el Hospital Federico Lleras Acosta, de Ibagué, ($5.065 millones).

Finalmente, las IPS a las que más les llegarán dineros son la IPS Universidad de Antioquia ($7.096 millones), Dumian Medical, de Buenaventura, ($4.614 millones); Su Vida, de Cali, ($4.075 millones); clínica Laura Daniela, de Valledupar, ($4.061 millones), y la clínica Medilaser, de Neiva, ($3.269 millones).

Otras medidas

Este Acuerdo de Punto Final viene acompañado de medidas estructurales que hacen más eficiente el gasto en salud y evitan una nueva acumulación de deudas, como la actualización del Plan de Beneficios de Salud (PBS), el control de precios de medicamentos, las compras centralizadas, la continuidad de las exclusiones, la implementación de Valores Máximos de Recobro.

Además centraliza en la Nación el pago de servicios que están por fuera de la UPC y que antes eran responsabilidad de departamentos y distritos.

Continuar leyendo

Actualidad

Entrega errónea de medicamentos, entre las quejas más reportadas en hospitales

Un estudio adelantado por Constanza Cortázar, magíster en Ciencias – Farmacología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), evidenció que la entrega errónea de medicamentos está entre las quejas más reportadas en los hospitales.

Publicado

el

Entrega errónea de medicamentos, entre las quejas más reportadas en hospitales

Un estudio adelantado por Constanza Cortázar, magíster en Ciencias – Farmacología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), evidenció que la entrega errónea de medicamentos está entre las quejas más reportadas en los hospitales.

La investigadora llegó a esta conclusión tras adelantar un estudio de 1.042 reportes en un hospital de alta complejidad de Bogotá.

Este estudio identificó que 18,8% de reportes o quejas (196), están relacionados con medicamentos, de los cuales 42,8% ocurrió por omisión de prescripciones o dosis.

A esto le sigue un 20,9 % que están relacionados por reacciones adversas al medicamento.

En las novedades reportadas también se evidenció que las quejas por medicamentos están asociadas con el fallo terapéutico o por error del profesional de salud.

Cortázar afirmó que además de encontrar fallas en los medicamentos, también identificó una mayor frecuencia de reportes de incidentes asociados con el cuidado, y finalmente con los dispositivos médicos.

Otros hallazgos

El grupo de medicamentos más frecuentemente involucrado en los reportes fueron los del grupo del sistema nervioso con un 30,4%.

A ellos le siguieron el grupo del sistema musculoesquelético y del sistema cardiovascular cada uno con 10,7 %.

Según este criterio, se incluyeron 41 reacciones adversas y 15 fallos terapéuticos por sospecha de calidad del medicamento, que corresponden a un 5,4 % del total de reportes y a un 28,6 % de los reportes relacionados con medicamentos.

También le puede interesar: Fortalecer músculos centrales del cuerpo disminuiría dolores de rodilla: estudio Unal.

“Se observó que las flebitis son las reportadas con más frecuencia, con un 23,7 %, seguidas de las reacciones de hipersensibilidad con un 18,4 % y el bloqueo neuromuscular excesivo con un 13,1%”, dijo la mágister.

Asimismo precisó que el 71,4 % de los reportes estaban representados en cuasiincidentes e incidentes sin daño.

Según la magíster, 78,1% pertenece a la clase A, en las que se encuentra la flebitis, el bloqueo neuromuscular y la sobreanticoagulación, entre otras.

Entre tanto, el 21,9 % pertenece a la clase B, en la que se presentan reacciones de hipersensibilidad.

Fallas en la comunicación

Además del análisis de los reportes, la investigadora entrevistó a seis profesionales de la salud, entre auxiliares de farmacia y enfermeras, quienes reconocieron que la diferencia entre el programa de farmacovigilancia y el de seguridad del paciente no es clara.

“Aunque no está en esa área, se sabe que ellos están respaldando todo el tiempo el seguimiento de antibióticos y demás; además hay un químico a cargo, que es el encargado de la tecnovigilancia y la farmacovigilancia”, indica uno de los entrevistados.

Otro de los inconvenientes mencionados es que la comunicación entre los equipos de farmacovigilancia y seguridad del paciente con médicos o especialistas es distante.

A lo anterior se suma la falta de recurso humano para las tareas que se exigen, ya que “algunos afirman que la rotación del personal influye en el aumento y la disminución de los indicadores de infecciones y reportes”, aseguró Cortázar.

También le puede interesar: Conflicto armado se asociaría con muerte de niños por leucemia: estudio.

“Una de las integrantes del programa de seguridad al paciente afirma que se hace depuración de bases de datos de las novedades varias veces, lo que sugiere que la cantidad de trabajo es alta, a veces se realiza el mismo análisis varias veces doblando la carga laboral de los profesionales”, comenta.

Para la investigadora es clave que se realice una retroalimentación a los funcionarios de las actividades derivadas de los análisis de los reportes.

Continuar leyendo

Innovación

Productos destacados

Latinoamércia

Tendencias

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras