Diverticulosis: Causas, síntomas y tratamientos

Diverticulosis Causas, síntomas y tratamientos
[favorite_button]
Comentar

La diverticulosis es una patología caracterizada por la presencia de divertículos, que son pequeñas herniaciones o evaginaciones de la mucosa y submucosa del intestino, a través de zonas de debilidad de la pared muscular. Esta afección se desarrolla de forma gradual como resultado de la presión ejercida por el contenido intestinal durante la contracción peristáltica, lo que provoca la protrusión de la mucosa y submucosa a través de la pared muscular debilitada. Con el tiempo, estos divertículos pueden crecer en número y tamaño, lo que aumenta el riesgo de complicaciones como la diverticulitis o el sangrado. Afecta principalmente a personas mayores de 40 años.

La denominación “diverticulosis” deriva del término “desviación”, lo que sugiere que la trayectoria del contenido intestinal se desvía hacia los divertículos laterales. Es más frecuente en el intestino grueso, especialmente en su porción distal, donde la presencia de heces más densas y la mayor frecuencia de contracciones peristálticas aumentan la presión sobre la pared colónica y, por lo tanto, la probabilidad de formación de divertículos.

En este artículo, conocerás más acerca de esta patología, cuáles son las causas, sus características y los tratamientos con lo que se puede manejar.

Principales causas o factores de riesgo que aumentan la probabilidad para sufrir de Diverticulosis

Aunque las causas exactas no se comprenden completamente, se han identificado varios factores como posibles contribuyentes. Uno de los principales es la edad, ya que la incidencia de la diverticulosis aumenta con esta. Además, se ha demostrado que una dieta baja en fibra vegetal y alta en almidones procesados contribuye al desarrollo de esta afección. Estos hábitos alimenticios promueven el estreñimiento y aumentan la presión dentro del colon, lo que puede causar la formación de divertículos en la pared del colon sigmoide.

Además de la edad y la dieta, otros factores potenciales que pueden contribuir al desarrollo de la diverticulosis incluyen la obesidad, la falta de actividad física, el tabaquismo y la genética. Sin embargo, es importante destacar que muchas personas con estos factores de riesgo no desarrollan diverticulosis, y algunas personas sin ningún factor de riesgo conocido aún pueden desarrollar la afección.

Por lo tanto, se necesitan más investigaciones para comprender completamente las causas de la diverticulosis y cómo prevenirla. En general, se recomienda mantener una dieta rica en fibra vegetal, hacer ejercicio regularmente y evitar el tabaquismo y la obesidad.

De acuerdo con un artículo de Harvard Health Publishing, la genética puede desempeñar un papel parcial en el desarrollo de la diverticulosis. Aparte de la dieta occidental, la diverticulosis es más común en estadounidenses, europeos y australianos blancos que en otros grupos raciales. Además, los investigadores han observado que cuando las personas en países asiáticos desarrollan esta patología, tiende a ocurrir en una parte diferente del colon, específicamente en la primera parte en lugar de la última.

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de los Estados Unidos (NIH), aproximadamente la mitad de las personas mayores de 60 años tienen diverticulosis. En México, la prevalencia es del 27% en personas mayores de 45 años, y del 65% en personas mayores de 65 años.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

La diverticulosis es una condición asintomática que puede pasar desapercibida en la mayoría de los casos. Sin embargo, si se presentan síntomas como dolor abdominal bajo o fiebre, es posible que el paciente esté experimentando una infección diverticular (diverticulitis). Asimismo, es posible que los pacientes presenten síntomas como resultado de otra enfermedad intestinal que aumenta la sensibilidad de los divertículos a la presión. Por ejemplo, en pacientes con síndrome del intestino irritable (SII) o enfermedad inflamatoria intestinal (EII), los desechos alimentarios que pasan a través de los divertículos pueden causar sensibilidad o inflamación. Además, los pacientes propensos al estreñimiento pueden presentar heces impactadas que se atascan en las bolsas, empeorando los síntomas.

El sangrado diverticular es otra complicación que puede presentarse en alrededor del 10% de los pacientes con diverticulosis. Este sangrado se produce cuando las heces duras erosionan o estiran un vaso sanguíneo en un divertículo. Aunque suele ser temporal e indoloro, el paciente puede notar la presencia de sangre fresca en las heces. Si presenta sangrado, síntomas persistentes o complicaciones debido a la diverticulosis, se le diagnostica como “enfermedad diverticular”.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad diverticular también llamada diverticulosis?

Su diagnóstico se realiza mediante pruebas de imagen como la colonoscopia de rutina. En caso de presentar síntomas, se llevará a cabo una evaluación exhaustiva del historial médico, medicamentos, dieta y patrones intestinales del paciente antes de realizar los siguientes exámenes:

Examen físico: se revisarán los signos vitales, se palpará el abdomen y se auscultarán los ruidos intestinales. 

Prueba de heces: se recolectará una muestra de heces para su análisis en el laboratorio. Esta prueba puede detectar signos de infecciones o sangrado gastrointestinal.

Pruebas de imagen: se buscarán los divertículos y cualquier complicación relacionada con la enfermedad en pruebas de imagen como la tomografía computarizada, el enema de bario, la sigmoidoscopia flexible o la colonoscopia.

Complicaciones que pueden presentarse

Es importante destacar que estas complicaciones son poco frecuentes, pero pueden ocurrir en casos graves o no tratados adecuadamente. Por lo tanto, es fundamental que los pacientes con diverticulitis reciban atención médica oportuna y sigan las indicaciones de su especialista en el tema. Algunas de estas pueden ser:

Absceso: una acumulación localizada de pus en la pared del colon, que se manifiesta como un área dolorosa, hinchada y sensible al tacto.

Fístula: una conexión anormal entre el colon y otros órganos, como la vejiga, la vagina o la piel, que puede causar dolor, inflamación y descarga de materia fecal u orina a través de la piel.

Obstrucción intestinal: un bloqueo parcial o total del intestino, que impide el paso de alimentos, líquidos, aire o heces a través del colon, y puede causar dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Perforación: una rotura en la pared del colon, que puede causar una infección grave en la cavidad abdominal y requerir cirugía de emergencia.

Peritonitis: una inflamación del revestimiento de la cavidad abdominal, que puede ser causada por una perforación o una infección del colon, y que se manifiesta con dolor abdominal intenso, fiebre y malestar general.

Tratamientos y prevención de la diverticulosis

En un porcentaje del 3% de los casos, puede presentarse un sangrado diverticular persistente que requiere tratamiento. Esta situación se puede detectar durante una colonoscopia, en la que se utilizan herramientas especiales para sellar el vaso sanguíneo roto. Alternativamente, se puede recurrir a un angiograma para localizar y tratar el sangrado con la inyección de medicamentos en el vaso afectado.

La adopción de un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación basada en plantas y alimentos integrales, ejercicio regular y una adecuada hidratación, favorece el mantenimiento de evacuaciones intestinales saludables y regulares, previniendo la aparición de divertículos. En caso de ya presentarlos, estos hábitos saludables pueden prevenir la formación de nuevos divertículos. 

En los casos en los que la diverticulosis se complica con otras afecciones, como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad inflamatoria intestinal, puede aumentar el riesgo de síntomas crónicos. En una minoría de personas, se pueden presentar episodios recurrentes de sangrado, que requieren tratamientos repetidos para detenerlo o controlar la pérdida de sangre.

Temas relacionados

Compartir Noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Noticias destacadas
Más Noticias

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada
XIX Congreso Nacional de Salud

* Todos los campos son requeridos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

¡Gracias por su información!

El formulario ha sido enviado exitosamente, por favor verifique su bandeja de correo electrónico, enviaremos información ampliada sobre el XIX Congreso Nacional de Salud.

Pronto uno de nuestros asesores te contactará.