Realidad de los hospitales y clínicas 2013 - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

Biblioteca

Realidad de los hospitales y clínicas 2013

Publicado

el

realidadhospitales

CONSULTORSALUD reproduce el artículo publicado por la ACHC, en la revistas Hospitalaria titulado “Tanto mercado como pueda quebrar a los hospitales y clínicas y tan poco Estado para hacerlos viables”, que muestra la realidad sectorial vista desde este importante gremio nacional.

Durante los últimos meses, de manera paralela al proceso de reforma al Sistema de Salud, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) ha seguido llamando la atención -como lo ha hecho desde hace más de 15 años- sobre el aparente problema imposible de resolver: no flujo de recursos al interior del sector salud, que trae como consecuencia unos crecientes niveles de cartera, que harán insostenibles las instituciones hospitalarias en el tiempo.

 

El gremio insiste en el tema, porque no puede entenderse que haya un paso hacia un nuevo sistema, si no se da una transición adecuada -que nunca podrá ser calificada como funcional-, si, a su vez, no se encarga de resolver los problemas acumulados y además, se asegura, entretanto, de evitar que esas mismas situaciones empeoren. En pocas palabras, la secuencia resolución de crisis- buena transición- reforma al sistema, más allá de una presentación, es la descripción de una ruta crítica o un marco lógico para pasar de un sistema al siguiente. No se podrá poner en marcha el próximo Sistema, si las crisis precedentes están vivas; eso sería aceptar que el nuevo modelo llegue y se instale, sobre una base deleznable.

 

Después de tanto tiempo de registrar, organizar y presentar las cifras de cartera bajo la misma estructura, la ACHC no puede decir que haya cambios significativos o que haya mejoramiento de entidades; por el contrario, es más que evidente que hay una serie de tendencias malas que se consolidan: unos compradores de servicios que definitivamente no pagan, otros que han creado unas prácticas dilatorias de pago con altísimos costos de transacción; entidades bajo control directo, indirecto o accidental por parte del Estado que aportan en el empeoramiento del resultado; ningún régimen ni naturaleza jurídica escapa al mal comportamiento y al final del día -siendo pragmáticos-, los resultados están muy lejos de augurar una normalización en el flujo de recursos o un alivio a la iliquidez de los hospitales y clínicas.

 

Si bien, medidas como el giro directo en régimen subsidiado aportan recursos para el pago de la cartera corriente (aunque no toda), es paradójico que no se hayan dirigido desde el principio a paliar la cartera vencida y que sólo ahora el Gobierno se decida a autorizar que contablemente se apliquen a lo antiguo. Vale la pena recordar que esta solución fue planteada por este gremio desde hace varios años, al observar el comportamiento de algunas nuevas aseguradoras que, en virtud de su desgreño administrativo, no reportaban a cuáles facturas correspondían los pagos que hacían.

 

Las otras medidas que fueron contempladas en las recientes Leyes 1438 y 1608, además de las directamente relacionadas con las cuentas maestras, permanecen sin reglamentar o instrumentar. No se decide el Gobierno a hacer oficial el mecanismo para traer el giro directo al régimen contributivo. Tampoco hace que la subcuenta de garantía tenga fondos efectivos para hacer que las alternativas de cesión de cartera, compra de facturas y fondo rotatorio, se conviertan en realidad.

De igual forma, lo que en su oportunidad se celebró como un avance al permitir que los pagos por recobros no Pos fueran directamente girados desde el Fosyga hasta los prestadores, ahora se convirtió en una sustitución de fuente que hace que en la práctica no sean recursos aditivos para descontar del enorme hueco de la cartera vencida, sino que se apliquen como pagos a las cuentas corrientes. Esto último, ante la mirada sorprendida de un Ejecutivo que ha sido enterado oportunamente de esta situación y que no toma medidas drásticas a través de los competentes para sancionar.
No se podrá decir que no ha habido ideas, presentación de propuestas ni sugerencia de alternativas; muchas de las que han sido mencionadas –listado no exhaustivo- han sido propuestas desde el gremio; sin embargo, así como no se ha podido derrotar la deliberada voluntad de no pago por decreto, tampoco se ha logrado que el Ejecutivo crea en las suficientes evidencias presentadas y sea radical en sus determinaciones.

Preocupa que en lugar de hacer operativos para recuperar dineros y facilitar pagos efectivos, se desgaste el Gobierno, y lo haga con todo el sector, en una serie de operativos mal denominados “aclaratones”. Pareciera que ante la fiebre, la solución es sólo calibrar el termómetro, pero no tratar la infección.

 

Por supuesto que debe haber claridad para que se pague lo debido, pero el Gobierno no puede ser tan cándido para no entender que este tipo de mecanismos (ya ensayados en instancias parecidas como las conciliaciones, preconciliaciones, mesas de trabajo con autoridades de vigilancia y control, preacuerdos de pago y operativos de regularización de cartera, más los múltiples nombres eufemísticos que se inventa este sector) han servido -en la mayoría de los casos- para oficializar dilaciones adicionales en los pagos y, a la vez, han derivado en incentivos para esperar el nuevo cronograma de reuniones para conversar sobre la cartera y nuevamente, obtener descuentos o alargar los plazos. Esto es así y si no hay seriedad por parte del Gobierno y los órganos de vigilancia y control, los “aclaratones” se convertirán en otro paso obligado o requisito adicional para acceder a los pagos que tanto reclama y necesita el sector hospitalario. En resumen, no se necesitan tantos “aclaratones”, se necesita es un gran “pagatón”.

 

Ahora, si el Gobierno se decide a promover el “pagatón”, como creemos que lo tiene que hacer, debe ser consciente de que el hueco financiero tal vez no pueda taparse con los recursos que circulan y, por lo tanto, para que no se engañe y no genere falsas expectativas, tendrá que conseguir los recursos adicionales para darle vida a ese fondo rotatorio o de salvamento que estamos reclamando. Si eso es así, pues está en mora de presentar el correspondiente texto, la sustentación y los cálculos requeridos para esa adición presupuestal.

 

El país no puede seguir manejando ese discurso donde pareciera lícito gastar en cuanto menester se ocurra, pero para la salud siempre están los opinadores fiscalistas, atravesando palos a la rueda. Ojalá el tan anhelado derecho a la salud que requiere, por su naturaleza, apropiaciones presupuestales suficientes, sea tratado con la misma solicitud que se da a la vivienda, a la educación o a la defensa. En este punto y para que quede constancia, recordamos que el propio Presidente de la Republica hace casi dos años dijo que “una mafia se está robando la salud de los Colombianos”; pues bien, la propuesta del pagatón no puede ser entendida como la amnistía a los que se robaron los dineros de la salud, los distrajeron o malversaron; no, para ellos que caiga el peso de la ley y que las autoridades avancen y recuperen todo lo que sea posible, pero ese proceso, que puede demorar mucho tiempo, debe ser paralelo a los otros mecanismos que permitan mantener la red hospitalaria funcionando.

 

Una red asfixiada por las estrictas normas que el Estado produce y por las innovadoras regulaciones que se les ocurren a los funcionarios, pero a la vez abandonada a su suerte en un mercado donde deliberadamente los compradores no pagan, está condenada a la muerte. Se nota una gran falta de coherencia: tanto mercado como pueda quebrar a los hospitales y clínicas y tan poco Estado para hacerlos viables.

 

La exhortación que hacemos al Gobierno es a que se tomen medidas audaces e inmediatas para solucionar esta crisis; pero si no se puede –por los motivos que sea- al menos se reglamenten y ejecuten las que ya tienen el aval de Ley.

 

Descargue Artículo

Tanto mercado como pueda quebrar a los hospitales y clínicas y tan poco Estado para hacerlos viables.

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Biblioteca

Certificación Buenas Prácticas de Manufactura para el 2021

Gobierno Nacional busca ajustar el plazo para certificarse en Buenas Prácticas de Manufactura. Conozca cuando deben renovar este importante documento.

Publicado

el

Buenas Prácticas de Manufactura de medicamentos para el 2021

Mediante la Resolución 2190 de 2020 emitida recientemente por el Ministerio de Salud, el Gobierno Nacional busca  establecer el mecanismo para el cumplimiento de las validaciones de los procesos de manufactura de los fabricantes de medicamentos estériles y no estériles.

En este sentido, pretende modificar también los plazos para que las entidades que tengan que certificarse en Buenas Prácticas de Manufactura ante el INVIMA lo puedan hacer, sin que se comprometa la calidad, seguridad y eficacia de los medicamentos.

También puede leer: este será el ajuste que tendrá el presupuesto máximo para cada EPS

Guías para los laboratorios de medicamentos y validaciones de los procesos de manufactura

Según el documento, para los fabricantes de medicamentos no estériles, el cumplimiento de las validaciones de los procesos de manufactura como requisito para la obtención de la certificación de BPM cuando se soliciten por primera vez o por ampliación, deberán desarrollarse de manera escalonada de acuerdo con un enfoque de riesgo sanitario, para lo cual necesario elaborar un protocolo general de validación y un cronograma de los productos a validar con fechas de cumplimiento. Para las renovaciones, adicionalmente, deberán presentar una validación para un producto por forma farmacéutica con lotes industriales, cuando sea el caso.

De acuerdo a lo establecido por el Minsalud, al momento de la inspección los laboratorios fabricantes de medicamentos que se produzcan en el país o se importen y deseen certificarse  deberán observar las disposiciones previstas en ambas guías de Inspección para Laboratorios de Medicamentos Estériles contenido en el Anexo No. 4 es complementaria al Anexo No. 3.

Plazo para la renovación de la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura

Hasta el 1 de septiembre de 2022 se continuará aplicando, para los medicamentos estériles y no estériles, lo dispuesto en las Resoluciones 3183 de 1995 y 1087 de 2001, término a partir del cual se deberán cumplir las disposiciones de los Anexos No. 1, 2, 3 y 4 de la presente resolución.

No obstante, cabe mencionar que los establecimientos fabricantes de medicamentos que cuenten con certificación vigente de cumplimiento de las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), emitida bajo las Resoluciones 3183 de 1995 y 1087 de 2001, podrán continuar fabricando hasta la fecha de vencimiento de la certificación, termino a partir del cual deberán tramitar la renovación cumpliendo las disposiciones previstas.

También pueden leer: se esperan 148.000 nuevas muertes nuevas por VIH/SIDA hasta 2022

El Invima, durante el término aquí previsto, brindará asistencia técnica y difusión sobre el cumplimiento de los requisitos para la obtención del certificado de Buenas Prácticas de Manufactura. Así mismo, realizará seguimiento a los protocolos generales de validaciones de procesos de manufactura, y sus cronogramas, dispuestos en los artículos 5 y 6 de la presente resolución, de conformidad con los lineamientos que para el efecto defina esa entidad

¿Cómo obtener el Certificado de Buenas Prácticas?

Los laboratorios de medicamentos podrán obtener el Certificado de Buenas Prácticas de Manufactura bajo el cumplimiento de los anexos, según corresponda, antes de los términos aquí señalados, previa manifestación por escrito al INVIMA, adelantando el trámite de solicitud correspondiente ante ese Instituto”.

Continuar leyendo

Biblioteca

Este será el ajuste que tendrá el Presupuesto Máximo para cada EPS

El Ministerio de Salud emitió el documento en el que se establece los valores que se ajustarán a cada EPS por concepto de Presupuesto Máximo.

Publicado

el

Este será el ajuste que tendrá el Presupuesto Máximo para cada EPS

El proyecto de resolución emitido recientemente por el Ministerio de Salud fija el ajuste de recursos al presupuesto máximo definido para la vigencia de 2020 de algunas EPS de ambos regímenes.

En el caso del régimen contributivo se adicionarán $94.920.193.368 de acuerdo al ajuste basado en la metodología que se emitió el día de ayer. A continuación se detalla el valor:

Nombre EPS Ajuste presupuesto máximo
Aliansalud EPS 11.143.618.481
Compensar EPS 10.997.828.998
Famisanar 2.133.405.720
Medimás EPS 19.612.502.392
Mutualser Contributivo 150.200.297
Salud Total 7.755.775.961
Sura EPS 15.630.296.627
AIC EPSI 51.624.589
AMBUQ 102.989.722
ASMET SALUD 2.122.975.236
Capital Salud 923.568.823
Capresoca EPSS 236.683.592
Comfamiliar Guajira EPSS 126.589.531
Comfamiliar Huila EPSS 2.456.513.718
Comfamiliar Nariño EPSS 35.438.816
Comfaoriente EPS 121.720.191
Comfasucre EPSS 44.349.090
Comparta 851.758.133
COOSALUD E.S.S. 1.572.599.551
DUSAKAWI EPSI 59.495.696
ECOOPSOS EPSS 84.108.982
EMSSANAR 10.884.426.333
MALLAMAS EPSI 118.751.789
MUTUALSER MOVIL A
CONTRIBUTIVO
4.720.345.161
NUEVA EPS 707.293.359
PIJAOS EPSI 97.978.696
SAVIA SALUD EPS 2.177.353.884
TOTAL 94.920.193.368

También puede leer: Inteligencia Artificial para elegir el donante de esperma idóneo

Ajuste de presupuesto máximo al régimen subsidiado

Por otro lado, después de la aplicación de la metodología y conforme a lo establecido en la Resolución 206 de 2020 a las EPS del régimen subsidiado se les adicionará $112.841.550.330 divididos de la siguiente manera:

Nombre EPS Ajuste presupuesto máximo
CAPITAL SALUD 10.680.526.629
CAPRESOCA EPSS 4.216.099.249
COMFAMILIAR CARTAGENA 129.716.232
COMPARTA 5.881.260.115
DUSAKAWI EPSI 129.146.068
MALLAMAS EPSI 2.635.998.835
MUTUALSER 11.705.586.958
NUEVA EPS 4.608.907.427
PIJAOS EPSI 120.805.723
COMFENALCO VALLE DEL
CAUCA
721.564.394
COMPENSAR EPS 2.046.917.298
COOMEVA 7.180.607.888
FAMISANAR 6.789.364.806
FUNDACION SALUD MIA EPS 201.294.659
MEDIMAS EPS 7.562.459.816
MUTUALSER MOVIL A
SUBSIDIADO
1.394.152
NUEVA EPS 6.509.500.333
SALUD TOTAL 21.656.616.514
SANITAS 3.408.867.269
SOS 4.044.142.694
SURA EPS 12.610.773.271
TOTAL 112.841.550.330

Finalmente, la ADRES tendrá que enviar los recursos establecidos a las EPS antes del 31 de diciembre de 2020.

Documento adjunto

Continuar leyendo

Biblioteca

Presupuestos Máximos insuficientes para ambos regímenes en el 2020 – así se ajustarán

A través de un borrador de resolución el Ministerio de Salud informó que los Presupuestos Máximos para la vigencia del 2020 tendrán que ser ajustados a partir de la adopción de una metodología.

Publicado

el

Presupuestos Máximos insuficientes para ambos regímenes en el 2020 - así se ajustarán

El Ministerio de Salud informó que los Presupuestos Máximos para la vigencia del 2020 tendrán que ser ajustados a partir de la adopción de una nueva metodología. El documento resalta que con base en la información reportada a la Comisión Asesora de Beneficios, Costos, Tarifas y Condiciones de Operación del Aseguramiento en Salud, en sesión N° 27,
desarrollada el día 23 de noviembre de 2020, se recomendó ajustar el presupuesto
máximo para la vigencia 2020 de las EPS y EOC de ambos regímenes a las cuales se
les determinó riesgo de superación de este presupuesto. 

Recordemos, que el ajuste al presupuesto debe realizarse en razón al reporte de suministro de tecnologías en salud no financiadas con recursos de la UPC cuya proyección se basó en los valores de referencia presentados en la Resolución 205 del 2020.

En este sentido, el documento establece que la resolución adopta la metodología para la definición del ajuste del presupuesto máximo fijado para las EPS de ambos regímenes para la vigencia 2020.

Es preciso mencionar, que este ajuste será efectuado de acuerdo con el reporte de suministro de servicios y tecnologías en salud no financiados con recursos de la UPC registrados en la plataforma MIPRES. Para el ajuste no se tendrán en cuenta los registros de pruebas COVID-19 realizadas con anterioridad del 26 de agosto de 2020.

Los recursos para la financiación de las tecnologías que determinaron el riesgo de superación del presupuesto máximo para la vigencia 2020 de algunas EPS serán apropiados por el Ministerio de Hacienda quien los dispondrá al Ministerio de Salud para que los ejecute a través de transferencia a la ADRES.

Aumento de atenciones y uso de tecnologías NO UPC

CONSULTORSALUD  a través de su área de Bigdata ha hecho una revisión de las atenciones realizadas por cada agrupamiento de patologías en códigos CIE10 para las tecnologías NO financiadas con cargo a UPC desde el año 2019, y hasta septiembre del 2020, ubicando los promedios mensuales de estas atenciones, y ha encontrado que efectivamente hay un uso superior en el 2020 como puede verse en la gráfica.

NO UPC

Veamos algunos ejemplos: 

  • El promedio mensual de atenciones para Ciertas enfermedades infecciosas y parasitarias en el 2019 fue de 9.121, y el 2020 subió hasta 21.188
  • Tumores: 18.806 promedio de atenciones mensuales para 2019, y 20.602 para el 2020 (crecimiento del 9,55%)
  • Las enfermedades del sistema respiratorio pasaron de 43.579 / mes en promedio, avanzando hasta 47.738 atenciones promedio mes del año 2020.

En otros casos las atenciones promedio mensuales han disminuido:

  • Enfermedades endocrinas, nutricionales y metabólicas: para el 2019 fueron 88.029 atenciones mensuales, y para el 2020 va en 84.679 atenciones cada mes en promedio.

Este breve análisis identificó también que los códigos para propósitos especiales con los que se confirmó o descartó el diagnóstico de covid, y que se utilizaron ampliamente al comienzo de la pandemia, disparan el promedio general del año 2020, pero no impacta este análisis global que es renglón a renglón.

Es claro que la herramienta MIPRES se convirtió en un elemento protector del acceso de los pacientes al sistema de salud, lo cual quisiéramos corroborar con una mirada completa al módulo proveedor dispensador, para establecer inequívocamente que la prescripción se convirtió en una tecnología entregada oportunamente a los pacientes.

 

También puede leer: Unión Europea facilitará el acceso a medicamentos genéricos

METODOLOGÍA PARA ESTABLECER EL AJUSTE DE los PRESUPUESTOs MÁXIMOs

A continuación se muestran los criterios para el cálculo del ajuste del presupuesto máximo:

  • Fuente de información: Se tomará la información reportada en las tablas 6 y de suministros del módulo de proveedores MIPRES para el periodo marzo a agosto de 2020 con fecha de corte el 1 de septiembre de 2020.
  • Revisión de datos: Datos con validación de consistencia, dispensación y cobertura.
  • Cobertura NO UPC: Se revisó la cobertura de UPC para medicamentos y procedimientos y se tomaron los datos clasificados como NO UPC junto con los UPC condicionados.
  • Clasificación por Grupo Relevante y EPS: Se clasifica la información por grupo relevante y por EPS. Los valores extremos (atípicos) en recursos de los grupos relevantes en el mes se ajustaron al valor máximo por persona de ese grupo relevante y de la EPS en el periodo evaluado.
  • Ajuste factor cantidades ajustadas (FQA): Se calculan las cantidades ajustadas para cada grupo relevante utilizando el método de Chain-Ladder (método del triángulo). Lo anterior, en virtud que a la fecha de reporte de la información no se ha suministrado toda la información correspondiente a las prestaciones efectuadas durante la vigencia 2020. El valor hallado con el método de Chain-Ladder se distribuye de acuerdo a la participación del valor de cada grupo relevante de cada EPS o EOC en el valor total de suministros de las EPS o EOC de la base utilizada para el cálculo. Las cantidades (FQA) de cada grupo relevante y de cada EPS se obtienen de la división entre el valor encontrado anteriormente y el valor promedio de marzo a agosto del suministro del grupo relevante de la EPS o EOC.
  • Proyección del gasto con cargo al presupuesto máximo 2020: Con la información de los 6 meses (marzo-agosto) de los grupos relevantes y por EPS se tomó el valor promedio de las cantidades UMC y se multiplicó por los 10 meses para proyectar las cantidades para el periodo marzo a diciembre de 2020. A este valor se le suman las cantidades ajustadas FQA. La proyección del gasto con cargo al presupuesto máximo 2020 resulta de multiplicar las cantidades estimadas para la vigencia 2020 por el Valor Máximo de Ajuste.
  • Ajuste por traslados de afiliados: Se estima el valor de los traslados para el periodo marzo a diciembre con la información reportada por la ADRES con corte a agosto de este año.

Ajuste a los presupuestos máximos 2020

Resulta de restarle a la proyección del gasto con cargo al presupuesto máximo 2020 calculado en el literal f) el valor del presupuesto máximo establecido en la resolución 206 de 2020 y de restarle el ajuste por traslados de afiliados del literal g). Si el resultado es positivo, se aplica el ajuste del presupuesto máximo, si es negativo significa que el presupuesto máximo de la resolución 206 de 2020 y el ajuste de traslados del literal g), son suficientes para el periodo marzo a diciembre de la vigencia 2020.

Finalmente, se específica que la información reportada en las tablas 6 y 7 de suministros del módulo de proveedores de MIPRES que se utilizará para el ajuste del presupuesto máximo de la vigencia 2020, no incluye la información de los CUPS asociada a las pruebas de Covid-19.

También puede leer: 20.586 profesionales de la salud contagiados Y 101 fallecidos por Covid-19

Documento adjunto

Continuar leyendo

WEBINAR RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras