Conéctate con nosotros

Investigación Clínica

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud facilitará la toma de decisiones sobre el manejo de pacientes con esta enfermedad

Publicado

el

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

El Hospital Johns Hopkins ha desarrollado un modelo predictivo, teniendo en cuenta los avances y descubrimientos sobre el manejo de COVID-19 en pacientes. Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud, según los criterios de los investigadores, facilitará a los centros hospitalarios la toma de decisiones sobre planeación y asignación de sus recursos; a los médicos, por su parte, les proporciona información sobre la atención del paciente. 

Este modelo es el resultado de un trabajo conjunto entre el Hospital Johns Hopkins, el Centro Médico Bayview de Johns Hopkins, el Hospital General del Condado de Howard, el Hospital Suburbano y el Hospital Sibley Memorial. Este grupo de centros hospitalarios admitió a 827 personas mayores de 18 años (336 afroamericanos, 264 blancos, 135 latinos, 48 asiáticos, 2 nativos americanos y 42 personas multirraciales) detectados como positivos para COVID-19. 

Los expertos informaron que 45 de los pacientes del estudio tenían COVID-19 severo cuando fueron admitidos en el hospital. Sin embargo, 120 pacientes desarrollaron una enfermedad severa o murieron dentro de las 12 horas de haber sido admitidos. De los 302 pacientes del estudio que desarrollaron una enfermedad grave o murieron, el tiempo medio de progresión de la enfermedad fue de 1,1 días.

También resulta importante mencionar que, los datos del estudio provienen de un registro de todos los pacientes tratados por la nueva infección de coronavirus en los hospitales del sistema Johns Hopkins. Conocido como “JH-CROWN”, el registro -financiado por InHealth, la iniciativa de medicina de precisión de la institución- presenta datos demográficos, diagnósticos, procedimientos, historias sociales y otros puntos de datos relevantes para el cuidado de los pacientes de COVID-19.

También le puede interesar: INICIAN PRUEBAS CON FOTOTERAPIA PARA TRATAR A PACIENTES CON PARKINSON

Riesgo individual conocido, mejor atención integral para los pacientes

A partir de los datos obtenidos, los especialistas que estuvieron a cargo de esta iniciativa tomaron un conjunto de factores de riesgo -previamente verificados y actualizados-, a los que se les asocia con la probabilidad del desmejoramiento del paciente, mientras está siendo atendido en el hospital y los momentos específicos de cuidado en los que los riesgos son mayores. Entre los factores de riesgo considerados en el modelo predictivo estaban la edad del paciente, el índice de masa corporal (IMC), la salud pulmonar y las enfermedades crónicas, así como los signos vitales y la gravedad de los síntomas de COVID-19 del paciente en el momento de su admisión.

El modelo se conoce en inglés como “COVID Inpatient Risk Calculator (CIRC)”. La calculadora tiene por objeto ayudar a los médicos de los hospitales y a otros proveedores de servicios de salud a evaluar el riesgo de que el estado de un paciente empeore. En los aspectos más destacados, los expertos afirman que la detección o cálculo de la progresión de la enfermedad, desde su fase leve o moderada es lo más importante. Esta información, además, también puede calcularse si el individuo presenta todos o algunos de los factores de riesgo asociados con la enfermedad.

“Diferentes combinaciones de factores de riesgo parecen predecir una enfermedad grave o la muerte, con probabilidades que van de más del 90% a tan sólo el 5%. Por ello, la rápida progresión de la enfermedad después de la admisión en el hospital proporciona una ventana estrecha para intervenir”, expresó el Dr. Brian Garibaldi, líder de este proyecto y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

En la presentación del CIRC, los expertos presentaron dos ejemplos hipotéticos. En el primero, se estima que una mujer blanca de 60 años con un IMC de 28, sin enfermedades crónicas y sin fiebre, que es hospitalizada por COVID-19 tiene un 10% de posibilidades de que su enfermedad empeore para el segundo día de su estancia en el hospital. Cuanto más tiempo esté en el hospital, mayor será la probabilidad, un 15% después de cuatro días y un 16% después de una semana.

La probabilidad cambia, por ejemplo, en el caso hipotético de una mujer afroamericana de 81 años, hospitalizada por COVID-19. La persona cuenta con un IMC de 35, diabetes, hipertensión y fiebre. El CIRC pronostica que su probabilidad de progresar a una enfermedad grave o incluso la muerte en sólo el segundo día de su estancia en el hospital es del 89%. Ese porcentaje aumenta a más del 95% para los días cuatro y siete.

Para los investigadores, esta herramienta debe ser compartida con los colegas en EE.UU., considerando que se esperan nuevas olas de la enfermedad en los próximos meses. 

También puede leer: EL FUTURO DEL SISTEMA DE SALUD:ENTREVISTA CON CARLOS FELIPE MUÑOZ, GERENTE GENERAL DE CONSULTORSALUD

Investigación Clínica

Reportan exceso de mortalidad por EPOC en adultos jóvenes

Se cree que en los casos de EPOC temprana, la enfermedad se manifiesta de forma más leve en los jóvenes. Los resultados sugieren que los enfoques de tratamiento no son los más adecuados.

Publicado

el

exceso mortalidad adultos jovenes epoc

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología de lenta evolución que suele diagnosticarse entre los 50 y 50 años. A pesar de que era una dolencia frecuente en la población masculina, la OMS señala que se han incrementado los casos entre hombres y mujeres en proporción al aumento de los factores de riesgo: tabaquismo, contaminación del aire o repetidas infecciones de vías respiratorias durante la infancia.

Las estadísticas internacionales muestran que el 90% de muertes causadas por la enfermedad ocurren en países de medianos y bajos ingresos; hecho que confirma que las estrategias de promoción y prevención para disminuir los casos no son efectivos o no se han implementado de una forma adecuada. A esta preocupante situación se suma un hallazgo que implica a la población joven: los resultados de un estudio revelaron que los adultos entre los 30 y 50 años tienen una posibilidad más alta de morir por EPOC que otros grupos etarios.

En la investigación se encontró que los adultos en las edades mencionadas presentan una morbilidad significativa y un exceso de mortalidad por la enfermedad. Los autores atribuyen este fenómeno a las creencias que se tienen sobre esta afección pulmonar, ya que los especialistas consideran o suponen que un diagnóstico de esta patología antes de los 65 años significa que la enfermedad será más leve en términos de su gravedad. Para evaluar este aspecto, los autores del estudio midieron la de los servicios sanitarios y la mortalidad entre los adultos más jóvenes con esta dolencia y compararon las tasas con las de los adultos mayores con EPOC diagnosticada.

También le puede interesar: IDENTIFICAN GENES RESPONSABLES DE LA PÉRDIDA DE FUNCIÓN PULMONAR

EPOC temprana no significa una enfermedad menos severa

De acuerdo con los autores, se examinaron datos de 194.759 adultos con EPOC con edades entre 35 y 55 años, residentes en Ontario, Canadá. Se identificó el diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva según los datos administrativos de salud de tres o más reclamaciones de pacientes ambulatorios o una o más reclamaciones de hospitalización por EPOC durante un período de 2 años. A su vez, esta información fue comparada con datos de 496.2113 pacientes de 65 años o más con esta enfermedad pulmonar diagnosticada.

El análisis evidenció que los adultos jóvenes con esta dolencia tenían una tasa 3.1 veces mayor de hospitalización por cualquier causa, una tasa 2.2 veces mayor de visitas a urgencias por todas las causas y una tasa 1.7 veces mayor de visitas a consultas externas por cualquier causa, en contraste con la población sana del mismo grupo de edad evaluado. En cuanto a la tasas comparativas de los ancianos, en las que se aplicaron los mismos criterios, ésta fueron de 2,1 para hospitalización por cualquier causa, 1.8 de visitas a urgencias por todas las causas y 1.4 de visitas a consultas externas por cualquier causa.

El hallazgo más relevante es que la tasa de mortalidad de los adultos jóvenes con EPOC fue 5 veces mayor que la de los que no tenían EPOC vs. con la tasa de mortalidad de 2.5 reportada entre los adultos mayores afectados con esta dolencia vs. los que no tenían la enfermedad. Cabe destacar que durante la presentación de la investigación, los autores señalaron que se utilizó “una definición de caso muy específica y validada que nuestro grupo ha utilizado anteriormente, y cuya especificidad es superior al 96% para la EPOC diagnosticada por el médico, a expensas de la sensibilidad”. Incluso manifestaron que “probablemente subestimaron la tasa de EPOC para este estudio”.

Para los especialistas, esta nueva investigación demuestra que la llamada EPOC “temprana” no es una enfermedad benigna, y sugiere que se deberían centrar más esfuerzos para identificar esta patología en adultos jóvenes, con el propósito de hacer una intervención temprana para evitar su progresión. Los resultados fueron presentados en un reciente simposio de la ATS (American Thoracic Society).

No olvides que estamos en nuestra novena semana de DATA SALUD. Nuestro tema central es EPOC en Colombia. Consulta el tablero interactivo aquí:

BIGDATA: ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA -EPOC-

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Identifican genes responsables de la pérdida de función pulmonar

Estos genes podrían ser útiles para predecir qué personas corren más riesgo de sufrir un deterioro de la función pulmonar con el tiempo

Publicado

el

identifican genes perdida funcion pulmonar

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) han identificado un panel de genes que están activos en fumadores y exfumadores que experimentan una pérdida más rápida de la función pulmonar con el paso del tiempo. Según los especialistas, estos genes podrían ser útiles para predecir qué personas corren más riesgo de sufrir un deterioro de la función pulmonar relacionado con el tabaquismo.

En este grupo de pacientes, la dolencia más común es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). A nivel mundial, se considera como la tercera causa de muerte en el mundo y si bien existen tratamientos para reducir los síntomas, hasta la fecha no hay ninguna alternativa que reduzca su progresión. Por estas razones, identificar quién va a padecer EPOC antes de que la padezca es fundamental para averiguar cómo interceptar la enfermedad en una fase temprana.

Tanto para los médicos como para los individuos fumadores es conocido que este hábito perjudicial, genera alteraciones en las vías respiratorias y los pulmones, minimizando la función pulmonar; mismas que pueden empeorar si se desarrolla algún tipo de enfermedad relacionada. De ahí que el tabaquismo sea considerado como un factor de riesgo no solo para patologías respiratorias sino para otro grupo importante de sistemas del organismo.

También le puede interesar: Consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer EPOC grave

¿Este descubrimiento solo aplica para pérdida de la función pulmonar por EPOC?

Según la publicación realizada en BMJ Journals, el equipo investigador analizó los raspados de las vías respiratorias de 134 personas que eran o habían sido fumadores. En los resultados hallaron cambios en la actividad de genes específicos solamente en las personas que empeoraron más rápidamente su función pulmonar, incluso varios años después de haber sido examinadas por especialistas. Vale la pena mencionar que algunos de los genes eran más activos en los individuos que perdían rápidamente la función pulmonar, mientras que otros genes eran menos activos.

Los genes elevados en individuos con un descenso más rápido del volumen espiratorio forzado (FEV, en inglés) están significativamente enriquecidos entre los genes alterados por la modulación de la proteína XBP1. Algunos aspectos encontrados en la pérdida de función pulmonar están relacionados con el aumento de la expresión de los genes regulados por XBP1, un factor de transcripción implicado en la respuesta a las proteínas no plegadas, y los genes relacionados con la producción de mucina.

“Fumar cigarrillos provoca cambios en las células de los pulmones y las vías respiratorias. Dado que los cambios en las vías respiratorias son similares a los que se producen en la profundidad del pulmón, el análisis de las células de las vías respiratorias puede servir para detectar enfermedades en la profundidad de los pulmones”, afirmó el doctor Marc Lenburg, profesor de medicina y patología y medicina de laboratorio en BUSM.

Los expertos aseguran que un estudio más profundo de estos genes podría proporcionar pistas sobre las causas del rápido deterioro de la función pulmonar, lo que podría servir para desarrollar nuevos tratamientos para prevenir el desarrollo de la EPOC. “Ser capaz de identificar a las personas con mayor riesgo de empeoramiento de la función pulmonar también podría facilitar los ensayos clínicos de los medicamentos para combatir la EPOC, al enriquecer los ensayos que prueban los nuevos medicamentos para las personas con más probabilidades de beneficiarse de ellos”.

Recuerda que en Consultorsalud continuamos con nuestro especial de DATA SALUD. Esta es la semana 9 y estará enfocada a la EPOC. Ingresa ahora al tablero interactivo y conoce todo sobre esta enfermedad en Colombia aquí:

BIGDATA: ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA -EPOC-

Continuar leyendo

Internacional

Consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer EPOC grave

Un estudio publicado en el ‘Journal of Clinical Medicine’ muestra que el tabaquismo conlleva un mayor riesgo de desarrollar Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica -EPOC-

Publicado

el

Consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer EPOC

Un estudio publicado en el ‘Journal of Clinical Medicine’ demuestra que el tabaquismo conlleva un mayor riesgo de desarrollar Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica -EPOC-, lo que a su vez aumenta el riesgo de padecer Covid-19 grave.

Además, otro estudio de la revista científica “Plos One” llevado a cabo por un equipo de investigadores del University College de Londres detalla que en caso de desarrollar EPOC grave hay un 63% de posibilidades de desarrollar un cuadro de Covid grave y 60% más de riesgo de morir por la enfermedad. En contraste los pacientes sin EPOC solo tienen un 33.4% de posibilidad de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad.

A esto se le suman los hallazgos de la Organización Mundial de la Salud que muestras que la infección por coronavirus es más frecuente en fumadores que en no fumadores. Adicionalmente, si un fumador se infecta con SARS-CoV-2 tiene casi el doble de posibilidades de padecer una forma grave de la enfermedad y multiplica por 1.79 las posibilidades de tener neumonía grave, ingresar a la UCI y ser intubado, lo que a su vez aumenta el riesgo de fallecimiento. Esto quiere decir, que los fumadores y los pacientes con EPOC son más tendientes a desarrollar neumonía como consecuencia del Covid-19.

También puede leer: Estos son los 5 ensayos clínicos que se destacan este 2021

España aumenta en EPOC

“Esta realidad puede afectar a un alto número de españoles. En concreto, el 24,4 por ciento de la población general de 15 años en adelante es fumadora, según la última Encuesta Nacional de Salud. Los datos más recientes señalan que el tabaquismo provoca la muerte en nuestro país a más de 56.124 personas cada año, es decir, más de 1.000 personas cada semana. Este consumo habitual de tabaco es considerado el principal factor de riesgo de la EPOC, una enfermedad que afecta a 2,9 millones de personas en España, siendo la cuarta causa de muerte en nuestro país”, explica Carlos Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

De otro lado, Nicole Hass, portavoz de Asociación de Pacientes con EPOC (APEPOC de España) explicó como  ha afectado el consumo de tabaco en el contexto de pandemia por COVID-19 a los pacientes que conforman su entidad, argumentando que es imprescindible entender cuál es el papel que juega el tabaco en la vida de un paciente con EPOC para determinar cuál es la mejor estrategia a seguir para incentivar el abandono del hábito.

“La amenaza de empeoramiento o degeneración no son suficientes, ni siquiera aun explicando los datos en relación con cómo afecta el tabaco al riesgo de empeorar la enfermedad de COVID-19, por lo que se ha de abordar desde otra perspectiva. Nuestro papel es el de plantear el dejar de fumar con refuerzos positivos en lugar de con amenazas. Estimular, no castigar” concluye Hass.

Nota: desde mañana CONSULTORSALUD pondrá a disposición de todos sus suscriptores oro el tablero de datos de EPOC en Colombia. Esta es nuestra novena semana de Datasalud.

Continuar leyendo

Tendencias

Indicadores / Cifras