Proteína sería clave en el desarrollo de la vaginosis bacteriana

La proteína proinflamatoria IL-36y sería una pieza clave en el desarrollo de la vaginosis bacteriana según un estudio de la Universidad de Arizona.
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

Un estudio colaborativo dirigido por la Facultad de Medicina de Phoenix de la Universidad de Arizona en Estados Unidos concluyó que las mujeres con vaginosis bacteriana tienen niveles de la proteína proinflamatoria IL-36y. Recordemos, que la vaginosis bacteriana es la infección vaginal más común en el mundo afectando a cerca de 21 millones de mujeres solo en Estados Unidos.

Esta una infección compleja de estudiar debido a que se involucran diferentes patógenos en su desarrollo, además se ha evidenciado que las mujeres con vaginosis bacteriana son más vulnerables al contagio de enfermedades de trasmisión sexual según los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades -CDC-.

El equipo de investigación de la Universidad de Phoenix analizó las células epiteliales cervicovaginales recogidas de mujeres con y sin vaginosis bacteriana. “En este estudio, aprendimos que esta proteína novedosa está elevada en el trastorno vaginal más común, la VB, y puede estar jugando un papel clave en la susceptibilidad a otras enfermedades” explicó la doctora Melissa Herbst-Kralovetz, La profesora asociada en el Departamento de Ciencias Médicas Básicas de la Facultad de Medicina de Phoenix.

El estudio se publicó en el “Journal of Infectius Diseases” en octubre de 2020 y destaca que el equipo tuvo la posibilidad de perfilar el microbioma de las mujeres con y sin la infección y determinaron si la nueva citocina (IL-36y) estaba elevada en mujeres con vaginosis. Posteriormente, seleccionaron las bacterias más relacionadas con la enfermedad e infectaron un modelo de células epiteliales cervicales en 3D usando un enfoque reduccionista para entender el impacto de la bacteria en los cambios de la actividad inmune a la vez que se median los niveles de IL-36y.

“Encontramos que la infección con bacterias asociadas a BV indujo IL-36y de una manera específica de especie, y que la infección con una mezcla polimicrobiana de bacterias asociadas a BV indujo IL-36y a un nivel mayor que la infección con cualquier especie bacteriana sola”, ha explicado el también colaborador de la Facultad de Medicina Arizona, Jameson Gardner.

También puede leer: Ministerio de Salud de Argentina detalla los efectos secundarios de la vacuna de Sinopharm

¿qué papel juega la proteína en el desarrollo de la vaginosis bacteriana?

EL equipo afirma que este estudio los acerca más a la comprensión de como los patógenos culpables de la vaginosis bacteriana contribuyen a la activación de componentes específicos del sistema inmune que pueden asociarse a la incidencia y recurrencia de la enfermedad.

El laboratorio de Herbst-Kralovetz ha demostrado que IL-36y es un importante regulador de la inflamación en el tracto reproductivo femenino. Además de este estudio, los investigadores investigaron el papel de IL-36y en la respuesta inmune a la infección por herpes. Demostraron que IL-36y está elevada en el cáncer cervical. Colectivamente, plantean la hipótesis de que esta investigación puede tener amplias implicaciones con otras infecciones de transmisión sexual bacterianas y virales y enfermedades ginecológicas, incluido el cáncer, sentencia el estudio.

No obstante, los investigadores explican que el papel del IL-36y no necesariamente está directamente relacionado con el desarrollo de la enfermedad pero si son impulsados por la respuesta inflamatoria de la proteína. Por lo que el IL-36y en la respuesta a la enfermedad.

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN