Conéctate con nosotros

Medicina Clínica

Revolución Genética – Tijeras moleculares

Publicado

el

genoma

La agencia de noticias SINC realizó una entrevista con el microbiólogo Francisco Juan Martínez Mojica, pionero de la técnica que reinventa la genética, a través de unas tijeras llamadas CRISPR/Cas9, una llave  que permite para editar de forma sencilla y accesible casi cualquier rincón del genoma.

El CRISPR/Cas9, estaba a la vuelta de la esquina, inmersa en muchas de las bacterias que nos rodean.Estas tijeras  de ADN guiadas por secuencias-lazarillo prometen revitalizar la terapia génica y revolucionar los tratamientos del cáncer o el sida. Incluso podría aplicarse para manipular la información genética de embriones humanos.

Por el momento este avance científico considerado el más importante del 2015 por la ´Revista Science’ cuenta con dificultades en los protocolos de seguridad al no conocerse la verdadera precisión de la técnica, y los obstáculos éticos que hay en torno a la clonación humana o el uso de células madre.

CONSULTORSALUD reproduce parte de la entrevista con el Dr. Mojica quien recientemente “comenzó una serie de investigaciones que lo llevaron a identificar muchos otros organismos y a desentrañar su papel en la biología: son autovacunas microbianas, fragmentos de virus y otras partículas que se alojan en el genoma de las bacterias como una memoria de la infección”.

¿Cómo se encontró por primera vez con las secuencias CRISPR?

Yo estaba haciendo mi tesis en una línea de investigación sobre modificaciones genéticas que provocaba la sal en ciertas regiones del genoma de la arquea. Esto alteraba el comportamiento de las proteínas que cortan ADN. Al estudiar una de estas regiones vimos que había unas secuencias espaciadas de forma regular. No sabíamos que existieran secuencias parecidas en ningún otro organismo, ni siquiera conocíamos el artículo del grupo de Japón. Por entonces no había internet, y el acceso a la información era mucho más complicado. Inmediatamente nos dimos cuenta de que lo que habíamos visto podía ser importante.

¿Por qué pensaban que esas secuencias tenían que ser importantes?

¡Porque tenían muchísimas! Y estos microorganismos no se pueden permitir el lujo de tener ornamentos en su genoma. Todo lo que tienen está aprovechado.

Y además estaban presentes en muchos más microorganismos…

Sí, después vimos el artículo de los japoneses, que las encontraron en una bacteria intestinal. En los años siguientes se fueron publicando los genomas de más microorganismos y comprobamos que estaban presentes en muchos de ellos. En el año 2000 las definimos como una familia, y por entonces las llamamos SRSR, las siglas en inglés de “repeticiones cortas regularmente espaciadas”.

¿Cuándo descubrieron su función, que funcionaban como un sistema de defensa?

En el año 2003, en una de las secuencias vimos que había un fragmento de un fago, un virus que infecta bacterias. Entonces volví a buscar en todas las secuencias disponibles y encontré fragmentos así en muchas más.

¿Podía intuirse en aquel momento su posible aplicación como una herramienta de corta-pega genético?

No. Se sabía que funcionaban como un sistema de interferencia, pero no cómo ocurría ese mecanismo: el corte de ADN que rompe a los virus y que a su vez permite la edición del genoma. Para lo que sirvió fue para llamar la atención de la comunidad científica. Un campo que estaba muerto despertó, haciendo que muchos grupos se interesaran por él hasta llegar a comprender su mecanismo y desarrollar las aplicaciones.

¿Cuál fue el punto de inflexión para llegar a la revolución que supone CRISPR?

Para mí, fue en 2011, cuando el grupo de Virginijus Siksnys, de Lituania, demostró que podía transferirse el sistema de una bacteria a otra radicalmente diferente, y que funcionaba. Eso probaba que podía usarse porque era activo en otros huéspedes. Los microbiólogos tenemos claro que ese fue un trabajo fundamental.

Usted también es responsable del nombre CRISPR, aunque en un primer momento las llamó de forma diferente. ¿Cómo surge el nuevo término?

Sí, nosotros las habíamos llamado SRSR. Pero poco después un grupo en Holanda las definió con el acrónimo SPIDER. Entonces contactaron conmigo para ver si nos poníamos de acuerdo en un nombre común. Yo les di varias opciones, incluida la de CRISPR, que fue la que se escogió porque era la más completa: corresponde a las siglas en inglés de “repeticiones cortas agrupadas regularmente y separadas en forma de palíndromo”.

CRISPR abre la posibilidad de manipular embriones humanos, no solo con fines terapéuticos, sino también para alterar rasgos o capacidades. ¿Qué opina sobre sus repercusiones éticas?

Yo soy microbiólogo, puedo dar mi opinión pero como la puede dar cualquiera de la calle. No tengo una idea formada. Lo que tengo claro es que si se quiere aplicar en algún momento tiene que seguir habiendo investigación. Cuándo y dónde nacerá un niño CRISPR no lo sé, pero ahora lo puede hacer casi cualquiera. Para legislar sobre ello no solo tienen que estar los políticos y los científicos, sino también la propia sociedad.

¿En qué está trabajando ahora?

Yo sigo con lo mío, haciendo investigación básica, sobre todo intentando entender cómo se adquieren las secuencias, como se adquiere la inmunidad, de eso no se sabe apenas nada. Aunque parece que eso no le interesa mucho a nadie.

¿Qué tal ha vivido este reconocimiento internacional como uno de los héroes CRISPR?

Yo ni siquiera tengo móvil, me gusta trabajar tranquilo, así que lo estoy viviendo con agobio y con felicidad, con muchas emociones juntas. Pero en realidad no creo que haya hecho tanto como para merecer esto. La revolución ha sido posible por el trabajo de mucha gente, yo solo hice lo que había que hacer en su momento. 

Así funcionan las Tijeras Moleculares 

crispr

Fuente: www.agenciasinc.es

Medicina Clínica

Medicamento inmunoestimulante muestra buenos resultados en cáncer de páncreas fase inicial

Un estudio de EE.UU mostró que un fármaco inmunoestimulante CD40 puede dar resultados en el tratamiento de pacientes con cáncer de páncreas en etapa inicial.

Publicado

el

Medicamento inmunoestimulante muestra buenos resultados en cáncer de páncreas fase inicial

El Centro Oncológico Abramson -ACC- de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos evidenció que suministrar a los pacientes con cáncer de páncreas en fase inicial un fármaco inmunoestimulante CD40 ayuda a impulsar la respuesta de las células T, antes de la cirugía y otros tratamientos. El equipo científico demostró que cambiar el microambiente tumoral nutriéndolo de células T con un agonista CD40 antes, ayuda a ralentizar la progresión del tumor evitando que el cáncer se extienda.

En el estudio participaron 16 pacientes que recibieron terapia con CD40 Selicrelumab, apoyando la teoría de que se pueden hacer intervenciones por adelantado para activar una respuesta inmunitaria dirigida en el lugar del tumor, lo que representa un avance ya que un importante porcentaje de pacientes con cáncer pancreático en fase inicial se someten a procedimientos quirúrgicos o quimioterapia adyuvante pero no obtienen buenos resultados.

Los agonistas de CD40 aceleran la respuesta del sistema inmune activando las células presentadoras de antígenos y las células dendríticas para activar las células T, lo que potencia el área inmune sin tener en cuenta el lugar del tumor.

Sin embargo, este tipo de terapias solo se ha estudiado en pacientes con cáncer de páncreas metastásico combinado con otros tratamientos como quimioterapias o radioterapias. Pese a esto, el medicamento muestra una evidente aceleración de la respuesta inmune en pacientes en fase inicial, sentando nuevamente las evidencias resultantes de estudios previos en ratones.

También puede leer: App calcula el riesgo de contraer coronavirus en una habitación

Estudio sobre cáncer de páncreas

El ensayo clínico de fase 1b se llevó a cabo en cuatro centros, entre ellos el ACC, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de la Universidad de Washington, la Universidad Case Western Reserve y la Universidad Johns Hopkins.

Durante la investigación, se les suministró selicrelumab  a 16 pacientes antes de la cirugía, de estos, 15 fueron intervenidos quirúrgicamente y recibieron quimioterapia adyuvante y un agonista de CD40. Posteriormente, los datos de los pacientes del estudio se compararon con los datos de control de pacientes que no recibieron agonista CD40 antes de la cirugía.

Entre los hallazgos más relevantes se destaca que el 82% de los tumores de los pacientes que recibieron el agonista CD40 antes de la cirugía estaban enriquecidos en células T, en comparación con el 37% de los tumores no tratados y el 23% de los tratados con quimioterapia o quimiorradiación.

Adicionalmente, los tumores tratados con el fármaco presentaban menos fibrosis asociada al tumor y las células dendríticas eran más maduras. El grupo que recibió el tratamiento tuvo una tasa de supervivencia libre de enfermedad de 13,8 meses y la mediana de la supervivencia global fue de 23,4 meses.

Finalmente, y con base en los prometedores resultados, el equipo médico está estudiando ahora cómo otras terapias con CD40 pueden ayudar a reforzar todavía más la respuesta inmune de pacientes con cáncer pancreático inicial.

“Estamos empezando a cambiar el rumbo, este último estudio se suma a las crecientes pruebas de que terapias como la del CD40 antes de la cirugía pueden desencadenar una respuesta inmunitaria en los pacientes, que es el mayor obstáculo al que nos hemos enfrentado. Estamos entusiasmados por ver cómo la próxima generación de ensayos con CD40 nos acercará aún más a mejores tratamientos”. concluye Robert H. Vonderheide, director del ACC y autor principal.

También puede leer: El Gobierno estableció el Plan de Austeridad del Gasto 2021 ¿Qué es?

Continuar leyendo

Actualidad

Medicamento de Eli Lilly para alopecia areata aprueba ensayos de fase III

El medicamento baricitinib de la farmacéutica Eli Lilly usado generalmente para dermatitis atópica mostro buenos resultados en el tratamiento de la alopecia areata grave

Publicado

el

Medicamento de Eli Lilly para alopecia areata aprueba ensayos de fase III

Baricitinib es un medicamento desarrollado por la farmacéutica Eli Lilly para tratar la alopecia areata. Recientemente, la farmacéutica informó los principales resultados del ensayo clínico de fase III “BRAVE-AA2” que evaluaba la seguridad del medicamento en 2 mg y 4 mg diariamente en adultos con alopecia areata grave.

La administración de las dos dosis lograron su objetivo en la semana 36 de tratamiento, mejorando de manera significativa el crecimiento del pelo del cuero cabelludo comparado con los participantes que recibieron placebo.

Recordemos, que la alopecia areata es una enfermedad autoinmune que provoca la caída del pelo en parches, en el cuero cabelludo, la cara y a veces en otras partes del cuerpo. Con estos resultados Baricitinib recibió la designación de terapia innovadora por parte de la FDA para el tratamiento de la enfermedad.

Esta clasificación por parte de la entidad regulatoria permite acelerar el desarrollo y la revisión de medicamentos que sirven para tratar afecciones graves cuando la evidencia clínica demuestra que el medicamento puede mejorar exponencialmente las terapias ya disponibles, pero con base en criterios de valoración significativos.

También puede leer: En Colombia se habilitaron 735 servicios de salud mental

Ensayo sobre alopecia areata

En el estudio participaron 546 adultos de Argentina, Australia, Brasil China, Israel, Japón, Corea del Sur, Taiwán y EE.U. Los voluntarios del estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego controlado con placebo tenían un 50% de pérdida de cabello, y un episodio de alopecia grave con una duración de más de seis meses pero menor de 8 meses.

Con estas bases, BRAVE-AA2 se convirtió en el primer estudio de fase III con resultados alentadores en alopecia areata. Se espera que los resultados completos del estudio sean publicados a mediados de este año. Sin embargo, algunos detalles del programa “BRAVE” se presentarán póximamente en un congreso médico y se publicarán en una importante revista científica.

De conseguirse un concepto favorable por parte de los reguladores el baricitinib tendría dos usos aprobados para dermatología, ya que este se encuentra autorizado para adultos con dermatitis atópica. “Para aquellos pacientes con alopecia areata, no se trata de una condición estética, sino de una enfermedad autoinmune devastadora que puede tener efectos psicológicos importantes. Pierden mucho más que su cabello”. Menciona el vicepresidente de desarrollo en Inmunología en Lilly, Lotus Malbris.

Baricitinib es un inhibidor oral de JAK autorizado por Lilly se comercializa generalmente bajo el nombre de Olumiant en más de 70 países para pacientes con artritis reumatoide activa de moderada a grave. Adicionalmente su uso está aprobado en la Unión Europea y Japón como tratamiento para adultos con dermatitis atópica modera. Pero además se está investigando el uso del medicamento para el lupus eritematoso sistemático (LES), la artritis idiopática juvenil (AIJ) y la COVID-19.

También puede leer: Participe de la fase I del proceso de exclusiones

Continuar leyendo

Medicina Clínica

Analizan medicamento que podría detener el crecimiento de melanomas

Un medicamento oral que inhibe el NLRP3 usado para algunas afecciones cardíacas mostro eficacia para detener el crecimiento de melanomas.

Publicado

el

Analizan medicamento que podría detener el crecimiento de melanomas

Un nuevo fármaco con potencial para detener el crecimiento de melanomas está siendo estudiado por científicos del Centro Oncológico de la Universidad de Colorado en Estados Unidos. Los resultados publicados en la revista  ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, señalan que la inhibición del NLRP3 reduce la inflamación de las células del melanoma.

El NLRP3 es un complejo intracelular que según el estudio juega un papel fundamental en la inflamación mediada por el melanoma, lo que desemboca en un crecimiento y progresión del tumor. En este sentido, el equipo evidenció que inhibiendo el NLRP3 puede reducir la inflamación y la expansión del tumor.

El NLRP3 actúa específicamente fomentando la inflamación al inducir a la maduración y la liberación de interlucina-1-beta, una citoquina que provoca inflamación como parte de la respuesta inmune general a a algunas infecciones. No obstante, en el caso del cáncer esta respuesta inflamatoria puede generar el crecimiento y desarrollo de tumores.

“El NLRP3 es un miembro de una familia más amplia que participa en la detección de señales de peligro. Es un receptor que vigila el compartimento intercelular de una célula en busca de moléculas de peligro o patógenos. Cuando el NLRP3 reconoce estas señales, provoca la activación de la caspasa-1, una proteína que interviene en el procesamiento y la maduración de la interleucina-1-beta en su forma biológicamente activa, provocando una intensa respuesta inflamatoria. Descubrimos que en el melanoma este proceso está desregulado, lo que provoca el crecimiento del tumor” detallan los autores.

Con esta base, los científicos pusieron a prueba un inhibidor oral de NLRP3 que ya se había usado en el estudio Dapansutrile y había mostrado ser eficaz en el tratamiento de la gota y diferentes enfermedades. Actualmente el medicamento está siendo evaluado para el tratamiento del Covid-19 en ensayos clínicos de fase II. Los investigadores oncológicos intentan ahora determinar si el inhibidor del NLRP3 puede utilizarse en pacientes con melanoma resistentes a los inhibidores de punto de control.

También puede leer: EVENTOS TROMBÓTICOS EN PACIENTES VACUNADOS CONTRA SARS-CoV2 VAXZEVRIA (OXFORD-ASTRAZENECA)

Continuar leyendo

RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras