Atención de pacientes con cáncer: recomendaciones de la ASCO - CONSULTORSALUD
Conéctate con nosotros

ACHO

Atención de pacientes con cáncer: recomendaciones de la ASCO

Conozca la guía planteada por la Sociedad Americana de Oncología Clínica, ASCO para
La atención de pacientes con cáncer durante la pandemia COVID-19.

Publicado

el

Atención de pacientes con cáncer

La Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) en reconocimiento del liderazgo mundial de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, ASCO por sus siglas en inglés, traduce y disemina a continuación la guía de atención intitulada Información para la atención de pacientes durante la pandemia COVID-19 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica – ASCO

Atención al paciente: ¿Cómo debería modificarse la atención de los pacientes con cáncer por la pandemia COVID-19?

DATOS: ¿Cuáles son los datos actuales sobre la atención de pacientes con cáncer y COVID-19? ¿Es más probable que los pacientes con cáncer se infecten? ¿Tienen más complicaciones?

El Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, actualiza continuamente su información en COVID-19. Para obtener la información general más actualizada sobre el virus y la epidemia, la CDC es la mejor fuente de información.

Mortalidad de pacientes con cáncer y COVID-19

Los datos más completos disponibles hasta la fecha sobre la tasa de letalidad de casos específicos de cáncer que ASCO pudo identificar es un Informe de la Misión Conjunta OMS-China sobre la Enfermedad del Coronavirus publicado el 28 de febrero de 2020. Este informe indica que en China, a partir de los datos corte (20 de febrero) la tasa de letalidad de los pacientes con cáncer como condición comórbida e infección confirmada por laboratorio fue del 7,6%. Esto se compara con: 3.8% general, sin afección comórbida 1.4%, enfermedad cardiovascular 13.2%, diabetes 9.2%, hipertensión 8.4%, enfermedad respiratoria crónica 8.0%.

Gravedad y complicaciones en pacientes con cáncer y COVID-19

El informe más detallado actualmente disponible que proporciona datos sobre el curso de la enfermedad COVID-19 en pacientes con cáncer a aquellos sin cáncer que ASCO podría identificar es Liang et al, Lancet Oncol. Este artículo que informa sobre una cohorte prospectiva de 1571 pacientes con COVID-19, 18 de los cuales tenían antecedentes de cáncer, descubrió que los pacientes con antecedentes de cáncer tenían una mayor incidencia de eventos graves, definidos como el porcentaje de pacientes ingresados ​​en un unidad de cuidados intensivos que requiere ventilación invasiva o muerte, en comparación con otros pacientes. No estableció un aumento definitivo en la incidencia de infección por COVID-19. Según la correspondencia relacionada con el informe Xia et al (Xia et al, Lancet Oncol), estos 18 pacientes representan un grupo heterogéneo y no son una representación ideal de toda la población de pacientes con cáncer. Un informe de Guan et al., Eur Respir J analizó 1590 pacientes y parece ser un análisis actualizado de la misma cohorte reportada por Liang et al que encontró un HR de 3.50 (IC 95%, 1.60–7.64) para el ingreso a la unidad de cuidados intensivos, o ventilación invasiva, o muerte en pacientes con malignidad (18 pacientes) en comparación con aquellos sin. Los editores del Journal of Clinical Oncology (Cannistra et al, JCO) también han expresado dificultades para interpretar estos datos.

Una revisión sistemática y un metanálisis informados por Wang et al, Aging (Albany NY) identificaron cuatro estudios que abordaron la gravedad de las complicaciones en pacientes con neoplasia maligna. En el metanálisis, el odds ratio de complicaciones graves fue de 2,29 (IC del 95%: 1.00-5.23).

Incidencia de COVID-19 entre pacientes con cáncer

Un informe de Yu et al, JAMA Oncol informó sobre 1524 pacientes con cáncer ingresados ​​del 30 de diciembre de 2019 al 17 de febrero de 2020 en un departamento de oncología de un hospital en Wuhan, China. Los autores encontraron que la tasa de infección entre los pacientes con cáncer (0,79% (12 de 1524 pacientes; IC 95%, 0,3% -1,2%) fue mayor que la incidencia acumulada en la comunidad atendida por el hospital (0,37%). Cinco de los 12 pacientes estaban en tratamiento contra el cáncer en el momento del ingreso hospitalario.

Prevalencia de cáncer en pacientes con COVID-19

En una revisión sistemática y un metanálisis reportados por Desai et al, JCO Glob Oncol identificó 11 estudios de pacientes con COVID-19 que informaron sobre la prevalencia de cáncer en esos pacientes. Encontraron una prevalencia estimada de cáncer del 2% (IC 95%, 2% -3%) en pacientes tratados por COVID-19. Una revisión sistemática similar y un metanálisis de Emami et al, Arch Acad Emerg Med identificaron 10 estudios y encontraron una prevalencia de malignidad de 0.92% (IC 95%, 0.56% -1.34%).

No se ha identificado evidencia confiable con respecto a pacientes con alguna histología específica (por ejemplo, mama, pulmón), terapia (por ejemplo, inmunoterapia, inhibidores de la tirosina quinasa) o subpoblación de pacientes con cáncer (por ejemplo, niños, ancianos).

CUIDADO GENERAL: ¿Cuáles son las recomendaciones para el cuidado general de pacientes con cáncer?

ASCO alienta a cualquier persona que atiende a pacientes con cáncer a seguir las pautas existentes de las autoridades sanitarias como el CDC de los Estados Unidos cuando sea posible:

• Centro general de atención médica y orientación profesional de atención médica.

• Orientación clínica asistencial

• Orientación para el cuidado en el hogar

• Orientación de subpoblaciones de alto riesgo.

Además de la orientación general de los CDC, se pueden considerar los siguientes puntos de práctica:

• Se debe informar a los pacientes sobre los síntomas de COVID-19 y capacitarlos en el lavado de manos, la higiene y minimizar la exposición a contactos enfermos y grandes multitudes.

• En este momento, no se ha publicado evidencia u orientación específica sobre el uso de mascarillas por parte de pacientes con cáncer. Se insta a los pacientes y a los médicos a seguir las pautas generales de los CDC sobre el uso de máscaras, que ahora recomiendan que todos deben usar una cubierta facial de tela cuando salen al público, así como las pautas de las autoridades sanitarias locales. No hay orientación o evidencia que sugiera que se requieren máscaras N95.

• Para los pacientes con cáncer con fiebre u otros síntomas de infección, se debe realizar una evaluación exhaustiva, según la práctica médica habitual.

ORIENTACIÓN ESPECÍFICA DE TIPO DE CÁNCER: ¿Cómo debe verse afectada la atención de pacientes con tipos de cáncer (por ejemplo, cáncer de seno, cáncer de pulmón)?

ASCO no tiene una guía específica para el manejo de ningún tipo de cáncer, excepto como se describe en las secciones a continuación. Sin embargo, ASCO se vinculará con la orientación que otras organizaciones la publiquen.

•Cáncer de mama

La Sociedad Estadounidense de Cirujanos de Mama ha publicado una breve guía de alto nivel sobre la priorización de la atención en cáncer de mama.

El Colegio Americano de Cirujanos ha publicado una guía sobre el triaje de pacientes con cáncer de seno para cirugía.

• Cánceres gastrointestinales

Un grupo estadounidense de oncólogos ha desarrollado recomendaciones para minimizar los riesgos para los pacientes con neoplasias malignas gastrointestinales, que pronto se publicarán en el Journal of Clinical Oncology – Oncology Practice. (Lou y otros, JCO Oncol Pract)

• Cánceres genitourinarios

Se ha publicado una guía canadiense para priorizar la terapia sistémica en pacientes con neoplasias genitourinarias. (Lalani et al, Can Urol Assoc J)

Un editorial en Urología Europea ha presentado consideraciones para el triaje de pacientes para cirugía urológica, incluidos pacientes con neoplasias genitourinarias (Stresland et al, Eur Urol)

• Cánceres ginecológicos

Los editores del International Journal of Gynecological Cancer han publicado una guía para el manejo de pacientes con esos cánceres. (Ramírez et al, Int J Gynecol Cancer)

El Colegio Nacional de Ginecólogos y Obstetras franceses ha publicado recomendaciones para el tratamiento quirúrgico de los cánceres ginecológicos durante la pandemia de COVID-19 (Akladios et al, J Gynecol Obstet Hum Reprod)

Malignidad hematológica

La Sociedad Estadounidense de Hematología ha publicado una guía relacionada con varios tumores malignos diferentes.

Seattle Cancer Care Alliance ha publicado una guía sobre el manejo de pacientes con neoplasias hematológicas, que pronto se publicará en el Journal of Clinical Oncology – Oncology Practice. (Percival et al, JCO Oncol Pract)

Carcinoma hepatocelular

La Asociación Internacional de Cáncer de Hígado (ILCA, por sus siglas en inglés) ha publicado guías relacionadas con pacientes con carcinoma hepatocelular.

• Cáncer de pulmón

La Red de Investigación de Resultados de Cirugía Torácica ha publicado una guía sobre el triaje para la cirugía torácica en pacientes con neoplasias torácicas (Ann Thorac Surg)

Neurooncología

La Asociación Estadounidense de Cirujanos Neurológicos (AANS) / Sección de Tumores del Congreso de Cirujanos Neurológicos (SNC) y la Sociedad de Neuro-Oncología (SNO) han publicado una guía general sobre la atención de pacientes con tumores cerebrales y metástasis cerebrales (Ramakrishna et al, J Neurooncol)

Un grupo multidisciplinario internacional ha publicado una guía específica para el manejo de pacientes con glioma (Mohile et al, Neuro Oncol)

• Cirugía

La Sociedad de Oncología Quirúrgica ha publicado una breve guía sobre cirugía para varios sitios de enfermedades diferentes.

PRUEBAS PARA COVID-19: ¿Qué información está disponible sobre las pruebas para COVID-19?

No existe una guía específica con respecto a la prueba COVID-19 en pacientes con cáncer. Se deben seguir las directivas y orientaciones de salud pública locales y estatales sobre quién debe hacerse la prueba y cómo deben realizarse las pruebas. A medida que las pruebas estén más disponibles, puede ser razonable evaluar a los pacientes asintomáticos que recibirán terapia inmunosupresora contra el cáncer o que se cree que corren el riesgo de sufrir complicaciones graves por COVID-19 para informar si un retraso en la terapia contra el cáncer puede estar justificado y orientar las decisiones sobre la protección de los proveedores de atención médica y otros pacientes.

La Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) ha publicado una guía sobre las pruebas. Los CDC también tienen información para laboratorios.

TERAPIA ANTICÁNCER PARA PACIENTES CON INFECCIÓN POR COVID-19: ¿Debería retrasarse la terapia contra el cáncer en pacientes infectados con COVID-19?

Los pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer e infectados con influenza y otros virus tienen un riesgo potencial de complicaciones graves, como neumonía y hospitalización. En un artículo de Zhang et al en Annals of Oncology, se informó una fuerte asociación entre la terapia contra el cáncer en los últimos 14 días y los efectos graves de la infección por COVID-19 (HR = 4.079, IC 95% 1.086-15.322, P = 0.037 ) en 28 pacientes. Aunque estos datos son limitados, la interrupción del tratamiento contra el cáncer en pacientes con COVID-19 activo debe considerarse seriamente ya que la continuación del tratamiento puede conducir a una mayor inmunosupresión y riesgo de complicaciones graves.

No está claro cuánto tiempo puede ser necesario un retraso después de que la infección se haya resuelto antes de iniciar / reiniciar la terapia contra el cáncer, pero el tratamiento no debe reanudarse hasta que los síntomas de COVID-19 se hayan resuelto y haya cierta certeza de que el virus ya no está presente (p. ej., una prueba negativa de SARS-Cov-2), a menos que el cáncer progrese rápidamente y el riesgo: la evaluación de beneficios favorezca el tratamiento del cáncer. En ausencia de orientación específica sobre el cáncer, los CDC han emitido recomendaciones sobre la interrupción de las precauciones basadas en la transmisión para pacientes con COVID-19; iniciar / reanudar la terapia contra el cáncer una vez que las precauciones basadas en la transmisión ya no sean necesarias sería razonable. El Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención del Reino Unido (NICE) ha publicado una guía rápida sobre la administración de la terapia contra el cáncer que sugiere que el tratamiento puede iniciarse o reanudarse después de una prueba negativa de SARS-Cov-2.

CIRUGÍA: ¿Puede / debe cancelarse o retrasarse la cirugía? Si la cirugía se retrasa, ¿deberían los pacientes comenzar antes la terapia neoadyuvante si esa es una opción disponible?

La guía de los CDC para los centros de atención médica sugiere que las “cirugías electivas” en los centros de internación se reprogramen si es posible. El American College of Surgeons (ACS) también ha emitido una guía y proporciona consejos adicionales relacionados con el triaje de pacientes para cirugía relevante para la atención del cáncer. Sin embargo, los médicos y los pacientes deberán hacer determinaciones individuales basadas en los daños potenciales de retrasar la cirugía relacionada con el cáncer que se necesita; En muchos casos, estas cirugías no pueden considerarse “electivas”. Además, si la cirugía requiere cuidados intensivos postoperatorios, la capacidad actual de las unidades de cuidados intensivos disponibles para ese cuidado debe considerarse como parte de la toma de decisiones. La Sociedad de Oncología Quirúrgica (SSO) ha publicado una breve guía sobre cirugía para el cáncer para varios tipos de tumores diferentes.

En algunas situaciones (por ejemplo, cáncer de seno en etapa temprana) donde la terapia neoadyuvante está disponible pero no se considera de manera rutinaria, puede ser razonable considerar la terapia neoadyuvante en lugar de la cirugía o simplemente retrasar la cirugía. Los riesgos de progresión tumoral con retraso en la cirugía definitiva deben sopesarse frente a la carga potencial adicional sobre los recursos hospitalarios, la complejidad de los casos y el riesgo de exposición del paciente a COVID-19. Sin embargo, la terapia neoadyuvante que requiere visitas a la clínica y contacto médico-paciente o que en sí misma es inmunosupresora se asocia con riesgos para el paciente que también deben considerarse.

RADIACIÓN: ¿Puede / debe retrasarse el inicio de la radiación? ¿Se puede interrumpir o posponer la radiación si ya está en progreso?

ASTRO ha abordado esta preocupación en parte en su página de recursos COVID-19. ASCO alienta a los médicos a seguir la orientación actual de ASTRO. Como lo señaló ASTRO, si los programas hipofraccionados son razonables, deben considerarse. La ASCO reconoce los riesgos de retraso en el tratamiento para pacientes con tumores de curación rápida y potencialmente curables que pueden superar los riesgos de exposición / infección por COVID-19, pero los pacientes que reciben radiación para el control de los síntomas o tienen un bajo riesgo de daño debido a la alteración del cronograma para el tratamiento con radiación. Las visitas podrían retrasarse de forma segura. Los pacientes deben consultar con su oncólogo radiólogo para determinar el curso de acción más apropiado para su tratamiento. NICE ha publicado una guía rápida sobre la entrega de radiación que puede ser valiosa.

INHIBIDORES DEL PUNTO DE CONTROL INMUNITARIO: ¿Se puede / debe retrasar o interrumpir el tratamiento con inhibidores del punto de control inmune (por ejemplo, ipilimumab, nivolumab)? ¿Se necesitan precauciones o acciones especiales con respecto a su uso?

ASCO no tiene conocimiento de datos específicos sobre los inhibidores del punto de control inmunitario y la infección por COVID-19. Puede ser apropiado ajustarse a intervalos de dosificación menos frecuentes cuando diferentes horarios se consideran opciones razonables y / o se aprueban en su jurisdicción para la indicación del paciente.

Sin embargo, como estos agentes pueden causar eventos adversos graves relacionados con el sistema inmunitario y la inmunosupresión puede no ser aconsejable como tratamiento para esos eventos, los posibles daños y beneficios de la terapia deben considerarse para cada paciente. Es preocupante la neumonitis relacionada con el tratamiento, que puede aumentar la posibilidad de complicaciones graves si el paciente desarrolla COVID-19.

TERAPIA ANTIVIRAL PROFILÁTICA: ¿Debería considerarse la terapia antiviral profiláctica?

Actualmente, no hay evidencia u orientación publicada sobre el uso de la terapia antiviral profiláctica para COVID-19 en pacientes inmunodeprimidos. Esta es un área activa de investigación y la evidencia puede estar disponible en cualquier momento. La terapia antiviral profiláctica dirigida a otras infecciones virales debe continuarse de acuerdo con las pautas clínicas estándar y las prácticas institucionales. No hay evidencia de eficación de Tamiflu en el tratamiento de COVID-19. ASCO es consciente de que los ensayos clínicos están en curso o que se han informado en publicaciones breves sobre el uso de medicamentos antivirales potenciales (por ejemplo, cloroquina, remdesivir, lopinavir), pero hasta la fecha ninguno de estos ensayos ha sido específico para pacientes con cáncer. Los CDC tienen información que describe el estado actual de la investigación sobre la terapia para COVID-19. Además, la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos del Sistema de Salud (ASHP) ha proporcionado un recurso que muestra evidencia actual y ensayos clínicos en curso conocidos de terapias antivirales.

IMPACTO DE LOS MEDICAMENTOS CONCOMITANTES EN LOS RESULTADOS DE COVID-19: ¿Hay alguna preocupación o problema relacionado con los medicamentos concomitantes para pacientes con cáncer?

• Medicamentos cardíacos: existe información anecdótica y controvertida que sugiere que el uso de antagonistas de RAAS (por ejemplo, inhibidores de la ECA) puede aumentar el riesgo de adquirir COVID-19 o reducir la gravedad de la enfermedad en las personas infectadas. La American Heart Association ha emitido una declaración recomendando que el tratamiento con antagonistas de RAAS (por ejemplo, inhibidores de la ECA) continúe en este momento.

• Otros medicamentos: ASCO proporcionará información a medida que se dé cuenta para ayudar a los médicos y pacientes a tomar decisiones sobre otros medicamentos. Ver Russell et al, Ecancermedicalscience, para una revisión sistemática de la evidencia limitada e indirecta actualmente disponible sobre varios medicamentos que se usan en pacientes con cáncer.

OTRA TERAPIA: ¿Hay otras terapias que deberían retrasarse, interrumpirse o detenerse?

En este momento, ASCO no puede proporcionar orientación específica sobre ninguna otra forma de terapia contra el cáncer. A medida que haya más datos disponibles, esta información se actualizará. Sin embargo, en general, cualquier decisión de posponer, suspender o modificar la terapia sistémica necesaria contra el cáncer debe considerar los objetivos generales del tratamiento, los riesgos de progresión del cáncer si el tratamiento se pospone o se interrumpe, la tolerancia del paciente al tratamiento y la condición médica general del paciente. Cada decisión requiere una evaluación individualizada de riesgo / beneficio.

FIEBRE NEUTROPÉNICA Y NEUTROPENIA: ¿Cómo puede / debe cuidarse a los pacientes que experimentan potencial neutropenia y neutropenia afectados por la pandemia de COVID-19 en curso?

ASCO reconoce que hay dos aspectos para el cuidado de pacientes con posible fiebre neutropénica en relación con COVID-19: profilaxis y cuidado agudo.

• Profilaxis: puede ser razonable que a los pacientes con riesgo de fiebre neutropénica se les prescriba factor de crecimiento para regímenes de tratamiento con un nivel más bajo de riesgo esperado (por ejemplo, riesgo> 10%) para minimizar el riesgo de fiebre neutropénica y la posible necesidad de atención de emergencia, con instrucciones para el monitoreo del recuento de neutrófilos y contacto regular con su equipo de atención médica.

• Atención aguda: puede ser razonable en la situación actual recetar antibióticos empíricos a pacientes febriles y neutropénicos pero clínicamente estables, según lo determinado por teleevaluación o por teléfono. Siempre que sea posible, es mejor realizar una evaluación adicional fuera del departamento de emergencias.

ANEMIA RELACIONADA CON EL CÁNCER: ¿Cómo puede / debe cuidarse a los pacientes con riesgo de padecer anemia relacionada con el cáncer la actual pandemia de COVID-19?

• Profilaxis: se deben tener en cuenta los agentes estimulantes de la eritropoyetina, donde se anticipa un cáncer grave y / o sintomático / anemia relacionada con el tratamiento, y los agentes se consideran seguros. La transfusión profiláctica en pacientes asintomáticos basada en valores de laboratorio debe evitarse si es posible.

• Atención aguda: la transfusión se debe administrar cuando el cáncer grave y / o sintomático / anemia relacionada con el tratamiento se produce de acuerdo con la práctica habitual. La guía Choosing Wisely emitida anteriormente por la Sociedad Estadounidense de Hematología (ASH) recomienda no transfundir más de la cantidad mínima de unidades de glóbulos rojos (RBC) necesarias para aliviar los síntomas de anemia o devolver a un paciente a un rango seguro de hemoglobina (7 a 8 g / dL en pacientes estables, no cardíacos). Al considerar la transfusión, se deben considerar las circunstancias específicas del paciente (p. Ej., Enfermedad cardíaca congestiva de edad avanzada) y pueden justificar un umbral de hemoglobina más alto, particularmente para pacientes con soporte ventilatorio con capacidad reducida de transporte de oxígeno. Como la donación de sangre puede verse afectada por las medidas de salud pública de la comunidad, el suministro de sangre local debe considerarse como parte de la toma de decisiones. Se debe considerar la posibilidad de iniciar simultáneamente agentes estimulantes de la eritropoyetina cuando se consideren seguros.

CATÉTERES / PUERTOS VENOSOS CENTRALES: ¿Cómo pueden / deben mantenerse los catéteres / puertos venosos centrales? ¿Se puede retrasar el enjuague?

Existe evidencia de que el enrojecimiento puede ocurrir en frecuencias de hasta 12 semanas sin un aumento notable en los eventos adversos o daños. Si los pacientes pueden enjuagar sus propios dispositivos, eso debería considerarse, aunque el proceso de capacitación en sí mismo puede ser una fuente de exposición y el acceso a suministros estériles en el hogar puede ser limitado.

PLANIFICACIÓN AVANZADA DE CUIDADO: ¿Deberíamos discutir el estado del código con los pacientes en tratamiento activo?

La planificación proactiva de atención anticipada es importante para todos los pacientes con cáncer, especialmente ahora con el riesgo adicional de COVID-19. Esta discusión se ha vuelto más urgente que nunca en esta pandemia con el riesgo de que su paciente pueda ser ingresado de urgencia en el hospital y ser atendido por otro equipo sin su capacidad de participar, aconsejar y guiar una discusión sobre el final de la vida. ASCO insta a los oncólogos a participar en debates de planificación de atención anticipada con sus pacientes y alienta el uso de directivas anticipadas u otras expresiones de preferencias al final de la vida, así como una documentación clara de estas conversaciones.

TAMIZACIÓN DE CÁNCER: ¿Pueden / deben los miembros de la comunidad continuar las actividades recomendadas de detección de cáncer (por ejemplo, mamografía de detección)?

Para conservar los recursos del sistema de salud y reducir el contacto de los pacientes con las instalaciones de atención médica, ASCO recomienda que los procedimientos de detección de cáncer que requieren visitas a clínicas / centros, como mamografías de detección y colonoscopia, se pospongan por el momento. Se aconseja a los equipos de atención clínica que evalúen cuidadosamente los riesgos y beneficios de seguir procedimientos electivos, como los procedimientos de detección, en este momento.

ACHO

Lo que debemos saber sobre el Cáncer de Pulmón

Conoce las recomendaciones que da la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología ACHO, sobre la importancia de la detección temprana y los tratamientos oportunos del cáncer de pulmón.

Publicado

el

Por

Cancer de Pulmon 1

Por: Aylén Vanessa Ospina Serrano – Medica Especialista en Medicina Interna y Oncología clínica.

El pasado 17 de noviembre se celebró el día Internacional del Cáncer de Pulmón con  el objetivo de tomar conciencia sobre  esta enfermedad.

Por ese motivo desde la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología ACHO, queremos  recordar la importancia de  la detección temprana y los tratamientos oportunos de esta condición.

También puede leer: el cáncer de mama no entiende de cuarentenas

¿Cuáles son las características del cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón es uno de los tipos de neoplasias más desafiantes para la medicina, por ser la enfermedad oncológica más mortal a nivel mundial.

El hábito de fumar tabaco es  la causa principal de cáncer de pulmón. Alrededor del 80% de los casos, son causados por esta causa  y muchos de los restantes son causadas por la exposición al humo de tabaco en forma pasiva.

Sin embargo, no es exclusivo de los fumadores, el pérfil de las personas que padecen la enfermedad ha cambiado durante los últimos años: cada vez son más los  jóvenes y los no  fumadores  los que presentan esta neoplasia. Esto debido al cambio en los factores ambientales y la exposición a elementos químicos, que actualmente son los principales factores de riesgo, además del tabaquismo. Adicionalmente, los elevados niveles de contaminación en las ciudades y los dispositivos como cigarrillos electrónicos y vapeadores, representan también un riesgo latente para la salud pulmonar.

Según el estudio “El Cáncer de Pulmón en América Latina: es hora de dejar de mirar hacia otro lado” realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, que analizó datos de 12 países latinoamericanos, entre ellos Colombia, se concluyó que esta enfermedad produce más de 60 mil muertes cada año en dichos países (12% de todas las muertes por cáncer en la región ) y cerca del 85% de los casos se detectan en estadios avanzados , lo cual demuestra la necesidad de avanzar en iniciativas, para detección y tratamiento temprano.

¿Cuál es la situación del cáncer de pulmón en Colombia?

El cáncer de pulmón es el segundo tumor más mortal en Colombia, con un gran impacto humano, social y económico. Según el reporte de la Cuenta de Alto Costo, en el 2018, el país habia 3082 pacientes con cáncer de pulmón y  849 casos nuevos  con  1.217 muertes. Adicionalmente, según datos del observatorio Global de Cáncer de ese mismo año, el cáncer de pulmón fue el más  frecuentemente diagnosticado en hombres (14,5% del total de casos en hombres y 8,4% en mujeres) y la principal causa de muerte por cáncer en hombres (22%, es decir, aproximadamente uno de cada 5 de todas las muertes por cáncer).

¿Cómo se identifica el cáncer de pulmón?

Los síntomas de cáncer de pulmón pueden ser distintos en cada persona. En la mayoría de los casos, no produce molestias  sino hasta que está  muy avanzado, en otros casos se pueden presentar algunas síntomas   como tos crónica, a veces con presencia de sangre, dificultad respiratoria, dolor en el pecho, pérdida de apetito o baja repentina e importante de peso.

La tomografía de tórax  en población de riesgo (pacientes fumadores importantes) puede detectar de forma precoz el cáncer de pulmón. Es importante destacar que la radiografía de tórax por sí sola  no es una herramienta útil para el diagnóstico precoz, ya que puede ser falsamente normal.

¿Todos los canceres de pulmón son iguales?

Es importante resaltar, que el cáncer de pulmón no es una enfermedad única. Se puede  clasificar en dos grandes grupos: de células pequeñas y de células no pequeñas (85% de los casos). En este último subgrupo, se encuentran el adenocarcinoma y  el cáncer de pulmón de células escamosas.

Durante la última década  los avances en el tratamiento del cáncer de pulmón han sido notorios y han permitido mejorar significativamente la supervivencia de los pacientes afectados dada la disponibilidad de nuevos  tratamientos personalizados para cada tipo de paciente y enfermedad. El descubrimiento de mutaciones asociadas al crecimiento del tumor  han permitido  generar terapias blanco dirigidas a estas mutaciones , así mismo con la incorporación del tratamiento con  inmunoterapia, el cual  activa  el propio sistema inmune del paciente para atacar las células malignas , se dispone en este momento de estrategias terapéuticas innovadoras  que están disminuyendo la letalidad de esta neoplasia. 

También puede leer: cada mes de retraso en tratamientos de cáncer aumenta un 10% el riesgo de muerte

¿Cómo se realiza el diagnóstico del cáncer de pulmón?

Es fundamental realizar el diagnóstico del tipo histológico de cáncer de pulmón con la toma de una biopsia de la lesión pulmonar, para poder realizar una decisión terapéutica correcta.  Igualmente realizar inicialmente  tomografía del  tórax y del abdomen  para evaluar la presencia de compromiso de ganglios o de otros órganos por metástasis para poder definir la extensión  y así mismo la posibilidad de tratamiento quirúrgico, si se confirma que la neoplasia está localizada únicamente en el pulmón.

¿Cómo ha  impactado la pandemia por COVID 19 a los pacientes con cáncer de pulmón?

Durante la pandemia por COVID 19  los centros y hospitales de tratamiento de cáncer  en Colombia, han trabajado ininterrumpidamente cumpliendo con todas  las  medidas de bioseguridad para cuidar  a los pacientes y al personal de salud. Esto  debido a que las personas  con cáncer no deben suspender sus tratamientos por el riesgo de presentar complicaciones por progresión del cáncer.

Sin embargo, durante este año hemos notado, que los pacientes han presentado  demora en sus  consultas, lo que puede ser más perjudicial para ellos si presentan sintomatología compatible con cáncer de pulmón, o cualquier otro cáncer. Por esto, es muy importante reactivar completamente  las consultas oportunas, para poder realizar detección temprana y  por consiguiente ofrecer el respectivo   tratamiento  a los pacientes  y evitar presentar desenlaces fatales  por  neoplasias avanzadas.

PUNTOS PARA RECORDAR

  • El cáncer de pulmón es  la enfermedad oncológica más mortal.
  • No es exclusivo de los fumadores.
  • Es el segundo cáncer  más mortal en Colombia.
  • En la mayoría de los casos, no produce síntomas sino hasta que se encuentra en estadios avanzados.
  • El cáncer de pulmón no es una enfermedad única, puede tener diferentes características moleculares que pueden servir  como  blancos terapéuticos.
  • Durante la última década  los avances en el tratamiento del cáncer de pulmón han sido notorios y han permitido mejorar significativamente la supervivencia de los pacientes afectados dada la disponibilidad de nuevos  tratamientos personalizados para cada tipo de paciente y enfermedad.
  • Durante la pandemia por COVID 19, los pacientes  con cáncer NO deben suspender sus tratamientos por el riesgo de presentar complicaciones por progresión del cáncer. Es muy importante reactivar completamente  las consultas oportunas, para poder realizar detección temprana y  por consiguiente ofrecer  tratamiento a los pacientes  de riesgo o con síntomas  y así, evitar  desenlaces fatales  por  presentar neoplasias avanzadas.
Continuar leyendo

ACHO

Cada mes de retraso en tratamientos de cáncer aumenta un 10% el riesgo de muerte

Los resultados de una investigación adelantada en Canadá revelan el impacto del retraso en los tratamientos de cáncer en el riesgo de mortalidad

Publicado

el

Por

cada-mes-aumenta-riesgo-muerte-tratamientos

La crisis provocada por el Covid-19 ha generado alteraciones en la prestación de servicios de salud. Particularmente, para los individuos diagnosticados con enfermedades crónicas y cáncer, la detección oportuna y el acceso a los tratamientos han sido los aspectos más afectados y preocupantes, tanto para los pacientes y sus familias como para los médicos. 

Dicho esto, al listado debe agregarse el cambio detectado en el riesgo de muerte que depende de los tratamientos. Los datos de una investigación publicada en The BMJ señalan que éste aumenta entre 6% y 13% por cada mes de atraso en el tratamiento (cirugía oncológica, radioterapia o terapia sistémica) de siete tipos de cáncer: vejiga, mama, colon, recto, cervical y cáncer de cabeza y cuello. En conjunto, este grupo representa al 44% de casos que se registran de la enfermedad alrededor del mundo. 

El principal factor de medición fue el cociente de riesgo para la supervivencia general por cada cuatro semanas de retraso para cada indicación. Por su parte, el retraso en el tratamiento se evaluó de la siguiente manera: atrasos desde el diagnóstico la primera terapia y la complejidad de un tratamiento hasta iniciar el próximo. La información se obtuvo tras realizar un metaanálisis de 34 estudios para 17 tipos de afecciones con indicaciones específicas sobre su tratamiento desde enero de 2000 hasta abril de 2020.

A pesar de que el estudio se concentró en Canadá, los expertos a cargo señalan que el atraso de los tratamientos es una situación de escala global. “Muchos países han experimentado el aplazamiento en las cirugías oncológicas y la radioterapia electiva. También ha sido notoria la reducción en el uso de tratamientos sistémicos debido a que los sistemas han reasignado los recursos sanitarios a la preparación para la pandemia”, se puede leer en la publicación. Sin embargo, en tiempos anteriores a la emergencia sanitaria, algunos habían desarrollado vías y objetivos para intervalos desde el momento del diagnóstico hasta la recepción del tratamiento. 

También le puede interesar: CAMBIAN LAS TASAS DE MUERTES PREMATURAS A NIVEL MUNDIAL

El incremento en el riesgo no es igual para todos los tratamientos 

Los autores mencionan que, aunque los datos estadísticos no son universales, muestran la tendencia ya manifestada en otros estudios clínicos similares. Es decir que los especialistas de cada país deben considerar los aspectos nacionales que pueden cambiar la información presentada. Los resultados sobre los tratamientos y sus tiempos se dividieron según el tipo de terapia analizada. Así, se evidencia lo siguiente: 

– Para la cirugía oncológica se registra un incremento del 6-8% en el riesgo de muerte por cada cuatro semanas de retraso en el tratamiento.

– Se presenta un aumento del 9% en el riesgo de mortalidad para las indicaciones de radioterapia y terapias sistémicas. 

– Se detecta un 13% de aumento del riesgo de muerte para la radioterapia definitiva en cáncer de cabeza y cuello y el tratamiento sistémico adyuvante (de seguimiento) para el cáncer colorrectal. 

estudio the bmj
Los pequeños diamantes púrpura representan el cociente de riesgo para cada estudio y los bigotes representan el 95% del intervalo de confianza. Los diamantes púrpuras grandes representan las estimaciones de efectos resumidos, siendo el centro la estimación y los extremos los intervalos de confianza del 95%. “Mortality due to cancer treatment delay: systematic review and meta-analysis”. Fuente: The BMJ.

Los autores también identificaron que los retrasos que se presentan entre 8 y 12 semanas, aumentan considerablemente el riesgo de muerte del paciente. Como ejemplo, el estudio reveló que un atraso de 8 semanas en en la cirugía de cáncer de mama aumentaría el riesgo de mortalidad del paciente en un 17%. Si el atraso supera las 12 semanas, este riesgo se eleva hasta el 26%.

A nivel general, un retraso de 12 semanas en la cirugía oncológica para este tipo de cáncer (por ejemplo, durante el cierre y la recuperación de COVID-19) sería el causante de 1.400 muertes excesivas en el Reino Unido, 6.100 en los Estados Unidos, 700 en el Canadá y 500 en Australia. Lo anterior suponiendo que este fuera el primer tratamiento en el 83% de los casos, y que la mortalidad sin retraso fuera del 12%.

También le puede interesar: PREVALENCIA DE LINFOMA EN COLOMBIA

Pero esto no es lo único que se debe considerar. Los autores de la investigación también mencionan que los tratamientos retrasados podrían ser causados por los pacientes (ej: necesidad de otros exámenes médicos o infecciones postoperatorias), factores propios de la enfermedad (análisis extra solicitados por el médico tratante) o factores del sistema de salud (ej: la espera de una fecha para el quirófano, la inserción de una línea central o una consulta con un especialista). “Enfatizamos en que los pacientes no deben ser sometidos a una cirugía oncológica, radioterapia o quimioterapia hasta que se encuentren médicamente aptos y hayan completado los análisis respectivos”, se lee en la publicación. 

Al final del estudio, los autores concluyen que sus resultados reflejan el impacto en el retraso de los tratamientos, probablemente en poblaciones grandes y previsiblemente heterogéneas con diversos riesgos de recurrencia. Asimismo, los expertos sugieren que la información se use para elaborar políticas y planificación de modelos, a cambio de diseños predictivos de riesgos individuales, en caso de que así lo contemplen los sistemas de salud. “A la luz de estos resultados, las políticas enfocadas en la minimización de los retrasos a nivel de sistema en el inicio del tratamiento del cáncer podrían mejorar los resultados de supervivencia a nivel de la población”, puntualizan.

También le puede interesar: CÁLCULO DEL INDICADOR DE PREVALENCIA DE CADA UNO DE LOS CÁNCERES PRIORIZADOS

Continuar leyendo

ACHO

PREVALENCIA DE LINFOMA EN COLOMBIA

Decidimos realizar investigación con datos que hemos aportado miles de médicos al sistema de salud con el propósito de establecer la prevalencia de los linfomas en Colombia.

Publicado

el

Por

PREVALENCIA DE LINFOMA EN COLOMBIA

POR: Mónica Arévalo, del grupo académico de Linfomas de ACHO.

Nos encontramos en un país donde los recursos para la investigación son limitados y generar conocimiento es un reto importante. Según las cifras publicadas hasta 2019, desde 1966 hemos publicado en Colombia un total de 218 documentos en hematología, de los cuales 199 son citables, siendo citados 2495 veces (130 auto-referenciaciones), con un promedio de 11.4 referencias por documento (h-index:20), cifra muy inferior a otros países como Estados Unidos, quien lidera esta lista con 105470 documentos. En el mundo estamos ubicados en el puesto 61 y en Latinoamérica en la sexta posición detrás de países como Brasil (5319 artículos científicos) o Argentina con 1253 documentos (Fuente scimago).

Frecuentemente no dimensionamos la importancia de realizar investigación que permita tomar decisiones en salud pública, y que nos ayude al entendimiento de un problema de salud, aunque como ya lo mencionamos no es una tarea fácil.

A pesar de no ser una tarea fácil, decidimos realizar investigación con datos que hemos aportado miles de médicos al sistema de salud con el propósito de establecer la prevalencia de los linfomas en Colombia. 

La prevalencia de una enfermedad calcula el número de enfermos en un momento determinado del tiempo, que nos acerca también a un estimado del número de personas que sobreviven a una enfermedad como el linfoma, el cual es un cáncer de los ganglios linfáticos, en los que algunos tipos son potencialmente curables, en los que el comportamiento clínico puede variar entre uno y otro.  

Los datos de prevalencia e incidencia (el número de casos nuevos por año) a nivel global se encuentran consignados en la plataforma Globocan de la Organización mundial de la salud, aquí son alimentados por registros poblacionales en cáncer, que para Colombia son los registros de las ciudades de Cali, Pasto, Manizales y Bucaramanga, comparado por ejemplo con los 46 registros en cáncer de los 50 estados de Estados Unidos, o a los 12 registros de Brasil de sus 27 estados.    En esta plataforma nos encontramos como el país número 83 en cuanto a prevalencia se refiere.

También puede leer: El cáncer de mama no entiende de cuarentenas

Dada esta situación, consideramos realizar una búsqueda de mayor información acerca de la prevalencia de los dos subtipos principales de linfoma en Colombia, tomando los registros médicos del Sistema Integral de información de la Protección Social (SISPRO) del Ministerio de Salud de Colombia. El Sistema de Salud de Colombia es uno de los de mayor cobertura en Latinoamérica, llegando al 95,1 % de los 48 millones de habitantes según la medición de junio de 2019.

El Ministerio de Salud y la Protección Social de Colombia, desarrolló una herramienta de recolección y almacenamiento de información, denominada SISPRO. En esta herramienta se almacenan y procesan los datos básicos que el Sistema General de Seguridad Social en Salud requiere para los procesos de dirección, regulación y control, los cuales son diligenciados a partir del Registro Individual de Prestación de Servicios (RIPS), que es de obligatorio diligenciamiento por el personal médico durante cada atención médica ambulatoria u hospitalaria, a lo que están obligados todos los proveedores de salud (hospitales y centros de salud).

Nuestros resultados arrojaron que entre 2014 y 2018 se presentaron 6800 casos (nuevos y ya conocidos) de linfoma Hodgkin, con una prevalencia de 18 por 100.000 habitantes, es decir 18 personas por cada 100.000 padecían o habían padecido linfoma Hodgkin, con un aumento importante de dicho número en las personas entre 70 y 75 años.   Los datos de los registros poblacionales ubican esta enfermedad en el puesto 16 de prevalencia (718 casos en 5 años) según análisis del Instituto Nacional de Cancerología, sin embargo, las cifras podrían indicar que los registros tienen un estimado mucho menor a la realidad del país (datos pendientes de publicación).

Por otra parte, encontramos 22198 casos de linfoma no Hodgkin, el linfoma más frecuente, para una prevalencia global de 59,2 por cada 100.000 habitantes, es decir que para el 2019 había aproximadamente 59 pacientes nuevos y ya conocidos por cada 100.000 habitantes en Colombia (datos pendientes de publicación).  Estos datos obtenidos sirven de referencia para establecer cuales son las medidas requeridas en la implementación de planes en salud pública

En consecuencia, encontramos una divergencia entre los datos obtenidos a través de SISPRO y los reportados a las entidades mundiales, lo que revela una serie de diferencias que deben ser analizadas y para tal efecto sobresale la necesidad de contar con un mayor apoyo para la investigación, para tener cada vez datos mas certeros de nuestra población que podamos aplicar para una mejor salud de los colombianos. 

Referencias

  1. https://www.scimagojr.com/countryrank.php?category=2720&area=2700
  2. Zambrano, M. A., Molina-Pimienta, L., & Fernandez-Avila, D. G. (2019). Demographic Characteristics and Prevalence of Hodgkin Lymphoma in Colombia Based Upon Database of Health Care System. Clinical Lymphoma Myeloma and Leukemia19, S309-S310.
  3. Pardo C, Cendales R. Incidencia, Mortalidad y Prevalencia de Cáncer En Colombia, 2007-2011. Primera Edición. Bogotá. D.C. Instituto Nacional de Cancerología. Vol 1.; 2015.
Continuar leyendo

WEBINAR RECOMENDADO

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras