Recomendaciones ACHO para el manejo de los pacientes oncológicos y hematológicos
Conéctate con nosotros

ACHO

Recomendaciones ACHO para el manejo de los pacientes oncológicos y hematológicos

La Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) HA emitiendo una nueva recomendación destinadas a orientar a los profesionales de la salud implicados en el tratamiento de pacientes hematológicos y oncológicos.

Publicado

el

Recomendaciones ACHO para el manejo de los pacientes oncológicos y hematológicos durante el estado de Pandemia COVID 19

Ante la pandemia COVID 19, declarada en marzo de 2020 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) hemos venido emitiendo comunicaciones destinadas a orientar a los profesionales de la salud implicados en el tratamiento de pacientes hematológicos y oncológicos.
Consideramos importante realizar una nueva actualización dada la fase de mitigación de la pandemia que actualmente estamos enfrentando y ante el planteamiento gubernamental de desdescalonamiento progresivo, de la cuarentena.

Estas recomendaciones no pretenden imponer una conducta única pues entendemos que cada caso es particular y debe actuarse individualizando a cada situación específica. Están basadas en documentos emitidos por asociaciones científicas oncológicas y hematológicas reconocidas y son susceptibles de sufrir modificaciones amedida que se disponga de mayor información.

PUNTOS CLAVE

PUNTOS CLAVE 1

RECOMENDACIONES GENERALES

Hasta el momento, no hay informes sistemáticos disponibles sobre una mayor incidencia de infecciones
asintomáticas por COVID-19 o SARS-CoV2 en pacientes con cáncer. Sin embargo, los datos limitados recientes de China, y más recientemente de Italia y EE. UU., sugieren un mayor riesgo en esta población.

La información disponible hasta la fecha, indica que las personas mayores de 60 años son más vulnerables a la infección por COVID-19 o SARS-CoV2, así como quienes presentan comorbilidades como enfermedades respiratorias crónicas, cardiovasculares o renales crónicas, diabetes, cáncer activo y/o en progresión, en tratamiento inmunosupresor y, en general, enfermedades crónicas graves. Por lo tanto, las recomendaciones de las asociaciones científicas internacionales sugieren que durante la pandemia de COVID-19,se evalúe siempre la relación beneficio/riesgo del tratamiento contra el cáncer para cada caso y paciente, haciendo especial énfasis en términos de reducción del riesgo de exposición en pacientes más vulnerables por la presencia de los factores riesgo ya mencionados.

Adicionalmente, para la toma de decisiones, siempre debe tenerse en cuenta que el retraso y la suspensión de tratamientos oncológicos efectivos puede incrementar el riesgo de la morbilidad y mortalidad asociada a la progresión del cáncer. Lo mismo sucede con los retrasos en los estudios diagnósticos de los casos nuevos y el tratamiento quirúrgico oncológico.

RECOMENDACIONES PARA EL MANEJO Y SEGUIMIENTO DE PACIENTES EN LOS CENTROS HEMATOLÓGICOS Y ONCOLÓGICOS AMBULATORIOS Y LA CONSULTA EXTERNA.

Se recomienda que los servicios de atención ambulatoria de hematología y oncología mantengan en forma estricta las medidas de bioseguridad y las estrategias que reduzcan las visitas inecesarias de los pacientes, propendiendo siempre por minimizar la exposición, las aglomeraciones y facilitando el distanciamiento social.

Se considera pertinente continuar con la realización de la tele-consulta, de común acuerdo con el paciente y obteniendo Consentimiento Informado para realizar la atención bajo esta modalidad, siempre realizando registro del mismo en la historia cliníca. La utilización de tele-consulta se encuentra avalada por el numeral 6 de la resolución 3100 de habilitación, que establece que, en situación de emergencia sanitaria como la actual (resolución 385 de marzo de 2020) las IPSs pueden sin necesidad de radicar novedad o esperar visita de habilitación, aplicar medidas que permitan manejar y proteger la población que tratan.

En el Decreto 538 del 12 de abril de 2020, el artículo 8 aclara que los pacientes podrán enviar la imagen del documento firmado en el que manifiestan el consentimiento informado y solo cuando esto no sea posible, el profesional tratante dejará constancia en la historia clínica de la situación, aclarando la información brindada al paciente sobre el alcance de la atención y de la aceptación del acto asistencial por parte del mismo, de forma libre, voluntaria y consciente. (el Consentimiento Informado deberá cumplir los requisitos mínimos establecidos en el artículo 7 de la Resolución 2654 de 2020).

Se recomienda en todas las consultas buscar activamente síntomas y contacto con enfermos de COVID19 mediante el cuestionario anexo, e indagar sobre condiciones de aislamiento y dar recomendaciones sobre cuidados, idealmente por escrito.

Por parte del centro oncologico o hematológico, se deben tomar las medidas administrativas necesarias para la autorización de paraclínicos sin que el pacinete ni sus familiares tengan que acudir a la institución hospitalaria.
Es de vital importancia que los aseguradores entendiendo la situación actual, garanticen los métodos de
autorización de estudios, procedimientos, y el despacho de medicamentos, sin que los pacientes ni sus familiares tengan que asistir a las instalaciones físicas de la entidad, y minimicen los trámites relacionados con la atención a los pacientes. Las IPS y EPS deben implementar mecanismos de autorización interna, que eviten al paciente el trámite presencial.

Así mismo, se recomienda continuar limitando al máximo de el número de acompañantes en salas de espera para consultas (máximo uno por paciente) y evitar que acudan a las inctalaciones aquellos pacientes o familiares que presenten fiebre o síntomas respiratorios.

En cuanto a la frecuencia de la consulta de seguimiento, se debe considerar continuar aumentando los tiempos de periodicidad de los controles de pacientes tratados, siempre y cuando la condición clínica lo permita.
En la sala de quimioterapia también se debe continuar con la limitación del número de acompañantes, con las excepciones que se consideren oportunas. Realizará tamizaje con cuestionario de riesgo y toma de temperatura antes de administracion del tratamiento oncológico.

Igualmente es pertinente continuar con la modificación de la programación de infusión diaria en las salas de quimioterapia, disminuir el número de pacientes y hacer los ajustes necesarios para garantizar que la ocupación permita distancia mínima de 2 metros entre cada paciente.

MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD

Se debe garantizar la limpieza frecuente de superficies de contacto habitual del entorno del paciente y el personal médico y paramédico.

Exigir el uso de tapabocas convencional dentro de todos los espacios de atención ambulatoria del paciente oncológico por parte del personal médico, paramédico, administrativo, celaduria, servicios generales; además, del paciente y sus familiares.

Los pacientes o familiares con síntomas gripales y/o fiebre, NO deben asistir a las instalaciones de consulta oncológica, hospital día ni a las salas de aplicación de quimioterapia. Igualmente los que sepan que han estado en contacto con un probable contagiado. Deben informar de su situación por vía telefónica al servicio y médico tratante, quienes darán instrucciones por esa vía.

Si el paciente presenta síntomas como:

  • Fiebre (temperatura mayor de 38.3 C tomada en la axila)
  • Tos persistente
  • Dificultad para respirar.

Debe consultar al Servicio de Urgencias recomendado por su servicio tratante, previa notificación de su
condición, para seguir el protocolo nacional de atención.

A todos los pacientes se les debe seguir brindando educación para mantener su salud cumpliendo las siguientes recomendaciones:

  1. Mantener distanciamiento social estricto; beneficiando las comunicaciones virtuales para mantener cercanía.
    social a pesar del distanciamiento físico.
  2. Usar tapabocas al asistir al hospital y/o al centro oncológico para visitas y tratamientos, o cualquier otra salida
    obligatoria.
  3. Lavarse frecuentemente las manos de acuerdo con las indicaciones de la OMS.

Descargue a continuación el documento completo con las recomendaciones de la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología ACHO.

dOCUMENTO ADJUNTO

ACHO

Las alteraciones de la coagulación en colombia: aspectos clínicos y de laboratorio relevantes para el paciente

La coagulación es un proceso normal basado en un fino equilibrio que permite la formación de un coágulo ante una lesión, con el fin de controlar el sangrado.

Publicado

el

Por

coagulación

La coagulación es un proceso normal basado en un fino equilibrio que permite la formación de un coágulo ante una lesión, con el fin de controlar el sangrado.   El estudio clínico y laboratorio permite evaluar los trastornos del sangrado.  Este proceso exige un cuidadoso seguimiento e integración para determinar una condición de salud. 

Enfoque general del paciente con  trastornos del sangrado

La coagulación es un proceso normal, en la que actúan elementos de la sangre  como las plaquetas, células  y los factores de coagulación, con el fin de formar el coagulo ante una lesión y detener el sangrado.    Este tapón que impide la salida de sangre aparece en el momento, y lugar adecuado por tiempo limitado.

También puede leer: comienza estudio de seroprevalencia en Medellín

Cuando alguno de estos elementos está ausente o en niveles disminuidos, se presentan condiciones que facilitan el sangrado. 

En la evaluación de una persona con tendencia al sangrado, el médico orienta el diagnóstico basado en la historia clínica, es decir tiene en cuenta la presencia de sangrados anormales, las circunstancias en las que se presentó, si fue espontaneo o con alguna situación que lo facilito, además de información de otras enfermedades, medicamentos, consumo de productos naturales, entre otras preguntas con el fin de orientar las causas.  

Para el enfoque de los trastornos del sangrado se consideran estudios para evaluar cómo se comporta la coagulación.   Laboratorios que son solicitados por el médico tratante, basados en la orientación clínica.   Los resultados de estas pruebas dependen de forma crítica de la preparación del paciente y la toma de las muestras de sangre.

Es por esto que se considera importante la integración de la valoración clínica y los estudios de laboratorio, los cuales son cruciales para determinar el diagnóstico de la deficiencia de factor.

Importancia del laboratorio clínico en la valoración del paciente con trastornos que predisponen al sangrado

Las pruebas del laboratorio de coagulación requieren del cumplimiento de condiciones especiales dependientes del paciente y de los laboratorios clínicos, con lo cual se busca optimizar la concordancia entre los resultados y las manifestaciones clínicas o el estado de salud de los pacientes con alteraciones de la coagulación.

La calidad de la muestra a analizar estará sujeta al cumplimiento de condiciones mínimas como un ayuno previo que minimice las interferencias en las lecturas de las tecnologías utilizadas para la medición de factores de la coagulación, así como del entrenamiento de los profesionales del laboratorio en la obtención de la muestra y el cumplimiento de protocolos estandarizados que garanticen la estabilidad de las muestras obtenidas en el tiempo durante su manipulación, transporte y análisis.

También puede leer: alto porcentaje de cardiopatías se derivan de mala alimentación

Los laboratorios en los trastornos del sangrado, pueden se requeridas en diferentes situaciones de acuerdo a la indicación del médico.   Tales circunstancias pueden ser en escenarios como:  Diagnóstico por primera vez o la confirmación de un resultado previamente disminuido, en el control periódico de acuerdo con los protocolos del programa de atención, en el seguimiento a un tratamiento administrado y su circulación durante un tiempo específico, o para evidenciar el efecto de las intervenciones realizadas ante un evento programado o de urgencia.

En el caso que el paciente reciba una terapia específica, el laboratorio debe conocer el esquema de tratamiento utilizado, por lo cual es necesario conocer el tiempo que debe transcurrir entre la administración de la terapia y la toma de la muestra de acuerdo con la intención de los resultados esperados.  Es importante en el momento de la atención en el laboratorio clínico, reportar con claridad el tratamiento administrado junto a la dosis y fecha de última administración, mejorando así la correlación de los resultados y la interpretación individualizada.  Bien sea para el seguimiento de la enfermedad o para la toma de conductas clínicas apropiadas.

Un gran espectro de variables puede estar presente en los procesos prioritarios de un laboratorio, sin embargo, son controladas a través de puntos de control que favorecen la seguridad del paciente. De la misma manera los datos clínicos que se preguntan en el momento de la atención en salud contribuyen en un alto porcentaje a definir con mayor precisión y exactitud el verdadero estado de salud y la respuesta al manejo médico instaurado.

Es por esto que es necesario seguir las recomendaciones del médico tratante, de laboratorio clínico con respecto a las indicaciones previas a la toma de las muestras para tener resultados concordantes y evitar variables que puedan interferir con los resultados.

Cabe destacar entonces que el trinomio médico – paciente – laboratorio es fundamental para mejorar la relación entre las decisiones clínicas, los resultados brindados por el laboratorio y la calidad de vida de los pacientes.

Realizado por comité Hemostasia ACHO Aura Milena Reina (Bacterióloga), Mauricio Jaramillo (Hematólogo), Claudia Casas (Hematóloga).

Continuar leyendo

ACHO

La reapertura es INDISPENSABLE: el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer

Conozca los resultados de la encuesta realizada recientemente por la ACHO sobre el impacto del Covid-19 en el diagnóstico y atención del cáncer.

Publicado

el

cáncer en colombia

Hace dos semanas, llegó Mauricio* a la clínica donde trabajo, consultando por una enfermedad que inició hace más de 5 meses, se sentía muy decaído y sabía que algo malo le estaba pasando. Sin embargo, a pesar de tener medicina prepagada y ningún problema para acceder a un especialista o clínica de su elección, le daba pavor consultar a un médico, todo el mundo le había dicho que las clínicas y hospitales son los sitios más peligrosos para contagiarse con coronavirus. Asustado, decidió consultar un médico bioenergético, que lo atendió por teleconsulta, le formuló algunas gotas naturales y le sugirió hacerse unos laboratorios. Él junto a su familia decidieron que era demasiado riesgo que fueran a tomarle los exámenes en la casa y, por lo tanto, que era mejor esperar unos días más.

También puede leer: FDA publicó nueva guía para la vacuna contra covid-19

Cuando finalmente se desmayó en su baño, fue llevado en una ambulancia a la clínica. Allí descubrimos que Mauricio tiene mieloma múltiple, complicado con una falla renal severa que lo llevó a necesitar hemodiálisis y transfusiones; lo cual empeora su posibilidad de tener una recuperación rápida y aumenta el riesgo de complicaciones. Desafortunadamente, una enfermedad que hubiera podido tratarse incluso en forma ambulatoria, ahora lo tiene hospitalizado desde hace más de un mes. Historias como estas las estamos oyendo los médicos hematólogos y oncólogos todos los días en Colombia.

En una encuesta realizada recientemente por la ACHO (Asociación Colombiana de Hematología y Oncología) entre sus asociados, y contestada voluntariamente por 128 especialistas (48 hematólogos, 29 hematooncólogos y 41 oncólogos), en diferentes ciudades del país, 51.56% (n=66) considera que se han presentado casos de diagnóstico reciente en estadios más avanzados por temor a consultar o por falta de acceso a diagnóstico durante el segundo trimestre del año. 73.44% (n=94) refiere que en la consulta externa ha disminuido entre el 20-40% y 64.06% (n=72) reporta la disminución en la misma proporción de los diagnósticos nuevos de cáncer.

Desde hace meses, los expertos vienen advirtiendo del impacto que podría tener la pandemia en la mortalidad por cáncer. Una nota de mayo del prestigioso medio inglés The Guardian refiere que, a pesar del llamado del Servicio Nacional de Salud a continuar la atención del cáncer sin interrupciones, las remisiones urgentes por médicos generales para estudios diagnósticos de cáncer se habían reducido en un 76% y las citas para quimioterapia en un 60% desde el inicio de la pandemia en febrero de 2020. Los autores estimaron que para el próximo año habrá un aumento del 20% en la mortalidad por cáncer, debido a las demoras en realizar estudios diagnósticos, cirugías oncológicas, consultas de primera vez y retraso en búsqueda de atención por parte de los pacientes.

También puede leer: definidas condiciones de operación del sistema general de pensiones en el SAT

Más recientemente, Kaufman y cols. en Estados Unidos, reportaron que, durante la pandemia, el número semanal de casos nuevos de cáncer cayó en 46% (de 4310 a 2310) para los 6 tipo de cáncer evaluados (seno, colon, pulmón, páncreas, gástrico y esófago), que varía desde 24.7% para cáncer de páncreas (de 271 a 204) a un alarmante 51.8% para cáncer de seno (de 2208 a 1064). Mencionan los autores que se ha estimado que podría haber 33890 muertes adicionales por cáncer en Estados Unidos como consecuencia de la emergencia sanitaria el próximo año.

Los efectos de las demoras en la atención podrían verse reflejados en la supervivencia al cáncer en los próximos 10 años, ya que muchos pacientes con una enfermedad potencialmente curable, podrían diagnosticarse en estadios avanzados incurables como consecuencia de una detección tardía. Mediante unos cálculos estadísticos muy elegantes, Sud y cols.  estiman que una demora promedio de 3 meses en el diagnóstico de 9 tipos de cáncer (colorrectal, esófago, pulmón, hígado, vejiga, páncreas, estómago, laringe y orofaríngeo) podría resultar en una disminución del 10% de la supervivencia a 10 años en todos los grupos de edad. Igualmente, una demora de 6 meses tendría posiblemente una reducción de la supervivencia hasta del 30%.

La situación en Colombia parece similar o peor al resto del mundo. Haciendo una búsqueda en SISPRO, encontramos que la realización de los principales estudios diagnósticos para detección de cáncer (mamografías, citologías, colonoscopias y estudios de médula ósea) se redujo en promedio un 39% en el primer semestre del 2020 en comparación con el mismo periodo del 2019. Cuando comparamos únicamente el segundo trimestre de los dos años, el resultado es aterrador. Las citologías se redujeron en un 90%, las mamografías un 84%, las colonoscopias, 83% y los estudios de médula ósea en un 59% (Ver tabla 1). Estos son solo algunos de los estudios vitales para el diagnóstico de cuatro (cáncer de cuello uterino, cáncer de seno, cáncer de colon, leucemias) de los diez principales tipos de cáncer en el país. No hay razón para pensar que la situación sea distinta para las demás patologías oncológicas.

Las atenciones registradas por enfermedad en SISPRO también se han reducido en forma alarmante en pacientes con cáncer. En promedio se han atendido 44% menos casos de cáncer en el segundo trimestre del 2020, en comparación con el 2019, siendo la más importante la reducción en atenciones por cáncer de cérvix (59%) (Ver tabla 2).

Según Globocan, para el año 2018 se reportaron 101.893 nuevos casos de cáncer en Colombia. De esos, una cuarta parte corresponden a estos 4 tipos (26.020). Para ese mismo año, según la misma fuente, se reportaron 46.057 muertes por cáncer; de ellas, 11.058 fueron causadas por estos 4 tipos de cáncer. Usando las estimaciones hechas en otros países, podríamos estar hablando de más de 9.000 muertes adicionales por cáncer en los próximos años.

Después de haber hecho un llamado desde los gremios médicos a quedarse en casa al principio de la pandemia, debemos hacer un enérgico llamado a los pacientes a volver a sus médicos: ni la pandemia ha pasado, ni los diagnósticos nuevos de cáncer dejarán de aparecer. Es el momento de tomar todas las medidas de distanciamiento social, lavado de manos y uso de tapabocas en todo momento, sin descuidar la salud. El retraso masivo en la consulta al médico podría causar una segunda epidemia de muertes potencialmente prevenibles. Un artículo reciente sobre el tema, llama la atención sobre el aumento de la mortalidad en el Reino Unido por causas no relacionadas a COVID-19; sugiriendo que en este tiempo más de 3.000 muertes adicionales pueden haberse producido por la reticencia del público a buscar asistencia médica.

Por otra parte, la tasa de infección nosocomial por COVID-19 se estima en 12% (solo 12 de 100 pacientes con COVID-19 lo adquieren en el hospital) y la mortalidad por la enfermedad no es mayor que si la infección se contagia fuera del hospital. Por años, las clínicas y hospitales se han preparado juiciosamente para evitar contagio de infecciones dentro de los mismos y esta no es la excepción. En un centro grande de Estados Unidos se estimó una tasa de infección intrahospitalaria por COVID-19 de 1.7% (12 casos confirmados de 9.149 admisiones en 12 semanas). Desafortunadamente, en esta era de las noticias falsas repetidas infinitas veces en redes, es más fácil para el público creer un titular escandaloso, como el del lamentable “Cartel del COVID”, que informarse sobre los riesgos reales de contagiarse en un hospital y tomar decisiones basadas en datos verídicos. Los gremios médicos y los entes gubernamentales tenemos la obligación moral de revertir esta la ola de desinformación que ha puesto a miles de pacientes en riesgo de tener mayores complicaciones y muerte por diagnósticos tardíos de cáncer.

Por otra parte, los especialistas debemos unirnos en un llamado al gobierno a tomar medidas urgentes, para evitar una epidemia pospandemia de muertes por cáncer. Se debe asegurar que los servicios diagnósticos tengan todas las condiciones para volver a hacer la misma cantidad de estudios en la nueva realidad, bajo las normas de bioseguridad. Esto probablemente significa ajustar la capacidad física, de personal y garantizar los elementos de protección personal a las necesidades que ha creado la pandemia. Además, los servicios de hematología y oncología, las EPS y las IPS deben trabajar juntos para recuperar el tiempo perdido, eliminando barreras de acceso a diagnóstico y tratamientos; aplicando todo los aprendido en estos meses en términos de agendamiento, acceso a servicios, autorizaciones y entregas de medicamento usando medios digitales. Por su parte, los pacientes deben empoderarse y tomar decisiones bien informadas para no poner en riesgo su propia vida.

Tabla 1. Estudios diagnósticos para cáncer en Colombia 2019-2020

Estudio diagnósticoEnero-junio 2019Abril-Junio 2019Enero-junio 2020Abril-Junio 2019
Citologías1.225.915634.254555.56265.067
Mamografías335226175029219.51127.338
Colonoscopias797954242152.1427.217
Estudios de médula ósea6579337345001384

Tabla 2. Pacientes atendidos con diagnóstico de cáncer en Colombia 2019-2020

Abril-Junio 2019Abril-Junio 2020
Ca mama5736834302
Cáncer del sistema digestivo4015623934
Linfomas116026721
Leucemias109856994
Ca cervix93933831

Figura 1. Estudios diagnósticos por mes año 2020

estadio
Continuar leyendo

ACHO

Cambian las tasas de muertes prematuras a nivel mundial

Una nueva investigación reveló que los tipos de cáncer asociados a muertes prematuras han cambiado durante estos años

Publicado

el

cambian tasas muerte prematura nivel mundial

El informe NCD Countdown 2030, presentado en The Lancet reveló que las tasas de muertes prematuras por enfermedades no transmisibles han cambiado. La conclusión se obtuvo tras analizar información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre una estimación hecha por la organización sobre la mortalidad por edad, sexo y causa específica para 176 países y territorios con al menos 200.000 habitantes. 

El estudio gira en torno a la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que consiste en reducir en un tercio las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles entre 2015 y 2030. Dentro de las causas de fallecimiento se incluye al cáncer, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. Para obtener datos más precisos, el grupo de expertos que estuvo a cargo consideró diferentes escenarios -cada uno de los cuales representa una combinación de disminuciones rápidas (tasa anual alcanzada por el décimo percentil de mejor desempeño de todos los países) y medias (mediana de todos los países) del riesgo de muerte prematura por ENT-. 

Como factores de muerte, el estudio señala los siguientes: intervenciones eficaces del sistema de salud (incluyendo el tratamiento de la hipertensión y la diabetes), la prevención de las enfermedades cardiovasculares primarias y secundarias en población de alto riesgo, la detección oportuna y tratamiento eficaz del cáncer, el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares agudas, las exacerbaciones del asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el tratamiento de las, las complicaciones de la diabetes, las bajas dosis de corticoesteroides y broncodilatadores inhalados para el asma y el control del tabaco y el alcohol. 

Inicialmente, la evidencia señala que todos los países integrados en la investigación cuentan con la capacidad de alcanzar la meta 3.4. Sin embargo, para lograrlo es necesario que se mejoren las tasas de disminución tanto en la población femenina como en la masculina. Para el caso de las mujeres, se requiere una reducción en mínimo 5 de las causas contempladas. En los hombres, por su parte, es necesario trabajar en 7 causas para alcanzar una baja significativa. 

También le puede interesar: Países de América y la OPS consolidan acuerdos regionales

Bajan las tasas de cáncer de estómago 

De acuerdo con la información, el cáncer de estómago, el accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico, la cardiopatía isquémica y las enfermedades respiratorias crónicas tuvieron las tasas de disminución más rápidas entre los riesgos de muerte prematura. De los mencionados, el cáncer de estómago es el que presentó una mayor disminución: las tasas se redujeron en 45 países, (25,6%) entre los hombres y en 40 países (22,7%) entre las mujeres. Respecto a otras enfermedades no transmisibles, el riesgo de muerte prematura por cáncer colorrectal, de hígado, de mama, de próstata y otros cánceres disminuyó más lentamente comparado con otras patologías evaluadas. 

La situación es diferente para riesgo de muerte por cáncer colorrectal, de hígado y de próstata, en los hombres y el cáncer de pulmón en las mujeres, ya que se reflejó un aumento en más del 50% de los países estudiados.

“La tasa media anual de cambio en la probabilidad de morir prematuramente por diversas causas osciló entre el +0,2% anual para el cáncer de pulmón y el -2,5% anual para el accidente cerebrovascular hemorrágico en las mujeres, y entre el +0,5% anual para el cáncer colorrectal y el -1,8% anual para el accidente cerebrovascular hemorrágico en los hombres”, resumieron los investigadores.

En el mismo informe, los expertos afirman que el riesgo de muerte prematura no disminuyó con la suficiente rapidez como para que la mayoría de los países logren una tercera reducción para el 2030. Incluso, para el cáncer de hígado, el cáncer colorrectal y el grupo residual de otros cánceres en mujeres y hombres, menos del 10% de todos los países estaban en camino de lograr una tercera reducción en las tasas de muerte. Para los investigadores, estos datos sugieren repensar las estrategias adoptadas por los sistemas de salud y especialistas; en particular en los programas de prevención, tiempo estimado para obtener un diagnóstico y las técnicas utilizadas para garantizar la adherencia al tratamiento de los individuos. 

También le puede interesar: ADRES deberá adelantar la compra de medicamentos para la hepatitis C

Los países mantienen sus diferencias respecto a las causas de muerte prioritarias

Para alcanzar la meta planteada en el objetivo 3.4, si se habla de población femenina y masculina en conjunto, muchos países occidentales de altos ingresos aún deben bajar las tasas de muerte prematura por cáncer de pulmón. Esta misma patología oncológica debe reducirse en países de Europa central y oriental, regiones de Asia oriental y sudoriental pero únicamente entre hombres entre los 30 – 70 años, edades en las que se basó el análisis internacional. 

Por otra parte, el cáncer de hígado y el accidente cerebrovascular hemorrágico es la causa que más afecta a la población masculina de Asia oriental y sudoriental. Pero, si se considera únicamente a la población femenina, el cáncer de seno requiere una ágil reducción en sus tasas en Japón y países occidentales de altos ingresos. Además de lo anterior, es necesario reducir rápidamente la mortalidad del grupo heterogéneo de otros tipos de cáncer para alcanzar la meta 3.4  en muchos países occidentales, de Asia y el Pacífico de altos ingresos, y para las mujeres de Europa central y oriental.

En los países del Caribe, América Latina y África Subsahariana, el principal causante de muertes prematuras es la diabetes. 

El análisis también muestra las causas de muerte que deben disminuir, teniendo como referente el último percentil. En el caso de las mujeres, se trata de un grupo diverso,con un número ligeramente mayor de países que requieren una rápida disminución de las muertes por cáncer de pulmón, cardiopatías isquémicas y el grupo agregado de otros cánceres que por otras causas. En el caso de los hombres, la cardiopatía isquémica, que siempre planteó un mayor riesgo de muerte que otros de los factores presentados, debe disminuir rápidamente en 124 países (70-5%) para alcanzar la meta propuesta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

A esto, le sigue de un número mucho menor de países para la diabetes (que tiene causas compartidas e intervenciones con enfermedades cardíacas isquémicas y otras enfermedades cardiovasculares), el cáncer de pulmón y el grupo de otros cánceres.

Cambian las tasas de muertes prematuras - The Lancet
Número de países en los que la causa de muerte debe estar disminuyendo con una tendencia rápida para alcanzar la meta 3.4. Fuente: Informe NCD Countdown 2030. The Lancet.

El análisis, de acuerdo con los expertos que lo llevaron a cabo, muestra que la experiencia en la reducción de la mortalidad por ENT en los países con buen desempeño, podría facilitar el cumplimento de la meta en todas las naciones estudiadas para el 2030. No obstante, para muchos países hacerlo es una tarea ambiciosa y requiere abordar varias patologías con igual prioridad para alcanzar un rendimiento similar. 

“Para avanzar, debemos aprender de los países que van bien y replicar sus estrategias para la prevención de las ENT y la atención sanitaria”, dijo el Dr. Majid Ezzati, autor del estudio en una declaración. “Nuestro análisis muestra que cada país todavía tiene opciones para alcanzar la meta 3.4 del SDG, pero necesitan abordar múltiples enfermedades y tener sistemas de salud fuertes”. Al mismo tiempo, los autores reconocen que los países que deben lidiar con crisis internas de salud (brotes de COVID-19, ébola y otros) pueden tener más dificultades a la hora de implementar nuevas medidas. 

Finalmente, los expertos enfatizan en la importancia que tiene, para los sistemas de salud y la población, la reducción en las muertes por cáncer. Para cumplir con el objetivo, dentro de las estrategias propuestas se enlista al control del tabaco y el alcohol, la vacunación contra la Hepatitis B y el virus del papiloma humano (VPH) para prevenir el cáncer de hígado y de cuello uterino -patologías a las que se atribuyen un importante número de fallecimientos en países de medianos y bajos ingresos, y el cierre de la brecha entre el diagnóstico de cáncer y la tasa de supervivencia en todos los países. Sin embargo, esto se expondrá más detalladamente en una próxima entrega del estudio NCD Countdown 2030. 

También le puede interesar: EL FUTURO DEL SISTEMA DE SALUD:ENTREVISTA CON CARLOS FELIPE MUÑOZ, GERENTE GENERAL DE CONSULTORSALUD

Continuar leyendo

Evento Gratuito

Próximos Eventos

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras