Aumenta la depresión en el mundo

Uno de los trastornos mentales más frecuentes es la depresión, ya que se calcula que más de 300 millones de personas padecen algún tipo de depresión.
miercoles-22-CNS-1200X90
MIERCOLES-22-CNS-1146-opt

Uno de los trastornos mentales más frecuentes es la depresión, ya que se calcula que más de 300 millones de personas padecen algún tipo de depresión.

Esta enfermedad en condición severa puede llevar al suicidio, no obstante, hay tratamientos muy eficaces para combatirla.

Es preciso decir que la depresión es totalmente distinta a las variaciones habituales del estado de ánimo, y tampoco corresponde a una respuesta normal de los problemas de la vida cotidiana; este padecimiento puede convertirse en un problema de salud serio especialmente si es de larga duración, o se encuentra en un estado grave, las consecuencias se pueden ver reflejados en dificultades laborales, escolares o familiares.

También puede leer: CRUZ VERDE asume responsabilidad frente al caso de niños fallecidos

La terapia para tratarla es efectiva, aunque con un bajo margen de cubrimiento, ya que más de la mitad de la población que la sufre no recibe el tratamiento oportuno, desembocando en el suicidio de 800 mil personas al año en el mundo, convirtiéndose en la segunda causa de muerte del grupo de edad de 15 a 29 años.

El diagnóstico erróneo o impreciso, la falta de recursos destinados a programas de salud mental constituyen una de las principales barreras para que los pacientes puedan acceder a un tratamiento eficaz.

Tipos de depresión

La clasificación de este padecimiento varía según la intensidad de los síntomas y la cantidad de episodios depresivos que se sufren en un lapso de tiempo determinado.

Trastorno depresivo recurrente: Este tipo se caracteriza por episodios depresivos repetitivos, hay estado de ánimo deprimido, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, y reducción de la energía que produce una disminución de la actividad, todo ello durante un mínimo de dos semanas. También puede haber ansiedad pérdida del sueño y del apetito, e incluso síntomas sin explicación médica.

Trastorno efectivo bipolar:  este tipo de depresión consiste característicamente en episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un estado de ánimo normal. Los episodios maníacos cursan con estado de ánimo elevado o irritable, hiperactividad, logorrea, autoestima excesiva y disminución de la necesidad de dormir.

Uso de antidepresivos

Estos medicamentos pueden ser eficaces, pero el profesional que los diagnostica debe tener en cuenta los efectos adversos que estos pueden ocasionar en el paciente.

Los antidepresivos pueden ser recetados en adultos que tienen depresión leve a moderada y sus resultados han sido positivos, sin embargo, estos no deben ser utilizados para tratar la depresión en niños, ni como tratamiento de primera línea en adolescentes, aunque en el caso de necesitarlos se debe hacer con cautela en este grupo etario.

Factores que contribuyen a la depresión

La depresión puede ser fruto de factores biológicos, psicológicos o ambos; por ejemplo, las personas que pasan por circunstancias adversas como la pérdida de un ser querido o un largo periodo de desempleo tienen más probabilidades de sufrir depresión.

En el caso biológico, las personas que sufren enfermedades cardiovasculares tienden a sufrir de depresión; en este caso también es a la inversa, las personas que tienen depresión tienden a sufrir de problemas cardiovasculares.

Las personas que sufren de acné, tienen marcas de nacimiento o malformaciones también tienen mayor probabilidad de sufrir de depresión según la OMS.

¿Tiene validez una firma digital en el consentimiento informado? (BIBLIOTECA)

Un consentimiento informado consiste en la explicación que anticipadamente realiza el médico a su paciente o a sus responsables, acerca de los riesgos asociados a los tratamientos médico-quirúrgicos que recibirá y que pueden llegar a afectarlo física o síquicamente, así lo estipula la ley 23 de 1981

Este consentimiento hace parte de los 11 anexos que deben integrar la Historia Clínica; del mismo modo, este se encuentra dentro de los estándares de habilitación para todos los servicios. Cuando el paciente firma, está aceptando de manera libre, voluntaria y consciente el acto asistencial al que será sometido.

Si el paciente no se encuentra en pleno uso de sus facultades, la aceptación del acto médico la hará el familiar, allegado o representante que sea responsable del paciente.

Respecto a la validez de la firma digital la Resolución 1995 de 1999 reconoció el derecho de las IPS a utilizar programas automatizados para el diligenciamiento y manejo de las historias clínicas, así como sus anexos.

Sin embargo, estos equipos y programas deben estar provistos de mecanismos de seguridad que impidan la incorporación de modificaciones a la historia clínica una vez se registren los datos. Del mismo modo, debe protegerse la reserva de la historia clínica, imposibilitando el acceso a personal no autorizado para conocerla, y adoptando las medidas que se necesiten para evitar la adulteración o destrucción de los registros en forma accidental o provocada.

Confiabilidad de la firma electrónica

Según el Decreto 2364 de 2012 La firma electrónica se considerará confiable si: 

  1. Los datos de creación de la firma, en el contexto en que son utilizados, corresponden exclusivamente al firmante. 
  2. Es posible detectar cualquier alteración no autorizada del mensaje de datos, hecha después del momento de la firma.   

En conclusión, la firma digital si puede ser usada para aceptar un consentimiento informado siempre y cuando cumpla con los atributos anteriormente descritos.

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas
Noticias Recientes

Escríbanos y uno de nuestros asesores le contactará pronto

Reciba atención inmediata mediante nuestros canales oficiales aquí:

Preinscríbete y recibe información ampliada sobre el XVI Congreso Nacional de Salud

EL EVENTO DARÁ INICIO EN:
Días
Horas
Minutos
Segundos

Tu carrito de compras está vacío.

Volver a la tienda

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

BENEFICIOS DE LA SUSCRIPCIÓN