Luchar contra el enemigo de la vacuna es responsabilidad de todos

Luchar contra este enemigo es el trabajo de todos los que hacemos parte del sector de la salud y la ciencia, pues somos quienes sabemos que la seguridad de las vacunas es siempre la máxima prioridad...
1920-200-Banner-4-suscripción-ORO

El reto de lidiar con la pandemia ha generado miedos en las personas, más aún cuando algo tan común como una vacuna se propone como una de las principales soluciones para poder controlar la pandemia que nos ha tenido casi dos años con controles y medidas para poder relacionarnos con las otras personas.

Evidentemente es difícil de creer que una simple inyección pudiera llegar a entrar a la población como la salvadora ante la pandemia, sin embargo, si miramos los datos nos damos cuenta de que esta deja de ser una teoría tan difícil de creer para convertirse en una luz de esperanza para llegar  a la tan anhelada “vida normal”.

Visite nuestra sección de opinión

Lo primero a tener en cuenta es que la inmunización es el proceso por el cual una persona se vuelve inmune o resistente a una enfermedad infecciosa, generalmente mediante la administración de una vacuna o el contacto con el agente infeccioso a través de la estimulación del sistema inmunitario del organismo, previniendo la enfermedad, la discapacidad y la muerte por las enfermedades.

Así pues, en lo que respecta a los constantes procesos de vacunación, se calcula que con la inmunización se pudo haber evitado entre 24 y 26 millones de muertes en la década de 2011-2020 en 94 países de renta baja o media-baja con solo la introducción y/o el uso continuado de 10 vacunas contra la hepatitis B, Haemophilus influenzae tipo b, virus del papiloma humano, encefalitis japonesa, sarampión, meningococo A, neumococo, rotavirus, rubeola y fiebre amarilla.

También puede leer: Res. 1585 de 2021: valor a reconocer por canastas covid a cada EPS

En el caso de la vacunación del Covid-19, la OMS ha concedido autorización a las vacunas de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca/Oxford, Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac y todavía se están evaluando otros inmunizadores. A demás, según datos recogidos por Bloomberg (03/10), se han administrado 6.340 millones de dosis en 184 países y alrededor del 41,3% de la población mundial ha sido totalmente vacunada.

Algunos países ya han experimentado el efecto positivo a nivel nacional. De  hecho, Israel fue el primero, en febrero, más del 84% de las personas de 70 años o más recibieron dos dosis y los casos graves y las muertes disminuyeron rápidamente. Un análisis separado en el Reino Unido mostró resultados similares, lo que demuestra  nuevamente el potencial de salvar por medio de la vacunación.

A pesar de lo anterior, la vacunación cuenta con un enemigo: el miedo a los efectos adversos que se  pueden presentar en la población. Esto se evidencia en el estudio realizado en Reino Unido: “Understanding Society”. En dicho estudio, se afirma que el 42,7% de los encuestados le temen a las consecuencias de mediano y largo plazo de la vacuna.

Consulte el bigdata sobre cáncer de mama en Colombia

Luchar contra este enemigo es el trabajo de todos los que hacemos parte del sector de la salud y la ciencia, pues somos quienes sabemos que la seguridad de las vacunas es siempre la máxima prioridad y esto no es diferente en el caso de las vacunas COVID-19. Todas ellas pasan por varias fases de ensayos clínicos antes de ser aprobadas para su uso en la población. El objetivo de estos ensayos es garantizar la seguridad de la vacuna y su capacidad para proteger contra la enfermedad (eficacia).

En ese orden de ideas, la inmunidad inducida por la vacuna puede tener múltiples formas de protección, incluyendo, entre otras acciones, la participación de diferentes anticuerpos que actuarán conjuntamente para combatir la infección viral. Sin embargo, sólo una fracción de estos anticuerpos es capaz de neutralizar el virus y evitar la infección de nuevas células, razón por la cual es importante seguir los estudios sobre inmunidad, profundizando en el funcionamiento de las pruebas que se realizan y sus características.

Artículo exclusivo: Microsoft tendrá HCE en su nube especializada para el sector salud

Un ejemplo de lo anterior son las pruebas de anticuerpos, las que muestran la generación de estos, pero no la cantidad generada. Así, no se presenta una garantía real de protección frente al virus, generando que sigamos dependiendo de las pruebas serológicas para este propósito. Hasta que otros estudios puedan demostrar el correlato de la protección, independientemente del resultado de una prueba serológica, deben seguirse las pautas y los cuidados relativos a la distancia social, el uso de mascarillas y el lavado de manos.

En conclusión, la vacunación ha tenido resultados positivos a nivel mundial, lo que nos brinda una mirada positiva hacia el futuro frente a la pandemia, mirada que solo puede mantenerse si se continúan los procesos de vacunación y autocuidado en la sociedad.

También puede leer: FDA pospone su decisión sobre vacuna Moderna en menores de edad

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN