Conéctate con nosotros

Opinión

Desabastecimiento de medicamentos ¿un fenómeno prevenible?

Análisis del Presidente de Salud Total sobre el desabastecimiento de medicamentos y su impacto en la salud.

Publicado

el

Desabastecimiento de medicamentos

El desabastecimiento de medicamentos es un problema a nivel globa. En países como Estados Unidos, Australia, Canadá, los que integran la Unión Europea o Zimbawe lo padecen. Por ejemplo, en el año 2011 se reportó en los Estados Unidos la escasez de 5 grupos de medicamento: oncología, antiinfecciosos, cardiovasculares, sistema nervioso central y tratamiento del dolor (Gray & Manasse, 2012).

Pero ¿Qué puede considerarse como desabastecimiento de medicamentos? La Agencia Española de Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) lo define como una asimetría entre la oferta y la demanda al presentarse una disponibilidad del medicamento inferior a la demanda, generando dificultades en el tratamiento de los pacientes, reacciones adversas por cambios en la formulación, errores en la medicación, hospitalizaciones y aumento de la mortalidad, interrupción del tratamiento; problemas con el médico tratante, costos por la reformulación e insatisfacción con los Sistemas de Salud.

Como se mencionó este es un fenómeno global y creciente, por ejemplo, en España lo notificado como desabastecimiento en el primer semestre de 2019, superó lo correspondiente al año 2017; aunque se indicó que el 80% era posible sustituirlo por otro medicamento con el mismo principio activo y vía de administración. A nivel global, los medicamentos más reportados como desabastecidos son los antibióticos y los antineoplásico. Esta misma agencia estableció las siguientes causas; incremento en la demanda (14%), dificultad para conseguir el principio activo (9%); sin embargo, el 60% se debe a problemas de fabricación o capacidad de los laboratorios productores, factores que según la AEMPS son prevenibles para disminuir su impacto. Interesante por sus implicaciones negativas es la fatiga de alertas debido a la cantidad de alertas por desabastecimiento impactando la atención por parte del talento humano de salud (Hernández & Orueta, 2019).

También puede leer: medidas para la prestación del servicio público de transporte – decreto 768

A su vez, se considera que no se debe confundir desabastecimiento con falta de suministro, en este último se establece que la oferta no se ajusta a la demanda, principalmente por dificultades en la fabricación y distribución. Los problemas de desabastecimiento o suministro se deben, entre otras causas, a dificultades con el etiquetado, errores de cálculo de la demanda o incluso a la concentración de la producción en algunos países asiáticos. Si bien no se considera un problema de salud pública, debido a que se dispone de alternativas terapéuticas, el incremento en el desabastecimiento podría poner en serias dificultades el tratamiento de los pacientes por lo que requiere un seguimiento estricto y medidas para solucionar las dificultades (Fundación Universitaria San Pablo CEU, 2020).

Para la industria farmacéutica, una de las causas del desabastecimiento de algunos fármacos es la definición, por parte de los Sistemas de Salud, de precios por debajo de los costos de producción (Europa Press, 2019).

Esta situación generó, por ejemplo, que la AEMPS definiera un plan para garantizar el abastecimiento de medicamentos en el período 2019-2022, estableciendo tres objetivos: prevenir los problemas de suministro, gestionarlos e informar los problemas. Objetivos que se despliegan en acciones relacionadas con el control, regulación, garantía de suministro de medicamentos esenciales, sanciones, normativa, identificación oportuna, mejores herramientas de gestión, optimizar la información, integrarla y mejorar su alcance; coordinación con otros países, incorporar a las partes interesadas y evaluar el plan (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, 2019).

En el informe de la cumbre internacional sobre desabastecimiento de medicamentos se reiteran las anteriores dificultades en el abastecimiento, lo que indica que hay un consenso en torno sus causas. Para solucionar o mitigar el impacto de este fenómeno, se proponen cinco recomendaciones sobre el fortalecimiento de la información, establecer una lista de productos críticos o vulnerables, mecanismos de compra que garanticen continuidad de la distribución, mejorar la regulación para eliminar la variabilidad innecesaria y crear la institucionalidad para establecer la información sobre demanda y distribución (Advancing Farmacy Worldwide, 2013).

Para el caso de Colombia, la política farmacéutica nacional plantea 10 estrategias para mejorar el acceso, la oportunidad de dispensación, calidad y uso adecuado según las necesidades de la población. De estas estrategias, 3 son trasversales.

trasnversales

En el diagnóstico que se elaboró se definió como problema central la inequidad en el acceso y la deficiente calidad de la atención, dificultad atribuible a 5 causas de las cuales se destaca, para el problema del desabastecimiento, una oferta, suministro y disponibilidad insuficiente de medicamentos esenciales, situación que se ha evidenciado de tiempo atrás en especial con medicamentos estratégicos y esenciales. Se reconoce la información inadecuada y la no existencia de incentivos para generar producción nacional. Para responder a esta situación se define la estrategia adecuación de la oferta de medicamentos a las necesidades de salud nacional y regional, centrada en investigación, desarrollo y producción de medicamentos estratégicos, promoción de la competencia en cuanto a genéricos se refiera y disponibilidad de medicamentos para aquellas enfermedades priorizadas por el Ministerio (Departamento Nacional de Planeación. Consejo Nacional de Política Económica y Social, 2012).

También puede leer: Formarsalud revista 10

El fenómeno que se presenta a nivel global se refleja en nuestro país; en efecto, son las mismas causas y efectos. Permanentemente se expiden alertas sobre el desabastecimiento de medicamentos esenciales, sin embargo, no es clara la respuesta como Sistema ante este fenómeno. No existe información oportuna hacia los prescriptores, no se gestionan existencias estratégicas y no hay posibilidad de anticiparse a la escasez, entre otras situaciones que afectan el abastecimiento.

En 2014, el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) publicó un boletín sobre el desabastecimiento de medicamentos en el país. En este informe se estableció que entre noviembre de 2012 y junio de 2014 se recibieron 35 alertas de desabastecimiento relacionadas con grupos terapéuticos como los oncológicos (60%), trasplante (10%), cardiovascular (10), neurología (10%) y salud pública (10%). Se identificaron como causas el bajo número de oferentes (32%), desabastecimiento en materia prima (24%) y discontinuación del producto (24%) entre los principales motivos (Ministerio de Salud y Protección Social, 2014).

Al momento de escribir este artículo, hay desabastecimiento de medroxiprogesterona, fundamental en los programas de anticoncepción; interferón alfa 2 beta y peginteferón alfa 2 beta para el manejo de la hepatitis B-C y algunos tipos de cáncer; la amiodorona para el tratamiento de arritmias; L-asparaginasa para algunos tipos de cáncer y bacilo Calmette Guering para cáncer de vejiga, entre otros medicamentos que se han declarado como desabastecido en los últimos meses[i].

Si bien se dispone de alguna información, la dimensión del desabastecimiento de medicamentos en el país no se conoce a profundidad, esta se limita a boletines de desabastecidos ya fuera por parte del MSPS o actualmente por el Invima, no existe a la fecha análisis de impactos en cohortes específicas, ni análisis de riesgos frente a esta problemática en la cadena de abastecimiento, frente a esto aun el país se encuentra lejos de plantear como sistema posibles soluciones a esta problemática, el análisis y propuesta de sustitución terapéutica en los casos que se pueda dar, la disminución en los tiempos de importación de aquellos medicamentos que son declarados como vitales no disponibles y que deberían tener  prioridad según la población afectada y riesgo de la misma, incluso en estos casos aun falta analizar  como se financiara el sobre costo para el sistema como  se garantizara la continuidad de los tratamientos en aquellos paciente que lo requieran.

Por lo anterior, la política farmacéutica nacional se debe revisar, estamos a 8 años de haber expedido el Conpes y no existe una evaluación sobre los aspectos positivos, las dificultades y los planes a seguir; si en realidad ha sido efectiva o no. Este debe ser el punto de partida para definir planes como el establecido en España, mejorar la información pública, promover la producción en el país, revisar a fondo los mecanismos de distribución, mejorar el sistema de alertas para que sea efectivo a nivel de los médicos tratantes e incentivar reservas estratégicas de algunos medicamentos.

En resumen, desde el Sistema de Salud se deben generar acciones efectivas para mitigar, y ojalá eliminar, el fenómeno del desabastecimiento en nuestro país. Si se parte que este fenómeno es prevenible, seguramente la calidad de la atención mejorará notablemente, la adherencia a los tratamientos se aseguraría, muchos de los reprocesos desaparecerían, los costos disminuirían y los desperdicios se reducirían notablemente.

Opinión

Los líos legales a los que más se enfrentan las IPS en Colombia

De acuerdo con el abogado Jesús González, gerente de la firma González Páez y presidente del Colegio de Abogados en Derecho Médico, los problemas en los procesos administrativos y temas de conflictos laborales son algunos de los tantos líos jurídicos a los que se enfrentan las entidades de salud en la actualidad.

Publicado

el

Los líos legales a los que más se enfrentan las IPS en Colombia

Las últimas estadísticas publicadas por la Superintendencia de Salud revelaron que en enero de 2021 se presentaron 72.974 solicitudes de peticiones, quejas, reclamos y denuncias (PQRD) en contra de las entidades de salud, registrando un aumento del 11% en comparación con el mismo periodo del año pasado (65.475). Algunos expertos han dicho que esto se debe en parte a la pandemia, la cual ha suscitado una inconformidad por la atención y la falta de servicios prestados por las IPS.

Luego de un proceso ante el ente de control, varias de estas solicitudes terminan convirtiéndose en problemas legales mayores que pueden afectar no solo a la entidad en el ámbito administrativo sino también económico.

De acuerdo con el abogado Jesús Albrey González, gerente general de la firma González Páez Abogados y presidente del Colegio de Abogados en Derecho Médico, la pandemia ha mostrado la necesidad de que,  ante el aumento de dichas demandas, los prestadores de servicios en salud fortalezcan sus competencias en riesgos legales, ya que el no hacerlo puede generarles grandes daños.

“La pandemia y la adaptación de los procesos de los prestadores a esta nueva realidad necesariamente conllevará a la disminución de su riesgo legal, pues se obliga a incorporar la gerencia del riesgo jurídico como un aspecto clave en el impacto organizacional, financiero y reputacional de los prestadores de servicios de salud”, resaltó González.

También puede leer: La accidentalidad laboral del país disminuyó en 30% en 2020

Asimismo, desde su firma han logrado percibir que algunos de los mayores inconvenientes legales que pueden estar teniendo las prestadoras de salud están relacionadas con el vínculo que hay entre el médico – paciente y el riesgo frente a la responsabilidad patrimonial en que incurre la institución para reparar eventuales perjuicios derivados de un evento de responsabilidad médica.

Otras demandas derivan de los conflictos laborales asociados al talento humano en salud, pero también están aquellas que surgen a causa de las dificultades en el recaudo de cartera y que se presentan cuando el establecimiento tiene una cartera adeudada, y algunos eventos como la liquidación de EPS, que están pendientes de pago a los prestadores.

Debido a ello, indicó que las dificultades en el flujo de recursos del sistema están impactando negativamente el patrimonio de las IPS, “sumado a que las liquidaciones de varias EPS han dejado en situación de incertidumbre el pago de las prestaciones de servicios brindadas a la población en el marco del Sistema General de Seguridad Social”.

Entre otras de las cifras entregadas por el ente de control, las regiones con mayor demanda de PQRD son Bogotá con 17.893; tras ella, le siguen Valle del Cauca (11.036) y Antioquia (10.612). Las tres terminan representando el 54% del total de las peticiones.

Mientras que uno de los principales macromotivos de denuncia de los usuarios es por la restricción en el acceso a los servicios de salud, que equivalieron al 80,6% de las peticiones presentadas y que representan un total de 58.693. La menor de las solicitudes tuvo que ver con la falta de disponibilidad o inapropiado manejo del recursos humano y físico para la atención (89).

Para el gerente de González Páez Abogados, otros de los procesos jurídicos que suelen recibir en gran medida las IPS son las investigaciones y procesos administrativos sancionatorios, originados en el marco de las acciones de inspección, vigilancia y control que se desarrollan en el sector salud y que se presentan por falencias en el cumplimiento de obligaciones de carácter normativo por parte de los prestadores.

No menos importante de destacar es el cierre de los servicios originado por las falencias en el cumplimiento de las condiciones de habilitación y del sistema obligatorio de garantía de la calidad (SOGC).

De esta manera, la pandemia ha generado la necesidad de estimular planes jurídicos en estas entidades, a quienes el aumento de las denuncias y demandas los ha afectado de alguna u otra manera. 

También le puede interesar: VACUNACIÓN IRREGULAR EN BOGOTÁ Y SANTANDER REPORTA LA SUPERSALUD

Continuar leyendo

Opinión

Conclusión: el pésimo acceso a trasplante de médula ósea en Colombia se traduce en muertos

Tres importantes estudios resaltan la falta de trasplante de médula ósea como una causa fundamental de muerte de cáncer hematológico en Colombia.

Publicado

el

Conclusión el pésimo acceso a trasplante de médula ósea en Colombia se traduce en muertos

Lo primero es lo primero. Entre 12 y 13 de marzo se realizó otra jornada del 4to Congreso Nacional de Investigación en Hematología y Oncología ACHO, 4to concurso de Investigación Hernando Sarasti. En este evento virtual auspiciado por la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología (ACHO) se presentaron importantes estudios tanto de hematología de adultos, hematología pediátrica y oncología en Colombia. Acostumbrado como estoy a ver lo malo, me alegra poder decir que la organización y el contenido de este evento fue excelente. Y deseo hacer públicas mis felicitaciones a la doctora Virgina Abello y Vanessa Ospina, como líderes de la Asociación, por el dinamismo que le han impreso.

Ahora quiero enfatizar el contenido del evento. Se presentaron estudios que describen nuestra realidad. Estudios que mostraron el poderío del trabajo en equipo. Incluso estudios que pueden cambiar la práctica con implicaciones mundiales. Puede que hable de todos ellos, pues merecen difusión. Pero, regresando a mis inclinaciones, voy a concentrarme en la úlcera, la llaga abierta y pútrida que logré vislumbrar en estas sesiones. Se trata de la dolorosa carencia, inexplicable e inexcusable, de trasplante de médula ósea para patologías hematológicas comunes como mieloma múltiple, leucemia mieloide aguda y linfoma de Hodgkin refractario o en recaída.

Caso 1: mieloma múltiple.

El tratamiento recomendado para pacientes con mieloma múltiple menores de 70 años, sin comorbilidades prohibitivas, se basa en unos meses de quimioterapia de inducción, seguido por trasplante autólogo de células madre hematopoyéticas (coloquialmente, llamado trasplante de médula ósea autólogo, o simplemente trasplante autólogo). Múltiples estudios han demostrado que esta estrategia incremente las diversas métricas de supervivencia, incluyendo la general. La edad mediana al diagnóstico de mieloma es 69 años, así que se infiere que aproximadamente la mitad de los pacientes con diagnóstico de mieloma múltiple son candidatos potenciales a trasplante autólogo. La evidencia de trasplante autólogo en recaída es menos robusta, pero los expertos consideran que esta modalidad incrementa en forma sustancial la supervivencia libre de progresión.

El doctor Juan Manuel Herrera Parga (Hematooncólogos S.A. Centro Médico Imbanaco, Cali) presentó los resultados de 305 pacientes con mieloma en recaída del estudio RENEHOC (Registro de Enfermedades Neoplásicas Hematológicas de la ACHO). El RENEHOC es una iniciativa de la ACHO que busca caracterizar las neoplasias hematológicas en Colombia. En esta oportunidad, el doctor Herrera reporta los resultados de los pacientes con mieloma múltiple recaído/refractario en 18 centros colombianos, distribuidos en cinco ciudades. Los centros incluidos son grandes, muchos de ellos afiliados a prestigiosas instituciones académicas. Durante la presentación, quedó claro que trasplante de médula ósea – un procedimiento de reconocido beneficio en supervivencia – sólo se realizó en 26% y 27% de los pacientes con mieloma de-novo y recaída/refractario, respectivamente. Aunque el estudio no está diseñado para establecer la causa de la baja adopción de trasplante, especulo – basado en mi experiencia profesional, que es por barreras de acceso. Es de resaltar también, que sólo 8% de los pacientes incluidos en el RENEHOC corresponden al régimen subsidiado, población que también sufre la enfermedad y en las que el acceso a terapia apropiada es aún más difícil.

Una conclusión preliminar es que aproximadamente la mitad de los pacientes con mieloma candidatos a trasplante autólogo en primera o segunda línea no lo están recibiendo. Y esto es en los centros académicos líderes del país.

¿Qué impacto tiene un manejo inicial subóptimo? Enorme, la supervivencia mediana de mieloma refractario/recaído fue de tan solo 9.4 meses. Recaer en mieloma es perjudicial para la salud.

También puede leer: Cambia el porcentaje de giro previo por los servicios y tecnologías no UPC

Caso 2: leucemia mieloide aguda.

El trasplante de médula ósea alogénico (la médula donada proviene de un humano distinto al paciente) es la estrategia de tratamiento curativo fundamental en leucemia mieloide aguda. En otro estudio presentado en este 4to Congreso de Investigación ACHO, la doctora Claudia Lucía Sossa (FOSCAL, Bucaramanga) reporta los resultados de 289 pacientes con leucemia mieloide aguda diagnosticados en 7 centros colombianos entre 2009-2020. Este estudio es también parte de RENEHOC, el dedicado a leucemia mieloide aguda. Dos centros, la Clínica FOSCAL (Bucaramanga) y el Hospital de San José (Bogotá) aportaron 56%, y 20% de los pacientes, respectivamente. En este estudio se les realizó trasplante de médula a sólo al 21% de los pacientes. Y esto a pesar de que los dos centros de mayor reclutamiento son centros líderes en trasplante en el país. La supervivencia mediana en el grupo trasplantado no había sido alcanzada, en tanto que fue de tan solo 16 meses en el grupo que no recibió trasplante. Especulo nuevamente que se trata de un efecto Ababuara (en referencia a una paciente con leucemia aguda que logró remisión en el exterior con droga en ese entonces experimental. A quién luego forzaron a realizarse el trasplante en Colombia. La lentitud en los trámites con su asegurador se consumió la ventana terapéutica. Cuando se realizó, era tarde).

Conclusión preliminar 2: el trasplante alogénico debería ser realizado en más pacientes con leucemia mieloide aguda, y ello mejoraría la supervivencia.

Caso 3: Linfoma de Hodgkin refractario / recaído.

El tercer estudio fue presentado por el doctor Humberto Martínez Cordero (Instituto Nacional de Cancerología, Bogotá) quien reportó los desenlaces en 31 pacientes consecutivos con linfoma de Hodgkin refractario/recaído tratados en el Instituto Nacional de Cancerología de Bogotá. La terapia estándar para este grupo de pacientes incluye trasplante autólogo. Sin embargo, en esta serie, se les realizó trasplante a sólo 8 pacientes (25%). De nuevo, el impacto en la supervivencia fue dramático. La supervivencia mediana en los no trasplantados fue de tan sólo 7.6 meses. Como ya el lector puede sospechar, la supervivencia mediana de los trasplantados no fue alcanzada. En su exposición, el doctor Martínez admitió dificultades de acceso al trasplante como un factor para su no realización.

Conclusión preliminar 3: no trasplantar a los linfomas de Hodgkin refractario/recaído, es peor que fumar.

Comentario

Me siento particularmente orgulloso de poder comentar sobre estos trabajos, realizados en el país, algunos multicéntricos, y todos con una metodología adecuada. Todos hacen parte de evidencia de vida real, y cada uno reporta resultados que informan sobre cada una de las nosologías evaluadas. Como espectador, en “la barrera”, aprecio cada uno de estos esfuerzos por su valor intrínseco, y aprecio el esfuerzo de la ACHO para volverlos realidad (en dos de ellos), así como la organización del foro para presentarlos. También admiro y aprecio a cada uno de los investigadores que los realizaron.

Pero, mi perspectiva de espectador también me permite hacer un metaanálisis en un sentido distinto al usual. Concluyo de éste que, como agregado, los tres estudios cuentan una historia de carencia. Hay carencia de trasplante de médula en Colombia. Esa carencia debe ser subsanada, con URGENCIA. Basta ya de barreras de acceso a esta tecnología. Si usted está en el brazo que los autoriza, deje de interponerse. Mata un poco a cada paciente que retrase o se le niegue. No debería dormir tranquilo con esas vidas en su espalda. O, ¿sí?

También puede leer: La telemedicina reinventó el valor del cuidado del paciente

Continuar leyendo

Opinión

Recomendaciones de vacunación para pacientes con enfermedad renal en diálisis

El centro de gestión del conocimiento y las juntas directivas de la Asociación colombiana de Nefrologia ASOCOLNEF, la Asociación Colombiana de Nefrología Pediátrica ACONEPE y la Asociación Colombiana de Trasplante de Órganos ACTO elaboraron este documento donde dan recomendaciones para vacunación en pacientes renales en diálisis y en lista de espera para trasplante renal

Publicado

el

recomendaciones vacunacion pacientes dialisis

Centro de Gestión de Conocimiento ASOCOLNEF, ACONEPE, ACTO: Nancy Yomayusa,
Camilo González, Gustavo Aroca, Adriana Robayo, Erika Yama, Camilo Montero, Richard
Baquero, Carlos Benavidez, Kelly Chacón
.

Las personas con diálisis se consideran una población de alto riesgo de infección por SARS CoV2, complicaciones y muerte. Aproximadamente, 8 de cada 10 muertes se presentan en personas con al menos una comorbilidad subyacente, en particular enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes y enfermedad renal crónica (ERC). Por su parte, las personas con ERC en diálisis tienen 20 veces más riesgo de contraer la infección por SARS CoV2 que la población general.

En virtud del nivel de exposición, la multimorbilidad, cronicidad compleja, la inmunosupresión y alteraciones nutricionales de los pacientes con ERC en diálisis, una vez contraen la infección tienen, por obvias razones más riesgo de cursar con enfermedad grave y critica, requerimiento soporte en cuidado intensivo y mayor probabilidad de muerte. Situación que afecta en similar o incluso mayor proporción a los pacientes menores de 65 años que a las poblaciones adultas mayores. Por ejemplo, un paciente con ERC en diálisis de 40 a 59 años que se infecta por SARS CoV2 tiene un riesgo 94 veces mayor de morir que los pacientes que no están en diálisis, una vez ajustado por edad.

En Colombia cerca del 44% de la población en diálisis es menor de 60 años, adicionalmente, por los mismos retos que ha impuesto la pandemia a los programas de trasplantes, se ha incrementado notoriamente la población joven que debe seguir en diálisis al no tener opción a corto plazo de un trasplante renal, por lo tanto, las limitaciones en el acceso temprano a la vacunación contra SARS CoV2 agudizaría los problemas de esta población provocando pérdidas considerables en años de vida que la vacuna podría salvar.

También le puede interesar: SUPERSALUD PRORROGA LA MEDIDA VIGILANCIA ESPECIAL AL PROGRAMA DE SALUD DE COMFAGUAJIRA

Si bien es ampliamente conocido que el tratamiento de elección para la insuficiencia renal es el trasplante de riñón, dado el impacto en supervivencia, calidad de vida y costos, la agudización de los problemas en los procesos de donación y rescate de órganos y las relacionadas con la suspensión de algunos programas de trasplante, están asociados a un mayor riesgo de muerte de las personas en lista de espera.

La priorización propuesta para la vacunación contra SARS CoV2 en el mundo ha enfatizado de manera correcta la importancia de la edad en la estrategia de vacunación basada en la población. No obstante, existe suficiente evidencia basada en datos a nivel global que demuestra la alta vulnerabilidad y el mayor riesgo de infección por SARS CoV2 en las personas con enfermedad renal crónica en diálisis y lista de espera, lo cual supone un impacto notorio en términos de años de vida perdidas en una población que hace parte de la fuerza laboral y el capital humano para el desarrollo del país; altos costos sanitarios por cuenta de la alta inversión histórica que ha supuesto para el sistema de salud mantener la atención de largo plazo de personas con enfermedades crónicas, diálisis y trasplante; además de un mayor nivel de recursos requeridos para el manejo de pacientes con enfermedad grave y critica, asociados a largas estancias hospitalarias y prolongados procesos de rehabilitación en los sobrevivientes.

La Asociación Colombiana de Nefrología e Hipertensión Arterial, la Asociación Colombiana de Nefrología Pediátrica y la Asociación Colombiana de Trasplante de Órganos se unen a esta gran solicitud mundial, para que los entes reguladores actualicen y orienten sus decisiones de priorización informados en la evidencia científica disponible y en una sistemática evaluación de riesgos basada en datos, con el fin de identificar las poblaciones extremadamente vulnerables. Dada la magnitud humana y económica del problema, se recomienda:

  • Priorizar en la etapa 1 la vacunación de los pacientes que reciben diálisis y permanecen en lista de espera para trasplante renal, seguido de todos los demás pacientes renales.
  • Priorizar el personal de los equipos multidisciplinarios de atención y cuidado de personas con ERC por su alto riesgo de exposición con personas con infección por SARS CoV2/COVID19 sintomáticas y asintomáticas (Ambulatorio, Unidades Renales, Urgencias, Hospitalización, Cuidado Critico, Programas de Trasplante Renal).
  • Generar estrategias, de educación, alfabetización y comunicación precisa y oportuna para las personas con ERC y el personal sanitario respecto a los beneficios y precauciones de la vacunación, generando un ambiente de confianza.
  • Estrechar y fortalecer las estrategias de trabajo colaborativo entre las sociedades científicas, la comunidad académica, las organizaciones, instituciones de salud, empresas de diálisis y el Ministerio de Salud en beneficio legítimo de la salud y el bienestar de las poblaciones.

También le puede interesar: CONOZCA COMO AGENDAR VACUNACIÓN A ADULTOS MAYORES EN BOGOTÁ

La enfermedad renal crónica como factor de riesgo

La enfermedad renal crónica es un conocido e importante factor de riesgo para el desarrollo de COVID 19, así como las enfermedades precursoras: diabetes, hipertensión arterial y enfermedad cardiovascular. Williamson et al, en un restudio publicado recientemente, evaluando más de 17 millones de pacientes, evidenció que aquellos con ERC con tasa de filtración glomerular estimado inferior a 30 ml/min/1,73 m2 de manera crónica, tenían un riesgo de mortalidad de 3,48 (3,23– 3,75) veces (ajustado para edad y sexo), el cual aumenta en la medida que se deteriora la función renal.

Por su parte, los pacientes con ERC usualmente se asocian a una alta prevalencia de comorbilidades, tales como: diabetes mellitus, hipertensión, enfermedad pulmonar, enfermedad cardiovascular, obesidad y fragilidad, lo que aumenta su riesgo frente a la COVID19. Siendo de particular relevancia que los pacientes en diálisis o trasplante renal suelen ser extremadamente vulnerables a los efectos de la COVID-19. En Colombia, la ERC es una condición muy frecuente, se estima que aproximadamente un 10% de la población tiene algún grado de enfermedad renal. En el último informe de la Cuenta de Alto Costo, se reportaron 3120 casos de enfermedad renal en niños y por encima de 40 mil personas en estadio 5 o con requerimiento de terapia remplazo renal (TRR), de las cuales 59% se encontraban en hemodiálisis, 22 % en diálisis peritoneal y 18% trasplantados. Cerca del 45% de la población en diálisis es menor de 60 años.

En respuesta al riesgo de complicaciones y muerte en esta población vulnerable, el Centro el Gestión de Conocimiento de ASOCOLNEF y ACONEPE genero en el 2020, recomendaciones informadas en la evidencia para orientar la toma de decisiones en las personas con enfermedad renal crónica en todo el curso de vida, además ha instado a las diferentes organizaciones e instituciones para optimizar los esfuerzos para garantizar las medidas de bioseguridad, prevención, protección, cuidado y atención en este grupo de pacientes, incluyendo la priorización de la vacunación contras SARS-CoV2.

Riesgo de infección por SARS CoV2 en pacientes con diálisis

Las personas que reciben tratamiento de diálisis para la ERC tienen un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2. En general, los pacientes con ERC dependientes de hemodiálisis, no pudieron cumplir estrictamente con las cuarentenas y confinamientos en las épocas de mayor contagio, viéndose obligados a asistir a su terapia de remplazo renal 3 veces a la semana, donde permanecen en espacios cerrados entre 3 y 4 horas por sesión; lo cual, aunado a su condición de inmunosupresión, desnutrición y usualmente mayor asociación con multimorbilidad, genera un mayor riesgo de contagio y enfermedad.

Por su parte, se han generado múltiples temores de los pacientes respecto al riesgo de contraer el SARS CoV-2 por las diferentes exposiciones, especialmente por exposición en el transporte, por el contacto con otros pacientes en el ámbito sanitario, particularmente en las unidades donde por sobre ocupación no se logran cumplir con los protocolos de aislamiento y distanciamiento, por su parte, existe una creciente creencia de la transmisión viral en las sesión de diálisis, lo que ha provocado ansiedad y falta de adherencia al plan de diálisis, dado que muchas personas pueden saltarse las sesiones, lo que aumenta el riesgo de muerte incluso en ausencia de COVID-19.

Por su parte, los pacientes en diálisis tienen mayor probabilidad de morir, con una tasa de letalidad entre 16%–32% (26,27) y tienen al menos entre 1.3 a 2.3 veces más riesgo de morir en comparación en los pacientes hospitalizados por COVID-19 pero sin ERC, especialmente en los pacientes de mayor riesgo como los hipertensos, con enfermedad cardiovascular, diabetes y obesidad.

El promedio de edad de los pacientes con ERC en diálisis es 60 años, con una población creciente de personas jóvenes que permanecen en diálisis, en virtud de las limitaciones que impuso la pandemia a los programas de trasplante en el mundo, siendo notorio que en estas poblaciones menores de 65 años la mortalidad es igual o mayor comparada con la de los adultos mayores, de tal manera que la vacunación contra SARS CoV2 tendría un impacto importante en años de vida salvados por la vacuna.

También le puede interesar: SOLICITAN A MINSALUD INFORMACIÓN MÁS DETALLADA SOBRE VACUNACIÓN

Pacientes en lista de espera para trasplante renal

Un estudio realizado a corte de junio de 2020 y en el cual se cruzó la información de RedDATAINS, SIVIGILA y SISMUESTRAS, demostro el impacto del Covid 19 en los pacientes trasplantados y en lista de espera en Colombia, encontrando una mortalidad del 14.3% entre los trasplantados y 12.2% en lista de espera, lo cual resulta ser 3 veces mayor en comparación con la población general (3,9%) y comparable a reportes de mortalidad en personas mayores de 80 años que oscila entre 12 y 16%.

Ahora bien, los pacientes con trasplante renal presentan mayor riesgo de enfermedad grave, complicaciones y mortalidad de acuerdo a reportes con gran número de casos, debido a la inmunosupresión crónica y las condiciones coexistentes. En un estudio no publicado realizado en 6 centros de trasplante de la ciudad de Bogotá, se reportan 165 casos de infección por SARS CoV2 confirmados por laboratorio en receptores de trasplante renal con SARS CoV2 hasta el día 31 de enero de 2021, 14 casos con trasplante renal menor de 6 meses de evolución, 11 de 14 (78,57%) requirieron hospitalización, 7 de 14 (50%) progresaron a enfermedad crítica y requirieron ventilación mecánica, con una mortalidad del 35,7%.

En consideración al desafío que ha impuesto la pandemia para los sistemas de salud, los programas de diálisis y trasplante, así como la vulnerabilidad de las personas con enfermedad renal crónica en terapia dialítica y aquellos que permanecen en lista de espera, se hace un llamado de coherencia para que las instancias de decisión y gobernanza actualicen su plan de priorización, basado en datos e informado en la evidencia científica disponible. La vacunación contra el SARS CoV2 en la población de diálisis sin lugar a dudas será una estrategia de gran impacto al reducir el riesgo de infección, la mortalidad y garantizar la sostenibilidad del sistema. Es probable una menor eficacia de la vacunación en pacientes inmunosuprimidos, motivo por el cual es absolutamente razonable la vacunación prioritaria de todos los pacientes en lista de espera con el fin de reducir riesgo de complicaciones y mortalidad temprana.

También le puede interesar: ADRES DESTINÓ $4,29 BILLONES PARA EL FINANCIAMIENTO EN SALUD

Continuar leyendo

Editorial – Me parece

COLUMNISTAS

dr Andrés Felipe Cardona - Oncólogo Clínicodr Andrés Felipe Cardona – Oncólogo Clínico

Andrés Felipe Cardona Zorrilla (1)

Oncólogo Clínico – Clínica del Country, Bogotá
foto-carlos-felipe-muñoz-1

Carlos Felipe Muñoz (123)

CEO & Fundador CONSULTORSALUD
Carolina CorchoCarolina Corcho

Carolina Corcho (10)

Vicepresidente Federación Médica Colombiana
personaje11

Cesar Augusto Sanchez (1)

Gerente Viva1A
Claudia Patricia Vacaclaudia patricia vaca

Claudia Patricia Vaca González (2)

Msc farmacoepidemiología, Msc efectividad clínica y sanitaria
Claudia Sterling Posada - Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz VerdeClaudia Sterling

Claudia Sterling (3)

Vicepresidente Legal y de Asuntos Jurídicos de Cruz Verde
Denis Honorio SilvaDenis Honorio Silva

Denis Honorio Silva (1)

Director Asociación Colombia Saludable, Vocero de Pacientes Colombia
Elisa Carolina TorrenegraElisa Carolina Torrenegra

Elisa Carolina Torrenegra (1)

Directora Ejecutiva Gestarsalud
Gustavo Morales CoboGustavo Morales Cobo

Gustavo Morales Cobo (6)

Presidente Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral
Héctor CastroHéctor Castro

Héctor E. Castro (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jaime Calderón HerreraJaime Calderón Herrera

Jaime Calderón Herrera (1)

Presidente de la fundación del corazón
Jaime González MontañoJaime González Montaño

Jaime González Montaño (1)

Presidente de Coosalud
javier pachecojavier pacheco

Javier Orlando Pacheco G. (1)

Médico Internista; Hemato Oncólogo. Miembro de la ACHO
Jesus ALbrey GonzalezJesus ALbrey Gonzalez

Jesus Albrey González Páez (1)

Presidente en Colegio de Abogados en Derecho Médico
FOTO JORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZJORGE ESTEBAN AGUDELO GÓMEZ

Jorge Esteban Agudelo Gómez (1)

Abogado y asesor jurídico dentro del sector salud
columnista-jorge-ricocolumnista-jorge-rico

Jorge Rico (13)

Nefrólogo- miembro de la Academia de Medicina de Medellín
José Elías Cabrejo ParedesJosé Elías Cabrejo Paredes

José Elías Cabrejo Paredes (1)

Director Técnico Senior de Economía Farmacéutica y Financiamiento
Jose

José Octaviano Barrera (2)

Director Medico en Javesalud
Juan López Casas

Juan Gonzalo López Casas (7)

Luis Eduardo Pino Villareal Medico Internista, Hematólogo y Oncólogo ClínicoLuis Eduardo Pino Villareal

Luis Eduardo Pino (45)

Médico especialista en Medicina Interna y en Hematología y Oncología Clínica
dr-mauricio-jaramillo-restrepo-okdr-mauricio-jaramillo-restrepo-ok

Mauricio Jaramillo Restrepo (1)

Médico Internista & Hematólogo
Mauricio Lema Medina MD OncólogoMauricio Lema Medina MD Oncólogo

Mauricio Lema Medina (11)

Médico Hemato-Oncólogo
Miguel Ángel González_ presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM) (1)

Miguel Ángel González (1)

Presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM)
Olga Lucia ZuluagaOlga lucia Zuluaga

Olga lucia Zuluaga (3)

Directora Ejecutiva de ACESI
Paola Jiménez Vásquez

Paola Jiménez Vásquez (1)

Medicina Interna - Oncología Clínica
Sergio Camilo Lizarazo Riaño

Sergio Camilo Lizarazo Riaño (1)

Periodista, especialista en comunicaciones estratégicas
Virginia Abello PoloVirginia Abello Polo

Virginia Abello Polo (5)

Médica Internista & Hematóloga
William Javier Vega VargasWilliam Javier Vega Vargas

William Javier Vega Vargas (2)

Especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales

 

 

 

Columnas recientes

Tendencias

Indicadores / Cifras