Conéctate con nosotros

ACHO

¿Cómo afecta el humo el ADN de las células pulmonares normales?

Las células sanas en los pulmones de los fumadores tienen una alta carga de mutaciones, similar al perfil mutacional del cáncer de pulmón.

Publicado

el

¿Cómo afecta el humo el ADN de las células pulmonares normales

Las células sanas en los pulmones de los fumadores tienen una alta carga de mutaciones, similar al perfil mutacional del cáncer de pulmón. Sorprendentemente, los pulmones de los ex fumadores tienen una gran fracción de células sanas con perfiles casi normales.

Por: Gerd P. Pfeifer

NATURE

Traducción de ACHO de https://www.nature.com/articles/d41586-020-00165-7

Según la Organización Mundial de la Salud, hay 1.100 millones de fumadores en todo el mundo y un estimado de 1.8 millones de muertes por cáncer de pulmón anualmente. El cáncer de pulmón causado por fumar puede tardar décadas en surgir, y los fumadores tienen un riesgo hasta 30 veces mayor de desarrollar la enfermedad que los no fumadores. Los componentes cancerígenos del humo del tabaco promueven el cáncer de pulmón al causar daños en el ADN que pueden conducir a mutaciones a través de mecanismos conocidos, pero no se conocen bien las consecuencias iniciales del tabaquismo para las células pulmonares sanas. Escribiendo en Nature, Yoshida et al (1). reportan los perfiles mutacionales de 632 células pulmonares sanas obtenidas de la secuenciación del genoma completo de tejido biopsiado de 16 individuos: niños, adultos, no fumadores, fumadores actuales y exfumadores. Los autores analizaron la frecuencia y las propiedades de las mutaciones presentes, cómo diferían según la edad y el tabaquismo, y cómo estas mutaciones se relacionaban con las que se encuentran en un tipo de cáncer de pulmón llamado carcinoma de células escamosas.

Análisis del genoma de las células pulmonares de niños, adultos, no fumadores, fumadores actuales y exfumadores

Los autores disociaron las células del tejido pulmonar y aislaron un tipo de célula epitelial llamada célula basal (que puede renovarse por sí misma). El crecimiento de células individuales en colonias celulares permitió a los autores determinar la secuencia de ADN de la célula original dada. Una advertencia potencial del estudio es que, aunque los autores obtuvieron las secuencias del genoma de cientos de células individuales, el número de individuos con cada tabaquismo diferente fue relativamente pequeño. Los autores informan que el número de mutaciones de un solo nucleótido (punto) aumentó con la edad: por cada año adicional de vida, se encontraron alrededor de 22 mutaciones adicionales por célula.

Aumento dramático de las mutaciones en fumadores

Sin embargo, ser un ex fumador agregó otras 2,330, y ser un fumador actual agregó 5,300 puntos de mutaciones por celda en promedio, lo que confirma la potencia mutacional del tabaquismo. Los genomas de los fumadores también tenían ejemplos extensos de otros tipos de alteraciones, como las mutaciones de inserción o deleción. El número de mutaciones en diferentes células del mismo individuo podría variar diez veces en los fumadores, una variabilidad mucho mayor que la encontrada en los no fumadores. La etapa del ciclo celular en la que una célula está expuesta a agentes cancerígenos podría afectar la efectividad de la reparación del daño del ADN antes de la replicación del ADN, lo que podría ofrecer una explicación para esta alta variabilidad.

Firmas mutacionales en no fumadores, fumadores y exfumadores

Los autores informan que la presencia de ciertas firmas mutacionales aumentó con la edad y no pareció verse afectada por el tabaquismo. Estos incluyeron una firma atribuida a procesos naturales mediante los cuales la pérdida de un grupo amino en una citosina modificada (denominada 5-metilcitosina) cambia la base a una timina. La firma mutacional más común en todas las muestras fue rica en mutaciones de citosina a timina y de timina a citosina. La presencia de esta firma aumentó con la edad y fue más común en personas con antecedentes de tabaquismo. Los procesos subyacentes que impulsan estas mutaciones son desconocidos. La firma más común dependiente del tabaquismo consistió en mutaciones de guanina a timina, una firma que es característica de la mayoría de los cánceres de pulmón asociados con el tabaquismo.

También puede leer: Sobre Ganoderma, el método científico, y saberes ancestrales

Unas pocas mutaciones promotoras pueden desencadenar el cáncer

Los cánceres de pulmón tienen algunas de las frecuencias de mutación más altas de todos los tipos de tumores; sin embargo, se cree que solo una pequeña cantidad de mutaciones promotoras de tumores (impulsoras) deben ocurrir en una sola célula para iniciar el crecimiento maligno. Dada la alta carga mutacional y las firmas mutacionales específicas asociadas al tabaquismo que se encuentran en las células epiteliales sanas de los fumadores, Yoshida y sus colegas examinaron si estas mutaciones afectaban genes cruciales que son relevantes para el crecimiento del cáncer.

De hecho, encontraron células que habían adquirido mutaciones en genes, incluidos TP53 y NOTCH1, que son mutaciones impulsoras en carcinomas de células escamosas. Estas mutaciones conductoras fueron más comunes en las células pulmonares de los fumadores que en las de los no fumadores. Algunas células incluso tenían hasta tres mutaciones impulsoras. Sin embargo, no sabemos cuántas de estas mutaciones (y en qué combinación) son necesarias para que se desarrolle el cáncer de pulmón humano. Se encontraron mutaciones específicas de TP53 en múltiples células del mismo individuo, lo que sugiere que estas mutaciones ocurren temprano, que las células con la mutación proliferan, o ambas, similar a lo que se ha observado para la piel humana sana expuesta al sol.

La permanencia de las mutaciones promotoras pueden explicar el cáncer en los ex fumadores

El mayor riesgo de cáncer de pulmón en los ex fumadores en comparación con los no fumadores se refleja en su alta carga de mutación y la firma de mutaciones asociadas al tabaquismo en la mayoría de sus células pulmonares (similar al perfil celular de los fumadores actuales). Aunque los exfumadores tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, su riesgo se reduce en comparación con el de los fumadores actuales, y esta disminución depende de la duración del tiempo para dejar de fumar. Por qué este es el caso ha sido difícil de explicar.

Las células de los ex fumadores tienden a normalizarse

Sin embargo, quizás el resultado más sorprendente del trabajo de Yoshida y sus colegas podría ofrecer una pista: en 5 de cada 6 exfumadores, del 20 al 50% de las células tenían una baja carga de mutación similar al perfil de los no fumadores de el mismo rango de edad.Estas células casi normales en ex fumadores tenían una baja frecuencia de firmas mutacionales dependientes del tabaquismo. Además, en comparación con las células altamente mutadas de los ex fumadores, estas células casi normales tenían versiones más largas de estructuras de ADN llamadas telómeros, que se encuentran en los extremos de los cromosomas. La longitud de los telómeros se acorta con cada división celular; así, los telómeros largos sugieren que estas células no habían sufrido muchas divisiones. Los autores especulan que estas células podrían haber surgido comparativamente recientemente de divisiones de células madre propuestas previamente inactivas (inactivas). Sin embargo, se desconoce si tales células existen en los pulmones humanos.

¿Existen las células madre en el pulmón?

El daño en el ADN puede generar una mutación durante la replicación del ADN. Por lo tanto, si existe una población de células madre que no se dividen en el pulmón humano, incluso si están expuestas a agentes cancerígenos, tal vez tales células podrían evitar incurrir en mutaciones si el daño del ADN finalmente se repara en ausencia de división. Pero la falta de conocimiento sobre estas células madre de larga vida propuestas y la información sobre la longevidad de los diferentes tipos de células en el pulmón humano dificultan la explicación de lo que ocurrió en estas células de exfumadores con pocas mutaciones.

¿Por qué los exfumadores aún tienen una fracción sustancial de células altamente mutadas que pueden proliferar, al menos cuando crecen in vitro? Cualquier célula de vida corta que haya estado expuesta a carcinógenos durante su proliferación debería haber desaparecido muchos años después de dejar de fumar. Esto plantea la cuestión de si hay células diferenciadas de larga duración en el pulmón que llevan una carga mutacional alta, y si estas células pueden reanudar la proliferación, tal vez debido a la plasticidad (la capacidad de cambiar la identidad celular) de las células pulmonares. Un desafío futuro será comprender la biología celular de los mecanismos subyacentes a estas observaciones. Quizás algún día sea posible desarrollar formas de aumentar la población de células pulmonares con pocas mutaciones en ex fumadores.

En conclusión

El estudio de Yoshida y sus colegas ha ampliado nuestra comprensión de los efectos del humo del tabaco en las células epiteliales normales del pulmón humano. Ha arrojado luz sobre cómo el efecto protector de dejar de fumar se desarrolla a nivel molecular en el tejido pulmonar humano y plantea muchas preguntas interesantes dignas de futuras investigaciones.

Referencia

  1. Yoshida, K. et al. Nature https://doi.org/10.1038/s41586-020-1961-1 (2020).

ACHO

Recomendaciones ACHO para el manejo de estado de Pandemia SARS – COVID 19

Ante la pandemia de SARS – COV 19, desde la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) consideramos importante seguir emitiendo recomendaciones generales para los profesionales de la salud, implicados en el tratamiento de pacientes oncológicos y enfermedades hematológicas.

Publicado

el

Por

Recomendaciones ACHO para el manejo de estado de Pandemia SARS - COV 19

Todas son recomendaciones y en ningún momento pretendemos imponer una conducta única pues entendemos que cada caso es particular y debe actuarse en concordancia a cada situación específica. Están basadas en documentos emitidos por las sociedades científicas de países altamente afectados por la  infección como España y de sociedades académicas  reconocidas como la American Association of Clinical Oncology (ASCO), grupo GELTAMO, European Bone Marrow Transplantation (EBMT) y la American Society for Transplantation and cellular therapy ( ASTCT)

Recomendaciones para los Servicios de salud que atienden pacientes  hematológicos y/o con Cáncer

Se recomienda que los Servicios de Oncología y Hematología realicen  la implementación de medidas que reduzcan las visitas innecesarias de los pacientes con cáncer a los hospitales, y que establezcan medidas  que minimicen la exposición durante este período de contención de expansión del SARSCoV-2.

Se considera pertinente, implementar la realización de  teleconsulta, en los casos en los que no se genere riesgo para la salud , según criterio del médico tratante y previo consentimiento del  paciente, siempre garantizando  el registro de la consulta en la historia clínica y por parte del centro hemato/oncológico la implementación de las medidas administrativas  necesarias  para facilitar la programación de pruebas diagnósticas y la prescripción sin que el paciente tenga que  acudir a la institución hospitalaria.

La utilización de teleconsulta se encuentra avalada  por el numeral 6  de la resolución 3100 de habilitación, que establece que, en situación de emergencia sanitaria como la actual (resolución 385 de marzo de 2020) las IPSs pueden sin necesidad de radicar novedad o esperar visita de habilitación, aplicar medidas que permitan manejar y proteger la población que tratan.

Se reitera, que es  de vital importancia que los aseguradores entendiendo la situación actual, autoricen el pago sin glosa de estas teleconsultas, implementen métodos de autorización de estudios y procedimientos, y despacho de medicamentos, sin que los pacientes tengan que asistir a las instalaciones físicas de la entidad, y minimicen los trámites relacionados con la atención a pacientes oncológicos. Es imperativo que las IPS y EPS implementen mecanismos de autorización interna, que eviten al paciente el  trámite presencial, en lo especial en lo relacionado con ajustes necesarios en la plataforma Mipres.

Además, se debe limitar el número de acompañantes en salas de espera para consultas (uno por paciente) y evitar que acudan al hospital aquellos acompañantes que presenten fiebre, tos u otros síntomas de sospecha. En la sala de quimioterapia también limitar la presencia de acompañantes, con las excepciones que se consideren oportunas, a criterio de médicos y enfermeras.

Igualmente es pertinente considerar modificar la programación de infusión diaria en las salas de quimioterapia, generar jornadas adicionales para disminuir número de pacientes y  garantizar que la ocupación permita distancia mínima de 2 metros entre cada paciente. En cuanto a la  consulta externa, aumentar los tiempos de periodicidad de la consulta de controles de pacientes tratados. Incluyendo pacientes que se encuentren en remisión de la enfermedad o en respuesta completa post – tratamiento y con bajo riesgo de recaída temprana.

Recomendaciones para los especialistas en el manejo de los pacientes con Cáncer y enfermedades Hematológicas

Siempre tener en cuenta que:

En  las circunstancias actuales, es fundamental, antes de decidir si se debe administrar o no un tratamiento oncológico  sistémico, se considere el beneficio frente al riesgo asociado a la posibilidad de contagio por el SARS-CoV-2 y sus potenciales consecuencias, especialmente la necesidad de requerir ingreso hospitalario por complicaciones graves.

Para Priorizar el tratamiento  de los pacientes,  se recomienda  clasificarlos  en  dos grupos:

  1. Pacientes sin tratamiento oncológico activo: Aquellos que completaron un tratamiento y/o cuya enfermedad se encuentra controlada, o quienes están en terapia de observación (“watch and wait”).
  1. Pacientes candidatos a tratamiento oncológico activo: (neoadyuvante o   curativo adyuvante o tratamiento para enfermedad metastásica, inducciones y consolidaciones para leucemias, linfomas, mielomas).  Estos pacientes con enfermedad activa son elegibles para cirugía, quimioterapia y / o radioterapia, terapia biológica, terapia endocrina e inmunoterapia.

También puede leer: lineamientos para la detección y el manejo de casos COVID 19 por IPS

Para los pacientes candidatos a tratamiento activo, se recomienda considerar los siguientes puntos:

  • En los pacientes con respuesta tumoral parcial o completa, clínicamente estables, que reciben terapia de mantenimiento, considerar suspender la quimioterapia.
  • Algunos pacientes pueden cambiar la quimioterapia de IV a terapias orales, lo que disminuiría la frecuencia de las visitas a la clínica, pero requeriría una mayor vigilancia por parte del equipo de atención médica para asegurarse de que los pacientes estén tomando sus medicamentos correctamente.
  • Las decisiones sobre la modificación o la suspensión de la quimioterapia deben incluir la consideración de la indicación para la quimioterapia, tipo de neoplasia y los objetivos de la terapia, así como la ubicación del paciente en el curso del tratamiento y la toxicidad asociada.
  • En algunos escenarios, los retrasos o las modificaciones del tratamiento adyuvante, o de consolidación o mantenimiento, pueden presentar un mayor riesgo de control de la enfermedad  y de la supervivencia a largo plazo que en otros. Se debe individualizar cada caso.
  • En los casos en que el beneficio absoluto de la quimioterapia adyuvante, de consolidación o mantenimiento, sea marginal y donde hay opciones no inmunosupresoras disponibles (por ejemplo, terapia hormonal en cáncer de mama RH positivo en estadio temprano), el riesgo de infección con COVID-19 puede considerarse como un factor adicional  de riesgo, por lo cual es pertinente  sopesar las diferentes opciones disponibles para el paciente.
  • En los pacientes que reciben terapias de soporte para enfermedad metástasica ósea, o mieloma múltiple, flebotomías, u otras terapias de soporte que requieren una visita hospitalaria, considerar diferir la administración del tratamiento.

A todos los pacientes se les debe brindar educación para mantener su salud cumpliendo las siguientes recomendaciones:

  1. Evitar lugares concurridos.
  2. Usar tapabocas  al asistir al hospital y o al centro oncológico  para visitas y tratamientos.
  3. Lavarse frecuentemente las manos de acuerdo con las indicaciones de la OMS.
  4. No tener  contacto con amigos y familiares con síntomas de COVID-19 o con aquellos con riesgo de contacto.
  5. Practicar  el distanciamiento social con todas las personas para protegerse y proteger a los demás.

También puede leer: Exención de IVA a importación y venta de 23 equipos médicos

Ante la información disponible se debe considerar:

  1. Generar líneas de atención prioritarias para inicio de intervenciones de los pacientes clasificados como elegibles para tratamiento oncológico.
  2. Las visitas ambulatorias para pacientes con cáncer deben reducirse al nivel más seguro y factible sin poner en peligro la atención.  Para los pacientes que reciben tratamiento oral, proporcionar  el suministro de medicamentos para al menos tres ciclos  para reducir las visitas al hospital.  El monitoreo de sangre para esos pacientes se puede realizar en laboratorios locales cerca de casa.
  3. Implementar los  servicios de telemedicina.
  4. Retrasar   las visitas de seguimiento de supervivientes de rutina. 
  5. Utilizar una vigilancia más intensiva durante el tratamiento para pacientes con cáncer de pulmón o que recibieron cirugía pulmonar previa y para pacientes mayores o aquellos con otras comorbilidades. 
  6. Tomar medidas intensivas para evitar la diseminación nosocomial.
  7. Debe haber procedimientos claros para detectar  cualquier síntoma de COVID-19 y la urgencia y necesidad de hospitalización. No existe una guía específica con respecto a la prueba COVID-19 en pacientes con cáncer.  Se deben seguir las directivas y orientaciones de salud pública nacional.
  8. No iniciar tratamientos de quimioterapia potencialmente inmunosupresora en pacientes con sospecha de infección por COVID 19 o historia de contacto de riesgo.
  9. No iniciar tratamientos de quimioterapia potencialmente inmunosupresora en pacientes en los que la demora de 2-3 semanas no suponga un riesgo en la vida. Realizar nuevo control en 2-3 semanas para reevaluar cada caso ante la evolución de la pandemia.
  10. En pacientes en tratamiento dentro de ensayos clínicos, se deben seguir estrictamente las recomendaciones del protocolo, utilizando las posibilidades de retrasar o ajustar las dosis que ofrece el mismo para adaptarlas a la situación asistencial y epidemiológica.  El investigador siempre debe tomar  las decisiones más adecuadas para la salud y seguridad del paciente.
  11. Suspender temporalmente o minimizar dosis de tratamientos claramente inmunosupresores (ejemplo. dosis altas de corticoides.), siempre que la situación del paciente lo permita.
  12. En todo caso de administrar quimioterapia mielotóxica,  considerar  el soporte con factores estimulantes de colonias.
  13. En todo paciente que reciba tratamiento oncológico sistémico durante la  pandemia  de la infección por el SARS-CoV-2 se debe incluir en el consentimiento informado la posibilidad de aumento del riesgo de contagio, y de efectos secundarios y complicaciones relacionados con la infección.
  14. En caso de necesidad de cirugía oncológica con intención curativa, se debe evaluar cada caso y hacer determinaciones individuales basadas en los daños potenciales de retrasar la cirugía relacionada con el cáncer a tratar.
  15. El personal del hospital que haya tenido contacto con un caso confirmado y no tenga síntomas, debe realiza  auto vigilancia de aparición de síntomas respiratorios. En el caso de profesionales asintomáticos y que hayan tenido contacto con casos confirmados, auto vigilancia y mascarilla quirúrgica ante cualquier acto asistencial, incluida la consulta externa, extremando si cabe aún más la higiene de manos antes y después de cada acto asistencial .
  16. Cualquier médico o paramédico  que presente síntomas respiratorios significativos debe comunicárselo de forma urgente telefónicamente a su supervisor. Abstenerse de acudir al puesto de trabaja con fiebre o clínica respiratoria aguda.
  17. El equipo  médico y paramédico así como  los pacientes  mientras se encuentren  en el centro hemato/oncológico  deben tener máscaras de protección (tapabocas) y el personal médico y para médico  utilizar  traje quirúrgico anti fluidos en lugar de ropa habitual. No se debe usar  bata sino está elaborada en tela anti fluidos.
  18. Al llegar a casa evitar el contacto inmediato con familiares, retirar las prendas y llevar a lavado inmediato. Lavado de manos exhaustivo.
Continuar leyendo

ACHO

Recomendaciones para pacientes con cáncer frente al coronavirus

Publicado

el

La Dra. Virginia Abello presidenta de la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología, habla sobre las precauciones que deben tener los pacientes con cáncer con la llegada del coronavirus -COVID19-MOSTRAR MÁS

Continuar leyendo

ACHO

Recomendaciones ACHO para el manejo de la Pandemia SARS – COVID-19

La Asociación Colombiana de Hematología y Oncología ACHO hace algunas recomendaciones sobre el cómo cuidar la salud frente al COVID-19.

Publicado

el

Por

Ante la pandemia  de SARS – COV 19, declarada  recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde la  Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) consideramos importante emitir  una serie de recomendaciones generales tanto para los profesionales de la  salud,  implicados en el tratamiento de pacientes oncológicos, como para los pacientes con cáncer y enfermedades hematológicas.

Todas son recomendaciones y en ningún momento pretenden imponer una conducta única pues entendemos que cada caso es particular y debe actuarse en concordancia a cada situación específica. Están basadas en documentos emitidos por las sociedades científicas de países altamente afectados por la  infección como España y de sociedades académicas altamente reconocidas como el Instituto Nacional de Cáncer, la Organización Mundial de la salud (OMS) y la American Association of Clinical Oncology (ASCO), la American Society for Transplantation and Cellular Therapy (ASTCT) y la European Society for Bone Marrow Transplantation.  Adicionalmente, pueden requerirse modificaciones posteriores de acuerdo a la evolución de la situación en el país.

También puede leer: la FDA aprueba Neratinib para la mama metastásica HER2 positiva

Recomendaciones para los  pacientes y sus familias

Dado que no se tiene evidencia contundente sobre el  comportamiento del SARS-CoV-2 en la población oncológica, es posible que los pacientes sometidos a un tratamiento oncológico inmunosupresor puedan tener una mayor susceptibilidad al mismo y una mayor incidencia de complicaciones asociadas que la población general.    

En este momento, solamente contamos con  datos  de una serie prospectiva de 2007 casos confirmados de COVID-19 ingresados a  hospitalización en China, se excluyeron 417 por  datos insuficientes, quedando 1960 de los cuales el 1% (18) presentaban cáncer, el cáncer de pulmón fue el más frecuente (28%), el 25% habían recibido quimioterapia o cirugía en el último mes y el otro 75% eran sobrevivientes de cáncer en seguimiento. En esta serie, los pacientes con cáncer presentaron mayor riesgo de complicaciones (como requerimiento de ventilación invasiva o muerte), comparados con los pacientes sin cáncer, 39 vs 8% p=0.0003. La edad avanzada fue el principal factor de riesgo para presentar complicaciones (OR  1-43, 95% IC 0.97-2.12; p=0.072). y el deterioro clínico  fue más rápido 13 días vs 43 días.

Esto hace necesario que se tomen medidas de mayor cuidado y prevención para los pacientes con enfermedades  malignas, incluyendo el cumplimiento estricto de  los protocolos de prevención de la infección recomendados por la OMS y medidas de protección adicionales, tales como:

Si presenta alguno de estos  síntomas

  • fiebre (temperatura mayor de 38.3 C tomada en la axila, tos persistente, dificultad para respirar. Consultar al servicio de urgencias recomendado por su servicio tratante para  seguir el protocolo nacional de atención.
  • Los pacientes activos laboralmente en la medida de lo posible deberían realizar  su  trabajo desde casa, siguiendo las recomendaciones realizadas por el gobierno nacional y administraciones territoriales
  • Ante todo, se debe mantener la calma y ser solidarios, abastecerse de insumos y de alimentos en forma racional. Las mascarillas, los desinfectantes, los alimentos y el papel higiénico debe estar disponible para TODA  la comunidad, por lo tanto, no debe  ser acaparado solo por algunos.

También puede leer: nuevo medicamento busca transformar el tratamiento del cáncer

Recomendaciones para los Servicios de salud que atienden pacientes Hematológicos y/o con cáncer

Se recomienda que los Servicios de Oncología y Hematología realicen  la implementación de medidas que reduzcan las visitas innecesarias de los pacientes con cáncer a los hospitales, y que establezcan medidas   que minimicen la exposición durante este periodo de contención de expansión del SARSCoV-2.

El principal tratamiento oncológico asociado a inmunosupresión es la quimioterapia, por lo que, en los pacientes en tratamiento activo deberán extremarse las precauciones para evitar el contagio. Cada especialista tratante debe  valorar la relación entre el beneficio y riesgo de continuar su administración durante este periodo de contención de expansión del virus y realizar  las modificaciones de los esquemas de tratamiento que considere pertinentes.

El posible efecto de otras terapias como los tratamientos dirigidos y biológicos no está definido, pero, en cualquier caso, en los pacientes que estén recibiendo estos tratamientos deberán seguirse las mismas medidas de precaución de contagio y evaluarse de forma personalizada otros factores de riesgo asociados.

La contención y ralentización de la ola de contagio es fundamental en este momento, por lo cual, se pueden considerar, entre otras opciones, la realización de consultas  telefónicas. Este modelo, debe implementarse  según criterio del médico tratante, en casos en los que no se genere riesgo para la salud y en común acuerdo con el  paciente, garantizar el registro de la consulta en la historia clínica y por parte del centro hemato/oncológico  implementar las medidas administrativas  necesarias  para la citación de pruebas diagnósticas y la prescripción sin que el paciente tenga que  acudir a la institución hospitalaria. Es de vital importancia que los aseguradores entendiendo la situación actual, implementen métodos de autorización de estudios y procedimientos, y despacho de medicamentos, sin que los pacientes tengan que asistir a las instalaciones físicas de la entidad, y minimicen los trámites  relacionados con la atención a pacientes oncológicos. Las IPS y EPS deben implementar mecanismos de autorización interna, que eviten al paciente el  trámite presencial.

Así mismo, se recomienda  limitar  el número de acompañantes en salas de espera para  consultas (uno por paciente) y evitar que acudan al hospital aquellos acompañantes que presenten fiebre, tos u otros síntomas de sospecha. En la sala de quimioterapia  también limitar la presencia de acompañantes, con las excepciones que se consideren oportunas, a criterio de médicos y enfermeras.

Igualmente, es pertinente considerar modificar la programación de infusión diaria en las salas  de quimioterapia, generar jornadas adicionales para disminuir número de pacientes y  garantizar que la ocupación permita distancia mínima de 2 metros entre cada paciente. En cuanto a la  consulta externa, aumentar los tiempos de periodicidad de la consulta de controles de pacientes tratados. Incluyendo pacientes que se encuentren en remisión de la enfermedad o en respuesta completa post tratamiento y con bajo riesgo de recaída temprana, además  Considerar la consulta telefónica  para los pacientes en tratamiento activo , en los casos que se considere pertinente por el médico tratante y   que no se ponga en riesgo la salud , siempre en común acuerdo con el  paciente y garantizando el registro de la consulta en la historia clínica , adicionalmente por parte del centro hemato/oncológico implementar las medidas  administrativas necesarias  para la citación de pruebas diagnósticas,  la prescripción y aplicación de los tratamientos facilitando  que el paciente  acuda a a la institución hospitalaria con  la menor frecuencia posible.

Recomendaciones para el personal médico y paramédico

Los médicos y el personal paramédicos  de las unidades hematológicas y oncológicas están  expuestos en igual magnitud a los de otras áreas o especialidades. Por lo tanto, se debe tener en cuenta:

  • Suspender las reuniones y juntas médicas. De ser primordiales se recomienda utilizar la modalidad virtual.
  • Seguir las  recomendaciones de los entes nacionales y territoriales de evitar conglomeraciones y el contacto social.
  • Usar mascarillas quirúrgicas en función de la necesidad.
  • Extremar al máximo las medidas de higiene de manos con agua y jabón o solución hidroalcohólica.
  • Incentivar el uso de traje de Mayo o en su defecto una vestimenta con baja posibilidad de transmitir la infección.
  • Cada especialista debe revisar su agenda de consultas externas e identificar  aquellas consultas que se puedan hacer telefónicas.
  • Minimizar la deambulación innecesaria por el hospital y mantener al distancia entre personas.
  • El personal del hospital que haya tenido contacto con un caso confirmado y no tenga síntomas, debe realiza  auto vigilancia de aparición de síntomas respiratorios. En el caso de profesionales sanitarios asintomáticos y que hayan tenido contacto con casos confirmados, auto vigilancia y mascarilla quirúrgica ante cualquier acto asistencial, incluida la consulta externa, extremando si cabe aún más la higiene de manos antes y después de cada acto asistencial.
  • Cualquier médico o paramédicos  que presente síntomas respiratorios significativos debe comunicárselo de forma urgente telefónicamente a su supervisor. Abstenerse de acudir al puesto de trabaja con fiebre o clínica respiratoria aguda.
  • El equipo  médico y paramédico así como  los pacientes al ingreso y mientras se encuentren al centro hemato/ oncológico  deben tener máscaras de protección (tapabocas) y el personal médico y paramédico  considerar el uso de traje quirúrgico en lugar de ropa normal . No uso de bata.
  • Al llegar a casa evitar el contacto inmediato con familiares, retirar las prendas y llevar a lavado inmediato. Lavado de manos exhaustivo.

También puede leer: la batalla contra la metástasis

Recomendaciones específicas para pacientes en proceso de trasplante  y donantes de progenitores hematopoyéticos

Un grupo de especial interés son los pacientes sometidos recientemente a trasplante de progenitores hematopoyéticos, aunque por el momento no hay ninguna información específica en esta población dada la experiencia en otras virus respiratorios, es de esperar que desarrollen una forma severa de la enfermedad.

Los pacientes trasplantados por tanto deben extremar las medidas de cuidado, en especial en lo referente a salidas a sitios públicos.

No obstante, no se conoce el impacto del COVID-19 en un candidato a trasplante, en los posibles donantes o en los receptores de células progenitoras. Se debe valorar  con mucho cuidado el riesgo de postergar o alterar los planes de tratamiento, contra el riesgo de recaída de la enfermedad de base. Las siguientes recomendaciones deben ser consideradas:

  1. En pacientes candidatos a trasplante, con síntomas respiratorios activos, se debe hacer tamizaje para virus respiratorios y si estos son negativos y hay alguna evidencia de contacto para COVID-19 si está disponible. Si no se realiza prueba para COVID-19, todos los procedimientos relacionados (movilización, recolección de médula ósea, recolección de progenitores hematopoyéticos, condicionamiento, etc.) deben ser postergados por 14 días y hasta que los síntomas se hayan resuelto completamente.
  2. Si se determina infección por SARS-CoV-2 por PCR, todos los procedimientos deben postergarse hasta que el paciente esté completamente asintomático y tenga tres pruebas de PCR negativas separadas al menos por una semana (tiempo mínimo de postergación del trasplante 21 días). En enfermedades de bajo riesgo de recaída (por ejemplo: Esclerosis sistémica, Lupus, etc.) se recomienda postergar el trasplante al menos tres meses.
  3. También se deben postergar, al menos por dos semanas, los procedimientos relacionados con trasplante en todos aquellos que hayan tenido contacto con personas con infección confirmada con SARS-CoV2. Estos individuos deben ser monitorizados cercanamente para el desarrollo de síntomas y realizar la prueba tan pronto estos se presenten.
  4. Todos los candidatos para trasplante y sus posibles donantes de progenitores hematopoyéticos, deben evitar viajes fuera del país, en especial a áreas de alta prevalencia, por lo menos 14 a 21 días antes de la fecha de inicio de condicionamiento.
  5. En este momento no hay zonas en Colombia consideradas de alta prevalencia, pero si en el futuro cercano, se determinan algunas zonas en el país de mayor riesgo, todos aquellos a donantes, que hayan estado en estas zonas 14 días antes de iniciar el tratamiento de condicionamiento, deberían idealmente ser evaluados  para SARS-COV-2, si el trasplante es urgente.
  6. Si la prevalencia de la enfermedad aumenta significativamente, debería considerarse posponer los trasplantes en los cuales el beneficio es marginal o hay terapias alternativas (por ejemplo: mieloma multiple, tumores de células germinales, trasplantes autólogos consolidación en leucemia mieloide aguda, etc.).

También puede leer: la Ley de Presupuestos Máximos – visión de un médico

Todas estas medidas están enfocadas para lograr la  contención y ralentización de la ola de contagio, lo cual  es un elemento fundamental para preservar los recursos materiales y humanos necesarios para atender a nuestros pacientes.

Desde la ACHO Seguiremos actualizando nuestras  recomendaciones según se siga desarrollando la situación en el país.

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (99)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (5)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (1)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (2)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud
galo-viana-mutualsergalo-viana-mutualser

Galo Viana (1)

Gerente General Mutualser
Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (4)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (1)

José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (2)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (29)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
foto-mauricio-jaramillo-1

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Medico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (5)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (2)

Directora Ejecutiva de ACESI
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas
Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (2)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras