Conéctate con nosotros

Medicina Clínica

El mayor número de pacientes con Huntington está en la Costa Atlántica

Publicado

el

La enfermedad de Huntington (EH), conocida comúnmente como el “mal de San Vito” afecta a entre cinco y siete personas por cada 100.000 habitantes, lo que la convierte en una enfermedad huérfana y rara. En Colombia, se calcula que cerca de 1.000 personas la padecen, entre ellas 600 residentes en la Costa Atlántica.

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa, que se hereda en un 50% de generación en generación, debido a la mutación del gen que codifica la proteína Huntingtina (Htt). Debido a los movimientos involuntarios exagerados, los pacientes con la EH queman 7000 calorías al día; por eso se ven desnutridos. Además, pueden presentar alteraciones de afecto, conducta e impulsividad, con compromiso en la memoria, lenguaje y funciones mentales.

Desde el 2013, el neurólogo especialista en trastornos del movimiento Barrios Vincos, Gustavo Barrios, viene realizando cada cuatro meses visitas médicas a El Difícil, Magdalena. Una población con más de 18.000 habitantes. Allí, gracias a la invitación de la trabajadora social Mariela Campo Oviedo, directora de la Fundación Comunidades Vulnerables de Colombia, conoció por primera vez  a una familia con la enfermedad de Huntington, los Oviedo Oviedo, conformada por el padre Valentín Oviedo, ya fallecido, la madre Dilia Oviedo y 11 hijos,  de los cuales 9 heredaron el gen de Huntington, transmitido por el padre. A la fecha, 6 de los hijos han fallecido a causa de esta rara enfermedad.

“El caso de los Oviedo Oviedo es muy particular porque al ser primos hermanos Valentín y Dilia y él con la enfermedad de Huntington, en lugar de heredarla al 50% de los hijos, se la heredaron al 90%, porque la mutación se disparó y hoy vemos que hay una tercera generación con Huntington, dos nietos afectados y seguramente vendrán bisnietos y otros miembros de la familia con la misma enfermedad”, destaca Barrios Vincos.

El Dr. Barrios  hace parte del grupo de investigación en trastornos del movimiento de la Universidad Nacional y junto con la Fundación Comunidades Vulnerables de Colombia, han hecho seguimiento de esta enfermedad y cuentan con un estudio que arroja sorprendentes conclusiones preliminares que sumadas a otras investigaciones permiten inferir que la Costa Atlántica colombiana es la segunda región en el mundo con mayor número de pacientes de Huntington, después de la región del lago de Maracaibo en Venezuela.

“Mientras en esa zona del vecino país hay una incidencia aproximada de 700 casos de Huntington x 100.000 personas; en Magdalena, Atlántico, Córdoba, Sucre y Cesar hay focos de esta patología neurológica de cerca de 600 casos por 100 mil habitantes. La razón está en que es una enfermedad de origen genético y si una persona la tiene, el 50% de su descendencia la va a heredar”, destaca el neurólogo Barrios Vincos, miembro del Comité Temático de Movimientos Anormales de la Asociación Colombiana de Neurología (ACN).

Con el paso de los años en sus brigadas de salud por la zona, el neurólogo Barrios ha encontrado otras familias con esta enfermedad neurodegenerativa; como los D´ Oro de Ávila, en la vereda La Esquina y sus alrededores, municipio de Sabanas de San Ángel, aledaño a El Difícil, que viven en tierras heredadas por sus ancestros, donde se conserva el patrimonio y están localizados varios núcleos familiares practicantes de la endogamia.

“Hoy claramente podemos decir que el gen de Huntington o más conocido como el “mal de San Vito”, se encuentra focalizado en El Difícil, Magdalena, hemos encontrado cerca de 20 casos de pacientes con diagnóstico genético confirmado que provienen de 40 a 50 familias, lo que podríamos deducir que en esta población hay aproximadamente 200 pacientes con la enfermedad de Huntington”, explica Barrios Vincos.

Historia del gen de Huntington en Colombia

Por los estudios del neurólogo barranquillero Jorge Daza Barriga(Q.E.P.D.), quien fuera miembro de la  Asociación Colombiana de Neurología, se conoció el primer rastro de la enfermedad de Huntington, en 1790, cuando llegó desde Cartagena el español Lucas Echeverría, quien se casó con Josefa Arteta, tuvo cuatro hijos y murió disminuido por el Huntington. A los hijos de sus hijos, portadores de los genes defectuosos, no les importó casarse entre sí, y el síndrome terminó pasando de una generación a otra.

Juan de Acosta en el Atlántico, fue el primer municipio en Colombia donde más de 30 familias de hasta siete personas, reportaron tener a algún miembro con la enfermedad de Huntington, de los cuales cerca de 10 pacientes han sido confirmados genéticamente con la enfermedad por el grupo del neurólogo Barrios Vincos.

Sobre la enfermedad y sus síntomas

El mal de Huntington es una enfermedad neurodegenerativa, grave, rara y hereditaria que se transmite por el padre o la madre a los hijos. Se presenta debido a la mutación del gen que codifica la proteína huntingtina (Htt), que conlleva a que las células nerviosas (neuronas) mueran en áreas del cerebro. Aunque cada célula de nuestro cuerpo tiene dos copias de cada gen, es suficiente con tener una copia del gen anormal o expandido para producir la enfermedad.

Los síntomas de la EH varían de una persona a otra en cantidad, intensidad, edad de comienzo y progresión, incluso entre los miembros de una misma familia. Para el especialista en trastornos del movimiento Barrios Vincos,  existen tres síntomas fundamentales:

1.      Un movimiento involuntario exagerado, arrítmico, impredecible que se conoce como Corea (en griego danza).

2.      Cambios mentales (pueden llegar al caso extremo de una demencia o pérdida total de las funciones mentales).

3.      Cambios afectivos y de comportamiento (impulsividad, agresividad y depresión)

En la enfermedad de Huntington, los afectados van empeorando progresivamente hasta conseguir la muerte de diferentes maneras:

1.      Los pacientes quedan en posición fetal, bronco aspiran y se ahogan con la saliva

2.      Por la inestabilidad, se caen y presentan trauma craneoencefálico

3.      Por la inmovilidad, presentan infecciones graves

4.      Por la depresión, en un alto índice llegan hasta el suicidio. “En Cereté, muy cerca de Montería, tuvimos el caso de una familia, en donde la mamá, el hermano y dos primos se suicidaron a causa de la depresión que genera la enfermedad”, añade el neurólogo experto en Huntington.

Tratamientos paliativos para la EH

Aunque no existe cura para la enfermedad de Huntington, actualmente se está adelantando a nivel mundial, el estudio observacional Enroll – HD en familias con esta enfermedad y personas en riesgo, con el fin de facilitar el desarrollo de la investigación clínica y encontrar un tratamiento.

Sin embargo, existen tratamientos dirigidos al control y mejoría de los síntomas: “Todos los pacientes con Huntington, sin excepción, debido a los movimientos exagerados queman 7000 calorías al día. La disminución del movimiento, con medicamentos permite que los pacientes con Huntington quemen menos calorías y no se desnutran. Existen también tratamientos para dormir, que ayudan a que el paciente este calmado, baje su agresividad y no grite toda la noche; así como para las distonías (contracciones anormales de los músculos), que mejoran el dolor y la contracción muscular. Entonces, la medicación así sea paliativa, mejora la calidad de vida no solo del paciente sino de su familia o cuidador”, concluye el neurólogo de la ACN.

 Desde la Asociación Colombiana de Neurología, hacen un llamado a todos los nacionales para que apoyen con dinero o en especie (alimentos no perecederos, ropa en buen estado para clima cálido) a los pacientes con Huntington de la región Caribe, que pueden ayudar a mejorar su calidad de vida, ya que se trata de familias que viven en zonas rurales. 

Medicina Clínica

10 áreas en las que los gobiernos pueden trabajar para reducir el uso nocivo del alcohol

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se pierden 3 millones de vidas por el uso nocivo del alcohol, razón por la que se lanzó una estrategia para apoyar a los gobiernos en ese aspecto.

Publicado

el

10 áreas en las que los gobiernos pueden trabajar para reducir el uso nocivo del alcohol

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se pierden 3 millones de vidas por el uso nocivo del alcohol, razón por la que se lanzó una estrategia para apoyar a los gobiernos en ese aspecto.

También le puede interesar: 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos.

La estrategia global de la OMS para reducir el uso nocivo del alcohol busca mejorar los resultados sociales y de salud para individuos, familias y comunidades, con una morbilidad y mortalidad considerablemente reducidas debido al uso nocivo del alcohol y sus consecuencias sociales. 

Además, se prevé que la estrategia mundial promoverá acciones locales, regionales y mundiales para prevenir y reducir el uso nocivo del alcohol. 

Asimismo, la estrategia global se centra en diez áreas clave de opciones de políticas e intervenciones a nivel nacional. 

Las diez áreas para la acción nacional son:

  1. Liderazgo, conciencia y compromiso.
  2. Respuesta de los servicios de salud.
  3. Acción comunitaria.
  4. Políticas de conducción de bebidas alcohólicas y contramedidas.
  5. Disponibilidad de alcohol.
  6. Comercialización de bebidas alcohólicas.
  7. Políticas de precios.
  8. Reducir las consecuencias negativas del consumo de alcohol y la intoxicación alcohólica.
  9. Reducir el impacto en la salud pública del alcohol ilícito y el alcohol producido de manera informal.
  10. Seguimiento y vigilancia.

¿Qué dice cada área?

Área 1. Liderazgo, conciencia y compromiso.

(a) desarrollo o fortalecimiento de estrategias nacionales y subnacionales, planes de acción y actividades existentes y globales para reducir el uso nocivo del alcohol.

(b) establecer o designar una institución o agencia principal, según corresponda, como responsable del seguimiento de las políticas, estrategias y planes nacionales.

(c) coordinar las estrategias sobre el alcohol con el trabajo en otros sectores relevantes, incluida la cooperación entre los diferentes niveles de los gobiernos, y con otras estrategias y planes relevantes del sector de la salud.

(d) asegurar un amplio acceso a la información y programas efectivos de educación y concientización pública en todos los niveles de la sociedad sobre la gama completa de daños relacionados con el alcohol que se experimentan en el país y la necesidad y la existencia de medidas preventivas eficaces.

(e) crear conciencia sobre el daño a otros y entre los grupos vulnerables causados ​​por el consumo de alcohol, evitar la estigmatización y desalentar activamente la discriminación contra los grupos e individuos afectados.

Área 2. Respuesta de los servicios de salud.

(a) aumento de la capacidad de los sistemas de salud y bienestar social para brindar prevención, tratamiento y atención para el consumo de alcohol y trastornos inducidos por el alcohol y afecciones comórbidas, incluido el apoyo y el tratamiento para las familias afectadas.

(b) iniciativas de apoyo para la detección e intervenciones breves para el consumo peligroso y nocivo en la atención primaria de salud y otros entornos; tales iniciativas deben incluir la identificación temprana y el manejo del consumo nocivo de alcohol entre mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil.

(c) mejorar la capacidad de prevención, identificación e intervenciones para individuos y familias que viven con el síndrome del alcoholismo fetal y trastornos asociados.

(d) desarrollo y coordinación efectiva de estrategias y servicios integrados y / o vinculados de prevención, tratamiento y atención para trastornos por consumo de alcohol y enfermedades comórbidas, incluidos trastornos por consumo de drogas, depresión, suicidios, VIH / SIDA y tuberculosis.

(f) Establecer y mantener un sistema de registro y monitoreo de la morbilidad y mortalidad atribuibles al alcohol, con mecanismos regulares de información.

Área 3. Acción comunitaria

(a) respaldar evaluaciones rápidas para identificar brechas y áreas prioritarias para las intervenciones a nivel comunitario.

(b) facilitar un mayor reconocimiento de los daños relacionados con el alcohol a nivel local y promover respuestas apropiadas efectivas y rentables a los determinantes locales del uso nocivo del alcohol y los problemas relacionados.

(c) proporcionar información sobre intervenciones efectivas basadas en la comunidad y crear capacidad a nivel comunitario para su implementación;

(d) movilizar a las comunidades para prevenir la venta de alcohol y el consumo de alcohol por parte de los bebedores menores de edad, y desarrollar y apoyar entornos libres de alcohol, especialmente para los jóvenes y otros grupos en riesgo.

Área 4. Bebidas – políticas de conducción y contramedidas.

a) introducción y cumplimiento de un límite superior para la concentración de alcohol en la sangre, con un límite reducido para conductores profesionales y conductores jóvenes o novatos.

(b) promover puntos de control de sobriedad y pruebas aleatorias de aliento;

(c) suspensión administrativa de permisos de conducir.

(d) Licencia graduada para conductores novatos con tolerancia cero para conducir con alcohol;

(e) uso de un bloqueo de encendido, en contextos específicos donde sea asequible, para reducir los incidentes de conducción de bebidas alcohólicas.

(f) fomentar el suministro de transporte alternativo, incluido el transporte público hasta después de la hora de cierre de los lugares para beber;

(g) campañas de medios de comunicación masivos bien planificadas, de alta intensidad y bien ejecutadas, dirigidas a situaciones específicas, como temporadas de vacaciones, o audiencias como los jóvenes.

Área 5. Disponibilidad de alcohol.

(a) establecer, operar y hacer cumplir un sistema apropiado para regular la producción, venta al por mayor y servicio de bebidas alcohólicas.

b) establecer una edad mínima apropiada para comprar o consumir bebidas alcohólicas y otras políticas con el fin de levantar barreras contra las ventas y el consumo de bebidas alcohólicas por parte de adolescentes;

(c) adoptar políticas para prevenir las ventas a personas intoxicadas y menores de edad y considerar la introducción de mecanismos para asignar responsabilidad a los vendedores.

(d) establecer políticas con respecto al consumo de alcohol en lugares públicos o en las actividades y funciones de las agencias públicas oficiales

Área 6. Marketing de bebidas alcohólicas

(a) establecer marcos regulatorios , preferiblemente con una base legislativa, y apoyados cuando sea apropiado por medidas de autorregulación, para la comercialización del alcohol mediante:

(i) regular el contenido y el volumen de comercialización.

(ii) la regulación del marketing directo o indirecto en ciertos o todos los medios.

(iii) regular las actividades de patrocinio que promueven las bebidas alcohólicas.

(iv) restringir o prohibir las promociones relacionadas con actividades dirigidas a los jóvenes.

(v) la regulación de nuevas formas de técnicas de comercialización del alcohol, por ejemplo, las redes sociales.

Área 7. Políticas de precios.

(a) establecer un sistema para la tributación doméstica específica, sobre el alcohol acompañado de un sistema de cumplimiento efectivo, que puede tener en cuenta, según corresponda, el contenido alcohólico de la bebida.

(b) revisar regularmente los precios en relación con el nivel de inflación e ingresos.

(c) prohibir o restringir el uso de promociones directas e indirectas de precios, ventas con descuento, ventas por debajo del costo y tarifas planas por consumo ilimitado u otros tipos de ventas por volumen.

(d) establecer precios mínimos para el alcohol cuando sea aplicable.

(e) proporcionar incentivos de precios para las bebidas no alcohólicas.

Área 8. Reduciendo las consecuencias negativas de beber alcohol.

(a) regular el contexto de consumo de alcohol con el fin de minimizar la violencia y el comportamiento perturbador, incluyendo servir alcohol en recipientes de plástico o vidrios a prueba de roturas y el manejo de problemas relacionados con el alcohol en eventos públicos a gran escala.

(b) hacer cumplir las leyes contra la intoxicación y la responsabilidad legal por las consecuencias del daño resultante de la intoxicación causada por la ingesta de alcohol.

(c) promulgar políticas de gestión relacionadas con el servicio responsable de bebidas en las instalaciones y capacitar al personal de los sectores pertinentes sobre cómo prevenir, identificar y gestionar mejor a los bebedores intoxicados y agresivos.

Área 9. Reducción del impacto en la salud pública del alcohol ilícito

(a) buen control de calidad con respecto a la producción y distribución de bebidas alcohólicas.

(b) regular las ventas de alcohol producido de manera informal e incorporarlo al sistema tributario.

(c) un sistema eficiente de control y ejecución, incluidos los sellos fiscales.

(d) desarrollar o fortalecer los sistemas de rastreo de alcohol ilícito.

(e) garantizar la necesaria cooperación e intercambio de información relevante para combatir el alcohol ilícito entre las autoridades a nivel nacional e internacional.

(f) emitir advertencias públicas relevantes sobre contaminantes y otras amenazas para la salud por alcohol informal o ilícito.

Área 10. Seguimiento y vigilancia.

(a) establecer marcos efectivos para las actividades de monitoreo y vigilancia, incluidas las encuestas nacionales periódicas sobre el consumo de alcohol y los daños relacionados con el alcohol.

(b) establecer o designar una institución u otra entidad organizativa responsable de recopilar, analizar y difundir los datos disponibles, incluidos  publicación informes nacionales.

(c) definir y rastrear un conjunto común de indicadores de uso nocivo del alcohol y de respuestas e intervenciones de políticas para prevenir y reducir dicho uso.

(d) crear un depósito de datos a nivel de país basado en indicadores acordados internacionalmente e informar datos en el formato acordado a la OMS y otras organizaciones internacionales relevantes;

(e) desarrollo  evaluación Mecanismos con los datos recopilados para determinar el impacto de las medidas políticas, las intervenciones y los programas implementados para reducir el uso nocivo del alcohol.

Continuar leyendo

Actualidad

20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos

Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef indican que durante el 2018 alrededor de 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra el sarampión, la difteria y el tétanos.

Publicado

el

20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos

Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef indican que durante el 2018 alrededor de 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra el sarampión, la difteria y el tétanos.

La cobertura de esas vacunas se han estancado desde el 2010 en alrededor de un 86%, que aunque es una cifra elevada, no es suficiente.

También le puede interesar: 25 de cada 100 niños menores de 5 años en el país tienen anemia: INS.

Según las agencias, se necesita al menos una cobertura del 95% a escala mundial para para garantizar la protección contra los brotes de enfermedades prevenibles. 

De acuerdo con las nuevas estimaciones, más de uno de cada diez niños no recibió vacunas vitales contra enfermedades como el sarampión y la difteria en 2018 debido a los conflictos, la desigualdad, el precio y la autocomplacencia. 

“Las vacunas son una de nuestras herramientas más importantes para prevenir brotes y mantener al mundo seguro. Aunque hoy en día la mayoría de los niños están siendo vacunados, la cifra de los que se quedan atrás es excesiva. Y lo que resulta inaceptable es que a menudo quienes no reciben la vacuna son precisamente quienes corren un mayor riesgo: los más pobres, los más marginados, los afectados por los conflictos o las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la OMS.

La mayoría de los niños no vacunados viven en los países más pobres, y un número desproporcionado se encuentra en estados frágiles o afectados por conflictos. 

Casi la mitad viven en sólo 16 países: Afganistán, Chad, Etiopía, Haití, Iraq, Malí, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen. 

El sarampión

Una serie de brotes de sarampión alrededor del mundo durante el 2018 revelan lagunas en la cobertura que han estado arraigadas durante muchos años. 

Además, existen disparidades considerables de acceso a la vacuna entre países y dentro de cada uno de ellos, sin importar el nivel de ingresos. 

En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión en todo el mundo, más del doble que en 2017. 

“El sarampión es un indicador en tiempo real de los lugares donde tenemos más trabajo que hacer para combatir las enfermedades prevenibles. Debido a que el sarampión es tan contagioso, un brote indica que las comunidades están dejando de recibir las vacunas debido al acceso, los costos o, en algunos lugares, la autocomplacencia. Tenemos que agotar todos los esfuerzos para inmunizar a cada niño”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

Los países con mayor tasa de sarampión

  1. Ucrania 
  2. República Democrática del Congo 
  3. Madagascar 
  4. Liberia 
  5. Somalia 
  6. Serbia 
  7. Georgia 
  8. Albania 
  9. Yemen 
  10. Rumania 

Aunque Ucrania ha logrado vacunar a más del 90% de sus bebés, la cobertura ha sido reducida durante varios años, lo que ha dejado a un gran número de niños mayores y adultos en situación de riesgo, precisa el informe de la OMS.

También le puede interesar: OMS advierte que el ébola está a un paso de ser emergencia de salud pública internacional.

En otros países con alta incidencia y alta cobertura hay grupos significativos de personas que no han recibido la vacuna contra sarampión en el pasado.

“Esto demuestra que una baja cobertura a lo largo del tiempo, o la existencia de comunidades determinadas de personas no vacunadas, pueden desencadenar brotes mortales”, asegura la OMS. 

Continuar leyendo

Actualidad

25 de cada 100 niños menores de 5 años en el país tienen anemia: INS

La ENSIN 2015 presentada por el INS, hablando solo de niños menores de 5, reporta que 25 de cada 100 a nivel nacional tienen anemia (24,7%).

Publicado

el

25 de cada 100 niños menores de 5 años en el país tienen anemia: INS

El Instituto Nacional de Salud (INS) presentó los resultados del análisis profundo de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional – ENSIN 2015, que muestra cifras preocupantes sobre el estado nutricional de los colombianos.

El estudio permite evidenciar qué tan mal o bien nutrida está la población en asociación con la calidad de los alimentos que consume.

También le puede interesar: Consumo de azúcar en menores de edad supera el máximo recomendado.

Si bien el primer informe sobre la salud nutricional del país se dio a conocer en noviembre de 2017, cuando el Gobierno difundió los resultados macro sobre la situación de talla y peso en relación con desnutrición, sobrepeso y obesidad; en esta oportunidad la Encuesta presentó un análisis de vitaminas y minerales de la ENSIN 2015, a través de muestras de sangre, presenta cómo están los niños y mujeres embarazadas, respecto a micronutrientes fundamentales para el crecimiento y el desarrollo de las nuevas generaciones como los son: el hierro, la vitamina A y el Zinc.

PANORAMA PREOCUPANTE EN LOS menores de 5 años

La ENSIN 2015 presentada por el INS, hablando solo de niños menores de 5, reporta que 25 de cada 100 a nivel nacional tienen anemia (24,7%).

Aunque la cifra mejoró 2 puntos porcentuales respecto a los datos de la ENSIN 2010 (27 de cada 100) la prevalencia sigue siendo alta.

Lo más preocupante es que la cifra aumenta cuando se trata de niños entre los 6 a 11 meses (62 de cada 100 es decir el 62,5%).

En cuanto a niños indígenas la cifra de anemia es de 34 de cada 100 y afrodescendientes, 33 de cada 100.

En general, precisó el INS, la cuarta parte de los niños entre los 6 meses a 5 años en Colombia tienen anemia.

“Dado que el curso de vida de una persona inicia en la primera infancia, lo que se haga o deje de hacerse en esta etapa para proteger su salud y nutrición tendrá grandes impactos en las condiciones de calidad de vida y salud (…) Las deficiencias en el estado nutricional alteran el crecimiento y el desarrollo cognitivo, situaciones que muchas veces son irreversibles”, señaló la directora del INS, Martha Ospina.

Deficiencia de Vitamina A Y ZINC

En los niños y niñas de 1 a 4 años, la ENSIN 2015 evaluó la deficiencia de vitamina A, encontrando que 27 de cada 100 niños (27,3% a nivel nacional), es decir 2,3 puntos porcentuales (p.p.) por encima de la ENSIN 2010, tienen bajos niveles de vitamina A, lo que significa que 1 de cada 4 niños y niñas los presentan.

También le puede interesar: 34% de los colombianos consume bebidas azucaradas todos los días.

Las prevalencias más altas se encontraron en la población de 1 año, en donde 30 de cada 100 tiene deficiencia (29, 9%).

En los afrodescendientes 39 de cada 100 (39,4%) y en los indígenas 33 de cada 100 (33,5%).

En el caso del Zinc, la ENSIN 2015 encontró que 36 de cada 100 niños a nivel nacional entre los 1 a 4 años (36,0%) presentó deficiencia de Zinc, cifra por debajo de la reportada en la ENSIN 2010 (43,3%).

También le puede interesar: OMS alerta sobre alto nivel de azúcar en alimentos para bebés.

Las mayores deficiencias se hallaron en niños (36,4%), en la población sin pertenencia étnica (36,5%), en la población ubicada en el área rural (37,2%), por encima de la tercera parte de la población en el cuartil de mayor riqueza (37,7 %) y por regiones las de mayor deficiencia de Zinc son la Atlántica (40,7%) y Orinoquía – Amazonía (39,7%).

Mujeres en edad fértil

En mujeres en edad fértil, entre los 13 a 49 años de edad, se evidenció que 15 de cada 100 son anémicas.

Aunque la cifra es más baja en comparación con los niños menores de 5 años, su prevalencia fue el doble comparada con la información de la ENSIN 2010 y según los investigadores se puede constituir en un problema leve de salud pública.

Las prevalencias más altas están a mayor edad y aumentan si la mujer pertenece a una etnia.

En mujeres indígenas se encontró que 28 de cada 100 (28,4%) y en afrodescendientes 24 de cada cien (24,5%) son anémicas, los porcentajes fueron el doble al comparar las cifras con mujeres sin pertenencia étnica.

No se presentaron diferencias sustanciales entre ciudades capitales y departamentos y se encontró que las prevalencias más altas de anemia estaban en las mujeres pertenecientes a la quinta parte más pobre de la población (19,4%) y en las ubicadas en las regiones Orinoquía – Amazonia (21,5%) y Atlántica (19,5).

Conclusiones del informe

El informe permite concluir que la malnutrición o la desnutrición oculta es considerada un riesgo presente en toda la población y su prevalencia es mayor en grupos indígenas y afrocolombianos.

Ospina precisó que si bien un porcentaje importante de colombianos no tiene problemas de seguridad alimentaria, sí tiene una inadecuada ingesta de éstos nutrientes vitales, por lo tanto su deficiencia genera retraso de crecimiento, afectando el desarrollo mental y la capacidad inmunitaria de niños y niñas; además, la persistencia de la malnutrición limita y condiciona la producción intelectual y el desarrollo de la población.

“Lo que éstos resultados nos muestran es que tenemos un enemigo oculto que es la desnutrición interna o la malnutrición que también nos preocupa porque son niños que recurrentemente tienen infecciones respiratorias agudas y enfermedad diarreica aguda, aumenta la morbimortalidad, bajo rendimiento escolar y pobre desarrollo del país. En el futuro estamos hablando de individuos con menos oportunidades y una generación de colombianos poco competitivos”, agregó la directora del INS.

Pero, ¿qué explica la malnutrición?, la directora del INS precisó que se debe a tres factores: 

  • “Uno es el de la disponibilidad, comemos lo que está disponible”.
  • “La segunda es el precio o el acceso, comemos lo que está al alcance de nuestro bolsillo”.
  • “Una tercera razón es la elección, elegimos comer aquello que se supone es sano y nutritivo; o comemos porque nos gusta y sentimos atracción por ciertos alimentos” explicó Ospina.

Así mismo influyen otras causas como la baja lactancia materna, el acceso a servicios de agua potable y saneamiento básico, el nivel educativo en especial de la madre.

Todos estos factores inciden en la situación nutricional de los colombianos y deben tenerse en cuenta dentro de las políticas públicas, sostuvo Ospina.

Continuar leyendo

Innovación

Productos destacados

Latinoamércia

Tendencias

Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras