Investigadores confirman infección cerebral por Sars-Cov-2
Conéctate con nosotros

Medicina Clínica

Investigadores confirman infección cerebral por Sars-Cov-2

Los científicos a cargo descubrieron que éste sería el factor asociado a los cambios neurológicos que sufren algunos pacientes con COVID-19

Publicado

el

Investigadores confirman infección cerebral por Sars-Cov-2

Tras un arduo estudio, un grupo de científicos demostró que el SARS-Cov-2 infecta a células progenitoras neurales humanas y organoides del cerebro. La investigación fue llevada a cabo por el Instituto de Tecnología Avanzada de Shenzhen (SIAT, en inglés) y colaboradores de la Universidad de Hong Kong. Los hallazgos se dieron a conocer en Cell Research

Desde que surgió el brote, la manifestación más común ha sido la enfermedad respiratoria, con síntomas de SRAS. Sin embargo, con el paso del tiempo también se han reportado dolores de cabeza, anosmia, ageusia, confusión, encefalopatías y otra sintomatología relacionada con afectaciones del sistema neurológico. Sin embargo, para el momento en que se publicaron estos resultados, no había evidencia científica que demostrara que fueran provocados directamente por la infección. 

Los autores, a modo de presentación, explican que han habido algunos indicios: 

  • Un estudio realizado en Wuhan a 214 pacientes hospitalizados por COVID-19, los síntomas neurológicos se reportaron en el 36.4% de casos. No obstante, fueron visibles para los médicos en el 45.5% de pacientes con infección severa. 
  • Posteriormente, un estudio hecho en Francia reportó hallazgos neurológicos en el 84,5% de pacientes con COVID-19 ingresados en el hospital. Adicionalmente, una investigación más reciente en Alemania demostró que el ARN del virus puede ser detectado en biopsias cerebrales en el 36,4% (8/22) de los casos mortales de COVID-19 descritos en su estudio. 

También le puede interesar: PRIMERA CENTRAL DE MONITOREO UCI EN BOGOTÁ​​

Para explorar la participación directa del SARS-CoV-2 en el sistema nervioso central, el equipo de investigadores evaluó la infección por el virus en las células progenitoras neurales humanas (hNPC), las neuroesferas y los organoides cerebrales derivados de las células madre pluripotentes inducidas (iPSC). El proceso se llevó a cabo en varias etapas: 

  1. Se evaluó la expresión del ACE2 y las principales proteasas asociadas a la entrada del coronavirus en las hNPC. Los datos de la investigación sugieren que el receptor ACE2, TMPRSS2, la catepsina L y la furina se detectaron fácilmente en las hNPC. 
  1. Se observó el comportamiento de las hNPC, derivadas de la iPSC con el SARS-CoV-2, a 10 multiplicidades de infección con el SARS-Cov como control. Los hallazgos sugieren que el SARS-CoV-2, pero no el SARS-CoV, podría replicarse en hNPC. 

¿Cuáles son las consecuencias del SARS-Cov-2 en el cerebro?

Los resultados obtenidos de estos y otros procesos adicionales, revelaron que las hNPC derivadas de la iPSC eran permisivas con la infección por el SARS-CoV-2, pero no con la infección por el SARS-CoV. Además, se evidenció una alta expresión de proteínas y partículas virales infecciosas, en las neuroesferas y los organoides infectados con el SARS-Cov-2, lo que sugiere una infección directa del virus en el cerebro humano. Los autores destacan que la infección por el SARS-CoV-2 en organoides tridimensionales del cerebro humano se localizó en células positivas de TUJ1 (marcador neuronal) y NESTIN (marcador de CPN), lo que sugiere que el SARS-CoV-2 podría dirigirse directamente a las neuronas corticales y a las CPN.

También puede leer: LETICIA LA PRIMERA CIUDAD DEL PAÍS EN LA QUE EL INS INICIARÁ ESTUDIO DE SEROPREVALENCIA

Adicionalmente, los descubrimientos permiten comprender los síntomas patognomónicos de la anosmia y la ageusia junto a otras manifestaciones neurológicas de la COVID-19, como las convulsiones, la encefalopatía, la encefalitis, el síndrome de Guillain-Barré y el síndrome de Miller Fisher. Para el momento de la publicación, la susceptibilidad de los organoides del cerebro humano fue sugerida de manera similar por dos estudios independientes.

Por último, los expertos sugieren las consecuencias crónicas y a largo plazo de la infección del SNC por el SARS-CoV-2 deberían vigilarse de cerca, puesto que la evidencia científica todavía no es suficiente para llegar a conclusiones definitivas. 

Medicina Clínica

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud facilitará la toma de decisiones sobre el manejo de pacientes con esta enfermedad

Publicado

el

Nuevo modelo predictivo evalúa los riesgos de los pacientes con COVID-19

El Hospital Johns Hopkins ha desarrollado un modelo predictivo, teniendo en cuenta los avances y descubrimientos sobre el manejo de COVID-19 en pacientes. Este nuevo insumo para los trabajadores de la salud, según los criterios de los investigadores, facilitará a los centros hospitalarios la toma de decisiones sobre planeación y asignación de sus recursos; a los médicos, por su parte, les proporciona información sobre la atención del paciente. 

Este modelo es el resultado de un trabajo conjunto entre el Hospital Johns Hopkins, el Centro Médico Bayview de Johns Hopkins, el Hospital General del Condado de Howard, el Hospital Suburbano y el Hospital Sibley Memorial. Este grupo de centros hospitalarios admitió a 827 personas mayores de 18 años (336 afroamericanos, 264 blancos, 135 latinos, 48 asiáticos, 2 nativos americanos y 42 personas multirraciales) detectados como positivos para COVID-19. 

Los expertos informaron que 45 de los pacientes del estudio tenían COVID-19 severo cuando fueron admitidos en el hospital. Sin embargo, 120 pacientes desarrollaron una enfermedad severa o murieron dentro de las 12 horas de haber sido admitidos. De los 302 pacientes del estudio que desarrollaron una enfermedad grave o murieron, el tiempo medio de progresión de la enfermedad fue de 1,1 días.

También resulta importante mencionar que, los datos del estudio provienen de un registro de todos los pacientes tratados por la nueva infección de coronavirus en los hospitales del sistema Johns Hopkins. Conocido como “JH-CROWN”, el registro -financiado por InHealth, la iniciativa de medicina de precisión de la institución- presenta datos demográficos, diagnósticos, procedimientos, historias sociales y otros puntos de datos relevantes para el cuidado de los pacientes de COVID-19.

También le puede interesar: INICIAN PRUEBAS CON FOTOTERAPIA PARA TRATAR A PACIENTES CON PARKINSON

Riesgo individual conocido, mejor atención integral para los pacientes

A partir de los datos obtenidos, los especialistas que estuvieron a cargo de esta iniciativa tomaron un conjunto de factores de riesgo -previamente verificados y actualizados-, a los que se les asocia con la probabilidad del desmejoramiento del paciente, mientras está siendo atendido en el hospital y los momentos específicos de cuidado en los que los riesgos son mayores. Entre los factores de riesgo considerados en el modelo predictivo estaban la edad del paciente, el índice de masa corporal (IMC), la salud pulmonar y las enfermedades crónicas, así como los signos vitales y la gravedad de los síntomas de COVID-19 del paciente en el momento de su admisión.

El modelo se conoce en inglés como “COVID Inpatient Risk Calculator (CIRC)”. La calculadora tiene por objeto ayudar a los médicos de los hospitales y a otros proveedores de servicios de salud a evaluar el riesgo de que el estado de un paciente empeore. En los aspectos más destacados, los expertos afirman que la detección o cálculo de la progresión de la enfermedad, desde su fase leve o moderada es lo más importante. Esta información, además, también puede calcularse si el individuo presenta todos o algunos de los factores de riesgo asociados con la enfermedad.

“Diferentes combinaciones de factores de riesgo parecen predecir una enfermedad grave o la muerte, con probabilidades que van de más del 90% a tan sólo el 5%. Por ello, la rápida progresión de la enfermedad después de la admisión en el hospital proporciona una ventana estrecha para intervenir”, expresó el Dr. Brian Garibaldi, líder de este proyecto y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

En la presentación del CIRC, los expertos presentaron dos ejemplos hipotéticos. En el primero, se estima que una mujer blanca de 60 años con un IMC de 28, sin enfermedades crónicas y sin fiebre, que es hospitalizada por COVID-19 tiene un 10% de posibilidades de que su enfermedad empeore para el segundo día de su estancia en el hospital. Cuanto más tiempo esté en el hospital, mayor será la probabilidad, un 15% después de cuatro días y un 16% después de una semana.

La probabilidad cambia, por ejemplo, en el caso hipotético de una mujer afroamericana de 81 años, hospitalizada por COVID-19. La persona cuenta con un IMC de 35, diabetes, hipertensión y fiebre. El CIRC pronostica que su probabilidad de progresar a una enfermedad grave o incluso la muerte en sólo el segundo día de su estancia en el hospital es del 89%. Ese porcentaje aumenta a más del 95% para los días cuatro y siete.

Para los investigadores, esta herramienta debe ser compartida con los colegas en EE.UU., considerando que se esperan nuevas olas de la enfermedad en los próximos meses. 

También puede leer: EL FUTURO DEL SISTEMA DE SALUD:ENTREVISTA CON CARLOS FELIPE MUÑOZ, GERENTE GENERAL DE CONSULTORSALUD

Continuar leyendo

Medicina Clínica

Sars-Cov-2 produce daño directo en células cardíacas

Los hallazgos de varias investigaciones sugieren que el virus logra infectar y deteriorar a las células cardíacas en individuos de todas las edades

Publicado

el

Sars-Cov-2 produce daño cardiaco

Diferentes investigaciones buscan comprender con mayor claridad, los procesos de infección que se desencadenan tras contraer Sars-Cov-2. Pese a que se han dado a conocer numerosos avances, la información actual todavía requiere más estudios o la avalen. Sin embargo, una publicación realizada en The Lancet Child & Adolescent Health sería la primera evidencia científica que mostraría la presencia del virus en las células del corazón. 

En el artículo, se menciona el hallazgo de Sars-Cov-2 en el tejido cardíaco de un niño de Brasil, afectado con síndrome inflamatorio multisistémico (SMI-C) asociado a COVID-19. El menor fue atendido por miocarditis pero falleció por insuficiencia cardíaca. De acuerdo con los especialistas que analizaron el caso, la presencia del virus en varios tipos de células del tejido cardíaco, probablemente confirma que la miocarditis es una respuesta inflamatoria directa a la infección del virus en el corazón. 

El descubrimiento de los investigadores sería la primera evidencia contundente en niños. Otros estudios que se adelantan sobre el tema han reportado ARN del SARS-CoV-2 por reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa (RT-PCR) como de partículas virales por microscopía electrónica en el tejido cardíaco de muestras endomiocárdicas. En marzo, una investigación publicada en JAMA Cardiology advertía sobre daños cardíacos y enfermedades de corazón producidas por COVID-19, basándose en las arritmias o síndromes coronarios agudos que suelen producir las infecciones virales. 

Más adelante, un reporte de caso realizado por el Dr. Guido Tavazzi y publicado en el European Journal of Heart Failure, describe el primer caso de lesión cardíaca aguda directamente relacionada con la localización miocárdica del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) en un paciente de 69 años con síntomas parecidos a los de la gripe que rápidamente degeneran en dificultad respiratoria, hipotensión y shock cardiogénico.

También le puede interesar: COLOMBIA SE ADHIERE AL MECANISMO COVAX DE LA OMS

Daño cardíaco por Sars-Cov-2 debe explorarse en profundidad

De acuerdo con el primer estudio nombrado, tras practicar un ultrasonido posmórtem del corazón, el resultado mostró un endocardio hiperecogénico y difusamente engrosado (espesor medio de 10 mm), un miocardio engrosado (18 mm de espesor en el ventrículo izquierdo), y un pequeño derrame pericárdico. 

Una segunda prueba consistió en practicar el examen histopatológico. Los resultados presentados fueron miocarditis, pericarditis y endocarditis caracterizadas por la infiltración de células inflamatorias. La inflamación era principalmente intersticial y perivascular, asociada con focos de necrosis de cardiomiocitos y estaba compuesta principalmente por macrófagos CD68+, unos pocos linfocitos CD45+ y unos pocos neutrófilos y eosinófilos. 

Además de ello, los especialistas llevaron a cabo una microscopía electrónica del tejido cardíaco. En las imágenes se revelaron partículas virales esféricas de forma y tamaño coherentes con la familia Coronaviridae en el compartimiento extracelular y dentro de los cardiomiocitos, células endoteliales capilares, células endoteliales del endocardio, macrófagos, neutrófilos y fibroblastos. En otras palabras, en las células cardíacas.

En otros exámenes, el equipo observó agotamiento linfático y signos de hemofagocitosis en el bazo y los ganglios linfáticos. También se observó necrosis tubular aguda en los riñones y necrosis hepática centrilobular, secundaria a un shock. El tejido cerebral mostró una reactividad microglial. Sin embargo, la neumonía asociada al Sars-Cov-2 fue leve, en comparación con otros casos. 

“Este informe de caso llega en un momento en que la comunidad científica de todo el mundo llama la atención sobre el SIM-C y la necesidad de que sea reconocido y tratado rápidamente por la comunidad pediátrica. La evidencia de una relación directa entre el virus y la miocarditis confirma que el SIM-C es una de las posibles formas de presentación de COVID-19 y que el corazón puede ser el órgano objetivo. También alerta a los clínicos de posibles secuelas cardíacas en estos niños”, expresó la Dra. Marisa Dolhnikoff, autora principal de esta investigación e integrante del Departamento de Patología de la Universidad de Sao Paulo en Brasil.

También le puede interesar: FARMACÉUTICAS SE OPONEN A LA APROBACIÓN ACELERADA DE VACUNA CONTRA COVID-19

Continuar leyendo

Medicina Clínica

29 medicamentos en desarrollo para el Alzheimer están en fase III

Con motivo de la conmemoración del día mundial del alzheimer se realizó un informe sobre la situación del desarrollo de medicamentos para tratar la enfermedad.

Publicado

el

29 medicamentos en desarrollo para el Alzheimer están en fase III

Con motivo de la conmemoración del día mundial del alzheimer (21 de septiembre) se realizó un informe sobre la situación del desarrollo de medicamentos para tratar la enfermedad. En este sentido, se realizó una investigación que evidencia un total de 121 medicamentos que están atravesando ensayos clínicos en diferentes etapas de avance . De estos, 29 fármacos están en fase III es decir, la última etapa previa a su aprobación.

También, el informe señala que 65 fármacos están en segunda fase y otros 27 están en primera etapa. El documento titulado “Alzheimer’s disease drug development pipeline: 2020” sostiene que estas innovaciones brindan esperanza de desarrollar un mejor tratamiento para la enfermedad que el ya existente.

También puede leer: Europa pagará indemnizaciones por efectos adversos de las Vacunas Covid-19 en ensayos

Alianza por el Alzheimer

Recordemos, que la investigación de esta patología en particular está fuertemente impulsada por una alianza de siete farmacéuticas:  Biogen, Eisai, Janssen, Lilly, MSD, Otsuka y Roche. La alianza contempló la creación de una Plataforma de la Enfermedad de Alzheimer para lograr nuevas opciones terapéuticas que ayuden a tratar la enfermedad, ralentizar su progresión y prevenirla, abordando los desarrollos desde nuevos enfoques.

Gran parte de los ensayos de estos medicamentos se están llevando a cabo en España, ya que es en este país donde se realizan 90 ensayos clínicos sobre esta enfermedad.

Así mismo, la asociación Alzheimer Europe, la mayor alianza de asociaciones sobre la patología en el continente europeo, afirma que seis de los ocho ensayos en fase III más prometedores se están investigando en Europa y cuatro de los seis más avanzados en fase II cuentan con participación española.

Finalmente, además del estudio de los medicamentos, el documento resalta que 259 vacunas se están desarrollando para el tratamiento o prevención de diferentes enfermedades. De estas dos son para el Alzheimer incluida un inyectable terapéutico dirigida a la proteína beta amiloide que está implica de forma directa en el desarrollo del trastorno neurológico.

También puede leer: Así será el cronograma de anticipos por disponibilidad de camas UCI e intermedias

Continuar leyendo

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras