Conéctate con nosotros

Investigación Clínica

Aspirina ayuda a reducir cánceres gastrointestinales

Publicado

el

aspirina

Un reciente estudio demuestra que el tomar aspirina regularmente durante varios años ayuda a prevenir cánceres gastrointestinales.

La investigación realizada por Yin Cao, becaria de investigación posdoctoral en la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston, dio a conocer los resultados de durante la reunión de la Asociación Americana de Investigación de Cáncer en Filadelfia.  

Para el estudio, Yin Cao junto con sus colegas recolectaron datos de 82.600 mujeres inscritas en el Estudio de Salud de las Enfermedades de 1980 y 47.650 hombres inscritos en el Seguimiento del Estudio de Profesionales de la Salud de 1986.  Además de recabar información sobre el uso de la aspirina, los factores de riesgo de padecer cáncer y diagnósticos de padecer cáncer.

Después de 32 años de seguimiento, encontraron que sólo alrededor de 20.400 mujeres y 7.750 hombres desarrollaron cáncer.

Los investigadores hallaron que los hombres y las mujeres que tomaron dosis regulares de aspirina (325 miligramos) dos o más veces por semana tuvieron un menor riesgo general de padecer cáncer, que las personas que no lo tomaron regularmente.

El riesgo reducido se debió en gran parte en la reducción de cánceres gastrointestinales, como el de colón, rectal y de esófago. Sin embargo, el uso regular de la aspirina no se asoció a la reducción del riesgo de otros cánceres.

El beneficio de la aspirina para reducir el riesgo de cáncer depende de la cantidad que se tome. Así, mientras más aspirina se tome más se reduce el riesgo. Las cantidades variaron de menos de una aspirina a la semana hasta 15 o más.

Según los investigadores para lograr el máximo de beneficio de la aspirina fue necesario tomar el medicamento por hasta 16 años. El beneficio dejó de presentarse tras cuatro años de suspenderlo.

El estudio únicamente mostró un vínculo entre la aspirina y el riesgo de cáncer gastrointestinal, pero no una relación de causa y efecto. Su  reducción en el riesgo de presentar cáncer fue igual para hombres y mujeres sin importar la raza, los antecedentes de diabetes, antecedentes familiares de cáncer, peso, tabaquismo, el uso regular de otros analgésicos o de multivitamínicos.

La investigación reafirma lo dicho en otros estudios sobre los beneficios de la aspirina para reducir cánceres, como el de mama, próstata y pulmón.

Sin embargo, Yin Cao afirmó que no se debe empezar a consumir la aspirina para prevenir el cáncer hasta que otros estudios comprueben su efectividad. “Son cruciales los resultados de una investigación continua para desarrollar un tratamiento más individualizado basado en una evaluación de riesgos personalizada antes de recomendar aspirina para prevenir el cáncer” afirmó.

Además, en algunos pacientes el riesgo de tomar aspirina puede producir sangrado estomacal.

Los datos y las conclusiones deben considerarse como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por colegas.

 

Investigación Clínica

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Se podrían evitar más de seis millones de muertes por cardiopatía isquémica reduciendo la ingesta de alimentos procesados y altos en azúcares.

Publicado

el

Se evitarían el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica con una dieta saludable

Según un estudio del European Heart Journal-Quality of Care and Clinical Outcomes, revista de la Sociedad Europea de Cardiología, más de dos tercios de las muertes por cardiopatía isquémica podrían prevenirse con dietas más saludables. Los autores explican que las dietas poco saludables, la hipertensión , el colesterol sérico alto son los tres factores que más contribuyen a los fallecimientos por ataques cardíacos y angina, lo que se denomina enfermedad cardíaca isquémica.

“Se podrían evitar más de seis millones de muertes reduciendo la ingesta de alimentos procesados, bebidas azucaradas, grasas trans y saturadas, y sal y azúcar añadidas, al tiempo que se aumenta la ingesta de pescado, frutas, verduras, nueces y cereales integrales. Lo ideal sería comer 200 a 300 mg de ácidos grasos omega 3 de los mariscos cada día. Además de eso, todos los días debemos aspirar a 200 a 300 gramos de fruta, 290 a 430 gramos de verduras, 16 a 25 gramos de nueces y 100 a 150 gramos de cereales integrales” señala el autor del estudio, el doctor Xinyao Liu, de la Universidad Central South, en China.

Este estudio indagó sobre los datos recolectados producto del Global Burden of Disease Study 2017, que se llevó a cabo en 195 países entre 1990 y 2017. Durante ese último año se reportaron más de 126 millones de personas con cardiopatía isquémica, más de 10 millones de ellas eran nuevos diagnósticos. Es preciso decir, que la cardiopatía isquémica provocó la muerte de 8.9 millones de personas en 2017, es decir, el 16% de todas las muertes registradas en ese año, frente al 12.6% del total de muertes en 1990.

Cabe resaltar, que entre 1990 y 2017, la prevalencia, la incidencia y las tasas de mortalidad estandarizadas por edad por cada 100.000 personas disminuyeron en un 11,8%, 27,4% y 30%, respectivamente. Pero los números absolutos casi se duplicaron.

 “Si bien se han logrado avances en la prevención de enfermedades cardíacas y la mejora de la supervivencia, particularmente en los países desarrollados, el número de personas afectadas sigue aumentando debido al crecimiento y el envejecimiento de la población” añade el Dr. Liu.

Factores de riesgo en muerte por cardiopatía isquémica

El equipo de investigación calculó el impacto de 11 factores de riesgo en la muerte por cardiopatía isquémica: la dieta, presión arterial alta, colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) en suero alto, nivel de glucosa plasmática alto, tabaquismo, IMC, contaminación del aire, sedentarismo, deterioro de la función renal, exposición al plomo y consumo de alcohol. Con base en estos se estimó la proporción de muertes que se evitarían cuando se eliminaban cada uno de los factores.

Los hallazgos mostraron que el 69,2% de las muertes por cardiopatía isquémica en todo el mundo se podrían prevenir si se adoptaran dietas más saludables, sin siquiera modificar los demás factores. En contraste, solo el 54,4% de estas muertes podrían evitarse si la presión arterial sistólica se mantuviera en 110-115 mmHg, lo que sugiere que la dieta es el mayor factor con mayor impacto en la muerte por este tipo de enfermedad cardíaca.

Otro dato para resaltar, es que solo el 20,6% de las muertes por cardiopatía isquémica se evitarían con la erradicación del tabaquismo o la exposición al humo de segunda mano. En particular, el consumo de tabaco se clasificó como el cuarto factor que más contribuyó a las muertes por cardiopatía isquémica en los hombres, pero solo el séptimo en las mujeres. Entre 1990 y 2017, la prevalencia mundial del tabaquismo disminuyó un 28,4% en hombres y un 34,4% en mujeres.

El quinto factor que más incide en la muerte por cardiopatía isquémica es el IMC alto, provocado por la obesidad, aunque impacta en mayor medida a las mujeres que a los hombres. Específicamente, el 18,3% de las muertes por cardiopatía isquémica podrían evitarse si el IMC se mantuviera en 20-25 kg / m2.

“La cardiopatía isquémica se puede prevenir en gran medida con comportamientos saludables y las personas deben tomar la iniciativa para mejorar sus hábito Además, se necesitan estrategias adaptadas geográficamente; por ejemplo, los programas para reducir el consumo de sal pueden tener el mayor beneficio en las regiones donde el consumo es alto (por ejemplo, China o Asia central)” concluye el Dr. Liu.

SI QUIERES TODA LA INFORMACIÓN SOBRE CARDIOPATÍA ISQUÉMICA INGRESA AL TABLERO DE DATOS: ⬇⬇⬇

BIGDATA: CARDIOPATÍA ISQUÉMICA

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Actualizan calculadora de riesgos para enfermedades cardíacas y ACV

Investigadores de Europa y Reino Unido actualizaron la calculadora de riesgos que se aplicaba en los países. Los datos usados para la predicción databan de 1986

Publicado

el

actualizan calculadora de riesgos paro cardiaco

En Europa y el Reino Unido, los especialistas en salud pública tendrán a su disposición una nueva calculadora de riesgos que permitirá detectar oportunamente a individuos más propensos a sufrir un paro cardíaco o un accidente cerebrovascular (ACV). Esta herramienta ha sido producto de una investigación publicada recientemente en la revista European Heart Journal.

Para los creadores de esta calculadora de riesgos, este método permitirá establecer tratamientos preventivos personalizados a los individuos de alto riesgo, brindar consejos sobre el estilo de vida y ayudará a que los médicos tratantes actúen con prontitud, en caso de que se presenten estas dolencias en sus pacientes. Además de ello, los investigadores destacan que puede ser útil para mejorar la estimación del riesgo entre la población joven y ayudará en la adaptación de tratamientos a los pacientes mayores.

Esta calculadora denominada SCORE2, será adoptado por las próximas Directrices Europeas de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares en la Práctica Clínica. Lo anterior significa que los médicos de toda Europa podrán asegurar con precisión quienes corren el riesgo de sufrir un infarto o un ictus en los próximos 10 años.

Este estudio fue realizado por el Grupo de Trabajo SCORE2 y la Colaboración de Riesgo Cardiovascular de la Sociedad Europea de Cardiología. El proyecto también contó con el apoyo de organizaciones como la Fundación Británica del Corazón, el Consejo de Investigación Médica, el Centro de Investigación Biomédica de Cambridge y Health Data Research UK.

También le puede interesar: TERAPIA CELULAR FUNCIONARÍA PARA CASOS DE CARDIOMIOPATÍA ISQUÉMICA

¿Cómo funciona esta calculadora de riesgos europea?

Según el artículo científico, el equipo de investigadores -conformado por 200 científicos- utilizó datos de participantes individuales de 45 cohortes de 13 países, una cifra cercana a 700.000 individuos. Los participantes no tenían antecedentes de enfermedades cardíacas y circulatorias cuando fueron reclutados para los estudios.

En los 10 años de seguimiento, 30.000 de ellos sufrieron un “evento cardiovascular”, incluyendo un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular mortal o no mortal. A continuación, la calculadora de riesgos se “recalibró” estadísticamente, utilizando datos cardiovasculares y de factores de riesgo específicos de 10,8 millones de personas. Esta información estadística se segmentó por regiones, con el único objetivo de estimar con mayor precisión el riesgo cardiovascular; obteniendo cuatro regiones de riesgo para el continente europeo.

La calculadora también utiliza factores de riesgo conocidos para las enfermedades cardíacas y circulatorias, como la edad, el sexo, los niveles de colesterol, la presión arterial y el tabaquismo. Vale la pena destacar que el método SCORE2 en realidad es una mejora a la anterior calculadora de riesgos, que se desarrolló con datos anteriores a 1986 y subestimaba el riesgo cardiovascular en algunos países. Dentro de las novedades consideradas por los investigadores están las tendencias actuales de las enfermedades cardíacas y circulatorias, capacidad de predicción de las afecciones mortales como las no mortales y es adaptable a países con diferentes niveles de riesgo.

calculadora de riesgo paro cardiaco
Published on behalf of the European Society of Cardiology. All rights reserved. © The Author(s) 2021.

“Esta nueva herramienta de riesgo es un gran avance y evitará que muchas más personas sufran infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas, que se desarrollan de forma silenciosa a lo largo de muchos años y atacan sin previo aviso. Será el nuevo estándar de oro para que los médicos determinen qué pacientes corren el mayor riesgo de padecer estas enfermedades, y permitirá ofrecer un tratamiento personalizado y consejos sobre el estilo de vida mucho antes”, resaltaron especialistas participantes en la investigación.

También le puede interesar: LA OMS ACTUALIZÓ LA LISTA DE PAÍSES CON MÁS ALTA CARGA DE TUBERCULOSIS

Continuar leyendo

Investigación Clínica

Terapia celular funcionaría para casos de cardiomiopatía isquémica

Los resultados de un ensayo clínico mostraron que el uso de la terapia celular mejora la calidad de vida tras una cardiomiopatia isquemica

Publicado

el

terapia celular cardiomiopatia isquemica beneficios

La terapia celular -técnica utilizada en medicina para reparar la función de los tejidos lesionados- ha mostrado ser útil en el tratamiento de pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica. Los resultados de una nueva investigación sugieren que impacta positivamente la calidad de vida de los pacientes y mejora el tono muscular del corazón en algunos casos.

Este estudio titulado CONCERT-HF realizado por varias instituciones y publicado en el European Journal of Heart Failure, se trata del primer ensayo multicéntrico que evalúa los resultados de la terapia celular en pacientes con fallo cardíaco. Los autores se concentraron específicamente en efecto del tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca con células estromales mesenquimales (MSC) autólogas, células cardíacas c-kit positivas (CPC) o ambas, luego de que se produjera una cardiomiopatía isquémica.

De acuerdo con los investigadores, el ensayo CONCERT-HF es un ensayo de fase II, doble ciego y controlado con placebo en el que participaron 125 individuos. Cada participante fue seleccionado de forma aleatoria para recibir una inyección transendocárdica de MSC que podía contener cualquiera de las siguientes opciones: (i) combinación de MSC y CPC, (ii) MSC solas, CPC solas o el placebo. Luego de ello, se les realizó un seguimiento permanente durante los 12 meses siguientes a la aplicación.

También le puede interesar: Medicina privada de Argentina en crisis

¿Cómo se podría aplicar esta terapia a casos de cardiomiopatía isquémica?

Los especialistas notaron que el tratamiento con CPC por sí solo, en pacientes afectados con cardiomiopatía isquémica, se asoció a una disminución significativa de los eventos cardíacos adversos mayores en comparación con el placebo. En cuanto a la calidad de vida, ésta mejoró significativamente entre quienes recibieron terapia celular combinada o la inyección de MSC solas vs. el placebo administrado.

No obstante, el equipo investigador anotó que la fracción de eyección ventricular, los volúmenes del ventrículo izquierdo, el tamaño de la cicatriz en el músculo cardíaco y el consumo máximo de oxígeno no cambiaron significativamente de una opción de tratamiento a otra. “Se trata de un avance muy importante en el campo de la terapia celular y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca”, afirmó en un comunicado el autor principal, el doctor Roberto Bolli, director del Instituto de Cardiología Molecular de la Universidad de Louisville.

Asimismo indicó que la investigación “sugiere que un tratamiento, administrado una sola vez, puede producir efectos beneficiosos a largo plazo en la calidad de vida y el pronóstico de estos pacientes con cardiomiopatía isquémica. Los resultados allanan el camino para un ensayo de fase III más amplio sobre la terapia celular en la insuficiencia cardíaca”.

También le puede interesar: Invima autoriza uso de emergencia de la vacuna CoronaVac de Sinovac

Continuar leyendo

Tendencias

Indicadores / Cifras