Conéctate con nosotros

Actualidad

Mujer Sectorial

Publicado

el

A lo largo de nuestros continuos viajes de consultoría en todo el país, y durante la última década especialmente, hemos visto crecer de manera ininterrumpida la presencia de la mujer, al interior de todos los actores del sistema de salud en Colombia, lo cual es cada vez menos sorprendente, pero no por ello, menos maravilloso.

Las mujeres soportan el ecosistema sanitario, empujando desde la base inclusive, en donde con abnegación y mínimo reconocimiento, se realizan tareas indispensables de aseo general (pero podría ser preparación de alimentos, esterilización, ropajes , etc), en las instituciones públicas y privadas, pensando en las miles de personas que requieren a diario los servicios en los diferentes entornos de esta nación diversa; Ellas son las que más madrugan; ellas son las que viajan por horas en buses urbanos, en transportes masivos o peatonalmente porque sus salarios estirados con valentía cada mes, no alcanzan para mejores expectativas.

Cuando llega el médico y el paciente a su consultorio, ya ha pasado por allí temprano, o muy tarde en la noche anterior, este grupo  de personas que hemos invisibilizado, y que, por lo regular, pareciera no hacer parte de los equipos sanitarios. Ellas pasan años, incluso décadas haciendo su tarea, entregando sus mejores momentos, a sabiendas que las expectativas para crecer, para avanzar, para aspirar a unas condiciones laborales, personales y familiares más equitativas, son casi inexistentes por la ausencia de una política de talento humano integral y coherente.

Las auxiliares de enfermería son la fuerza de choque, son el ejército fundamental para luchar contra la enfermedad, son decenas de miles, mujeres provenientes casi todas de estratos sociales medios y bajos, que sin ninguna orientación preuniversitaria, sin otras alternativas educativas, o con la firme decisión de servir, se enrolan en una vida muy difícil de trabajo intrainstitucional o intra familiar (cuando se convierten en cuidadoras), que les exige una formación, unas destrezas y el desarrollo de habilidades que casi nunca, están disponibles en los sitios donde obtienen sus certificados.

Vaya si las auxiliares de enfermería son fundamentales: ellas preparan las camas, asean los pacientes, los bañan, les cantan, les dan de comer, los medican, los animan, los escuchan, los acompañan en la soledad y el silencio de su enfermedad, y sonríen con su recuperación o lloran en sus estaciones sus desconocidos muertos; sus jornadas casi nunca son cortas; sus fines de semana tampoco son para la familia, menos las noches largas de turnos, cuya recompensa económica no es recompensa, pero si económica, y los estímulos no salariales no están en el radar de los que toman las decisiones, casi siempre angustiados por la supervivencia empresarial y la bancarización del sector.

Yo las he visto desde mi juventud cuando estudiaba medicina, luego como profesional en grandes y pequeños hospitales y clínicas, e incluso más recientemente, como acompañante de mis padres pacientes, y cada vez comprendo mejor, que son ellas, sobre las que realmente recae la vida o la muerte, porque para nadie es un secreto que nosotros, los galenos, pasamos cada vez menos tiempo con nuestros muy queridos y muy necesitados pacientes.

Y qué decir de las Enfermeras profesionales sobre las que no tengo sino halagos para expresar, pues estoy convencido que son el gobierno del sector, son las gerentes de los prestadores muchas veces a la sombra de otras figuras de autoridad, representan el orden, el conocimiento, la disciplina, la templanza, la organización, la transparencia; las jefes toman todos los días, las principales decisiones en los diferentes servicios de salud de todos los niveles de complejidad; sin ellas, no sabríamos que hacer, ni cuando hacerlo, ni porque, ni quien, ni dónde.

Las jefes de enfermería deberían ser auspiciadas, incentivadas con educación superior, y nombradas en cargos de alta dirección con capacidad de mando y autoridad; las jefes de enfermería deberían liderar los equipos resolutivos en prestadores, redes y pagadores integrados verticalmente.

Hace poco leía sobre una polémica infértil por cierto, basada en una insana competencia entre médicos y enfermeras, y los actuantes de la discusión se comportaban como aquellos antiguos profesionales del siglo pasado, engreídos en su pretendida posición superior médica, de espaldas a las exigencias de un país rural, selvático, marítimo, montañoso, llano y desértico, que necesita profesionales en municipios y veredas diferentes a las seis grandes mega urbes que ya descollan en el país, y que obligan a los pacientes a conurbarse de manera indigna, porque no hay una política que estimule a los profesionales de la medicina a vivir en donde se los requiere, y no solamente donde habitan.

Las enfermeras en muchos países desarrollan nuevas competencias, porque tienen que reemplazar la ausencia de médicos especialistas que no viajan, o es que ustedes han visto oncólogos, o endocrinólogos, o reumatólogos, o sin ser tan exigentes, cirujanos generales deseosos de vivir en la amazonia, o en el choco, o en buenaventura o la alta guajira? Y no se trata de homologar las profesiones: NO; se trata de alinear las necesidades con la formación profesional, innovando los procesos, resolviendo con creatividad y responsabilidad los problemas, y creando nuevas competencias para profesionales que han demostrado su valía sectorial por tantos años.

Las médicas no han invadido. Basta pasar por las mas de cincuenta facultades de medicina de todo el país, para comprender que ahora ellas, son mas que nosotros, y eso nos está cambiando desde adentro los modelos y los sistemas asistenciales, por su indudable alineamiento al humanismo, al cuidado especial, a la dedicación del detalle, a no descuidar, a no confiarse, a ir hasta el final de los procesos, a preguntar otra vez, a leer nuevamente. Las médicas están en especialidades hasta hace poco santuario del género masculino, agregando valor no solo clínico y científico, sino administrativo y financiero que viene incorporado de manera increíble en su genoma.

Bienvenidas doctoras, no permitan que sus convicciones, que los sueños que inspiraran sus estudios, sean reemplazados por intereses materiales y el ambiente insanamente competitivo; las recompensas que siempre vendrán, tienen un envoltorio especial de servicio de alta calidad, y un moño de colores que es sinónimo de una mirada compasiva y cálida, de una mano extendida, de una escucha atenta y respetuosa, de la siembra de una esperanza posible, de un manejo ético, del apresurado alivio del dolor, incluso de una muerte digna de sus pacientes y un abrazo condolido para sus familias.

La medicina es un arte, no un trabajo, y algunas de ustedes son sus mejores y más dignas representantes.

Y claro que hay muchas más mujeres que hacen posible y efectiva toda la estructura y los resultados de lo que hoy llamamos sistema de salud: las administradoras, las gerentes, las contadoras, las abogadas, las ingenieras, las auditoras, las asesoras, las químicas, las bacteriólogas, las economistas, las tecnólogas, las psicólogas, y todas las que no he nombrado, y se encuentran en la industria farmaceutica, en los proveedores de bienes y servicios de salud, en las instituciones de apoyo y  asociaciones de pacientes, que le ponen el pecho a la brisa, que cada día aportan al mejoramiento, que no se dejan abatir por las noticias negativas y, en cambio, refuerzan su labor seguras que, un día, mas temprano que tarde, entre todos, alcanzaremos un modelo representativo, equitativo, sostenible, de alta calidad, innovador y resolutivo, en el cual todos los colombianos sin distingo alguno, obtengamos un cuidado integral.

 

Gracias MUJER SECTORIAL.

 

 

Carlos Felipe Muñoz Paredes

CEO & Fundador

CONSULTORSALUD

www.consultorsalud.com

info@consultorsalud.com

 

Actualidad

Colombia recibe 364 mil vacunas para atender salud de migrantes venezolanos

Bélgica y la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline, donaron 364 mil vacunas para los migrantes venezolanos.

Publicado

el

El gobierno nacional recibió una donación de 364 mil vacunas para los migrantes venezolanos presentes en el territorio colombiano, esta ayuda fue entregada por el Gobierno de Bélgica y por la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline.

La donación, avaluada en 4 millones de dólares (unos 12.240 millones de pesos), le fue comunicada a Juan Pablo Uribe Vélez, ministro de Salud y Protección Social, este miércoles en un acto protocolario organizado por Jana Zikmundova, embajadora de Bélgica en Colombia.

También puede leer: factores de salud de refugiados y migrantes en el mundo

donación de vacunas busca proteger salud de migrantes venezolanos

Por tal razón, las vacunas, que llegarán al país a mediados de agosto procedentes de los centros de producción de esa compañía en Bélgica, son para resguardar contra el rotavirus, el neumococo, difteria, tos ferina y tétanos.

Según el ministro Uribe, las vacunas serán distribuidas por todo el país, donde se estima hay cerca de 1,2 millones de migrantes venezolanos. A los biológicos podrán acceder acercándose a los hospitales públicos.

Unificación de esfuerzos entre Bélgica y Colombia

 “Colombia ha hecho un gran esfuerzo para atender de buena manera a los migrantes venezolanos, como lo ha reconocido la Organización Mundial de la Salud. Por ejemplo, con nuestro Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) –uno de los más completos de la región– hemos aplicado 1,2 millones de dosis adicionales de vacunas para atender a esta población, dijo el Ministro.

Igualmente, el ministro celebró la respuesta de Bélgica y de GSK a la solicitud de cooperación del presidente Duque. “Esta ayuda llega en buen momento a acompañar nuestra respuesta en salud pública, es un ejemplo de solidaridad y acompañamiento a los migrantes.

Continuar leyendo

Actualidad

INS presenta recomendaciones para una Política Nacional de donación y trasplante segura

El Instituto Nacional de Salud, presentó algunas recomendaciones para garantizar una Política Nacional de donación y trasplante segura.

Publicado

el

La Directora del Instituto Nacional de Salud, Martha Lucía Ospina, durante el “Foro Nacional de Donación y Trasplante de Órganos: Hacia una Política Nacional”, presentó recomendaciones para una política nacional de y trasplante.

La directora del INS, destacó que desde el año 2016 cuando el Instituto recibió la coordinación técnica de la Red Nacional de Donación y Trasplantes esta ha crecido en confiabilidad: “hoy tenemos el reconocimiento de la declaración de Estambul que reconoce la labor del país y la seguridad de su red. En Colombia no tenemos turismo y tráfico de órganos”, dijo Ospina.

También puede leer: trasplantes de células madre serviría para eliminar VIH

Avances de Colombia en la donación y trasplante

Así mismo, señaló la directora del INS, el país ha avanzado en acceso a trasplantes, beneficiando a una gran mayoría de colombianos en estratos 1, 2 y 3; ha logrado mantener una normatividad clara frente al trasplante a extranjeros el cual se redujo significativamente y  aplica para casos muy particulares en el marco de la ley.

De igual manera, explicó que, si bien la meta es crecer en trasplantes, la tarea comprenderá una serie de acciones, algunas más complejas, que requieren del fortalecimiento financiero de la red y la actualización de algunas normas y requisitos de habilitación.

El reto del INS

Según Ospina, dentro del plan de trabajo esta crear conciencia de la donación como un proceso natural, que empieza y termina en la sociedad. De ahí que se haya fortalecido y diseñado una nueva entrevista familiar.

Sin embargo, en su intervención, la directora explicó que, también se actuará sobre componentes que comprenden tareas como: notificación obligatoria de alertas, el fortalecimiento de la atención pre-hospitalaria por parte del centro regulador y las auditorías centradas en resultados con indicadores de sobrevida, entre otros.

Continuar leyendo

Actualidad

20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos

Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef indican que durante el 2018 alrededor de 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra el sarampión, la difteria y el tétanos.

Publicado

el

20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra sarampión, difteria y tétanos

Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef indican que durante el 2018 alrededor de 20 millones de niños en todo el mundo no recibieron vacunas contra el sarampión, la difteria y el tétanos.

La cobertura de esas vacunas se han estancado desde el 2010 en alrededor de un 86%, que aunque es una cifra elevada, no es suficiente.

También le puede interesar: 25 de cada 100 niños menores de 5 años en el país tienen anemia: INS.

Según las agencias, se necesita al menos una cobertura del 95% a escala mundial para para garantizar la protección contra los brotes de enfermedades prevenibles. 

De acuerdo con las nuevas estimaciones, más de uno de cada diez niños no recibió vacunas vitales contra enfermedades como el sarampión y la difteria en 2018 debido a los conflictos, la desigualdad, el precio y la autocomplacencia. 

“Las vacunas son una de nuestras herramientas más importantes para prevenir brotes y mantener al mundo seguro. Aunque hoy en día la mayoría de los niños están siendo vacunados, la cifra de los que se quedan atrás es excesiva. Y lo que resulta inaceptable es que a menudo quienes no reciben la vacuna son precisamente quienes corren un mayor riesgo: los más pobres, los más marginados, los afectados por los conflictos o las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director General de la OMS.

La mayoría de los niños no vacunados viven en los países más pobres, y un número desproporcionado se encuentra en estados frágiles o afectados por conflictos. 

Casi la mitad viven en sólo 16 países: Afganistán, Chad, Etiopía, Haití, Iraq, Malí, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen. 

El sarampión

Una serie de brotes de sarampión alrededor del mundo durante el 2018 revelan lagunas en la cobertura que han estado arraigadas durante muchos años. 

Además, existen disparidades considerables de acceso a la vacuna entre países y dentro de cada uno de ellos, sin importar el nivel de ingresos. 

En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión en todo el mundo, más del doble que en 2017. 

“El sarampión es un indicador en tiempo real de los lugares donde tenemos más trabajo que hacer para combatir las enfermedades prevenibles. Debido a que el sarampión es tan contagioso, un brote indica que las comunidades están dejando de recibir las vacunas debido al acceso, los costos o, en algunos lugares, la autocomplacencia. Tenemos que agotar todos los esfuerzos para inmunizar a cada niño”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

Los países con mayor tasa de sarampión

  1. Ucrania 
  2. República Democrática del Congo 
  3. Madagascar 
  4. Liberia 
  5. Somalia 
  6. Serbia 
  7. Georgia 
  8. Albania 
  9. Yemen 
  10. Rumania 

Aunque Ucrania ha logrado vacunar a más del 90% de sus bebés, la cobertura ha sido reducida durante varios años, lo que ha dejado a un gran número de niños mayores y adultos en situación de riesgo, precisa el informe de la OMS.

También le puede interesar: OMS advierte que el ébola está a un paso de ser emergencia de salud pública internacional.

En otros países con alta incidencia y alta cobertura hay grupos significativos de personas que no han recibido la vacuna contra sarampión en el pasado.

“Esto demuestra que una baja cobertura a lo largo del tiempo, o la existencia de comunidades determinadas de personas no vacunadas, pueden desencadenar brotes mortales”, asegura la OMS. 

Continuar leyendo

Innovación

Productos destacados

Latinoamércia

Tendencias

1
Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras