Conéctate con nosotros

Investigación Clínica

Distrofia Muscular – Guía Práctica Clínica (GPC)

Publicado

el

distrofia muscular

La Infección Respiratoria Aguda (IRA) es un conjunto de enfermedades transmisibles auto limitadas que afectan el aparato respiratorio desde la nariz hasta el alveolo. Son enfermedades frecuentes en la infancia, en promedio un niño menor de 5 años sufre un promedio de tres a seis episodios de IRA, frecuencia que no es influenciada por su ubicación geográfica o condición social.

La mayoría de estas IRAs tiene una etiología viral: los rinovirus representan del 25% al 30%, virus sincitial respiratorio (RSV), virus de parainfluenza e influenza, metapneumovirus humano y los adenovirus representan del 25% a 35%, coronavirus y los virus no identificados representan del 35% al 50%.

Documentos adjuntos

Este artículo tiene documentos adjuntos que podrá descargar para ampliar su información:

Investigación Clínica

Terapia celular funcionaría para casos de cardiomiopatía isquémica

Los resultados de un ensayo clínico mostraron que el uso de la terapia celular mejora la calidad de vida tras una cardiomiopatia isquemica

Publicado

el

terapia celular cardiomiopatia isquemica beneficios

La terapia celular -técnica utilizada en medicina para reparar la función de los tejidos lesionados- ha mostrado ser útil en el tratamiento de pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica. Los resultados de una nueva investigación sugieren que impacta positivamente la calidad de vida de los pacientes y mejora el tono muscular del corazón en algunos casos.

Este estudio titulado CONCERT-HF realizado por varias instituciones y publicado en el European Journal of Heart Failure, se trata del primer ensayo multicéntrico que evalúa los resultados de la terapia celular en pacientes con fallo cardíaco. Los autores se concentraron específicamente en efecto del tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca con células estromales mesenquimales (MSC) autólogas, células cardíacas c-kit positivas (CPC) o ambas, luego de que se produjera una cardiomiopatía isquémica.

De acuerdo con los investigadores, el ensayo CONCERT-HF es un ensayo de fase II, doble ciego y controlado con placebo en el que participaron 125 individuos. Cada participante fue seleccionado de forma aleatoria para recibir una inyección transendocárdica de MSC que podía contener cualquiera de las siguientes opciones: (i) combinación de MSC y CPC, (ii) MSC solas, CPC solas o el placebo. Luego de ello, se les realizó un seguimiento permanente durante los 12 meses siguientes a la aplicación.

También le puede interesar: Medicina privada de Argentina en crisis

¿Cómo se podría aplicar esta terapia a casos de cardiomiopatía isquémica?

Los especialistas notaron que el tratamiento con CPC por sí solo, en pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica, se asoció a una disminución significativa de los eventos cardíacos adversos mayores en comparación con el placebo. En cuanto a la calidad de vida, ésta mejoró significativamente entre quienes recibieron terapia celular combinada o la inyección de MSC solas vs. el placebo administrado.

No obstante, el equipo investigador anotó que la fracción de eyección ventricular, los volúmenes del ventrículo izquierdo, el tamaño de la cicatriz en el músculo cardíaco y el consumo máximo de oxígeno no cambiaron significativamente de una opción de tratamiento a otra. “Se trata de un avance muy importante en el campo de la terapia celular y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca”, afirmó en un comunicado el autor principal, el doctor Roberto Bolli, director del Instituto de Cardiología Molecular de la Universidad de Louisville.

Asimismo indicó que la investigación “sugiere que un tratamiento, administrado una sola vez, puede producir efectos beneficiosos a largo plazo en la calidad de vida y el pronóstico de estos pacientes con cardiomiopatía isquémica. Los resultados allanan el camino para un ensayo de fase III más amplio sobre la terapia celular en la insuficiencia cardíaca”.

También le puede interesar: Invima autoriza uso de emergencia de la vacuna CoronaVac de Sinovac

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Trabajos con alta exigencia física aumentan el riesgo de cardiopatía isquémica

Las personas con hipertensión y puestos de trabajo más exigentes físicamente tienen el triple de riesgo de desarrollar cardiopatía isquémica.

Publicado

el

Trabajos con exigencia física aumentan el riesgo de cardiopatía isquémica

Las personas con hipertensión y puestos de trabajo más exigentes físicamente tienen el triple de riesgo de desarrollar cardiopatía isquémica en comparación con personas sanas con un empleo moderadamente activo, según un estudio publicado en la revista ‘European Journal of Preventive Cardiology’.

El equipo de investigadores del Sur de Dinamarca, liderados por la Dra. Karen Allesoe explica que estudios anteriores han mostrado que tanto hombres como mujeres que desempeñan constantemente trabajos físicos exigentes tienen riesgos mayores de desarrollar enfermedades cardíacas.

“Queríamos investigar si las mujeres con hipertensión y trabajos físicamente exigentes tienen un riesgo especialmente alto de enfermedades coronarias”, explica Allesoe. En el estudio se tomaron los datos de 12.093 enfermeras de una cohorte de un estudio de 1993, en el que se incluía información sobre hipertensión y tasa de actividad física de las participantes recolectada a partir de un cuestionario.

El índice de actividad física en el trabajo se clasificó en: sedentaria, moderada (estar de pie o caminar pero sin esfuerzo físico) y elevada (estar de pie, caminar y cargar peso). Los datos de las mujeres con actividad física elevada en el trabajo se comparó con el de aquellas mujeres con actividad moderada, al considerarlas el grupo más sano del estudio.

También puede leer: Metformina podría disminuir inflamación pulmonar por Covid-19

Estudio sobre cardiopatía isquémica

El promedio de seguimiento del estudio fue de 15 años, en este periodo 580 enfermeras desarrollaron cardiopatía isquémica (el 12% de ellas tenían además hipertensión).  Además, la actividad física en el trabajo fue considerada como alta en el 46,3 por ciento de las enfermeras, moderada en el 34,4 por ciento y sedentaria en el 19,3 por ciento de los casos.

En el cruce de información el equipo de investigación evidenció que las enfermeras con alta actividad física en el trabajo tenían tres veces más riesgo de desarrollar cardiopatía isquémica, especialmente si se tenía hipertensión, en comparación con las mujeres con presión normal y actividad física moderada en el trabajo.

Adicionalmente, las mujeres con presión arterial normal y actividad física elevada en el trabajo también tenían un ligero aumento del riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, pero este porcentaje no fue estadísticamente significativo después de que se ajustaron los factores de riesgo cardiovascular como la diabetes y el tabaquismo.

No obstante, con los resultados surgió una posible explicación; los trabajos más exigentes provocan aumentos en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, este ritmo cardíaco elevado pude conducir a la creación de placas en las arterias y la aterosclerosis. La hipertensión también causa la aterosclerosis. Además, el levantamiento y transporte de cargas pesadas puede causar un aumento agudo de la presión arterial que podría ser perjudicial en personas con hipertensión.

Finalmente, los investigadores resaltaron que antes de hacer conclusiones y conjeturas es necesario indagar más obre qué aspectos del trabajo físicamente exigente pueden ser más perjudiciales.

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Metformina podría disminuir inflamación pulmonar por Covid-19

En estudios con ratones se evidenció que la metformina (medicamento usado para tratar la diabetes) previene la inflamación pulmonar producto de la infección por SARS-CoV-2.

Publicado

el

Metformina podría disminuir inflamación pulmonar por Covid-19

Un equipo de la facultad de medicina de la Universidad de California en Estados Unidos evidenció en estudios con ratones que la metformina (medicamento usado para tratar la diabetes) previene la inflamación pulmonar producto de la infección por SARS-CoV-2, esto debido al mecanismo molecular de la actividad antiinflamatoria que surge al tomar el fármaco.

La metformina reduce la glucemia y se utiliza en combinación con una dieta específica en pacientes con diabetes tipo 2. Este fármaco reduce la producción de glucosa en el hígado, reduciendo los niveles de azúcar en la sangre y mejorando la respuesta del cuerpo a la insulina, pero también los médicos han destacado las propiedades antiinflamatorias del medicamento.

Anteriormente, estudios clínicos retrospectivos demostraron que el uso de metformina en pacientes obesos o diabéticos con Covid-19 disminuía la gravedad y mortalidad del virus antes del ingreso hospitalario. Otros medicamentos probados en este segmento de pacientes no tuvieron los mismos resultados, mientras que la obesidad y la diabetes se mantenían como los dos más importantes factores de riesgo para desarrollar Covid grave.

No obstante, ninguno de estos estudios estableció la razón por la que la metformina tenía efecto de reducción de gravedad y mortalidad por Covid-19, ni tampoco se realizaron más análisis para obtener respuestas concluyentes. “Los estudios clínicos estaban plagados de factores de confusión que dificultaban la obtención de conclusiones. Había cierto escepticismo en sus resultados. Y como la metformina es un fármaco sin patente y de bajo coste, hay poco impulso para realizar ensayos a gran escala, que son bastante caros”, explicó el doctor Michael Karin, autor correspondiente del estudio.

Para realizar el análisis el equipo se enfocó en un modelo de ratón con síndrome de dificultad respiratoria aguda, una infección casi siempre mortal en el que fluidos del cuerpo entran en los pulmones restringiendo el suministro de oxígeno y dificultando la respiración. Esta infección se presenta por virus o patógenos aunque también puede deberse a un traumatismo. Esta es una de las principales causas de muerte en pacientes con Covid-19.

Con base en esta premisa, el equipo suministró metformina a los ratones antes o después de la exposición a la endotoxina bacteriana, un sustituto de la neumonía bacteriana y evidenció que el medicamento disminuía la aparición o los síntomas del síndrome de dificultad respiratoria aguda. Además la metformina redujo la tasa de mortalidad de los ratones expuestos a la endotoxina.

También puede leer: Herramienta informática detecta cardiopatías asociadas a la genética

¿Cómo actúa la metformina en Covid-19?

Al inhibir la producción de IL-1B (proteína) y el ensamblaje del inflamasoma en los macrófagos alveolares, las células inmunitarias de los pulmones, se disminuyó la inflamación producto de la respuesta inmune temprana del organismo. Cabe resaltar, que esa proteína suele tener cantidades elevadas en las personas que se infectan con coronavirus provocando la denominada “tormenta de citoquinas” que provoca que el cuerpo ataque sus propias células. Estas son señales de que la respuesta inmunitaria del organismo se ha desviado.

Los estudios de cultivo celular con macrófagos revelaron el mecanismo subyacente por el que la metformina ejerce su actividad antiinflamatoria: la reducción de la producción de ATP por las mitocondrias. El ATP es la molécula que las mitocondrias utilizan para almacenar energía química para las células. Es esencial para todos los procesos celulares, pero la disminución de la producción de ATP en las células del hígado es la responsable del efecto reductor de la glucosa de la metformina.

Una menor cantidad de ATP en los macrófagos condujo a la inhibición de la síntesis de ADN mitocondrial, que había sido identificada previamente por el laboratorio de Karin como un paso crítico en la activación del inflamasoma NLRP3. Investigaciones posteriores descubrieron que la eliminación de las mitocondrias dañadas reducía la actividad del inflamasoma NLRP3 y la inflamación.

Adicionalmente, los investigadores también confirmaron que la interferencia específica con la síntesis de ADN mitocondrial en los macrófagos causada por la eliminación de la enzima CMPK2 (citidina monofosfato quinasa 2) inhibía la producción de IL-1B (pero no de IL-6) y evitaba la aparición del síndrome de dificultad respiratoria.

Finalmente, el equipo explicó que estos hallazgos sugieren una fuerte relación entre el suministro de metformina u otros inhibidores de los macrófagos pulmonares, y una disminución de las tasas de mortalidad del Covid-19, además de abrir un nuevo camino para desarrollar tratamientos contra el coronavirus.

Para concluir los autores señalaron que la metformina no solo ha mostrado su potencial en diabetes y Covid grave sino que puede tener potencial terapéutico en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares.

También puede leer: Vacuna anticovid de Novavax muestra eficacia del 90.4%

Continuar leyendo

Tendencias

Indicadores / Cifras